Indignados, indignación, indignante.

Indignados es el adjetivo con que se autodenominan los cientos y miles de manifestantes que en el Oriente Medio, Europa y ahora en Estados Unidos llenan las calles exigiendo cambios.

No era de extrañar que en sus inicios, los medios en mi planeta fueran tan cautelosos al noticiar dichas manifestaciones. Por supuesto que no les convenía, podía cundir el pánico.

Pero como moda o modo, finalmente se impuso su nomenclatura: indignados. No podíamos quedarnos atrás, pero ¡ojo!, mucho cuidado, no se les fuera a ir de las manos.

Hoy finalmente, en el noticiero, comenzaron a usar la nueva palabra de moda. Presentaron a un grupo de estudiantes, con cara y postura de aburrimiento, manifestando su indignación, ante el hecho de la retención de René, en Estados Unidos, para cumplir el resto de su condena (tres años de libertad supervisada). Insisten en llamarles héroes, eso pone en igual posición, a los tantos héroes de la patria, cuyas acciones y valía, les hicieron merecedores, en su momento, de este honor.

Además, llama extraordinariamente mi atención que estos mismos estudiantes, los que a diario tienen que enfrentarse a los problemas del transporte, que van colgados en las puertas abiertas de los ómnibus, corriendo riegos de accidentarse, que no disfrutan de una adecuada alimentación, que saben que a sus padres trabajadores, nos les alcanza el salario para cubrir sus necesidades más elementales, no hayan mostrado antes su indignación. Tampoco ante el hundimiento en la Bahía de La Habana del remolcardor 13 de marzo ó el fusilamiento sumarísimo de los tres adolescentes, que trataron de llevarse una de las lanchas que van a Regla, en la misma bahía, así como las golpizas y ultrajes a los opositores, por mencionar solo algunos de los execrables actos perpetrados por un régimen, que lleva más de cincuenta años ejerciendo el poder. Eso si es indignante.

Anuncios

11 pensamientos en “Indignados, indignación, indignante.

    • Es que desde que nacieron no han visto ni oido otra cosa que las consignas gubernamentales. Dicen que una mentira repetida hasta el cansancio suele convertirse en verdad. Es lamentable. Gracias por comentar, Rebeca

  1. Quiero decir lo paradógico de el lema ubicado en la foto. Victoria de qué ideas, de las ideas del fracaso y del sometimiento a un sistema equivocado. Si quieren verdadera batalla de las ideas, pues dejen libre acceso a internet por la población, y que las ideas fluyan libremente y veran que el ganado se sale del redil del esquema totalitario y caerá el sistema sustentado en el terror.
    Ese letrero colgado en esa ventana deteriorada, es una muestra de la decadencia y deterioro progresivo de la Habana, ciudad estancada que se merece un destino mejor. Hasta cuando se rompen las cadenas ?
    Adelante y a la distancia un fraternal saludo

  2. Los estudiantes en Cuba tienen miedo a todo lo que les vendria encima si se ‘indignan’ la paralizacion que causa el miedo es digna de indignarse, pero en Cuba todavia no hay coraje en la sociedad ha sido largamente reprimida y los medios mediaticos no existen !!!!

  3. Si los jóvenes, que son quienes suelen rebelarse contra lo establecido y contra lo que consideran injusto, están aborregados, poco futuro veo más allá de un puestecito dentro del régimen.

  4. Es triste,lamentable e indignante el futuro de la isla,mientras existan grupos tan numerosos q acudan al llamado de los esclavistas seguiremos siendo esclavos,la libertad la consiguen los pueblos ,no grupitos disidentes,y el mueblo de cuba se ha dejado someter.No soy de los que desde la comodidad del extranjero estimulo la accion,no eso para mi seria cobardia de mi parte,lo que critico es la partcipacion del pueblo hambriento a todos los llamados,concentraciones , manifestaciones de repudio,asambleas de todo tipo y participacion masiva en las elecciones de los futuros esclavistas.Nadie puede ser condenado por no hacer nada , y a eso me refiero .NO PARTICIPAR.Me llena de indignacion ver al pueblo aplaudir al esclavista y cuando se voltea desea su desaparicion,esto es indignante.

  5. Recuerden señores que esos jóvenes crecieron viendo a sus padres-y en muchos casos- a sus abuelos, hacer lo mismo. Algunos por convicción y otros por miedo; pero casi todo el pueblo cubano aceptó cada cambio, cada marcha, cada consigna, cada acto de repudio, cada membrecía a organizaciones gubernamentales, cada manipulación. De hecho fueron los cubanos que eran ya adultos en los 60’s los (mayores) culpables de haberle dado tanta ala a los Castro y llegar a donde estamos. Después de esa época, la manipulación fue fácil de hacer: todo el mundo trabajaba para el gobierno, así que el sustento de la familia-en gran medida-dependía de la obediencia al sistema y sus líderes. Las nuevas generaciones solo repiten lo que vieron hacer a sus padres y abuelos, bajar la cabeza y llevar una doble moral…como algo normal.

  6. Han crecido sin conocer el civismo y la ética. Se les ha enseñado un patriotismo de consignas y una historia falsificada. Se le ha inculcado el odio y la intolerancia y se le ha llevado a “actos de repudio”. Se les ha hecho desde la más corta edad y bajo el grito de “Seremos como el Che”, seguidores de un desalmado asesino.
    Han sido criados en la mentira, la simulación y la doble moral.
    El castrismo no solo ha destruido a Cuba sino a su pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s