El conejito

Para mi nieta Isabel.

En la barriada del Vedado, existió una prestigiosa tienda donde se preparaban comidas a domicilio (servicio gourmet). Después de algunos años de abandono, en el año 1966, se inauguró en el mismo lugar, un bonito restaurante de ladrillos rojos estilo inglés, llamado El Conejito, donde se vendían todo tipo de platos confeccionados exquisitamente con la carne de este animalito. Pronto el acogedor y bello local se hizo célebre por la calidad de sus ofertas y su agradable ambiente.

Llegar a reservar en él, se convirtió en una ardua tarea. La única vía para conseguirlo era telefónicamente solicitando un turno. A veces te pasabas todo el día y no lograbas conectarte, pues eran cientos las llamadas que se producían casi al unísono. Hay quienes tenían suerte y comunicaban enseguida, pero eran los menos. Otros estaban hasta dos días tratando, y cuando finalmente obtenían un turno, les tocaba justamente el día que no podían ir, o no tenían deseos de comer conejo. Aunque esos casos eran los más raros, pues escaseaba tanto la comida que cualquier día era bueno y si por casualidad estabas enfermo, no importaba, no comías pero llevabas un nylon y echabas las raciones en la bolsita, para traerlo como trofeo a casa y compartir con el resto de la familia, ya que el turno que habías conseguido era para una mesa de dos.

Te cuento esto, porque tu bisabuela vivía en otro barrio, en una casa muy bella con un lindo jardín, donde el adorno principal era un hermoso conejo blanco con ojos rojos de cristal. Estaba tan bien confeccionado, que el animalito parecía real. Todo el que pasaba por delante de la casa, se detenía unos segundos contemplándolo, como si esperara que de un momento a otro el conejito fuese a saltar. Pero éste parecía estar feliz, disfrutando su inercia en el verde pasto.

Un día tu bisabuela sintió una discusión en la verja de entrada a la casa y, cuando salió a ver qué ocurría, vio a un hombre y una mujer discutiendo acaloradamente. En cuanto notaron su presencia, sin ella desearlo, la involucraron en la discusión haciéndole el hombre la siguiente pregunta: ¿Señora, cree usted que mi mujer se debía comportar así conmigo, cuando yo lo único que quise fue hacerle un chiste? No entiendo, le contestó Mamá Nené. Entonces intervino la airada señora. -Mire, este señor acá, mi marido, me dijo: negra vístete elegante que te voy a llevar al conejito. ¡Y mire usted a donde me ha traído!

No se ponga así, le dijo mi mamá. El solo quería jugarle una broma. Oiga señora, qué broma ni qué ocho cuartos, me ha hecho lavar y planchar apurada el único vestido elegante que me quedaba. ¡Esto no se le hace a nadie y mucho menos a mí que tengo que estar inventando todos los días un plato pá ponerle en la mesa!

Mi mamá, apenada por lo que acababa de ocurrir y sintiéndose un poco culpable por ser la dueña del controversial conejito, los mandó a sentar en el portal y les trajo sendas tacitas de humeante café. Ya más calmados, la pareja se despidió disculpándose y agradeciendo las atenciones dispensadas por la dueña de casa.

Años después alguien trató de robar el conejo y lo rompió al quererlo desenterrar, huyendo sin lograr su objetivo, y dejándolo maltrecho en el jardín. Mi mamá lo retiró a un rincón del patio, y desde entonces ha estado olvidado esperando ser reparado. Igual ha pasado con el famoso restaurante que ha devenido en uno de inferior categoría. Ambos conejos se puede decir, compartieron casi la misma suerte.

Anuncios

7 pensamientos en “El conejito

  1. Es la misma suerte que ha corrido mi pobre Cuba , destruída , echada a un lado , esperando por tiempos mejores , que cada día se alejan más . Será esta una pesadilla sin fin ?

  2. Bien contado.

    Vivi en Santos Suarez hasta 2008. Una vez se me ocurrio poner en el jardin frontal de la casa unos gnomos que compre a unos alfareros. Excave medio metro, clave unas cabillas, cemente y puse mis gnomos … no duraron un mes. “Alguien” vino y los saco a pedazos. Otro dia me robaron la tuberia de acometida de agua a la casa. En fin, termine poniendo cerradura a la cerca del portal y un seto de buganville para evitar “intrusos”.

    Hoy he podido modificar un poco segun mis gustos el jardin frintal donde vivo. Hice una fuente, caminos de piedras, iluminacion solar, una piscinita para mi nieto … si, ya no vivo en la Habana

  3. Hola Rebeca, mve he reido con parte de la historia,porque el chiste del senor se me parece mucho a los que mi esposo me hace , la otra parte,la de la indolencia y el del deterioro moral de la sociedad , si no es para reirse. Cual es el sentido de robar accesorios de un jardin, no es robar pan para comer, es la destruccion por la destruccion y hasta la envidia.Aun asi, tengo confianza que con los anos , se restituiran esos valores perdidos. Saludos.

  4. Buenas tardes Rebeca:

    Tuve la oportunidad de conocer el Restaurante el Conejito hace como 4/5 años en compañía de mi esposa, a pesar de estar situado en un lugar muy céntrico son muy pocos los clientes que acuden al restaurante, ¿el motivo?………….. ¿que les darán de comer a los conejos en Cuba?………..

    Un saludo guapetona.

  5. Y que ha pasado con ese famoso Restaurant “el Conejito”
    Cuándo se inaguró éste , la gente preferia ir a otros como
    El Cochinito, la Carreta, y el que estaba dentro del habana
    Libre, en los bajos, creo que era de pollo a la barbacoa.
    Ya yo en ese tiempo habia presentado para salir del Pais)
    No tenia trabajo y me dedicaba a hacer cola en los tres
    para vender los turnos. Tres años despues de estar en
    Oriente cortando caña, me trasladaron a la Habana, por
    enfermedad ,Hepatitis aguda. Y pude al fin ir al restaurant
    en conejito como cliente, y sin hacer cola , ya era de la –
    comunidad (gusano) , Tambien sin hacer cola fuí al del
    Habana Libre, Todavia en esa época se podia comer bien,
    Ya de esto ha pasado 40 años y no tengo la menor idea
    si esos restaurantes todavia existe. nunca he vuelto a
    Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s