“Carné d’idá”

En el argot popular de mi pequeño planeta, se le dice así al carné de identidad (DNI).

Este slang lo ha puesto de moda la policía. Casi todos los miembros que integran este cuerpo represivo, han sido importados de las provincias orientales (los de la capital, en general, se niegan a pertenecer al mismo). Se caracterizan casi siempre, por su bajo nivel educacional e igual estatura, lo que hace que sea necesario poner dos policías, donde normalmente se pudiera resolver con uno solo, amén de que así la plantilla del desempleo, disminuye.

Ayer fue un día de esos en que necesitas toda la mañana, o toda la tarde, para resolver un asuntillo que en realidad no debía demorar más de una hora como reza en los carteles de propaganda en dichas oficinas: Rectificar un error, aunque se deba a ellos, como para cualquier otro tipo de gestión, deberás primero marcar en la cola. Al rato una voz salida del más allá dirá: Que pasen tres. Entras en una oficinita, donde te preguntan qué gestión vienes a realizar, tu nombre etcétera, y lo vuelcan en un ordenador. Te mandan a salir y esperar fuera, a que seas llamado por tu nombre. Después pasado otro gran rato, otra voz de ultratumba dice tu nombre, y pasas a otra oficina donde te vuelven a preguntar lo mismo. Entonces te recogen el carné viejo, tres fotos, dos sellos de 5 pesos cada uno y te dicen que vayas por el pasillo hasta el fondo, y esperes a ser llamado. Yo estaba con mi hermana que es impedida física, nadie pareció notarlo, a pesar de ser bien evidente, pues apenas puede caminar sola.

Allí, en el último cuarto, pero sin son permanecimos casi cuatro horas más. A cada rato yo me acercaba a algún empleado y explicaba el estado físico de mi hermana, pero me respondían que lo suyo, todavía no había llegado. Era como si de la oficinita de entrada, a la última habitación del inmueble, los papeles de trámite tuvieran que realizar un viaje interprovincial a lomo de jicotea.

Finalmente, después de revisar el nuevo carné, y corregir el acento que le faltaba al apellido, a mi pobre hermana le han cogido las huellas de sus diez adoloridos dedos, por la artrosis, dos veces, o sea veinte ocasiones como para decir ¡ay! Salimos de allí al mediodía, felices, a pesar de la odisea, por tener correctamente expedido el nuevo carné di dá.

Anuncios

11 pensamientos en ““Carné d’idá”

  1. Hola Rebeca , que bien describes las penurias del subdesarrollo , te voy a contar, que el mes que viene en Agosto tengo que renovar mi licensia de conducir , ahora existe un sistema que no se pueden falsificar ,les ponen unos “ologramas ” creo que asi le dicen , y tienes que inclinar la licensia para ver si los tienes, de esa forma se confirma que la identidad no es falsificada ,el asunto es que hace unos 14 dias recibi una carta del dept de conduccion, que rige esto y me recuerdan, que se me vence la mia en Agosto y me dan la opcion de mandar un Money Order con la aplicacion, bien sencilla comprobando que no he cambiado de direccion etc , y en un tiempo prudencial , me mandan la nueva por correo , yo te digo , no lo comprendi , pero mande mi $ y la aplicacion con el sobre prepagado que recibi , pues la otra opcion, creo que podias por internet , o ir las oficinas pasar un par de horas y recibirla inmediatamente , en persona , como no me gustan las colas y prefiero la internet y el plasma , decidi mandarla por correo , es decir el $ y la aplicacion , para sorpresa mia hace 3 dias me llego mi nueva licensia , por correo , copia fiel de la que tenia , la vieja la rompi y ya tengo una nueva que es unica , sin moverme de mi casa , ! cosas del capitalismo , hija , el desarrollo que algun dia volvera a Cuba !!! , si Castro permite , ahora le dio por visitar delfines y volver a meter las narices , en el pastel , se huele que se le desmorona y Raulito , bebiendo , con el Cardenal , el tipo dijo mejor salgo del retiro si no me van a J….er, aunque sea mi hermano , Lo Fusilo ! cono !!! Esta calle es mia nada mas , jijijjijijij

