Dias de silencio.

La Silla (D).jpgA pesar de que hace bastantes días que no escribo, en mi cabeza revolotean mil ideas que no acabo de organizar para ponerlas en blanco y negro.

Los acontecimientos en mi planeta, como de costumbre, se suceden molestos y a veces hasta dolorosos,  y aunque lejos del teatro en que transcurren, no dejan de afectarme. Sobretodo la condena a Angel Santiesteban, a cinco años de prisión, cuyo  único ”delito” ha sido manifestar cívica y públicamente su criterio, sin difamar ni ofender a nadie.

Por otra parte, la noticia de que finalmente a Yoani Sánchez le habilitaron su pasaporte para poder viajar y que Eliecer Avila ya pudo hacerlo y se encuentra en estos momentos en Suecia, sin haber ocasionado ”trabazón en el espacio aéreo”, me reconfortan. No obstante, acostumbrada ya a que todas esas supuestas ”dádivas” suelen ser trampas, me causan algunos resquemores, que solo serán superados, al regreso de ellos a ”nuestro planeta”, al igual que el mio propio. Por supuesto, siempre me pone nerviosa pasar por la aduana cubana después de un viaje. Aunque en esta ocasión como en casi todas las anteriores, no pienso ir pasada de peso para ”no darles el gusto”.

Yo por mi parte, aún convaleciente de la fractura de mi mano derecha, y preparándome mentalmente, para otra cirugía, en la que deben extraer las presillas que me colocaron para fijar el hueso, trato de disfrutar al máximo la compañía de mis hijos y nietas, ya que no hay nada que me de la seguridad de volver a verles. No solo por la distancia y el costo del viaje,  que recae en ellos, pues yo con mi magra jubilación y lo que me busco con el trabajo que realizo como artista, apenas me alcanza para asegurarme una buena alimentación en mi país, no puedo costearme ese deseo. Sin contar además de que  ”las leyes de mi planeta” cambian a gusto y capricho del señor dueño de todo y de todos.

No obstante estoy disfrutando de nuevos paisajes y culturas, que hasta el momento solo conocía por referencia en los libros leídos.

Dentro de un par de días me trasladare a España, donde viví un tiempo, hace años y donde vive actualmente mi hijo menor. Espero entonces romper con estos días de silencio y contarles de mi estancia en la Madre Patria.

About these ads

2 pensamientos en “Dias de silencio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s