Sospechosos habituales.

Y te lo preguntasEn el Nuevo Vedado, uno de los mejores barrios habaneros según opinión popular, desde hace años están ocurriendo cosas que en otra época fueron inimaginables: asaltos con armas de fuego, armas blancas o a puros golpes. Da lo mismo quien seas, si el día que eres seleccionado por el delincuente llevas un solo CUC encima como todo capital. Así le sucedió a una amiga, que cometió la imprudencia de contestar a una llamada de su celular en plena noche. Fue asaltada, pinchada con un punzón en uno de sus glúteos y despojada de todas sus pertenencias, por unos jovencitos que no sobrepasaban los 16 años.
Hace solo dos semanas, en una casa de La Herradura, una zona del barrio un poco apartada, robaron todos los muebles del portal: sus dueños, un anciano de más de 80 años y su hija, quien trabaja en una oficina, hicieron la denuncia en la estación de policía correspondiente.
Como el anciano permanece durante todo el día solo, cosa esta que conocen todos sus vecinos y amigos, así como los ladrones, recibió una mañana, días después de efectuada la denuncia, la visita de un policía uniformado. Una vez dentro de la casa, el policía le comunicó a la víctima que habían capturado a los ladrones, pero no se pudieron recuperar los objetos hurtados y le presentó un papel para que lo firmara, donde decía hacerle entrega de 3,000 CUP como indemnización. El señor en cuestión, sin más lo firmó y recibió de manos del policía un rollo de billetes, quien de inmediato abandonó el lugar. Cuando el octogenario quedó solo, se dispuso a contar con calma el dinero, comprobando con asombro que solo había 2,000 CUP.
¿Cómo es posible, que sin haberse realizado juicio y no existir sentencia de Juez dictaminando el monto y la forma de pago de la indemnización, se aparezca un agente del orden por su cuenta, a saldar la deuda del ladrón?
¿Será que, ante el temor de ser descubierto él o en su afán de encubrir a algún familiar muy cercano, este uniformado se aventurara a aparecerse por su cuenta y, además, estafara al afectado?
Esta incógnita aún no se ha despejado.

Afortunados accidentes.

Afort.accident.culinariosAlgunas de las más espectaculares recetas de la gastronomía, han surgido producto de accidentes ocurridos durante su preparación.
Recuerdo que en la segunda mitad de los años sesenta, estando yo en funciones diplomáticas en París, visitaba con frecuencia la embajada cubana, allí conocí y establecimos una bonita amistad el Chef Gilberto Smith, su esposa e hijos. Con frecuencia Smith, conociendo mi afición por la culinaria, me invitaba a participar junto a él, en los adornos y presentaciones de sus famosos platos.
En uno de esos intercambios me confesó, cómo surgió su exquisita y famosa receta de Langosta al Café: -“Se me estaban pegando (casi quemando) las langostas y lo único que tenía a mano era un gran jarro de café recién colado, para las visitas, vertí su contenido sobre éstas a modo de bombero y a partir de ahí surgió la famosa receta que después perfeccioné”.
Hace unos días, tuve muy presente esta anécdota, pues yo estaba desde muy temprano metida en la cocina preparando el postre, de un almuerzo al que había invitado a un matrimonio amigo. Mi madre siempre me decía que a ella le gustaba empezar por preparar el postre, por si surgía algún inconveniente.
Había dejado al baño de María un pudín muy suave que yo hago y que muchas personas confunden con flan. Me puse a hacer otras tareas y de pronto siento que sale de la cocina un aroma a panetela. Corrí a ver qué pasaba y me percaté que toda el agua se había evaporado. Saqué rápidamente el molde para que el pudín se refrescara y, al voltearlo, parte de la cubierta quedó pegada al caramelo, afeando la apariencia del mismo.
No debía presentarlo así y tampoco podía desecharlo. De inmediato me dispuse a preparar otro postre. Esta vez hice con la poca maicena que tenía, una especie de natilla muy suave tipo Islas Flotantes. En esta oportunidad no surgieron problemas. Fue entonces que me vino la idea de presentar juntas ambas recetas, como una sola.
Busqué unas copas para agua, de cristal, de boca ancha, y un poco profundas. Coloqué en el fondo de cada una un poco de pudín, las rellené con la suave natilla, coronándolas con un merenguito quemado y una hojita de menta, polvoreé sobre cada una un poquito de canela para darles mejor apariencia.
El postre fue un éxito, gustó y lo celebraron mucho, pero cuando me pidieron la receta y me preguntaron cómo se llamaba, no se me ocurrió otra cosa que decirles Copa Rebeca.

