Rampeando por el Design District de Miami.

Haciendo caso omiso a la propaganda anti USA en mi planeta, llegue a Miami con mi mente abierta, gracias a mis esporadicos contactos con las redes sociales y a mi misma. Ayer tuve un maravilloso encuentro con alguien con quien comparti unas pocas veces en nuestra Cuba de adolescentes, y a quien no veia desde 1959, pero con  quien he mantenido comunicacion a traves de mi blog y de FaceBook.Fue como si los sentimientos mutuos hubieran hecho un zurcido invisible sobre aquella rasgadura hecha en nuestro tejido sentimental.

Pasamos toda una jornada maravillosa visitando lugares nuevos para mi y, gracias a la destreza de su esposo como improvisado cicerone al timon,nos permitio a ambas incluso, descubrir juntas ciertos recodos miamenses.

El Design District me impacto, no solo por la belleza de sus graffitis, sino por la genialidad de convertir un sector venido a menos, en maravillosas galerias de arte, tiendas, studios, todos decorados con hermosos exponentes de tan popular arte.

No pude menos que evocar con tristeza comparativa aquellos lugares otrora deslumbrantes por su arquitectura y funciones, convertidos ya en ruinas, “por obra y desgracia” del desgobierno de mi pais.

Aquella verdad sobre el “milagro economico cubano”que nos ocultaron por tantos años, debido a la falta de informacion y a la imposibilidad de viajar fuera de nuestras fronteras, gracias a la Internet, ha ido saliendo de la oscuridad totalitaria para imponerse.

Asi como reencontre a mi amiga, halle finalmente la eñe, en esta tecnologia prestada, pero sigo aun buscando los acentos. Excuse me.

Otro sueño realizado

Salimos muy temprano de Miami, que en lengua Tequesta, la de sus primitivos habitantes significa “Lugar de muchas aguas”,mi amiga, su hija y yo, rumbo a Key West. Todo el trayecto fue sorprendentemente rápido, gracias al magnífico estado de sus carreteras.

Hicimos nuestra primera parada en Isla Morada para almorzar en Wahoo’s, un típico restaurante de madera, anclado en la costa, donde decenas de pelícanos dormían una apacible siesta sobre los yates allí fondeados.

Después de disfrutar de un sabroso y frugal almuerzo marino, a base de ostiones y pescado, continuamos hacia nuestro destino.

El paisaje de aguas azules a ambos lados de los puentes, salpicado de  pequeños islotes verde esmeralda, trajeron a mi memoria aquellos famosos cuadros del pintor cubano Tomás Sánchez, donde el agua juega un papel protagónico.

En el auto, mientras hacíamos coros y palmas a la música de Arrebato y la canción “Puentes” de Ricardo Arjona http://www.youtube.com/watch?v=jMJMxtySmm8 nos sacaba las lágrimas, llegamos al impresionante Puente de las 7 millas a cuyos lados subsisten en milagrosa estática las viejas estructuras de hierro y madera, por donde transitaba antaño el viejo ferrocarril que conectaba el sur  de la Florida con Cayo Hueso.

Así, embriagadas por nuestra propia alegría, llegamos finalmente, cargadas de mucha energía, a Key West.

Después de disfrutar a nuestro aire, de  sus antiguas edificaciones, hoy casi todas museos, sus cuidados parques y bellos y lujosos hoteles, nos encaminamos hacia la calle Duval, arteria principal de la ciudad.

Hicimos un rápido recorrido por los sitios de mayor interés turístico y cultural: el Club San Carlos, en cuyo recinto aún se respira la impronta martiana, la casa de Ernest Hemingway donde todavia habitan los descendientes de sus gatos de seis dedos. En el Margaritaville, lugar donde degustamos su famoso coctel escuchando la música de Jimmy Buffet, galerias de arte, tiendas de souvenirs, hasta que hicimos un alto para tomarnos un exquisito café en  Croissants de France, una pasteleria familiar desde 18…

Después nos tomamos la típica foto en el lugar que marca las 90 millas a Cuba, mientras fantaseábamos con futuros puentes que acorten de una vez por todas esta distancia que cruelmente separa nuestras dos orillas.

Ya de regreso pasamos a buscar nuestro auto, aparcado en frente de la Hermosa y ecléptica masión de la familia López Ramos, la “southernmost house” (la casa más al sur de EEUU), como se la conoce, para decirle un hasta luego a este maravilloso lugar.

Puentes de amor

Desde mi llegada  hace dos semanas, a este otro pedazo de Cuba llamado Miami, no he tenido practicamente un momento libre, tratando de llenar con alegres reunionesy largas conversaciones, el vacio dejado por las  dos decadas transcurridas desde mi anterior visita.

He tenido el honor y el gustazo de haber sido invitada a prestigiosos programas de radio y TV, asi como poder ponerle rostro a todas aquellas voces, ya para mi tan familiares, recibidas a traves de la radio, desde  el grato “insilio voluntario” en mi apartamento del Nuevo Vedado. Sobretodo, volver a ver a aquellas personas tan queridas, que de pronto desaparecieron de nuestro paisaje cotidiano.

Mi reencuentro con parte de nuestra cultura importada por nuestros compatriotas a esta otra orilla, ha renovado mi espiritu. Es cierto que, muy a pesar mio, tengo un poco abandonado mi blog, pero mi viaje “ligera de equipaje”, me ha hecho que dependa de la tecnologia ajena (moviendome entre virus y faltas de signos de puntuacion), cosa esta que me limita un tanto, y por lo que ofrezco disculpas a mis lectores .Me siento muy bien acogida donde quiera que voy, y en mis “fantasias romanticas”,  imagino un archipielago de puentes tolerantes  y reconciliatorios, uniendo nuestras dos orillas por siempre: Puentes de amor, tan necesarios para todos los cubanos.

Desconexión.

Los últimos días últimos del pasado año y primeros del presente, he estado como en un limbo sin noticias del exterior, excepto alguna que otra vez que, pegando bien mi oído a la radio y haciendo abstracción del “taca taca” de la interferencia, he logrado escuchar fragmentos de programas de la emisora Radio Martí, así como algún que otro correo recibido del exterior, como ese que me enviaron con la loca lista de autos y precios, que el gobierno cubano pretender vendernos, a una población que se le dificulta enormemente poder comprar un litro de aceite de oliva por el alto precio del mismo.

¿Por qué no dedicar recursos a resolver el gran problema de la vivienda en vez de traer autos que por sus marcas y precios, hacen sospechar de ciertos turbios negocios ocultos detrás de los mismos , ante la locura que significa pretender venderlos en nuestro país? ¿Dónde están los talleres y las piezas, así como el personal capacitado para darle mantenimiento a éstos, en caso de que algún loco se decidiera a comprar un auto en vez de un apartamento por el mismo precio?

Estoy desesperada porque nuestros amigos que solidariamente nos regalan unas horas de Internet a la semana, terminen sus bien merecidas vacaciones y podamos volver a conectarnos con el mundo real.

Matiné y tanda de fin de año.

Mi amiga emigró hace 20 años, “se fue sin decir adiós” como dice la letra de la popular canción, pero yo la comprendí. Ella solía comentarme: Este país está siendo tragado por la desidia.

Para sorpresa mía, la noche del 25 sonó el teléfono. Era su hermana que me decía: “Adivina a quien tengo aquí que quiere hablar contigo”. Inmediatamente su nombre afloró a mis labios. Fue un verdadero impacto.

Ayer 31 de diciembre quedamos en encontrarnos en un restaurante privado del Vedado, uno de los pocos abiertos este día. Mi amiga es muy despistada y estuve esperándola durante más de dos horas. En ese tiempo me cayó encima tremendo aguacero presagio de un norte, no el que yo quisiera, pero en fin, un norte. Mucho calor, lluvia y después una brisa maravillosa.

Al encaminarnos hacia el restaurante pasamos por las ruinas de lo que fuera el histórico y emblemático Hotel Trotcha, donde estuvo hospedado el Generalísimo Máximo Gómez, antes de instalarse en la Quinta de los Molinos. Allí le tomé fotos a mi amiga y le dije: Ya ves, por el mismo precio de un pasaje a La Habana, puedes hacerte a la idea de que en tu itinerario hiciste un alto en Grecia para visitar sus antiguas ruinas.

Almorzamos muy frugalmente, pues el único Paladar que encontramos abierto era precioso, pero sus precios muy altos, cuidando del dinero de mi amiga, porque ella no es “millonaria”, como creen muchas personas de aquí de los que están allá. Sólo pedí un entrante, un refresco y un helado, ella me siguió y ordenó lo mismo.

La añoranza de los buenos tiempos encaminó nuestros pasos hacia el Hotel Riviera. Ambas quedamos bien impresionadas al ver su estado actual. La emoción no nos permitió ver detalles que después al irnos observamos: goteras, manchas y algún que otro descascaro en los muebles. No había nadie en el lobby, tampoco en las cafeterías. Parecía un hermoso desierto y sólo unas pocas personas disfrutaban en la piscina. Este hotel es administrado por la Empresa cubana Gran Caribe.

De allí fuimos al Melía Cohiba. Fue entonces que le comenté: Este hotel se construyó para que se realzara la belleza arquitectónica del Riviera. El Melía estaba concurrido y alegre, las fuentes de agua del lobby todas funcionaban, un buen número de turistas hacían su entrada, un enorme árbol de Navidad te daba la bienvenida. Se notaba la diferencia, propiciada por un buen mantenimiento: el mismo está administrado por la cadena hotelera española, quien se preocupa de tenerlo en óptimas condiciones.

