Viajar, ¡qué rico!

En mi planeta existen algunas formas de viajar: una es la vía oficial, esta es la más expedita, el pasaporte en este caso es rojo, solo por casualidad. La otra es intercambio científico o cultural. En estos momentos la más utilizada, dado el gran número de artistas y científicos que viajan, el pasaporte es azul. Otra, la más azarosa es la personal, por ende la más difícil y costosa. Quizá hay alguna otra, pero les juro que la ignoro.

Quiero hablarles sobre la del intercambio cultural, pues como artista independiente es la que más he utilizado. Para ello, lo primero es conseguir que alguna institución dedicada al arte o relacionada con el mismo curse una invitación, dirigida a tu nombre y enviada al organismo que te representa, donde especifique que te está invitando, asumiendo todos los gastos en que incurras, incluyendo pasaje de ida y vuelta. Entonces comienza el recorrido.

Una vez recibida dicha carta-invitación deberás acudir a la institución a la que perteneces para cumplimentar el resto de los requisitos: El consentimiento de dicha institución, acompañada de pasaporte (si lo tienes vigente), fotos, sellos, efectivo para el trámite etcétera y más efectivo caso que tengas que hacértelo. Una vez aprobado en esa instancia, irás a la siguiente en jerarquía, donde también deberás ser autorizado por el director de esa institución. Si eres artista plástico o artesano-artista, tu solicitud también tendrá que transitar por el Ministerio de Cultura. Una vez otorgada la conformidad del mismo, tus papeles irán a Inmigración, que es la que tiene la última palabra respecto a si debes viajar o no. Si eres aceptado, tu solicitud hará ahora el mismo recorrido pero a la inversa. Una vez de nuevo allí, donde comenzó todo, te contactarán vía telefónica para comunicarte que tu solicitud está ahora pendiente del visado del país que te recibirá.

Entonces, deberás respirar hondo, si eres creyente rezar y planificar bien tu bolsillo para cubrir los gastos de la visa y la salida del aeropuerto. Estos son irremediablemente en CUC. Por supuesto que a lo mejor tienes suerte y puedes llevarte algún dinero de bolsillo, por si se te presenta algún problemilla. Viajarás nervioso y asustado, pues sabes que no tienes ni un peso para ningún extra. Una vez que la nave esté en los cielos, y veas las nubes por la ventanilla, es que sabrás con certeza que después de casi tres meses de trámites y papeleos estás finalmente viajando.

Anuncios

7 pensamientos en “Viajar, ¡qué rico!

  1. Rebeca me encantó tu escrito ahora te voy a contar yo como se viaja en mi familia política: se llama por teléfono (a pagar aqui) y se le dice a la persona que contesta ( mi esposo o yo) que ya consiguieron la visa y que necesitan el pasaje bien para ESpaña o Francia donde tienen familia o antes de que pusieran el sistema nuevo para conseguir las visas aqui a los EU, no preguntan si la economía está como en condiciones de hacer ese gasto o cosa parecida, despues que se resuelve el problema económico ( siempre de este lado) y llegan al lugar de la visita con la consabida lista de peticiones, tallas, plantillas de zapatos etc etc, despues de haber cpmprado todo lo habido y por haber llega el momento que le cae la depresion de todas maneras ya las maletas estan llenas y hay que retornar a la casa no sin antes llenar la cartera con los dólares para los meses venideros, nadie da las gracias y preparate si por casualidad dices que no estas en condiciones de complacer la petición del viaje……..se pelean contigo hasta que inventan otri viaje siempre a cuenta del que vive aqui…….asi CUALQUIERA VIAJA!!!!!!! feliz viaje!

    • Eso es humillante. Por eso trato de hacerlo por la via cultural a la que tengo derecho y asi no afectar a mi familia. Un abrazo, Rebeca

      • Rebeca yo tambien lo consideraría “humillante” pero para las personas que te digo es el “precio” que tiene que pagar el “hijo pródigo” que un día recogió su ropa y sin decirle nada a nadie salió del país, han pasado millones de años y todavia no lo perdonan ni a él ni a sus descendientes que ya son 2 generaciones y a mi por “asociación”……Saludos

  2. Indudablemente “tu planeta” debe ser el lugar mas dificil del mundo para obtener permiso para viajar.

    Mandre mia! La burocracia es increible y arriba de eso todo ese dinero en CUC, que claro viene de la “FE”….

    Que bueno que me fui de tu planeta hace decenas de anos!

    • Eso es lo triste Luisa, tenerse que ir, yo no he podido a pesar de los pesares, hay algo que me ata y no se que es. Un abrazo, Rebeca

  3. Te entiendo perfectamente, viaje varias veces en Cuba, hasta la ultima que me quede fuera, y el organismo al cual pertenecia era el MINCULT al igual que tu. Yo “cometi el error” de ser profesora de uno de los conservatorios de musica de la Habana, trabajo que adore hasta que me fui pues adoraba a los niñitos que fueron mis alumnos durante 5 años. Pero asi mismo fue: 1-carta de invitacion, 2-autorizacion del director del conservatorio, 3-autorizacion de la Direccion Municipal de Cultura (eso depende de en que municipio se encuentre la escuela para la cual trabajes), 4-autorization de la Direccion Provincial de Cultura, 5-autorizacion del director del Centro Nac. de escuelas de Arte, 6-autorizacion del viceministro de Cultura que atienede escuelas de arte, 7-finalmente autorizacion de Inmigracion. Despues de todo esto, la visa. Como comprenderan, cuando me vi finalmente en Canada, lo mas facil del mundo fue cruzar la frontera hacia EEUU y aqui estoy desde hace 10 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s