Candil de la calle.

Nunca como antes, he pensado en ese viejo refrán que tanto repetía mi abuela.

Ella era un almacén viviente del refranero popular español, que heredamos de la madre patria y con el que enriquecimos nuestra cultura.

Una vez oí decir a un profesor de filosofía marxista, que en dicho refranero estaban todas las categorías filosóficas. Incluso él comenzaba siempre sus clases, dejando suelto en el aula un refrán popular.

Desde hace muchos años, en mi planeta, ser candil ajeno ha sido la práctica cotidiana, invocando una equivocada solidaridad. A cada rato se ve en la televisión un grupo de galenos que parten hacia algunos países hermanos a llevar la asistencia médica y hasta los medicamentos. Todo esto es muy loable. Al igual que asistir a los damnificados de terremotos y otros cataclismos pero, lo que no podemos perder de vista es que el primer deber de un médico es para con los de casa. A veces con frecuencia hay que peregrinar, de consultorio en consultorio, para localizar un doctor que te de una receta, o que te tome la presión. Otro tanto pasa con los medicamentos, los que la mayoría de las veces están en falta.

Así mismo podemos decir de los maestros, de los cooperantes internacionalistas, y hasta de los trabajadores sociales, a los que en ocasiones envían para enseñarles a los ciudadanos de otros países a cambiar los bombillos incandescentes por ahorradores. Ni que eso fuera una tarea tan difícil de realizar. Quizá sea porque aquí no tienen contenido de trabajo También algunos artistas se han convertido en candiles callejeros sumándose a esta propaganda oficialista. Esta el caso del cantautor Silvio Rodríguez que aparece ahora en un spot en TV abogando por los nombrados cinco héroes.

Nos preocupamos mucho por lo que acontece en otros países, y nos hacemos los de la vista gorda con los que tenemos a nuestro lado.

De nuevo viene a mi mente ese famoso refrán: candil de la calle, oscuridad de la casa

Anuncios

6 pensamientos en “Candil de la calle.

  1. Ke clase daño le ha hecho el comunismo ese a mi patria! Mirar lo ke era cualkier otro país hace 50 años y ver como han adelantao y mirar mi país y ver destruccion,hambre y miseria,al reves de todo el mundo y tener ke oir a los viejetes belicosos de Biran como se aferran al poder,reprimen al pueblo por generaciones y privarlos de su libertad.
    Abajo la dictadura castrista!

  2. Querida Rebeca,

    Si fueran “candil de la calle simplemente” se podría pasar, pero todo eso no es más que pura propanganda para que los ilusos consideren que el sistema y sobretodo los Castros son los buenos de la pelicula. Durante todo estos cincuenta años han dado esa imagen al resto de la América Latina y por eso los latinoamericanos creen en las bondades del sistema cubano. En cuanto al demagogo Silvio Rodríguez da verguenza ajena, pues él vive muy bien y es uno más de los que dentro del sistema practica el capitalismo. Es una pena, te repito, que sea tan lacayo con un régimen que ha cometido tantos asesinatos, injusticias y que maltrata, humilla y elimina a sus opositores. Por qué no acusa o al menos critica al régimen por causarle la muerte a Orlando Zapata Tamayo, quien al declararse en huelga de hambre le negaron el agua por 18 días, lo que hizo que su organismo colapsara?
    Los cinco espías están muy bien sancionados. Cuentan con las mejores condiciones carcelarias, hasta los familiares han recibido permisos para visitarlos en Los Estados Unidos y han revisado su causa hasta la saciedad y siempre los encuentran culpables. Que me digan si los cubanos allá que están en prisiones cuentan con esas garantías y condiciones de vida y si sus familiares son respetados?
    Definitivamente la historia pasará la cuenta a Silvio Rodríguez de la misma manera que se las pasará a los Castros y gerontocracia.

  3. Rebeca.
    El castrismo ha superpuesto la política a cualquier otra actividad humana y la ha orientado como forma de propaganda para dar una imagen completamente falsa y distorsionada de la bochornosa realidad que vive Cuba.
    Lo que más mal le ha hecho a Cuba es el haber mantenido a un pueblo en la mentira hasta el punto de ignorar, dicho pueblo, que es y no cierto y sentir miedo ante la verdad. Por ello vira el pueblo los ojos ante los atropellos a las Damas de Blanco y se hace indiferente a las actividades de los opositores, por poner unos ejemplos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s