¿Dónde está la rareza?

Leyendo el artículo publicado en el diario Granma el 7 del presente mes Rarezas no tan raras, escrito por el periodista Pedro de la Hoz, sobre Halloween, las cheerleading y banderitas de barras y estrellas, no pude menos que sentarme ante mi laptop para responderle y refrescarle la memoria a de la Hoz.

Ante todo decirle que, desde hace ya algunos años, un pequeño grupo de jóvenes y otras personas no tan jóvenes, entre las que me encuentro yo, veníamos celebrando, en la medida de nuestras posibilidades, no solo éstas sino muchas otras fechas que sí forman parte sólida de nuestra cultura, como las Navidades, la Nochebuena, el Día de Reyes, los bailes de disfraces por ejemplo, que estuvieron prohibidas o muy mal vistas durante casi 56 años.

Es cierto que formamos parte de una aldea global, donde cada país, a pesar de ello, trata de mantener vivas sus tradiciones sin preocuparles asimilar lo nuevo adquirido de otros continentes. Un buen ejemplo de ello es Japón. Lo bonito, agradable y alegre no hay que imponerlo por decreto: se asimila espontáneamente. No es así el caso del famoso lazo amarillo que nos trataron de imponer a través de los centros de trabajo y estudiantiles, CDR, sindicatos y Partido, y que no tiene que ver con nuestra cultura. Mucho menos viniendo desde ese famoso país enemigo contra el que nuestros Medios azuzan diariamente, a pesar de que nuestros artistas, intelectuales y deportistas acuden a él constantemente en busca de mejorar sus vidas.

Los jóvenes universitarios en la CUJAE y en la propia Universidad de La Habana organizaron sus Halloween. También lo hicieron los músicos en La Tropical, en el 1830, en el Diablo Tun Tún y en el Salón Rojo del Capri, lo cual encuentro muy bien, pues habían opciones donde escoger libremente, según las posibilidades de cada quien, ya que ninguno de estos lugares, a mi modo de ver, es sagrado. ¿Dónde esta la rareza?

Para ilustrar mejor a CNN

A  los directivos de la CNN, he colocado tan solo unas pocas fotos de nuestra ciudad. Son muchas las dificultades que confrontan los vecinos de cualquier barriada, incluyendo Miramar, con la recogida de basura. La empresa Comunales, la encargada de esta tarea alega la carencia de camiones y contenedores.
Barriadas alejadas del centro de la ciudad ni siquiera tienen  contenedores para la basura y esta o se tira al río, a la linea del tren o, en el mejor de los casos, se cuelga con clavos en los arboles.
Seria muy bueno que cuando vayan a emitir una opinion estadistica, lo hagan in situ y no se conformen simplemente con las cifras emitidas por un régimen totalitario.

La miseria que nos unió

Trabajo en patchwork de Rebeca

Cuando en el año 1989 comenzó el mal llamado “período especial”, hacía ya tres años que yo había renunciado a mi trabajo en la Comisión Nacional Cubana de la Unesco (asumiendo todas las consecuencias que ello entrañaba), donde realizaba labores de secretaria y devengaba un salario de 148.00 CUP, cuando una libra de un jamón que parecía sintético y chorreaba una especie de agua, que lo reducía a la mitad de su peso después de comprarlo, costaba 6.00CUP. Yo ganaba 6.20 CUP diarios

Para entonces, gracias a mi gran amigo Poncito, ya fallecido, me enteré qué cosa era la ACAA (Asociación Cubana de Artesanos Artistas) y que había crecimiento. Así pues, presentando tres obras y avales de otros dos artistas miembros, logré ingresar en ésta, cosa que me permitió ser mi propia “jefa inmediata superior”, mejorar mi calidad de vida y trabajar en mi casa, que quedó prácticamente convertida en taller, pues mi hijo mayor estudiaba su carrera de diseño, mi sobrina que vivía conmigo también estaba en la Universidad, y mi hijo más pequeño en la primaria. La casa se llenaba de muchachos los fines de semana y entre semana de amigos, profesionales todos, que trabajaban en los alrededores y venían a mi hogar en busca de un poco de paz, tizana y un ambiente acogedor.

