Jugando al capitalismo

.

El Nuevo Vedado está alborotado. En un abrir y cerrar de ojos, han surgido cuatro nuevos restaurantes, muy bien montados y unas cuantas cafeterías, sin descartar la cantidad de timbiriches improvisados, casi sin condiciones, donde se ofertan diversos productos, de manipulación dudosa.

Los nuevos paladares, nombre este nacido del ingenio popular, debido como casi todo lo que se pone de moda en mi planeta, a la novela brasileña del momento difundida por la televisión. Así surgió el paladar, para diferenciar a esos primeros restaurantes de hace más de quince años, de los estatales. De aquéllos quedan pocos. Ahora, con estas nueva esperanza de apertura, un poco más seria y fundamentada que la anterior, la fiebre parece haberse extendido como una pandemia. En el fondo, subyace el deseo no expreso, de retomar el trunco capitalismo de hace cincuenta y dos años. Sus nuevos propietarios orgullosamente les llaman restaurantes con erre mayúscula.

El Jardín de los Milagros

Todo eso es muy bueno, sano y le da nuevos colores al barrio, a la ciudad y al país. La pregunta que me surge es la siguiente: ¿habrá suficiente demanda para cubrir tanta oferta?

En mi recorrido de este sábado al mediodía, cámara en mano, visité tres de los nuevos locales, además del ya archifamoso La Casa. Llamó extraordinariamente mi atención que todos estaban vacíos. Sus respectivos dueños, muy amablemente me mostraron las instalaciones y me permitieron hacer fotos.

Todos comentan lo exagerado de los precios, pero tiene su lógica: no se les vende a sus propietarios los productos e insumos requeridos a precios mayoristas, como debía ser. Ellos tienen que comprar en las tiendas de divisas y en los agros caros, todo lo necesario para elaborar sus ofertas. También deben pagar impuestos exagerados, más los salarios y la seguridad social de sus empleados, la electricidad cuyo precio por kilowats es elevadísimo, y además tener contentos a los inspectores para que no se vuelvan demasiado fastidiosos.

De cualquier manera, algo se está ganando y es devolverles a los ciudadanos el apetito perdido por la propiedad privada y la no dependencia absoluta del paternalismo estatal, que tanto daño ya nos ha ocasionado. Sigamos pues, jugando al capitalismo.

Anuncios

4 pensamientos en “Jugando al capitalismo

  1. ojala me equivoque,pero conociendo bien el sistema creo que pocos podran sobrevivir y prosperar,son muchas las dificultades y contratiempos

  2. Segun noticias recibidas “la cosa” esta dura en Cuba, ya ni los profesionales con un sueldito mayor pueden cubrir las necesidades de la familia todos plantean lo mismo. Lo dificil de la situacion en cuanto a alimentación en primer orden. Lo demas es archiconocido. Tratar de sobrevivir es la máxima en cada padre O madre cubanos. Ese es el resultado del VI Congreso y el gran fracaso Totalitario de Ajustar lo que no existe, el “modelo cubano” que no es mas que ajustar la forma de mantenerse en el

    • MIra, creo que en estos momentos hay demasiada oferta para tan poca demanda, pero siempre es sano que haya cualquier tipo de apertura, con una crieta se puede abrir un gran hueco, saludos Rebeca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s