Seguimos nuestra caminata hacia la Calle Línea a fin de que mi amiga capturara un taxi, cosa ésta que fue bien difícil, pues todos los “tarecones” venían llenos desde Playa. Finalmente uno paró: Te llevo, le dijo, pero si me das un “fula” (normalmente son 10 pesos). Ok, dijo ella, y ahí nos separamos y nos dimos un último abrazo. Yo crucé la calle rauda y veloz y pude tomar el ómnibus de la ruta 27 (que casi nunca pasa) y venía prácticamente vacío. Llegué a casa con los pies ardiendo, pero feliz de haberla vuelto a ver en esta extraña pero maravillosa matiné y tanda de fin de año.

 

A todos mis amigos y lectores.

Este año que se va cumplo cuatro de haberme abierto un blog, casi sin saber realmente administrarlo. Con la ayuda y asesoramiento de Yoani, “Por el ojo de la aguja”, título basado en una frase bíblica que además, fue el nombre que di a mi primera exposición importante fuera de “mi planeta”, como yo me refiero a Cuba en mis post, salió al ciberespacio para describir nuestra realidad cotidiana.

Quería compartir esta satisfacción con ustedes, y desearles de todo corazón un 2014 de recuperación de nuestra libertad y soberanía, así como la reconciliación, el perdón sin olvido, y la unión de todos los cubanos en una futura patria, sin líderes carismáticos pero sí muy eficientes, donde reine la democracia para todos sin excepción alguna.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Fin de año inodoro, incoloro e insípido.

CENA FRUGALLas calles vacías y sin adornos, las vidrieras apenas insinúan con una pálida moña de regalos, unas fechas otrora tan coloridas. Ausencia de adornos pero también de productos y recursos, vaticinan un 2014 de penurias y dificultades. Para los Medios no parecen existir La Noche Buena y la Navidad, lo único a que hacen referencia como “celebración” es al 55 aniversario de un hecho que sembró de dolor a la nación cubana.
En horas tempranas del señalado día, no pudimos observar esa vieja imagen de las personas felices y cargadas de productos circulando por el barrio. En la noche las calles estaban y están oscuras, solamente algunos vecinos, muy pocos como nosotros, se animaron a adornar con guirnaldas de luces sus balcones y portales, no solo porque ya se ha ido perdiendo la costumbre, sino también porque los precios de éstas son exagerados y son escasas las tiendas donde las venden.
El 24 estuvo ausente de ricos olores, nada nos hacía rememorar aquellas veladas, maravillosas en que compartíamos con familiares y amigos allegados, nuestros sueños y fantasías para el año venidero, en una mesa bien prolija de manjares. Entonces, hasta los más humildes tenían al menos una piernita o un buen pedazo de puerco, moros, yuca y ensalada para compartir esa mágica noche.
Como me niego a que me arranquen una de las pocas tradiciones que nos quedan, aunque nuestras familias están dispersas por esos mundos, preparé una pequeña cena temprana para mi esposo convaleciente de una operación y yo, motivo éste por el que no fuimos como otros años a casa del único familiar que nos queda en Cuba, o del algún amigo.
Confeccioné unos moros, yuca con mojo y unos filetitos de puerco e hice una rica ensalada. Una amiga nos regaló un exquisito turrón de Jijona y me di “el lujo” de comprar una botella de vino español, que cuesta casi como el nacional, pero es mucho mejor. Así solo los dos, cenamos, brindamos por nuestros familiares y amigos y después nos fuimos a ver una serie inglesa muy buena que alquilamos, llamada Spooks, de la BBC que se las recomiendo.

Perspectivas y deseos para el año venidero.

En un país como el nuestro, en total bancarrota, donde han sido quebrantadas todas las promesas futuras, donde sus ciudadanos han sido engañados una y otra vez, solo quedan muy pocas expectativas.

La mayoría de los jóvenes con los que he conversado desean vivir en un país donde sus anhelos y perspectivas sean ilimitadas. Tristemente para ello, sueñan con emigrar porque saben que aquí y ahora no existe otra opción.

Los más viejos desearían que su jubilación, producto de tantos años de trabajo acumulados, les alcanzara para vivir decorosamente y darse algún que otro gustito de vez en cuando, sin tener que depender de la ayuda de sus familiares en el exterior, porque eso, además de humillarles les recuerda constantemente el fracaso de sus vidas y la separación familiar, ambos sentimientos muy dolorosos y difíciles de sobrellevar. Otros, menos afortunados aún, se ven en la necesidad a pesar de su avanzada edad, de vender clandestinamente “jabitas”, caramelos caseros y cigarrillos sueltos, a la salida de los agro-mercados, huyendo siempre del policía que los acosa.

Y los que ya no somos tan jóvenes, pero tampoco tan viejos, deseamos la libertad de Cuba y la instauración de la democracia perdida hace ya más de medio siglo. Anhelamos un país, donde los sueños y aspiraciones de todos los cubanos se puedan cumplir, sin tener que dejar atrás la tierra donde nacimos. Pero esto no se consigue solo soñando, hay que hacer algo para lograrlo y hay que hacerlo desde dentro fundamentalmente.

No obstante este oscuro presente, les deseo a todos los cubanos, especialmente a mis lectores, donde quieran que estén, un futuro luminoso, en un patria libre, donde compartamos dichas y penas unidos en un abrazo. ¡Feliz Navidad!

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

La”re-involución” eléctrica.

En el año 2005, el entonces presidente y primer ministro de nuestro planeta, compareció ante las cámaras de TV, para explicar a la población los beneficios de los hasta entonces tan menospreciados efectos electrodomésticos, que a partir de ese momentos se distribuirían en todo el país por núcleo familiar, a través de la tan famosa Libreta de Abastecimientos.

Refrigeradores, aires acondicionados, ollas “Reina”, ollas arroceras, calentadores personales de agua, bombillos ahorradores, hornillitas eléctricas, en fin, una serie de artículos electrodomésticos fabricados e importados de la República Popular China.

Recuerdo que, cuando en los años 70 me mudé para el Nuevo Vedado, tenía una cocina eléctrica de tres hornillas y horno, adquirida en París en mis años de diplomática, y cada vez que me presentaba a comprar los productos de la Libreta en el mercado que me correspondía, me echaban un responso por estar consumiendo demasiada electricidad.

Tres décadas después, los mismos que me reprendían vinieron a ofrecerme cambiar mi viejo, pero magnífico refrigerador Admiral de 1949, por uno chino, que según ellos consumía menos. Por supuesto que me negué, pues había que entregar el que uno poseía, en perfecto funcionamiento, sin que te amortizaran un centavo de su valor, como si fuera chatarra, y pagar un precio exagerado por el nuevo. Afortunadamente mantuve dicha negativa en reiteradas ocasiones, hasta que se cansaron y no insistieron más. Todas aquellas personas que cayeron en la trampa de los nuevos aparatos están lamentándose, pues ya hace rato se les rompieron, y no hay piezas para arreglarlos, pero tienen que seguir pagándolos. Así ha ido sucediendo con todos esos equipos chinos de tan baja calidad: montañas de aluminio y cables retorcidos llenan las estanterías y almacenes de los famosos talleres consolidados, sin que éstos puedan ser reparados por falta de piezas de repuestos.

Es vergonzoso que alguna comisión de la Asamblea Nacional tenga que gastar tanto tiempo y saliva, hablando de ollas “Reina” y de quipos rotos, en un país donde existen tantos problemas acuciantes, como el mal estado de escuelas y hospitales, la casi inexistente producción azucarera, la falta de productos de primera necesidad en las tiendas, problemas con la producción de leche, con la de papas, en fin, con todo lo que es vital para la población. Señores, ciertamente da vergüenza ajena que en la Asamblea Nacional se tengan que ventilar cuestiones tan ridículas como las roturas de las ollas eléctricas, ya obsoletas.

Creo que la decisión que tomé hace tres décadas, de no deslumbrarme con la “re-involución eléctrica” y no endeudarme comprando esos artículos chinos, fue la más sabia. Mi viejo refrigerador Admiral, decorado por mí sigue enfriando a las mil maravillas y no le debo ni un centavo al Estado.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

El peor homenaje.

stas derechosMientras el presidente Raúl Castro rendía tributo al difunto líder  Nelson Mandela, con un discurso sobre la unidad, tolerancia y reconciliación, en Cuba los actos de represión a todo lo largo y ancho de la isla, mostraban otro lenguaje.

La casa de Antonio Rodiles, sede del proyecto SATS, está literalmente sitiada desde la noche del día 9, víspera del Día de los Derechos Humanos, por la seguridad del Estado para impedir el acceso a ella. No conformes con esto, movilizaron en el día de hoy a  vecinos y pioneros de las escuelas cercanas, para amenizar con gritos, música  y consignas políticas, los alrededores de la propiedad  a fin de intimidar y propiciar el desconcierto, para en medio de esta confusión, ejecutar detenciones a todas aquellas personas que trataran de acercarse a SATS.

Cierto es que muchos no pudieron llegar, pero otros,  inventaron diferentes estrategias para poder burlar el cerco y acudir al acto, donde se celebraba el tan temido día, por las autoridades cubanas. Pero lo más vergonzoso de todo ello sin dudas, es el haber utilizado, posiblemente sin el conocimiento de sus respectivos padres, a niños de escuela con fines políticos. Cosa esta que debía ocupar la atención de la UNICEF. Pienso que esto de hoy ha sido posiblemente, el peor homenaje rendido al Día de los Derechos Humanos y al fallecido líder africano.