Como realmente todos pensábamos que ése era el fin del Sistema, eché “pálante” (como aquí solemos decir) mis mejores tazas de porcelana, herencia familiar, y las llenábamos con tizanas de té negro soviético o caña santa cultivada en mi terraza. A veces lograba hacer algún sabroso pudín para amenizar nuestras reuniones. Fuera de mis cuatro paredes, el mundo parecía gris y agresivo, la gente en la calle caminaba con la cabeza gacha y los hombros caídos.

Recuerdo de esa etapa un cumpleaños mío, cuando no había nada en las tiendas, solamente unas cuantas viandas en el mercado, que mis amigas arquitectas se aparecieron en casa, cantándome el “Cumpleaños Feliz” y traían en sus manos una hermosa cesta, confeccionada por ellas en cartón, envuelta y adornada con una hermosa moña en papel periódico, donde habían colocado, con delicado buen gusto, unos plátanos verdes, unas cuantas malangas y la mitad de una calabaza pequeña. Mi amigo el pintor se me apareció con un lindo cuadro de girasoles y el dentista, como nunca me pudo empastar ni una muela por falta de materiales, me obsequió cortándome el cabello a lo “garçon”. Era también un máster en estas lides. Fue sin dudas, uno de los cumpleaños más hermosos que he tenido.

Con el devenir del tiempo, cada uno se fue complicando o yéndose del país. Mis hijos también se fueron y esta casa, que siempre estuvo alegre y bulliciosa, fue sumiéndose en el silencio y la soledad. Yo continué trabajando como artesana-artista, y comencé a hacer nuevas relaciones, ingresar a mi vida nuevos amigos (que algunos después se han ido también) y a abrirme un mundo nuevo mediante mi blog. Siguen cruzándose en mi camino personas maravillosas que han vuelto a darle sentido a mi quehacer diario, y me dan aliento y fuerzas para seguir. En estos momentos estoy enfrascada en trabajos para una próxima exposición fuera de “mi planeta”, aprovechando que nos ha sido “devuelto” el derecho de viajar libremente, el cual nos fue usurpado durante casi medio siglo.

Las sazones y sus usos. Publicado en 14YMedio.com

Rebeca Monzó, La Habana | Octubre 14, 2014

cocina, nutrición, alimentación

El alto costo de los productos agrícolas imprescindibles en la cocina, así como su escasa variedad, nos hacen peregrinar de un mercado agrícola a otro, en busca de los ingredientes más esenciales para nuestra cocina.

Hoy día, vegetales tan simples como la cebolla, el ajo y el ají, imprescindibles en la cocina, parecen estar fileteados en oro 18 quilates debido a sus increíbles precios. El mercado en moneda convertible se ha abastecido de variadas especias importadas de buena calidad que a la larga resultan un tanto más económicas.

Así que relacionaré algunos de ellos, sus usos y aplicaciones:

Ajo en polvo. Bien conocido por todos su uso, solo que, al tratarse de un producto concentrado, es necesaria mucha discreción en su utilización, teniendo en cuenta que al aplicarlo debe disminuirse la cantidad de sal en la receta en la cual se usa. Muy apropiado para sopas, salsas de carnes y pescado. Tiene un alto rendimiento.

Cebolla en polvo. Es muy aconsejable para todo tipo de estofados, legumbres, albóndigas y carne picada. Igualmente se recomienda discreción en la cantidad aplicada.

Ajonjolí. Se puede obtener este producto en algunos agros en moneda CUP. Esta semilla oleaginosa está especialmente indicada para pastas y dulces. Por ejemplo, cuando acaramele un molde para pudín o flan, espolvoréelo con esta semilla y le dará mejor aspecto y sabor a la hora de voltearlo.

Apio en polvo. Delicioso y aromático sazonador que presenta gran variedad de usos, especialmente en salsas, vegetales, zumo de tomate, pescados, moluscos y sobre todo en caldos y consomés.