    • Hola Guillermo, estoy en internet prestada. Me encantan tus comentarios y tu sentido agudo del humor. Eres un buen critico y sobretodo una persona humana. Un abrazo grande, Rebeca

  2. Hola,
    En tu articulo aprecio discriminacion. Que pena que tu, una mujer que parece preparada, no sepas que en las provincias del este del pais, no todo el mundo habla asi. Cuando vivia en Cuba no veia ese tipo de expresion de esa forma, sino como un chiste, pero cuando emigras, entonces te das cuenta de que si, son actos de discriminacion, que en vez de unir, separan al cubano, que pena, tanta gente buena que hay en esa isla, al norte, al sur, al este y al oeste. Desafortunadamente, el hablar incorrectamente, es una de las cosas que nos ha dejado el proceso de perdida de valores, si fuera solo en una parte de Cuba, no seria tan grave el problema, me podrias explicar que tiene que ver la burocracia, la falta de humanidad, con el nombre de tu articulo? O es que los unicos que las practican son los de la parte este del pais? Yo no lo creo asi.

    • Sandra, estoy completamente de acuerdo contigo. La falta de educación y la forma de hablar chapucera y vulgar no son patrimonio de las “provincias orientales”, así como la educación, los buenos modales y el buen decir no son patrimonio tampoco de los “capitalinos”. En todas partes como decía la máxima popular “se cuecen habas”. En Cuba, como bien dices siempre existió una cierta discriminación hacia los nativos de otras provincias, principalmente de los orientales, sin embargo no se expresaba en una forma agresiva sino mas bien en tono de broma, aunque ligeramente despectivo; a los orientales se nos criticaba el acento, los términos diferentes que a veces usábamos para designar las mismas cosas, y también se nos decía que éramos “del interior”, lo cual si aplicamos la lógica los hacía a ellos “del exterior”, de ahí sin embargo no pasaba. Hoy en dia esta discriminación ha tomado una forma bien agresiva y a veces hasta perversa, como se ve en las leyes actuales según las cuales los nativos de otras provincias son considerados gente indeseada e ilegal en la capital, sujetos a expulsión, encarcelamiento y hasta destierro.
      Como esta dictadura, que padece la isla entera, además de crear tantos males ha magnificado los que ya existían, ahora tenemos esta forma de discriminación hacia los no capitalinos, en las que se nos culpa de todo, hasta del hecho de haber sido en Oriente donde nacieran los hermanos Castro. También se nos adjudican las peores cualidades, no sólo la de ser analfabetos sin la capacidad de expresarnos con corrección sino también de distinguirnos del resto de la población por ser de muy baja estatura, lo cual parece ser una condición muy indeseable y digna de desprecio. Yo mido 5 pies 4 plgs, no sé si caigo en esa categoría.
      En los más de 40 años que vivo fuera de Cuba he visitado la isla tres veces, en dos de esas visitas he permanecido en La capital por unos dias, antes de reunirme con mi familia en Oriente y caminando por las calles habaneras he tenido la oportunidad de escuchar las palabras mas obscenas y denigrantes no sólo en boca de adultos, lo mismo hombres que mujeres, sino también de niños a la salida de la escuela. He visto personas comunicándose a gritos, gesticulando y gritándose groserías. Creo que sería una tremendísima coincidencia que todas esas personas fueran orientales. También todos hemos visto videos de los feroces ataques a disidentes, principalmente Las Damas de Blanco, por parte de turbas de salvajes, que más parecen animales que seres humanos y me pregunto ¿son todos ellos de Oriente? ¿Y por qué no han sido “deportados” a sus provincias de origen como lo exigen las leyes actuales?… será que “los orientales” por su naturaleza salvaje y desenfrenada, desprovista del más mínimo rasgo de civilidad son traidos expresamente por la dictadura para esos fines?
      Creo que es más acertado admitir que en estos más de 50 años ha ocurrido a lo largo de todo el país, no sólo de las provincias orientales, una fractura casi total de las más elementales normas para la convivencia en sociedad. Están, casi, en completo estado de extinción los valores éticos, morales y de educación que son imprescindibles para un comportamiento civilizado, pero esto no es una epidemia que se concentra sólo en las provincias “del interior”sino una pandemia que se extiende a todo lo largo de la isla.