Festival del viejo cine latinoamericano

 

4 Cine Acapulco

De todos es sabido que en estos días se está celebrando en nuestro país, el Festival del nuevo cine latinoamericano, que ya de nuevo no tiene nada. Yo particularmente no he podido ir a ver ninguna de las películas exhibidas, por tener en casa a mi esposo, convalesciente de una operación.

Pero eso no ha sido impedimento, para que me trajeran el cine a casa, el gran inconveniente ha sido, que no he podido escoger el día, ni la hora y mucho menos los títulos de las películas, en este caso impuestas: “Extraños factores” y “Visitas no deseadas”

La primera fue la peor, muy burda y poco original, esa hice que la exhibieran en el rellano de la escalera que accede a mi apartamento. La otra, sorpresiva también, fue por demás previsible, ya que desde mi balcón pude observar la vestimenta de los actores, así como su vehículo de transporte: camisas a cuadros y moto Suzuki.

En ambas, reinó el estado policial, aunque la segunda se rodó en la sala de nuestra casa. El lenguaje fue respetuoso, sobretodo en ésta última. El objetivo de ambos filmes era transmitir el mismo mensaje: No esgrimir el derecho a reunión y asociación, sobretodo los días 10 y 11 del presente mes, derechos a los que estamos amparados por la Carta Magna de Naciones Unidas, de la que nuestro país es signatario.

De estas sorpresivas exhibiciones de poder, algo dejamos bien claro a todos: Somos personas que amamos y defendemos la libertad y como tales vamos a seguir ejerciendo nuestros derechos como espectadores respetuosos y consientes que somos, sin abandonar este viejo cine por grotescas, burdas y pasadas de moda que estén las películas exhibidas, hasta que no veamos en la gran pantalla la palabra FIN.

Un recorrido por mi barrio.

 

 

 

 

4 Cine Acapulco 1Aceras cocodrilo 2 Basurero y aguas albañales 5Qué coño pasó

Mi barrio, El Nuevo Vedado, fue uno de los últimos  en urbanizarse en los años cincuenta. Prometía ser de los más modernos y bellos, con sus bien diseñados edificios familiares de dos y tres plantas y otros grandes y modernos para alquilar,asícomo sus hermosas residencias, algunas modestas y otras  mostrando un derroche de buen gusto y diseño arquitectónico, donde se lucieron los arquitectos Porro, Cristófol, Miguel Gutierrez  y Frank martínez por solo nombrar algunos. Su magnífico parque Acapulco, así como  sus amplias calles aceras y avenidas.

La Avenida 26,  y la Avenida  Kohly, lucían  respectivamente, unos preciosos parterressembrados de adelfas rosas y blancas. Su hermoso y moderno cine Acapulco, uno de los más confortables de la ciudad, donde  todas las semanas se estrenaban los últimos filmes extranjeros.

Hoy, en mi breve recorrido desde 26 y 41, hasta 26 y 17, en busca de un tinte para elcabello, que finalmente no encontré en ninguna de sus desabastecidas tiendas, lasimágenes observadas a mi paso, solo me brindaron preocupación y tristeza.

 

 

Soluciones deScomunales.

Comunales es la Empresa del Poder Pode Popular encargada entre otras tareas de la recogida de basura.

Basurero 4 Basurero 3 basurero 1

Detrás del “12 Plantas”, como le llaman al edificio ubicado en el cuadrilátero formado por las calles Tulipán, Loma, Colón y 39, en el Nuevo Vedado, la solución para colectar la basura de este gigantesco inmueble de apartamentos, así como de las casas colindantes, ha sido colocar una enorme cama de rastra, donde arrojar los desperdicios. Este gran contenedor se mantiene al descubierto, a merced de vientos, lluvias, roedores y demás insectos. Todos los alrededores del mismo están llenos de bolsas plásticas vacías, papeles, latas y toda clase de objetos, que los propios vecinos arrojan por fuera, al encontrar éste desbordado. Esto sin contar con el pestilente aderezo de las aguas albañales provenientes de los salideros del propio edificio, lo cual conlleva a la consiguiente contaminación, que hace casi imposible transitar por dicho lugar.

Según me cuentan algunos vecinos, puede pasar una semana o más, sin que la grúa que debe llevárselo pase a recogerlo, amén de que al hacerlo, ésta transita parte de la ciudad hasta su lugar de destino, contaminando todo en su largo recorrido. Tampoco cuentan, al igual que los camiones de recogida de basura, con los implementos necesarios para recoger lo que está fuera de los contenedores, dejando una estela de suciedad que, poco a poco se la lleva el viento o se funde con el pavimento, en el caso de éstos últimos.

Con estos antecedentes, de nada vale que además de quebrantar la privacidad de los vecinos, traten de irrumpir en los domicilios sin previo aviso, las famosas brigadas de salud, que ponen multas al poseedor de una “malanguita” en agua, así como la de los fumigadores, que utilizando el molesto petróleo quemado, te conminan a fumigar, cerrar y abandonar tu casa, so pretexto de erradicar el mosquito causante del dengue, enfermedad ésta que ya se ha hecho endémica, debido a la insalubridad reinante en la ciudad.

Un hospital en reparacioness

En “mi planeta” cuando un hospital entra en reparaciones, deja de ser un centro de salud, para convertirse en la ferretería de la zona donde está enclavado. Hace aproximadamente tres años que el Hospital Docente Gral. Calixto García está en reparaciones. Algunos de sus pabellones ya han sido restaurados, pero marchan tan lentos los trabajos, además de los incontrolables desvíos de recursos, que cuando terminen el último ya deberán comenzar de nuevo con los primeros.

Tengo un amigo que después de múltiples gestiones y espera, logró que le dieran la orden de ingreso. Me cuenta que al llegar a la Sala, con su número de cama asignada, le dijeron que la misma ya estaba ocupada. Afortunadamente la Dra. Que lo atiende, estaba aún con él, y les replicó que eso era imposible, ya que la tenía reservada con antelación. Fue entonces, que a modo de disculpa, los propios auxiliares de salud le dijeron, que los camilleros manifestaron estar muy cansados para subir otro piso más por la escalera con ese paciente, y por tanto decidieron dejarlo en dicha cama.

Anoche, visitando a mi amigo, éste me contaba que se enteró, que la Sala que se encuentra en el piso de arriba, al ser inspeccionada por la dirección del centro horas antes del acto de entrega, éstos quedaron muy sorprendidos al revisar los baños y percatarse que solo quedaban las piezas sanitarias y que toda la plomería había desaparecido, viéndose obligados a posponer su reapertura. Durante las investigaciones, confirmaron que habían sido sustraídas por los propios empleados que participaron en los trabajos de remodelación. Tanto las llaves de agua, los sistemas de descarga, como las demás piezas de plomería eran amarrados con una soga, dejándolos caer por las ventanas traseras del inmueble, donde un cómplice se encargaba de recogerlas y llevárselas.

Pero ese no fue el único incidente en su primer día de ingreso. Me cuenta que, al rato de él instalarse, pasaron los enfermeros a pedir a los acompañantes y a aquellos pacientes que estuvieran en condiciones de hacerlo, salieran al portal, porque el nuevo Director iba a hacer una visita y debían limpiar bien la sala. Después mi amigo, indagando sobre este tema con una de las empleadas, ésta le dijo que “estas limpiezas”, solamente las hacían en ocasiones muy especiales como la de hoy, pues lo que les pagaban era una miseria y no tenían ni siquiera los implementos adecuados para realizarlas, por tanto “no cogían mucha lucha” con el aseo.

Más sobre el González Coro

Finalmente Patricia es abuela. Su hija estuvo ingresada unos días en el Hospital González Coro, antigua Clínica Sagrado Corazón, del Vedado, La Habana, porque su bebé nació bajo de peso, algo muy común en estos momentos.

Ella hizo algunas fotos que me facilitó para que quedaran como testimonio de las comodidades e higiene que brinda el centro hospitalario.

Otra de las sorpresas que esperaban a la recién estrenada mamá, fue presenciar algunas disputas entre  otras pacientes, debido al robo de cigarrillos. Ella que no fuma, tuvo que aspirar el humo proveniente de esos cigarrillos compartidos entre  mamás y el personal de  salud que las atendían.

Agradecida.

IMG_2665

Ayer,  primero de noviembre, en horas de la tarde, una vez más traspasamos el ya familiar portón de Estado de SATS. En esta oportunidad  yo era la invitada de honor, con una exposición de mis trabajos en patchwork titulada “Mujeres”, dedicada  a un género al que pertenezco y del que me siento orgullosa, porque cada día logramos, a pesar de todas las carencias  e inconvenientes, integrarnos más a la sociedad, compartiendo y compitiendo codo a codo en buena lid con los hombres, sin abandonar aquellas tareas que, como madres, esposas, e hijas,  ancestralmente nos fueron “asignadas”.

Mucho me conmovieron las bellas palabras de apertura que, sobre mi trayectoria, pronunciara mi gran amiga Regina Coyula,  pero mucho más  me satisfizo la presencia de amigos, que a pesar de mantener vínculos laborales y profesionales actuales con el único empleador de nuestro país, tuvieron el coraje de obviar el operativo montado por  la seguridad del Estado, ya tan habitual, y acercarse, por vez primera, a este  emblemático y “estigmatizado” lugar.

