¡A correr, se formó la bronca!

Ayer jueves, madrugamos. De hecho, casi no dormimos, pensando que el despertador no sonara. Apurando el desayuno, corrimos hacia el lugar de la cita: la oficina del MINREX donde se legalizan todos los documentos para cualquier tipo de trámites, para toda la ciudad. Cuando llegamos ya la cola era enorme, cubría toda la acera de la calle 21, y doblaba la otra casi hasta la mitad. A eso de las siete antes meridiano, empezó aquel tumulto a moverse de un lado a otro como la marea. Vino un señor, quien desde hace tres noches dormita en el portal de la bodega de la esquina, es el que verifica los turnos por orden de llegada. Como quiera que dan doscientos turnos diarios y allí estábamos congregados más de trescientas personas, lógicamente no alcanzamos, pero nos apuntamos para la lista del día siguiente. hay que venir hoy a verificar el turno a las seis de la tarde carné en mano, gritó alguien. El carro patrullero del jefe del Sector de la policía nos custodiaba para evitar desórdenes.

A las seis en punto de la tarde, ya había en la bodega de la esquina más de ciento cincuenta personas entre interesados y coleros. Costó mucho trabajo y mucho esfuerzo ponernos de acuerdo: cómo íbamos a colocarnos y quien iba a leer la relación, si con carné o sin él Como aún después de cincuenta años, no estamos acostumbrados a hacer colas, esto es un tanto difícil para nosotros. Después de seguir al hombre de la libreta de un lado a otro, como ovejas aturdidas, finalmente llegó de nuevo el jefe del Sector y puso orden al caos. Se voceaba el nombre, y el interesado tenía que completar los apellidos, así la lista se fue reorganizando y, como el transporte está tan bueno, claro está, faltaron personas que se habían anotado y lógicamente el escalafón fue bajando. Recuerden, mañana a las seis de la mañana aquí para hacer el último pase antes de que las oficinas abran. Se oyó decir.

Hoy, de nuevo agotados por las malas noches, llegamos, en ayunas y corriendo. Cual no sería nuestra sorpresa al ver que aquello era una concentración de más de trescientas personas que en actitud un tanto belicosa gritaban que la lista no servía, que ellos habían dormido ahí e iban a entrar ¡a como fuera! Aquello era un verdadero hervidero humano, algunos gritaban histéricamente, como se suele gritar en los tristemente famosos mítines de repudio. Yo pensé que todo el esfuerzo había sido en vano. Vino otro policía, flaquito y chiquito al que ningún caso hacían; la situación parecía írsele de las manos, hasta que, finalmente llegó de nuevo el héroe de la película y logramos rehacer la cola de dos días. En eso, llegan dos jóvenes extranjeras, posiblemente estudiantes, que con el inconfundible acento de fuera preguntaban por el primero en la cola, éste se identificó de inmediato, un tanto en alerta y, ellas con toda la inocencia del mundo le dijeron que a ellas le habían dado el turno número Cero. ¡Cero a la izquierda! Le contestó el Uno, ¡a ustedes lo que las han estafado! Finalmente, abriéndonos paso entre la masas enardecidas logramos entrar. En ese momento comenzó a llover y afuera se formó la bronca.

Anuncios

9 pensamientos en “¡A correr, se formó la bronca!

  1. Las colas, las inevitables colas del socialismo…Me dejaron traumatizada de por vida. Llevo decenas de anos fuera de Cuba y jamas he podido estar en una cola, aunque sea de mas de 3 personas, aunque sea en un pais civilizado. Me quede “marcada” por las colas de Cuba…

  2. Fui en una expedición a matar al tirano, pero había tanta gente en la cola que decidí mejor no hacerlo.

  3. siempre lo vivi la gente honesta hace la cola y la muchedumbre sin ninguna verguenza a romper el orden,y asi mismo,bulleros mal hablado y se creen lo mas picaros aplastan a lo mas educados,son lo que apoyan con su doble cara a fidel en la plaza en los actos de repudios se prestan con una facilidad para aplastar a los disidentes y cuando unos lo analiza en profundidad viven el una problesa material e espiritual ,debieran ser arrazado de cualquier tipo de vida,denigran a la raza humana

  4. Rebeca, esta entrada tuya me recuerda tanto las colas que yo hacía en Cuba antes de salir por El Mariel (1980). Eran colas generalmente para obtener artículos que no se conseguían todos los días y de los cuales sacaban 10 en cada tienda, para fastidiar. Nos apuntaban en una lista enorme que casi siempre tenía una mulata enorme que se llamaba Juana y le decían Juana La Cairoa (¡no miento, lo juro por mi madre fallecida!) y había que “rectificar” la cola varias veces en el día y siempre nos quedábamos 5-6 para “cuidar” la lista y el orden de la cola. Recuerdo que en una ocasión, haciendo la cola para comprar perfumes búlgaros (eran bastante buenos, por cierto) llegó otra “Cairoa” grande y prieta como el chapapote y dijo con la boca fruncida, los ojos feroces y las las manos en las enormes caderas: “Esta cola está muy larga pa’ mí. ¡Aquí hay que virar la cola o pongo malo ésto!” Y desde luego, que Juana, La Cairoa original no estaba dispuesta a permitir eso ni a dejarse “coger la baja”, así que allí mismito se formó a trompadas, mordidas, halones de pelo e improperios mientras la gente intentaba intervenir y al mismo tiempo disfrutar del “espectáculo” hasta que llegó la PNR y mandó a parar… Cosas del “socialismo”. Después de treinta años, veo que nada ha cambiado. Abrazos.

  5. la historia de las colas ha servido para denigrar la moral del pueblo cubano , y para exacervar los instintos mas bajos ,colas para el pan, para la leche de 0 a 7, dos dias esperando las papas , colas enormes para comprar un par de zapatos por una libreta que ya no existe, creo que la cola mas felix es la de legalizar los documentos en el Minrex, por que es una de las colas que facilita no hacer mas colas.

  6. Dios Mios !!!;lei frenticamente pensando que se habia formado la BRONCA de verdad… jajaj .. esa que tantos estamos esperando.
    un abrazo.

  7. y no sería más sencillo q los cerdos del miinrex pongan una puñetera máquina cuenta tiques de esas con una cinta llena de números hasta el infinito???, un chivato imbécil al lado para ver que cada uno coja un número…, y en una pantallita de mierda de 10 euros poner el número por el que va la cola??!!!, coño!!!, q ganas de hacerle la vida más jodida a la gente…
    PD: pero claro, que tonto soy…, el chivato imbécil vendería los números…, y así otro grupo seguiría vendiendo tiquets…., diooooos!, napalm pal minrex!!!!!!

  8. El gobierno juega con la desinformacion.

    Estoy seguro que la mayor parte de las personas que hacen esa cola en el MINREX no tiene idea de que lo mas seguro no necesite hacer esos costosisimos (costosos en valor monetario y de esfuerzo fisico y mental) tramites.

    Quiero que todo el que lea esto se de cuenta que si van a usar, por ejemplo, un certificado de nacimiento en el extranjero … a la oficina donde va a ser entregado generalmente le importa un bledo si esta avalado o no por el MINREX.

    Piensen … al menos duden y pregunten. ¿Lo que me estan diciendo aqui en Cuba que tengo que legalizar para usarlo en el extranjero realmente le interesa en el destino?

    Jamas (ni me ha hecho falta) avale en el MINREX ninguno de los documentos que he usado en el extranjero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s