      • Señora Aracelis: me produjo alegría ver un comentario suyo después de algún tiempo. Ante sus palabras,no puedo más que sentir admiración y felicitarla por lo bien que escribe.
        Sin ánimo alguno de mejorar su comentario,quiero decirle que he conocido a muchas buenas personas en Cuba y que la mayoría no eran “capitalinos”. Puede ser una coincidencia,después de todo solo viajé 4 veces a Cuba y mi estancia allí debe rondar los 130 días,pero tengo buenos recuerdos de personas a las que conocí en Pinár del Río, Cienfuegos,Santa Clara,Holgín y Trinidad. Mentiría si omitiera que también en Ciudad Habana hice amistades,especialmente en Diez de Octubre,pero guardo gratos recuerdos de personas a las que conocí por el Vedado,La Habana Vieja y los diferentes lugares por los que un gran caminante como yo puede recorrer en un solo día. lo que puedo afirmar -y con ello no la importuno más- es que he visto muy de cerca el racismo en Cuba,así como la mala educación,y no solo de jóvenes,y un “chovinismo,a lo cubano” que ni siquiera en francia tienen los parisinos. Mi más cordial saludo.

    • Me sumo a lo dicho respecto a la discriminación. No obstante quiero recordar que esto no es un problema solo de la autora, sino que en Cuba se trata de algo muy generalizado y lo que es peor, algo my aceptado.
      En Cuba se acepta como algo comico e incluso inteligente decir “Vamos a hacer las cosas como los blancos”, tambien es comun oir a alguien referirse a un negro como “Negro de m__erda” sin que los presentes se inmuten. Se rien los pasajeros cuando el chofer tras esquivar al negro dice “Si lo arrollo lo tengo que pagar como si fuera blanco”.
      Nuestra sociedad necesita un cambio, o mejor dicho, dos. Nuestra sociedad necesita un cambio a la democracia y un cambio a la aceptación de todas las razas.

    • Hola Sandra, le’i tu comentario y cr’eme, me da pena que hayas interpretado que soy racista. Para nada. Mi mijer amiga es una negra adorable. En mi casa la mejor amiga de mi abuela era una negra a la que mi hermana y yo llam’abamos abuela, en privado y en p’ublico y nunca nos reprimimos de besarla y abrazarla delante de cualquiera. el racismo mio, si es que lo profezo esta enfocado hacia la vulgaridad, el lenguaje soez,la palabrota fuera de contexto. Eso, amiga lo detesto, como detesto tambien el espa;ol maltratado, prefiero oir un carajo bien pronunciado, que la palabra mas fina mal pronucnciada, quizas sean mis reminicencias de maestra y no de diplomatica, pues aqui en mi planeta fui diplomatica por casualidad y por circunstancias ajenas a mi volunta, era esposa de un hombre que devino diplomatico a la carrera, no de carrera, como casi todas las cosas en mi pais en estos ultimo terrible medio siglo. Saludos, Rebeca

    • Perdona sandra los acentos mal puestos , estoy en internet prestada, tengo un teclado en ingles y una premura terrible, espero no te ofendas. Un abrazo, Rebeca

  3. Aracellys,
    Gracias por tu apoyo, soy una lectora diaria de estos blogs, y la verdad este articulo me ha dejado un poco decepcionada. Le recomendaria a la autora que fuera a ver a Yoanis Sanchez para que aprendiera un poco de lo que es la verdadera diplomacia, el verdadero deseo de cambio, ese que incluye, no el de ella que excluye.
    Ella (la autora) es tambien responsable de esa burocracia que ahora critica, ella fue diplomatica en Paris y represento al gobierno que mantiene esa burocracia

  4. JuanCa,
    de acuerdo también en lo que dices, pero aquí no se estaba hablando de raza específicamente, sino de regiones en la isla. En oriente como en cualquier parte de Cuba hubo siempre blancos, negros y mulatos, así como chinos y estoy de acuerdo contigo, tenemos que aceptarnos todos y ver las cualidades de cada cual, no la raza o la región de donde procedamos.

  5. Sí, la verdad que cuando voy a la Habana siento cierta discriminación pues aun siendo venezolano muchos me llaman en las calles “palestino” solo porque hablo igual a los de Santiago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s