Noté y eché de menos   la presencia de algunos amigos con los que contaba,  sobre todo mujeres,  género al que estaba dedicada esta muestra, algunas por encontrarse enfermas  y otras que tuvieron imprevistos de  última hora,  cosa ésta que lamentablemente debió complacer mucho a los “compañeros que nos cuidan”. No obstante, la muestra cumplió su objetivo, y demostramos una vez más que Estado de SATS es un lugar inclusivo, donde convergen arte y pensamiento y donde el común denominador es la aspiración a que Cuba vuelva a ser un país libre y democrático, con todos y para el bien de todos, como deseara nuestro Apóstol José Martí .

Mi más sincero agradecimiento  a Estado de Sats,  a los organizadores de este lindo evento y a todos aquellos que acudieron a brindarme su apoyo.

¿Se anima a procrear en Cuba?

Muchas personas se preguntan el por qué de la baja tasa de natalidad en nuestro país, donde existe un clima excelente para criar a un bebé, sin temperaturas extremas, con buen sol y magníficas playas.

He aquí unas imágenes que responderán por si mismas esta interrogante:

Hosp. Coro A

Este es la fachada el hospital González Coro, antiguamente Clínica El Sagrado Corazón, una de las más modernas instalaciones de este tipo en los años cincuenta. El sueño de la mayoría de las futuras madres, era ser atendidas aquí durante todo su embarazo y después en el parto, sobre todo a finales de los años sesenta en que ya sus homólogas, con más años de construidas, comenzaban a mostrar el deterioro del ya incipiente abandono.

Hace más de veintiocho años, comenzó una gotera en la salita de espera de la consulta de obstetricia y ginecología. Entonces la solución fue un colocar un cubo debajo de ésta y una frazada. Hoy persiste la misma situación, sólo que agravada por casi tres décadas. Ésta se ha hecho mayor y ha afectado tremendamente el falso techo, que muestra un deterioro escalofriante, más aún por tratarse de un centro de salud donde debería primar seguridad e higiene.

¿Cual ha sido la solución encontrada por las autoridades de la salud que tienen que ver directamente con esta y otras instalaciones?

Sencillamente colocar una enorme cubeta que recoja el máximo de agua, y en vez de rodearla de frazadas de piso(que son muy escasas y costosas), como se solía hacer para absorber las salpicaduras, esta vez han colocado enormes cartones, para evitar que se resbalen las embarazadas.Hosp.Glez Coro, cubo extra

Lejos de mi planeta.

Aunque lejos de mi querido planeta, me mantengo al tanto de lo que alli sucede, gracias a la Internet, que aqui, en este rincon de Francia , como en casi todos los paises, esta disponible para todos, lo cual no no resulta asi alla, donde solo unos pocos privilegiados tienen libre acceso a ella.

Esta pequeña ciudad de 20 000 habitantes, posee todo lo que cualquier ser humano necesita para vivir: casas con calefacción, calles bien pavimentadas y excelentemente señalizadas, limpieza urbana, clasificación de la basura generada en la vida cotidiana, escuelas, iglesias, tiendas, restaurantes, parques, supermercados,museos y  sobretodo una magnifica atención por parte del Estado y la ciudadanía  a zonas ecológicas protegidas, conservación y cuidado de la fauna, reglas urbanas, en fin todo lo que un ser humano requiere para la buena  y saludable convivencia.

Lo irónico resulta que, estando con esta parte tan importante de mi familia, no se me quita de la mente el acontecer en mi pequeña isla, castigada ahora, como si fuera poco el desgaste y sufrimiento acumulado y padecido durante más de medio siglo, por una epidemia de una enfermedad que estaba erradicada desde el Siglo XIX.

Observe hoy con detenimiento, la conducta ciudadana, de los vecinos, llevando los desechos propios, para ser recuperados como materia prima, a lugares cercanos a sus viviendas, donde en distintos contenedores clasificados se recupera todo ese material, que después sera reciclado. Hasta los niños conocen y participan de esto, pues en sus casas y en las  escuelas se les informa y educa sobre la importancia de esta actividad cívica, así como el respeto hacia la propiedad ajena, el cumplimiento de las leyes y regulaciones. Todo esto me hace sentir pena por mi país, que hasta  1959, estuvo a la cabeza, en América Latina respecto a higiene y salud pública, así como en otros muchos renglones, donde ocupábamos  los primeros lugares en la Región, como también  respecto a  algunos países de Europa.

Ya comenzó a nevar, y el pintoresco paisaje de construcciones alsacianas, muy antiguas  que se mezclan con las modernas, construidas de acuerdo a las regulaciones y respetando una arquitectura que no rompe con la armonía del entorno,  el paisaje cobró un nuevo encanto al vestirse de blanco.

De regreso de nuestro paseo, tomamos el camino Allée des Platanes,  entre los poblados de Blotzheim y Altkirsch ,sembrado de estos árboles a ambos lados de la carretera, durante  el reinado de Napoleón III. No pude evitar pensar en mis vecinos, de La Habana, Carmelo y Felipe, que no han dejado un solo árbol con vida en nuestra calle. He ahí una de las diferencias entre cultura e instrucción.

Un ricón cubano en Suiza.

393107_10200192087315466_2069263085_nAnoche, con un grado bajo cero de temperatura, pero con el calor de nuestro entusiasmo, emprendimos Tito y yo la ruta desde Francia hasta Basel, Suiza, en busca de un nuevo rincón cubano.

En la calle Rümenlibachweg # 9  4052, en Basel, se encuentra un acogedor local  que hace esquina y se llama El cubanito, bar-café. Este agradable  lugar  fue inaugurado, después de muchos esfuerzos y sacrificios, el 29 de diciembre del 2012.

Su dueña y anfitriona, una bella y agradable cubana, está orgullosa, y con razón del resultado final de su sacrificio.

Cuando llegamos, ya el local estaba lleno, y los músicos prestos a comenzar la descarga: Dianelis, la cantante, Jorge el Guajiro, en la guitarra y Coco en la percusión, hicieron vibrar  con su música cubana, el nuevo local

.

Ya mas entrada la noche fueron llegando cubanos , jóvenes algunos, otros no tanto que colmaron de  buena onda el local.

Dianelis, con su maravillosa voz fue brindándonos una panorámica de los ritmos cubanos, haciendo una recreación muy especial y suya de Bésame mucho. Pronto se les unió, imitando el sonido de un bajo con su garganta, Alcides Toirac. También se incorporaron a la descarga otros cubanos allí presentes, tocando claves y maraca.

Pasamos una noche increíble y fuimos de los últimos en irnos, cuando ya se cerraba el local.

El sentimiento de la nostalgia y la añoranza de la patria y la familia, además de la alegría era la atmósfera que reinaba en  la  peculiar estancia.

Un domingo diferente

Sala Covarrubias, T.nacional

Este domingo hubiera sido tedioso y aburrido como todos los demás, si no llega a surgir una inesperada y agradable invitación: Evelio Tieles y Francis, su esposa nos llamaron para invitarnos a un gran concierto a realizarse en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional.

Llegamos temprano, poco antes de las once de la mañana, hora señalada para comenzarla función. Esta sala suele llenarse, más aún, cuando está anunciada la Sinfónica Nacional con un virtuoso como Tieles de solista: Un verdadero regalo en un planeta donde las buenas opciones son escasas.

Orquesta Sinfónica Nacional y el Mtro. Evelio.Tieles

La sala disfrutaba de un total lleno. Como apertura, la orquesta dirigida por el Maestro Enrique Pérez Mesa, nos regaló Sinfonía Simple, de Benjamín Britten. Espectacularmente bien ejecutada.

En la segunda parte: el único Concierto para violín y orquesta, en re mayor, Op.61 que escribiera Ludwing van Beethoven. Evelio Tieles como solista.

El público entusiasmado, de pie, ovacionó a la orquesta, a su director y al Maestro Tieles, haciéndolos salir a saludar varias veces. Los aplausos no cesaban de agradecer tan maravilloso regalo matinal.

Un premio muy merecido

La noche estaba fresca. Desde temprano nos pusimos en función, de lo que acontecería esa tarde. Debíamos recoger al poeta y Regina para ir juntos a la residencia del embajador de Holanda, donde se haría una recepción para entregar oficialmente el premio Príncipe Claus a Yoani Sánchez.

Al llegar al lugar de la cita, pudimos observar que ya un nutrido grupo de bloggers, estaba en la esquina de la residencia, esperando la hora señalada en la invitación. Una misteriosa camioneta blanca con cristales oscuros estaba situada justo frente al lugar. En la otra esquina un motociclista en su moto, con el casco puesto y sin moverse, parecía haberse convertido en escultura. También una pareja, simulaban estar verificando una dirección. Ninguno de ellos se movía.

Entre los últimos en llegar al lugar estaban el Coco Fariñas, el Padre José Conrado y Dagoberto Valdés. Después de intercambiar saludos, todo el grupo nos dirigimos hacia el lugar de la cita. Afortunadamente nadie nos molestó. Eso si, como sabíamos de qué se trataba, antes de entrar dirigimos una gran sonrisa hacia la camioneta blanca aparcada, así como a la pareja que no se movía del lugar y al motociclista.

El acto fue realmente emotivo. Todos estábamos allí para apoyar y acompañar a Yoani. Ella, con las palabras sabias y sencillas que la caracterizan, agradeció el merecido galardón. Cerrados aplausos dieron por terminada el acto de premiación. Entonces se repartió un variado y exquisito buffet. Pasamos una noche realmente encantadora.

De la mano de Kafka

Segura estoy que si a este señor le hubiera tocado vivir ahora, en mi planeta, hubiera sido un escritor costumbrista.

Acompañé a mi amiga Regina a la Escuela de Veterinaria, pues había que operar de urgencia a su perrita. Yo no quería dejarla sola en estos tristes menesteres.

