El trabajo me persigue

608 1041a1

Creo que es un problema kármico. Es cierto que cuando ha surgido la necesidad, inmediatamente mi mano se levanta, como si tuviera en ella un resorte. Claro está, no pocas veces me han hecho arrepentirme de tal impulso, pero qué le voy a hacer es cuestión de temperamento.

Cuando después de una comelata a todos les entra la modorra, yo tomo la iniciativa comenzando a recoger la mesa y, si alguien no se hace cargo rápidamente, también me pongo a fregar.

Recuerdo el año 1968, cuando tuve que viajar a Praga, desde París, donde me encontraba trabajando, para resolver un problema que no me ocuparía más de tres días, por lo que viajé con pasaje de regreso reservado. Fundamentalmente, porque dejaba a mi pequeño hijo a cargo de su papá.

Llegué a esa hermosa ciudad un mediodía con una carta de presentación para que el embajador cubano en ese país (amigo de mi esposo), me hospedara en su casa y me brindara todo el apoyo necesario.

Me alojaron en una habitación de la planta alta y me advirtieron que no me alarmara si sentía ruido de hierros, pues por detrás de la casa pasaba un tren durante la noche.

Por supuesto, casi no pude dormir, el ruido de hierros me mantuvo despierta hasta bien avanzada la madrugada. Finalmente me venció el sueño.

Al amanecer, muy temprano, me preparé para la cita concertada y, bajé en busca de la esposa del embajador quien amablemente se había ofrecido a acompañarme. Cuando la vi le dije ya estoy lista. Ella, en un tono descompuesto me contestó ¡no podemos ir, estamos ocupados! Bien le respondí un tanto avergonzada, iremos cuando te desocupes. ¡que estamos ocupados por las tropas del Pacto de Varsovia! Fue entonces que mirando a mí alrededor observé que la casa estaba llena de personas que iban de un lado a otro, nerviosas, sin saber qué hacer. De repente, me di cuenta que el ruido de hierros que no me dejó pegar los ojos era el de los tanques ya que la residencia estaba situada entre el aeropuerto y las viviendas de los soviéticos. Dada la situación el embajador había decidido llevar para su residencia a todas las mujeres y niños del personal cubano, para seguridad de éstos y en espera de instrucciones de La Habana

Todo los checos que trabajaban en la casa se había marchado, quedándonos sin cocinero para atender a los allí alojados. Fue entonces, cuando una vez más levanté mi diestra y, de pronto, como por arte de magia me vi cocinando para casi un centenar de personas.

Mi viaje de unos días, se convirtió en una experiencia única que me hizo permanecer en Praga más tiempo de lo programado, justo hasta que reabrieron los aeropuertos.

Un consejo: Si su corazón le indica que debe levantar la mano, no deje de hacerlo aún cuando haya leído este post.

Anuncios

4 pensamientos en “El trabajo me persigue

  1. Siguiendo tus consejos, como mi corazon me pide levantar la mano, eso hago y te escribo. No se si te acordaras de mi, ( la peluquera de Conill y Sta. Ana), pero me ha dado tanta alegria encontrarte por aqui, que no pude resistir la tentacion de escribirte. Si supieras de las cosas que recuerdo tuyas!!!!Por supuesto en primer lugar tus maravillosos trabajos de artesania, que a todas nos dejaban con la boca abierta, pero sobre todo recuerdo “las pestanitas” que te dibujabas, en el parpado inferior, pase mucho tiempo tratando de imitarte, pero no me salian bien, y las deje de hacer…..ahhhh!!!! y la vez que me invitaste a tu casa para tomarnos un cafecito, pero amiga, que clase de cafecito!!!!!era la primera vez que yo veia una cafetera electrica en vivo y en directo!!!!!Te dire que estuve en “shock” varios dias, ja,ja,ja Me comio el sub-desarrollo!!!!
    Te felicito de todo corazon por tu blog, y ya me cuento entre tus lectores.
    Te mando muchos saludos y abrazos,
    Nadia

  2. Me encantó tu post Rebeca, con mucha frescura, muy natural la historia y a la vez con algo tan serio de trasfondo como la ocupación de Praga por el Pacto de Varsovia. Imagino que tendrás muchas historias que contar de esa etapa.
    Felicidades por tu blog.

  3. olá, estou ajudando, copio os textos de vocês, e colo em páginas de perfil de um site, que tens muitos cubanos, o site tagged.com, dessa forma o povo de cuba fica sabendo o que vocês escreve, dessa forma ajudo ao povo saber toda a verdade, nas cedo ou nas tarde, cuba com a nossa ajudar, terá dias melhores…. esse meu trabalho e de uma certa forma uma nova guerra da net, e todos ficam informado das atrocidades de fidel, já que eles não podem abrir os sites de vocês, eu faço propagar as informações por meio alternativos. beijos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s