Curry. Es una mezcla de especias que procede de la India, con altas cualidades terapéuticas. Está muy recomendado para carnes, aves, salsas y sopas variadas, magnífica especialmente para el pollo al curry.

Canela. En rama o en polvo, es la más apreciada especia oriental. Se utiliza en repostería como ya todos sabemos, pero también en ensaladas de frutas, bebidas como la sangría, helados, alimentos al horno y pescado hervido.

Jengibre. Su uso está muy generalizado en la cocina internacional. Es muy apropiado en las salsas para carnes, guisos y también en repostería. Este producto, en su forma natural (raíz), se puede encontrar en ocasiones en agro mercados caros, como el de Calle 19 en El Vedado.

Pimentón dulce. Es un magnífico producto vegetal que se utiliza como aderezo para sopas, sofritos, guisos, pescado y arroces, aporta un peculiar color y sabor, sustituye al pimiento rojo natural, a veces tan caro y escaso en nuestros mercados.

Vainilla en rama. Tiene muchas aplicaciones en repostería, especialmente en flanes y natillas, helados, cocteles y licores, a los que aporta su delicado sabor. También se utiliza mucho en la cocina como ingrediente para algunas salsas, por ejemplo en la bechamel, donde es buena sustituta de la canela.

Salvia. A pesar de que esta planta se conoce sobre todo como hierba culinaria, también ha sido utilizada por miles de años como medicina. En la Edad Media se pensaba que promovía la longevidad. Su sabor la hace muy aconsejable para sopas y salsas de carne y albóndigas, así como en todos los entremeses a base de queso. Sus hojas, además tienen la gran propiedad de aplicarse sobre la zona afectada, como un efectivo anti inflamatorio natural. Se reproduce fácilmente por esquejes, en jardines y tiestos. Solo necesita riego y sol.

Nuez moscada. Se presenta generalmente entera o a veces molida. Se utiliza en todo tipo de salsas para carnes, pescados, mariscos y para darle el toque especial a la salsa bechamel, en guisos de pollo y sobre todo en repostería. Es una especia cara y no siempre se encuentra en nuestro mercado.

Pimienta blanca. También tiene dos presentaciones: en grano o molida. Es el grano ideal como adobo para encurtidos y muy indicada también como aderezo para carnes y guisos. Tiene un sabor moderado, suave y aromático. Ideal para sopas, carnes y salsas.

¿La cajita o el hospital?

¿La cajita o el hospital?

Me cuenta un amigo, cuyo nombre me reservo a fin de no perjudicarle, de un vecino “socio” suyo que trabaja en el Ministerio del Interior y que devenga, lo que aquí llamamos un sueldazo, que le confesó haber planteado por escrito en su centro de trabajo la siguiente queja:

“Gano 690.00 CUP, lo que aquí se considera un buen salario. En estos días pasaron por mi oficina tomando nota de los compañeros que estábamos interesados en comprar las cajas decodificadoras para la televisión digital, equipo éste, según nos explicaron, que tiene la función de convertir la señal digital en analógica, para aquellas personas que como yo (la mayoría), no podemos sustituir de forma inmediata los televisores menos modernos que poseemos.

Estas cajitas, según tengo entendido las hay de dos precios: cuestan 30.00 y 38.00 CUC, según sus funciones. Yo, desde luego, optaría por la más económica que, multiplicando su precio por 25.00CUP, como hacen en las tiendas, se convierte en 750.00 CUP y yo gano 690.00 mensuales, por lo que tendría que sacar de mi salario durante 3 meses 250.00 CUP, hasta completar el precio de dicha cajita, y arreglármelas como pueda durante esos 90 días , lo que significa que durante ese período de tiempo no podré comprar leche, carne de puerco ni vegetales y hasta descuidar un poco mi aseo, amén de que con los 440.00 CUP restantes deberé pagar cada mes el gas, la electricidad, el agua, el teléfono y algún que otro artículo de aseo esencial como el jabón de baño, lo cual sería imposible, porque sobrepasaría con creces mi magro presupuesto.

-¿Qué hacer entonces? ¿Conformarme a no ver más televisión, cuando llegue a casa, cansado después de una larga jornada de trabajo, por no poder adquirir la cajita, o en caso contrario, ir después de adquirirla, directo a un hospital?