Hacía muchos años, a Dios gracias, que yo no entraba en ese recinto universitario. Al llegar, la impresión fue malísima: el estado de abandono, deterioro y suciedad me golpearon. ¿Quien es el último para cirugía?, pregunté. Inmediatamente marqué detrás de una señora que llevaba una perrita sata, con un fuerte demo. Había un pastor alemán con una ingesta de carne de puerco y un cachorro de cocker spaniel con lo mismo. Era muy temprano aún. Después la cola se fue engrosando con la llegada de nuevos pacientes. Hubo quien transportó a su perrote en una carretilla de materiales de construcción.

Cuando ya estábamos organizados, esperando nuestro turno, un empleado dio voces de que la compañía eléctrica les había informado que hoy tenían vía libre, en toda esa zona. Eso, en el buen criollo quiere decir tumba catao y pon quinqué, o sea que no iba a haber fluido eléctrico hastaquien sabe cuando. Mi amiga y yo nos erizamos. Eso de tener que repetir la odisea, no nos hacía gracia algunapero otra voz, esta vez la de un doctor, anunciaba a los turnos de cirugía que no se fueran, pues iban a operar con la luz del sol. Si, como lo oyen, a pleno sol, pero sin A. Delon.

Entrada sala de Recuperación. Las manchas son de heces de murciélagos

El dueño de una perrita se nos acercó y nos comentó la cantidad de servicios que brindaban en este lugar, pero que el único inconveniente es que: podían cortar las uñas de los perros, pero que no disponían de alicates para ello, también vacunaban, solo que en estos momentos no había vacunas, los bañaban y pelaban, pero no había agua y los aparatos de pelar estaban rotos.

Finalmente, después de mucho esperar, pues aunque teníamos el turno tres, llegaron unas cuantas urgencias, que lógicamente pasaron primero, pudimos observar que las lamentables condiciones del local, no impidieron que los magníficos y esforzados cirujanos, salvaran las vidas de cuanto animalito pasó ese día por el soleado quirófano

¡Chapeau por los médicos veterinarios!

Primer aniversario

Trabajo en parche, por Rebeca

Hace ya algo más de un año, estando de visita en casa de nuestro amigo el poeta, su esposa me habló de una tal Yoani y de una Academia para bloggers que esta quería abrir. En aquel momento, me pareció que mi amiga estaba hablando en chino.

Había oído algo sobre Yoani. A cada rato ella era noticia en la onda corta. Jamás imaginé conocerla y mucho menos tener el privilegio de que me aceptara como alumna. Así, días después, me ví integrando un entusiasta grupo, que me hizo sentir nuevamente joven.

Mi primer post Wil wild Centro Habana, salió enganchado al blog Mala letra, por obra y gracia de su titular. No tuve el mío propio hasta principios de enero del pasado año, cuando aparecí por vez primera en la portada de Voces cubanas. Les puedo asegurar que eso me emocionó mucho.

Cuando lancé mi segundo trabajo, El valle de los caídos, ya en mi propio blog, nunca imaginé llegar al año y mucho menos recibir tantas satisfacciones. No les voy a negar que al principio tuve que vencer muchos miedos, pero valió la recompensa.

A Yoani, Reinaldo, Miriam, Claudio y el Dr. Vallín que nos impartieron tan excelentes clases y conferencias, a todos aquellos que nos brindaron su apoyo y a ustedes mis lectores, doy mis más expresivas gracias por ayudarme a arribar a mi primer aniversario en la blogosfera alternativa de mi amado planeta.

Lapsus mentis

De nuevo mi amiga Maricarme me dio motivos para un post.

Ella estaba muy cansada, pues se ha pasado, como la mayoría de nosotras las mujeres de nuestro planeta, aseando la casa, ordenando armarios y escaparates, limpiando adornos, y estirando el dinerito, para esperar el año nuevo como se debe.

Ella quería preparar una buena ensalada fría para el treinta y uno. Tan agotada la había dejado la limpieza de fin de año, que cuando salió a hacer el recorrido de búsqueda y captura de alimentos, pasó de largo, por un lugar donde venden carne de puerco (la única) y vio de reojo, el mostrador con los pedazos encima, quedándosele esta imagen en su cerebro. Al llegar al kiosko de ventas en moneda dura, sin percatarse aún de su error, le preguntó al dependiente -¿tiene carne?-, este sin salir de su asombro le contestó, -no señora nada parecido-. ¿Y por casualidad tiene alguna lata de cocteil de frutas?-,- no señora tampoco, -pero mire mi tía, continuó el empleado , usted debería ir derechito para su casa, darse una buena ducha, acostarse a dormir un rato y después cuando esté más despejada vuelva por aquí que con gusto la atenderé.

Mi amiga me cuenta, que de regreso a su casa no podía aguantar la risa por el papelón que acababa de hacer.

La piernita de puerco

Cristina estaba toda atareada preparando la piernita de puerco que había tenido que luchar, después de dispararse tremenda cola. Ella tenía el secreto de una receta familiar que guardaba celosamente.

La Nochebuena llegó y Cristina presentó el plato que tanto la enorgullecía, acompañado de los consabidos frijoles negros y arroz blanco. Todos quedaron encantados con el asado. -Por favor mi amiga, dime cual es el secreto. Además, ¿por qué le cortas el muñón a la patita?, ¿tiene eso algo que ver con la receta? -Mira, la receta no te la voy a dar, así que no me lo tomes a mal, pero lo del muñoncito, la verdad es que no se porqué se hace, mi mamá también lo hace y ella dice que así lo hacía mi abuela-. Mejor se lo preguntamos a ella.

Días después cuando fueron a casa de la abuela, salió en la conversación lo de la piernita y la famosa amputación.

La abuelita, muy anciana ya, pero con la memoria perfecta, ante la insólita pregunta, les respondió con una angelical sonrisa, y sentenció: ¡Mijita eso no tiene ningún misterio. Lo que pasa es que el horno de mi cocina era muy pequeño y tenía que hacerlo para que cupiera. Lo que no se es por qué tu mamá y tu lo siguen haciendo, teniendo hornos más grandes!

Linimentos en Nochebuena

Hoy, en vísperas de la Nochebuena, los agro-mercados están repletos de personas en busca de cerdo, yuca y vegetales, para tratar de componer, lo mejor posible, la cena de mañana.

Cuando regresaba del mercado, con las pesadas bolsas (que yo tuve que llevar, pues no hay), venían delante de mí dos muchachas bastante jóvenes, conversando en voz alta, sobre el tema del momento: los despidos de personal para el mes de enero, aquí llamado por la población el mes del terror. Una le comentaba a la otra la sinrazón de dejar ahora la gran cantidad de personas que van a quedar cesante. La otra le acotó, remarcando: como siempre se les va a ir la mano ahora el que se quede, va a tener que hacer su trabajo y el de los dos o tres que saquen de su departamento, por el mismísimo salario. Imagínate, dijo la otra, nosotros no tenemos la culpa de que inflaran las plantillas, para decirle al mundo que en nuestro planeta no había desempleo Así que ahora, no solo tendré que escribir a máquina, limpiar los baños, repartir los papeles y además actualizar el mural Qué graciosos, y todo eso por un salario que no alcanza ni para empezar. ¡Además, justo en vísperas de Navidad y fin de año. Nada que ya eso de los *linimentos me tienen malita, malita!

Bueno mi amiga by, ya sabes, sin coger lucha y¡Feliz Navidad!

*lineamientos en el argot popular

¡Feliz Navidad a todos!

Para ustedes, mis lectores, estas imágenes de mi gato Mitsukusú, aceptando finalmente posar para una postal. Créanme, no fue fácil convencerle, en eso se parece a mí.

Con mis mejores deseos de felicidad y prosperidad para ustedes.

Ahora si vamos .

De nuevo se repiten los discursos, las críticas se diluyen, sin nombre y apellidos, pero implicándonos a todos, es decir excepto a algunos. En fin lo de siempre.

Oyendo estos últimos llamamientos a la austeridad, a la lectura de los lineamientos, a las inminentes cesantías, etcétera, vino a mi mente algo muy antiguo que dijera el gran filósofo Cicerón:

“El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los altos cargos públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del del Estado.”
Año 55 a.C.

Yo me pregunto, ¿ahora a quien vamos a culpar?

Profecía.

A finales de los años ochenta, mi hijo Alfredo, que recién se iniciaba en la fotografía, se consiguió una cámara. Iba caminando por toda la ciudad, observando y apretando el obturador sin parar.

Esta es una de las tantas imágenes que tomó por aquel entonces, en la calle Reina y que a mi se me antoja profética.

Estas son las imágenes que yo he tomado recientemente, en la misma calle:

Todo parece indicar que, afinaron bien la puntería.

Días de amor y perdón

.

Son muchos los sentimientos que experimentamos por estos días. No se si por tradición o por contaminación, pues aunque no quieran las autoridades en mi planeta, está implícito en el ambiente y trasciende a nuestros corazones.

Ayer estuve haciendo gestiones en La Habana Vieja, la cual considero como un oasis en medio de nuestro desierto urbano. Llamó mucho mi atención ver, que a diferencia de otros años, ni las calles ni las tiendas estaban adornadas. Se veían al pasar por los restaurantes de lujo y los hoteles, árboles de Navidad, pero como escondidos de los ojos de los transeúntes. Como si la ciudad se avergonzara de engalanarse. Me molestó, pues precisamente este era la única porción de la capital, donde se podía respirar aires navideños. Alguien me comentó, que se debía a un decreto que establecía la prohibición de estos adornos. No me consta, pero algo hay, pues precisamente el Casco Histórico presumía por esta época de hermosos adornos y luminarias.

