Y tu, de qué te ríes?

Foto, Rebeca

Así se llamaba un popular programa cómico de la televisión de mi planeta. Aunque yo les aseguro que para mí, el cómico estelar, es el noticiero nacional de televisión. Cuando logro amarrarme al butacón, para ver diez minutos de este programa, esa pregunta que da título a este post, es la que me viene a la mente.

No se si me causa asombro o indignación, ver y oír cómo critican, sobretodo al vecino de enfrente. Una de las cosas que más comentarios ha provocado en el noticioso, en estos días, ha sido la famosa valla de la calle Ocho en Miami donde aparecieron los cinco héroes y que duró menos que un merengue a la puerta de un colegio, debido a la presión e indignación de la comunidad cubana en el exilio. Eso es intolerancia, es cierto, pero hablar de la paja en ojo ajeno y no querer ver la viga en el propio, me indigna mucho más. Yo quisiera saber si aquí en mi pequeño planeta permitirían colocar una valla pidiendo la libertad de los presos políticos que aún languidecen en las cárceles, sin condiciones de higiene y de ningún otro tipo, a diferencia de los de la valla en cuestión, que juegan ajedrez por Internet y disponen de los recursos y la higiene, que los de aquí no verían ni en sueños.

Yo aspiro que lo mismo que desean para aquellos, se cumpla para los de aquí que son igualmente merecedores de un trato justo y humano.

Nada, que como dirían algunos religiosos en mi planeta: yo pido para mi, lo mismo que tu para ti

Anuncios