Amigos sin fronteras

“Un Modigliani, a lo Rebeca”

En mi último viaje a Santo Domingo, República Dominicana, fui recibida, como de costumbre, por una increíble mujer, ceramista, restauradora de porcelana (oficio este que pocos practican hoy día), en su maravillosa casa museo, de arquitectura morisca, en pleno corazón de la ciudad colonial.

Estar allí, era como adentrarse en las páginas de un cuento de las mil y una noches. Esta vez, la habitación del ático donde usualmente me alojaba, estaba ocupada, por una chica norteamericana alta, rubia, delgada, muy simpática, que además hablaba correctamente el español. De inmediato surgió mucha empatía entre nosotras y nos convertimos prontamente en inseparables. Yo le puse el sobrenombre de Chicuela, el cual aceptó gustosamente. Ella había ido a probar fortuna, yo a otra exposición de patch-work, esta vez como homenaje a los Grandes Maestros impresionistas. Yo llevaba las obras terminadas sin montar, lo haría como de costumbre en la galería de la francesa, en Gazcue, donde ya tenían experiencia en enmarcar este tipo de técnica. Las dos exposiciones anteriores realizaron en este taller un trabajo, impecable.

Ciudad Colonial está rodeada de casas preciosas, de arquitectura de la época de la conquista, convertidas hoy muchas de ellas, en talleres de pintura y galerías. Otras pertenecen a familias adineradas que las han restaurado, sacándole todo el esplendor que otrora ostentaran.

De todos los balcones cuelgan trinitarias de variados colores. Pareciera como que estuvieran emulando entre si. Esta antigua ciudad, la primada, como ellos le llaman, cuenta con un gran número de iglesias, muy antiguas todas. En la amplia plaza, frente al Ayuntamiento, emerge orgullosa la impresionante Catedral

Muchos fueron los paseos, las caminatas, las risas, pero llegó la víspera del anunciado día y las invitaciones en su mayoría aún no se habían entregado. Chicuela y yo salimos a pie a repartirlas. Fue agotador. El día de la exposición mi amiga norteamericana junto conmigo, codo con codo, nos dimos a la tarea de limpiar el local de la exposición, a engalanarlo, a colgar los cuadros, en fin, terminamos exhaustas, pero felices. La sorpresa grande fue el gran aguacero que justo estalló una hora antes de la anunciada apertura, las inundaciones, hicieron que aquel hermoso jardín que habíamos engalanado, no lo pudiéramos usar, quedando reducido el espacio para el público a la terraza bajo techo y los pasillos del museo, donde estaban expuestos los cuadros. A pesar de todos los inconvenientes, que fueron muchos, eso nos sirvió a Chicuela y a mi, para demostrar que dos personas provenientes de países, a los que intereses gubernamentales quieren convertir en enemigos, tienen más en común de lo que las personas piensan, y que para los seres humanos sensibles y honestos no existen fronteras.

Anuncios

3 pensamientos en “Amigos sin fronteras

  1. Hola Rebeca, muy simpático e interesante lo que cuentas, y con referencia a la conclusión de tu escrito yo diría que los intereses gubernamentales de tu planeta son los que insisten en hacerle creer a “sus súbditos” que aqui vive el enemigo. Desde la escuela primaria se les inculca a los niños aversión por este sitio. Esta es la guarida del lobo feroz. Aquí sin embargo se van al otro extremo. El norteamericano promedio ni sabe lo que sucede a sólo 90 millas, lo cual considero gran ignorancia, pero es así. Muchisimo menos se les ensenaría a los niños que del otro lado del charco vive el coco. De hecho en ocasiones ha sucedido todo lo contrario. Te cuento que no hace mucho se formó tremendo revuelo en Miami por un libro de texto que se aprobó para lectura de niños de primaria. En él había narraciones describiendo las costumbres y modo de vida de distintos países de latino america, Cuba entre ellos. Cuando algunos de los padres cubanos, (alertados por sus propios hijos, que estaban bien claros en cuanto a lo que habían dejado atrás), leyeron la descripción paradisíaca que se hacía de Cuba en el libro y de lo felices que crecían los niños alli, de las costumbres, las comidas, la forma de vida tan normal, placentera y feliz, se formó en el distrito escolar tremendo revuelo. Los padres exigieron que se removiera el libro, alegando que nada de lo que en él se decía se ajustaba a la realidad de Cuba, el comité responsable por la aprobación del libro, parado en sus trece, alegando que los padres no tenían derecho a decidir el material escolar. Después de tremendo jaleo el libro fue removido, pero eso te da una idea de cuán ignorantes están aquí de lo que sucede en el planeta vecino, porque yo me niego a creer que hubo mala intención por parte de alguien para crear una apariencia de normalidad donde sabemos que no la hay. Alguien de la Florida probablemente pudiera contar con mayor precisión lo sucedido, pero a grandes rasgos fué así.
    Aprovecho de nuevo para dejarle un mensaje a espejo mudo:te pido disculpas por la metida de pata. Me dejé llevar por el género masculino del seudónimo. En cuanto a mi comentario, lo de “enemigos” lo digo en forma retórica, pués muchos de los paises a los que me refiero tienen con EEUU no sólo excelentes relaciones diplomáticas sino que también son grandes socios comerciales. Sin embargo a pesar de toda esa apariencia de buena amistad, a la hora de los mameyes, miran para el otro lado, cuando debieran condenar los desmanes que se cometen en Cuba, finjen que no ven el elefante blanco parado en el medio de la sala, y a mí no me cabe la menor duda de que lo hacen porque resienten tremendamente a este país, aunque siempre se han empeñado en disimularlo y ven en Fidel el “machote” que se atrevió a desafiar al “imperio” en lugar de verlo como lo que es, un completo enajenado que llevado de su odio a EEUU y su ambición de poder y de gloria ha llevado un pais entero a la ruina.
    Saludos para todos.

  2. Buenos dias, Rebk, como siempre tan acertada. Ahora lo primero que hago es buscar tu aguja para ensartar el hilo de los recuerdos que tan bien sabes hilvanar.
    Es más, me has estimulado a escribir.
    Lo que dices es muy cierto. Lo he comprobado muchas veces allá y aquí. Muchas veces los amigos me han ayudado más que los que llevan mi sangre, exceptuando a mi tía Aida, que en paz descanse, que por supuesto era la más pobre de la familia, pero fue la primera en decirme que techo y comida no me iban a faltar. Con su Ford Mercury de 15 años, fui muchas veces al trabajo, a hacer la necesarias gestiones del recién llegado, hasta que pude ahorrar (gracias a que vivía en su apartamentico) para dar la entrada para mi primer auto.
    Al tener auto propio pude tomar un segundo trabajo para poder ayudar a los que quedaron en tu planeta y para que mi tía y madrina se comprara un televisor nuevo para ver sus telenovelas.
    Un abrazo en la distancia, mi hermana planetaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s