Creo que es un grave error repetido hasta el cansancio, prohibir estas manifestaciones de alegría, pues la población cada vez más, se las ingenia para adornar las casas y los jardines, a pesar de la falta de recursos. Esto se ha convertido en desafío. Yo, desde mi blog, me sumo a todas aquellas almas que conservan vivo el espíritu navideño y brindo porque un día no muy lejano ya, todos los cubanos podamos unirnos en un abrazo de amor y perdón.

¡Feliz Navidad!

Vísperas de san Lázaro

Esta noche y durante toda la madrugada cualquiera que salga a la calle podrá observar la cantidad de personas que, caminando ó arrastrándose con grandes pesos, y a pesar del intenso frío, se dirigen hacia el santuario del El Rincón. Muchos van caminando, otros en autos alquilados o particulares, la mayoría en ómnibus, cuyas líneas, afortunadamente, el estado se ha visto precisado a reforzar para este día, a fin de evitar desórdenes.

Siempre es impresionante observar como tantas personas imbuidas por la fe, siguen la tradición que, durante medio siglo han tratado de omitir los medios oficiales.

Para todos lo que profesan fe a este santo milagroso, así como para aquellos que llevan su nombre, les deseo se cumplan todas sus peticiones. ¡Felíz día a todos los Lázaro!

FIART 2010

Para los que no lo conocen, la Feria Internacional de Artesanía (FIART) es la exhibición más importante en nuestro planeta, que tienen los artistas-artesanos para exhibir sus creaciones y exponerlas al mundo una vez al año.

Huevos de avestruz calados.

Como siempre, a pesar de la distancia y el frío que nos azota por estos días, el evento cuenta con mucha concurrencia. Nos asombra ver en días entre semana y en horario de trabajo, la cantidad de personas que hacen fila para sacar las entradas, en su mayoría jóvenes en edad laboral. Quizá también las largas colas se deban, a que solamente hay un pequeño kiosco, atendido por una sola persona vendiendo las entradas.

Este año, como casi todos, la orfebrería es la protagonista principal. Muchos stands, entre ellos los de Perú, México, Brasil exhiben muy atractiva platería. También los orfebres cubanos muestran sus bellas creaciones. Gran cantidad de muebles artesanales ocupan los salones más amplios. Mientras, las tejedoras y muñequeras se apiñan por falta de espacio.

Muñeca en fibras de yute.

El gran público que acude al evento viene sobretodo a mirar, pues los precios, aunque este año están un poco más bajos, son en CUC y eso hace que las posibilidades de adquirirlos disminuyan grandemente. Aún así, la feria está muy concurrida, pues son bien pocas las opciones de distracción.

“Guaguariando”

En muchos países de América latina, se dice guagua a los niños pequeños. Pero tengo entendido que en Canarias, al igual que en nuestro planeta (seguro el término nos vino de allá) guagua es un ómnibus, con la característica que los de aquí siempre están repletos de gente.

Hoy Regina y yo temprano, nos metimos como pudimos en uno de esos famosos buses.

Mucho trabajo pasamos para abordarlo. Una vez dentro, apretados como sardinas en lata, el hombre que recoge la recaudación (sustituto de la alcancía) se apresuró a cobrarnos. Este personaje es una nueva modalidad introducida desde hace poco, a raíz de un artículo que salió en el periódico, donde decía que el sesenta por ciento del total de la recaudación se perdía. Se me ocurrió preguntarle por qué si ahora ellos estaban sustituyendo a las alcancías recaudadoras, no acababan de quitar estos tarecos que ocupaban tanto espacio y molestan a los pasajeros, que a duras penas tratamos de avanzar hacia el interior del bus. Desde luego no me dio ninguna explicación.

Nuevamente, dirigiéndome a el, comenté las pocas guaguas que circulaban, pues las paradas nuevamente estaban congestionadas. El me contestó que no había pocas guaguas, que lo que pasaba es que había mucha gente en la calle. Eso no es nada le respondí, en enero van a haber muchas más cuando dejen cesantes a un millón doscientas mil personas-. Un gracioso intervino y dijo que esas personas tendrían entonces que sacar un carné de ladrón por cuenta propia. Yo le respondí que ese carné ya los tenían los de las tiendas TRD (tiendas recaudadoras de divisas). El silencio fue sepulcral. Continuó el viaje con los consabidos empujones y apretujones. ¡Nada que subí al bus con unos jeans y una chaqueta y por poco me tengo que bajar vestida de hawaiana!

Las Navidades de Fermín

.

El siempre soñó que sus huesos fertilizarían un día, cuando le llegara su hora, la tierra que lo vio nacer. Con el paso y el peso de los años, observó con callada tristeza, la marcha hacia el exilio de amigos y familiares. Poco a poco se fue quedando solo.

Ahora Fermín, con sus ochenta años generosamente repartidos por su magro cuerpo, salió de nuestro planeta, hacia México con un pequeño maletín, y un corazón lleno de expectativas: finalmente se reuniría con toda su familia.

Llegó al DF, donde lo esperaba un buen amigo, con instrucciones precisas de llevarlo sano y salvo, hasta la frontera. Pero Fermín, un poco atolondrado por el viaje, al llegar a Guanajuato, salió del hotel, le dio la vuelta a la manzana y exclamó: -¡Coño, yo creía que Miami era más grande!- Pronto su amigo lo sacó de su error. Le esperaban aún once horas de viaje para llegar al punto indicado y, por supuesto, una vez in sito, solicitaría de inmediato acogerse a la ley de ajuste cubano.

Lleno del entusiasmo que lo caracteriza abordó el bus que lo conduciría a Orlando, pero cuando llevaba unas cuantas horas de camino, se percató que su maletín, con todos los documentos, se le había quedado en la garita fronteriza. Ni corto ni perezoso, tomó otro ómnibus de regreso a Texas, recuperó su maletín y emprendió nuevamente viaje. Esta vez iría directo a Miami.

Finalmente, después de 140 horas de viaje (desde que salió de nuestro planeta) logró reunirse con sus angustiados familiares. Estos al interrogarlo por la inexplicable demora, Fermín con una gran sonrisa les comentó: - ¡Caramba, como he disfrutado el paisaje!-

Después de tantos años y tantas peripecias, Fermín estas Navidades las va a pasar en familia.

A la expectativa

Desde hace mucho tiempo, aquí en mi planeta, estamos a la expectativa de lo que pueda pasar. Nunca podemos planificar nada en nuestras vidas, pues no tenemos la certeza de poderlo lograr por más esfuerzos que hagamos.

Se acerca otro veinticuatro de diciembre y, aún los mercados permanecen desabastecidos. El largo peregrinaje diario en busca de alimentos nos agota. Hay que visitar al menos dos o tres agros para lograr conseguir hacer una ensalada. Ni que decir de los cárnicos (carne de cerdo fundamentalmente), cada día menos y de baja calidad.

Nosotros los planetarios, a pesar de todas las dificultades diarias, durante todo el año seguimos acariciando la idea de tener una Noche Buena decente Eso quiere decir tener al menos un pedazo de carne de cerdo para asar, unos frijoles negros, arroz blanco, algún postre y al menos una botella de vino, aunque sea casero. Me parece que no es tanto pedir. Sin embargo, eso no puede en modo alguno llegar a todos los hogares, pues esta sencilla cena costaría lo siguiente:

Unas cuatro libras de carne de cerdo, a treinta y cinco pesos la libra, serían unos ciento cuarenta pesos.

Dos libras de frijoles negros, a quince pesos la libra, harían un total de treinta pesos.

Dos libras de arroz blanco a tres cincuenta la libra, sumarían otros siete, el ají está a doce pesos la libra y la cebolla a diez. Un postre no bajaría de unos diez pesos: guayaba en barra y queso crema de soya, más la consabida botellita de vino cubano que costaría unos sesenta pesos, el gasto de combustible y etcétera sumarían más de doscientos sesenta y nueve pesos para una simple y raquítica cena.

Si el salario promedio es de unos trescientos pesos (no es así exactamente), ¿con cuanto debe contar un ciudadano de este planeta, para tener una precaria cena de Navidad? Además, qué dinero nos quedaría para terminar el mes.

Pero como este país parece ser milagroso, el ingenio popular se las arregla para conseguir el dinero, ya bien sea con la ayuda de los amigos, o de la familia en el exterior, o algún negocio de última hora. Solo estamos a la expectativa, Dios dirá la última palabra.

Wikileaks ó paparazzis cibernético

Es increíble constatar el gusto de tantas personas, por este tipo de paparazzismo cibernético, que por cierto es muy desagradable y altamente inflamable.

En mi planeta están de pláceme, pues en el punto de mira del colimador de este australiano inescrupuloso, está el eterno enemigo de enfrente.

Si algo es eficiente aquí, donde nada funciona, es precisamente el secreto estatal. Se especula mucho sobre cualquier cosa. A veces hasta se filtra alguna que otra información delicada, pero como no se publica, quiere decir que nunca aconteció. Hay quien dijo una vez, que si Napoleón hubiera tenido a su disposición el diario Granma, nadie se hubiera enterado de su derrota en Waterloo.

Lo que si llama mucho mi atención, es que hasta el momento, todo lo publicado afecta fundamentalmente a un solo país, ¡qué casualidad!, será por descuido del atacado o quizá porque alguien está pagando demasiado bien al atacante. Eso solo el tiempo lo dirá.

