Vinieron para quedarse.

Esto es una aseveración demasiado rotunda, así como arriesgada. Que yo sepa, hasta ahora, en mi planeta una sola cosa parece haber venido para quedarse, todo lo demás, se ha ido esfumando, poco a poco ó a veces abruptamente. Tampoco esa cosa, va a ser una excepción

Hace algunos años, ante una de las innumerables crisis con el transporte, por mencionar solo esta, que es el tema que me ocupa, se decidió importar cientos de miles de antiguas y pesadas bicicletas. Incluso en aquel momento se reabrieron las puertas de una ya obsoleta fábrica de estos ciclos, para ser vendidas a mi terruño (no rasguño, como dicen algunos maestros emergentes).

Porque si en Holanda todo el mundo las utilizaba, nosotros no podíamos ser menos. Claro en ese país, también todo el mundo come queso y saborea chocolateeso no nos lo dijeron. Así pues, vimos abuelitos, abuelitas, niños, en el timón del ciclo con sus dos padres, uno conduciendo y el otro enganchado en la parte de atrás a como pudiera, otros más pequeños emparedados entre sus progenitores, también arquitectos, militares, médicos (algunos que tenían que bajarse de la bicicleta para subir la loma y después volverse a montar en ella). Hasta hubo un personaje de la alta esfera, hoy defenestrado que se quiso hacer el simpático y lo utilizó algunos días para ir a su trabajo. Enfermos graves fueron trasladados en bicicleta a los hospitales, por no haber otro medio de transporte. Esto sin contar la cantidad de accidentes donde perdieron la vida muchos ciclistas, ya que en las noches se movían como fantasmas a oscuras, por la falta de dinamos, agravado esto por escaso alumbrado de la propia ciudad, convirtiéndose muchos, en verdaderos espectros.

De nuevo en las paradas se observan grandes colas. Espero esta vez ya no existan en el resto de la galaxia, fábricas de estos ciclos cerradas, por tecnología obsoleta, esperando ser reabiertas para negocios con nuestro planeta. Recuerdo a un otrora dirigente juvenil, hoy también en el ostracismo, sentenciar: la bicicleta había llegado para quedarse.

Estos artefactos como muchas otras cosas en nuestro planeta, pasarán a formar parte de la chatarra de la involución.

Anuncios

2 pensamientos en “Vinieron para quedarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s