Es de general conocimiento, que los diplomáticos de todos los países, sin excepción, informan a sus respectivos gobiernos todo lo que llega a sus oídos. Esto no quiere decir en modo alguno, que lo expresado por éstos, sea la opinión oficial de los países que representan.

Señores, me parece que este paparazzismo cibernético no beneficia a la corta ni a larga a nadie. Si de pronto se destaparan todas las cajitas de Pandora existentes, sería sencillamente el fin del mundo.

En general, a todas las personas equilibradas, molesta sobremanera el acoso de los paparazzis a las figuras célebres. Creo que igual rechazo merecen los que mediante intrigas tratan de confrontar a los gobiernos del mundo civilizado, siendo esto aún mucho más peligroso. A mi humilde juicio eso equivale a regar la basura y dejarla tirada.

Increíble, pero cierto

Anoche, viendo en la televisión de mi planeta un noticiero de Telesur, que se ha puesto de moda, no por su contenido (muy parecido al nuestro), sino más bien por la cantidad de imágenes (a las que no estamos acostumbrados), pude ver casi con estupor lo acontecido en muchos de los locales habilitados como colegios electorales en Haití.

Urnas violadas y tiradas por el suelo, con profusión de boletas, algunas ya utilizadas por los electores, regadas por doquier. El desorden y la confusión reinaban en medio de unas elecciones, que no me explico cómo fue posible celebrarlas, en el trágico escenario de una epidemia de cólera y aún con las secuelas del terremoto, del que increíblemente no acaban de restablecerse, a pesar de la inmensa ayuda recibida de innumerables países.

Más aún me impactó oír temprano en las noticias, por la onda corta, que los organismos internacionales se daban por satisfechos respecto al resultado de los comicios.

Una pregunta me hice de inmediato. Cómo es posible que este caos llamado elecciones haya merecido la aprobación de la OEA y no así las organizadas y efectuadas libres, democráticas y transparentes en Honduras, con la altísima participación del pueblo, quien expresó cívicamente su voluntad.

Camino a El Rincón

De nuevo este año, nuestra amiga, a la que no le gusta dar marcha atrás ni conducir distancias largas, nos pidió que la lleváramos en su auto a El Rincón y de regreso, ella nos invitaba a almorzar en un paladar muy bueno que hay en Santiago de las Vegas, como regalo por mi cumpleaños.

Salimos sobre las 10 de la mañana para tener tiempo de estar un rato en el santuario y

a la vuelta hacer algunas pesquisas, en busca de cebollas, pues en la ciudad están muy escasas y a muy alto precio.

Con agrado noté que después de un año, aquellas carreteras destrozadas, habían sido arregladas. Presumimos que era por la proximidad de la tan esperada fecha de Lázaro.

Durante el trayecto, pudimos observar que muchas personas iban caminando desde la última parada de los ómnibus de Santiago de las Vegas. Otras abordaban carretones tirados por parejas de caballos que transportaban unas veinte personas. Era casi una visión medieval. A ambos lados de la carretera habían improvisados puestos de flores, y en los portales de algunas de las casas, mesas llenas de imágenes de yeso, representando a Lázaro, Changó, y algunas otras deidades. También algún que otro puesto de venta de carne de cerdo, colgada ahí no más, sin refrigeración alguna. El día estaba nublado pero con mucho calor.

La sorpresa más agradable fue al llegar a la iglesia. Recién pintada, y con sus jardines muy bien arreglados. Inmediatamente noté la ausencia en la puerta principal de aquel letrero del año pasado, donde se reflejaban algunas de las prohibiciones, en lo que respecta a vestimenta y normas de conducta, para acceder al templo. La iglesia estaba colmada de creyentes, a pesar de faltar casi veinte días para la tan esperada celebración. Muchos jóvenes y niños, así como una gran fila de personas de todas las edades, esperando para recibir la bendición. Los altares de Lázaro y la Caridad colmados de flores y velas encendidas. Una joven se arrastraba hacia el altar, cumpliendo una promesa. Salí muy reconfortada al constatar que, a pesar de los años de prohibiciones y carencias, la fe popular crecía cada día.

Viernes negro

Hoy en los Estados Unidos de Norteamérica se lleva a cabo el viernes negro, justamente después del día de Acción de Gracias. Se efectúan en todas las tiendas del país grandes rebajas, que hacen que un gran número de mujeres hagan fila, desde horas de la madrugada, delante de los grandes almacenes, para ser las primeras en acceder a los artículos rebajados. Mientras, los hombres en su mayoría, permanecen frente a los televisores, para no perderse el súper partido de football.

Se conoce como viernes negro, porque las tiendas este día reflejan sus más altos índices de ganancias, en tinta negra en sus libros.

Aquí en mi planeta, los pavos traídos de Carolina, EEUU, a pesar del famoso bloqueo, estaban muertos de risa en los congeladores de las tiendas en moneda dura. El costo de un kilogramo de pavo es de seis setenta y cinco (CUC), lo que equivale a unos ocho dólares. Ya ustedes saben lo menos que pesa un pavo. Por tanto, no se apreciaban olores ni aromas especiales, provenientes de hogares vecinos. Cierto es, ya lo expresé anteriormente, que no existe la tradición, pero cómo es posible incrementarla con semejante limitante.

Muchas personas en nuestro planeta conocen de esas fiestas, a través de los CD clandestinos que circulan de mano en mano, con los programas de Maria Elvira y Esta Noche Tonight, ya que en los intermedios siempre están haciéndote la boca agua, los anuncios de los supermercados, incitándote a comprar la gran variedad de productos, a precios increíblemente bajos, sobretodo si los comparamos con los de aquí. Por tanto, aunque mucho nos gustaría a la mayoría de los planetarios disfrutar también de esa tradición (todo lo que signifique festividad es bien recibido), nos resulta absolutamente imposible, pues además, tenemos que acumular, los pocos recursos que poseemos, para celebrar la Noche Buena, que a pesar de que nos la han querido arrancar de nuestro calendario, se ha impuesto, por voluntad popular. Mi esposo y yo ayer celebramos brindando con refresco Tu Cola, en casa de nuestro amigo el poeta y Regina. No nos alcanzó el presupuesto para más, pero nos dimos un abrazo, y expresamos nuestro agradecimiento a Dios, por disfrutar mutuamente de tan linda amistad. Igual hicimos telefónicamente con los amigos que nos quedan en este planeta, donde todos los días, no solamente los viernes, son negros con pespuntes grises.

Thanksgiving Day

Cualquier día es bueno para dar gracias a Dios ó a la vida, como desee cada quien. Lo importante es agradecer por los dones recibidos. Entre ellos, principalmente la familia y los amigos: todo aquello que hemos ido fomentando durante nuestra existencia.

El solo hecho de poder ver el sol todos los días, es suficiente para dar gracias. Tener salud, es el bien más preciado y, si sumamos a ello, la dicha de contar con una linda familia y con entrañables amigos, creo que es más que suficiente para agradecer constantemente.

Cierto es que esta linda tradición no llegó a adoptarse en nuestro planeta, porque antes que la noche lo oscureciera todo, ya nosotros contábamos con muchas y lindas tradiciones, pero segura estoy, que si el tiempo no nos hubiera paralizado, hoy también contaríamos con un Día de Acción de Gracias, pues aunque no tenga que ver con nuestra historia, tampoco el base ball lo fue, deporte que adoptamos y convertimos en nuestro.

Por ello, desde aquí, envío un saludo afectuoso a todo aquel que me sigue, y les deseo de todo corazón un very happy Thanksgiving.

Candil de la calle.

Nunca como antes, he pensado en ese viejo refrán que tanto repetía mi abuela.

Ella era un almacén viviente del refranero popular español, que heredamos de la madre patria y con el que enriquecimos nuestra cultura.

Una vez oí decir a un profesor de filosofía marxista, que en dicho refranero estaban todas las categorías filosóficas. Incluso él comenzaba siempre sus clases, dejando suelto en el aula un refrán popular.

Desde hace muchos años, en mi planeta, ser candil ajeno ha sido la práctica cotidiana, invocando una equivocada solidaridad. A cada rato se ve en la televisión un grupo de galenos que parten hacia algunos países hermanos a llevar la asistencia médica y hasta los medicamentos. Todo esto es muy loable. Al igual que asistir a los damnificados de terremotos y otros cataclismos pero, lo que no podemos perder de vista es que el primer deber de un médico es para con los de casa. A veces con frecuencia hay que peregrinar, de consultorio en consultorio, para localizar un doctor que te de una receta, o que te tome la presión. Otro tanto pasa con los medicamentos, los que la mayoría de las veces están en falta.

Así mismo podemos decir de los maestros, de los cooperantes internacionalistas, y hasta de los trabajadores sociales, a los que en ocasiones envían para enseñarles a los ciudadanos de otros países a cambiar los bombillos incandescentes por ahorradores. Ni que eso fuera una tarea tan difícil de realizar. Quizá sea porque aquí no tienen contenido de trabajo También algunos artistas se han convertido en candiles callejeros sumándose a esta propaganda oficialista. Esta el caso del cantautor Silvio Rodríguez que aparece ahora en un spot en TV abogando por los nombrados cinco héroes.

Nos preocupamos mucho por lo que acontece en otros países, y nos hacemos los de la vista gorda con los que tenemos a nuestro lado.

De nuevo viene a mi mente ese famoso refrán: candil de la calle, oscuridad de la casa

El último congreso.

Se publica en la prensa oficial (la única), que el próximo año, en el mes de abril, se celebrará el congreso del partido. El único punto a tratar será la economía. ¿Cuál?

Muchas expectativas se crearon, cuando se hicieron los primeros anuncios, de que se celebraría finalmente el tan aplazado congreso partidario. Las declaraciones del presidente, echan por tierra las pocas esperanzas, que algunos creyentes habían albergado. Todo seguirá igual. Nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato, aunque el gato esté viejo y enfermo todos temen acercársele demasiado, pues aún se cuidan de sus largas y afiladas garras.

Para fin de año, la población de mi querido planeta, se enfrenta a un reciente aumento de la gasolina, nuevas subidas de precios en los alimentos, la nueva tarifa eléctrica, la merma del transporte colectivo, la incertidumbre de los despidos masivos, en fin, como para celebrar con renovados bríos, otro aniversario del triunfo.

Si añadimos a todo lo anterior, el cansancio, el desencanto y la falta de esperanzas. Me parece que vamos a tener pocos motivos para festejar. Más aún, con el hecho de que es el partido el que rige los destinos de nuestro planeta. Sumemos a todos los motivos anteriormente expuestos, este del anuncio, ya hecho oficialmente de un próximo congreso partidista con un único tema.

Todo ello me ha hecho recordar un viejo chiste soviético que decía: Se encuentran dos amigos, y uno le dice al otro, camarada Ivanovich, cómo es que usted no fue al último congreso del partido? ¡Caramba! Responde el cuestionado, de saber que era el último, hubiera hecho un gran esfuerzo por asistir!

Incondicionalidad

Mucho se ha manipulado el significado de esta palabra. Siempre me ha molestado sobremanera por lo que ella implica, por tanto, me he negado a ser incondicional de alguien o algo. No pocos problemas me busqué, en mi antiguo centro laboral, por defender esta posición.

Recuerdo una ocasión, en que fui cuestionada en mi trabajo, por la secretaria del núcleo del partido porque, hablando precisamente sobre la incondicionalidad, le comenté, que yo no me sentía incondicional de nada ni nadie, y menos de un hombre, pues el ser humano, era proclive a equivocarse. Que yo seguía ideas, pero no líderes. Casi me echan del trabajo.

Hoy escucho en la onda corta, la polémica desatada en nuestro vecino país bolivariano, por los lamentables pronunciamientos del ministro Rangel, quien dijo que, las fuerzas armadas estaban casadas incondicionalmente, con la política del presidente. Olvidando que el único matrimonio posible y honorable es con la constitución del país, aprobada por la inmensa mayoría del pueblo, la cual están obligados a defender, como exige la democracia. Ese casamiento incondicional, a mi modo de ver, no es más que miserable concubinato.

Pirámide poblacional

Al lado de mi edificio, haciendo esquina con la calle cuarenta y uno, en el Nuevo Vedado, existe desde hace muchísimos años, un Jardín Infantil. En el estuvieron mis dos hijos, con la diferencia de doce años, que es la edad que se llevan.

A mi apartamento llegaban las voces y risas de los niños y, a veces, los gritos de sus seños (personas que los atienden, pero que no son maestras). Me acostumbré a oírles y hasta me hacían gracia, aunque en ocasiones me molestaban algunos disparates, dichos por quienes les cuidaban. De pronto, hace más de tres meses, el silencio y el abandono del lugar me inquietaron. Es un terreno que hace esquina, que goza del privilegio de tener hermosos árboles y que, por su situación, lo hace muy apetecible para construir en el, esas horribles casitas de bajo costo, con que desde hace años están afeando la arquitectura del barrio.

Ayer, cuando iba camino del mercado, me llamó mucho la atención el estado en que se encuentra un círculo infantil de esta barriada, que desde hace par de años está totalmente abandonado. Se decía que lo iban a remodelar, pero lejos de eso, lo han dejado a la deriva. Ya le faltan cristales, ventanas y hasta los marcos donde se empotraban las mismas. Los pastos silvestres cubren el terreno que le rodea. No hay un solo letrero que indique que están reparándole, tampoco se ve persona alguna cuidando el local.

En el camino de regreso a casa me encontré con una señora, que es justamente la directora de Jardines Infantiles de esta zona. Le pregunté qué era lo que pasaba con el de al lado de mi casa. Me dijo que no habían podido abrirlo por falta de niños. Que solamente habían inscrito a dos. También me comentó que esta situación se repite en todos los municipios, pues la pirámide poblacional infantil es muy baja. Como en Europa, tu sabes. Pero por diferentes motivos, le contesté. Se quedó callada y nos despedimos. Me di cuenta que ella se había aprendido de memoria el discurso oficial.

Rumbo a Alamar

Era una tarde como otra cualquiera. El bus se desplazaba repleto de pasajeros, que con rostros cansados y miradas perdidas, regresaban a sus hogares, después de una jornada de trabajo, o de pasar trabajo tratando de rendir una jornada.

Todo transcurría con normalidad: fuertes frenazos, conversaciones en voz alta, música estrepitosa que salía de los últimos asientos, en fin, lo de todos los días. Este bus no atraviesa el túnel, va por una carretera periférica que llaman el anillo. Ya habían bajado algunas personas y otras lograban tomar asiento. Casi todos los que quedaban, iban para el reparto Bahía y el resto para Alamar.

De pronto, en uno de los tramos más solitarios y pocos iluminados, se suben dos hombres, que de inmediato enarbolan armas blancas, amenazando, uno al conductor y el otro al resto de los pasajeros. Pronto, presionando a éstos, van de asiento en asiento exigiendo la entrega de relojes, cadenas de oro, celulares, dinero y todo aquello que tuviera algún valor. Una señora que se mostró reticente, fue la peor tratada. Uno de los delincuentes, dirigiéndose a ella le dijo: Ahora, por ponerte pesada, me tienes que dar la ropa también: la infeliz dicen que llegó a su casa en ropa interior. Esto ocurrió hace apenas dos semanas.

Yo recordaba aquello que el Instructor de la policía había dicho a mi amiga, la doctora, cuando le robaron. Tu también tienes culpa, por ir bien vestida y luciendo una cadenita de oro.

Espero que estos infelices, que fueron ultrajados y robados, no vayan a hacer sus acusaciones a la misma estación de policía, donde está el Instructor de mi relato anterior. (Ver post La culpabilidad de la víctima).

Noche de brujas

En realidad, me gustan las noches embrujadoras, y una vez al año una Noche de Brujas, no estaría nada mal. Pero

Aquí en mi planeta, las noches ya no son embrujadoras, de hecho casi todas son de brujas o de brujería. Me cuentan que para celebrar el Halloween en otros países, los niños se disfrazan, salen a recorrer el barrio, con sus padres a tocar de puerta en puerta en busca de golosinas. Aquí te tocan la puerta, a cualquier hora del día y de la noche y salen corriendo, cuando te asomas a ver quien es, ya no hay nadie. Tampoco tienes caramelos para ti, así que mucho menos para dar. En cuanto a los estrenos de filmes, nosotros, cuando salimos a la calle nos enfrentamos, sin pagar entradas, a distintas películas de horror: El bus embrujado, Asalto en plena calle, Bronca en la panadería, La cebolla fantasma, La vida por un viajecito, Persiguiendo a las patatas, El pollo piloto, etcétera.

Vestirse de bruja o de demonio, no es nada fuera de lo común, es más bien cotidiano. Al menos esas son las referencias copiadas de los videos clips. Por tanto, mañana no será un día extraordinario en mi planeta. Brujos y brujas saldremos a la calle, a enfrentarnos con nuestros demonios cotidianos.

¡Felíz Halloween para ustedes!

El sueño de Julito

Mi amigo me cuenta que llegó tarde y cansado a la casa, y se recostó en el sofá de la sala

En eso comenzaron a llegar los amigos habituales. El los condujo hacia el sótano, donde tenía la cava. Tres impecables mesas rústicas y bancos componían el mobiliario del lugar, donde una decoración tipo bodegón español hacia muy agradable la estancia.

Pronto las tres mesas estuvieron totalmente ocupadas. Encima de éstas, estaban las distintas tapas, repletas de lascas de jamón, lonjas de chorizo gallego, boquerones, angulas al ajillo y la deliciosa tortilla española. Eran los indispensables acompañantes para los buenos vinos.

Cachita, una muchacha asidua al local, poseída quizá, por el espíritu de una bailarina española, dejó el banco para comenzar a bailar entre las mesas y dar palmas. Pronto todos estaban coreándola. A medida que las botellas bajaban, subía el ardor de los allí presentes. Todos reían, cantaban, rumbeaban, en fin daban riendas sueltas a la alegría proporcionada por un buen Rioja. De pronto, se aparecieron dos carros patrulleros, convocados tal vez, por algún vecino frustrado que no fue invitado. Cuando los patrulleros abrieron sus puertas para empujar dentro a los alegres visitantes, Julito, sacudiendo la cabeza, y pegando un brinco en el sofá, despertó: Todo había sido un sueño.

Claro, me contaba, únicamente en sueños. ¿Cómo te ibas a imaginar que yo pudiera poner un negocito en mi casa, a pesar de que me lo autorizaran? ¿De dónde iba yo a sacar los vinos, los jamones, las cosas? Quizá la tortilla si pero, a veces caminas la ciudad entera y no encuentras papas. ¡Ah!, si de verdad liberaran los negocios, por cuenta propia, yo tendría la oportunidad de importar los vinos y los embutidos. Pero eso no lo van a hacer jamás, al menos durante este reinado. En fin, el rato que estuve durmiendo, me divertí, ¡total, soñar no cuesta nada!