¿Cambios, o restitución de derechos conculcados?

Hace un par de días estaba reunida en casa con dos amigas y, como de costumbre, salió a relucir el monotema. En esta ocasión analizábamos hasta qué punto se podía llamar cambios, a lo que estaba sucediendo: derecho a comprar y vender autos, derecho a comprar o vender casas, licencias para abrir peluquerías y barberías

Llegamos a la conclusión, que a lo único que podía llamársele cambio en estos últimos tiempos, era a la forma en que las nuevas leyes plantean asumir, como seres absolutamente normales que son, a las personas con diferentes inclinaciones y practicas sexuales.

En cuanto a los demás, no se trata de cambiar algo, sino simplemente de restablecer derechos que han sido conculcados por este mismo régimen, que ahora aparenta bondadosamente otorgárnoslos. Derechos estos que durante media centuria nos fueron arrancados y que ahora pretenden hacernos creer en cambios que no existen.

Se comenta que vendrán otros tantos para fin de año, posiblemente migratorios. ¿No sería más fácil y mucho más justo, levantar todas esas prohibiciones que ellos mismos establecieron? Respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la que Cuba es signataria, bastaría para un buen comienzo. Todo lo demás, se me antoja son paliativos, curitas, que pretenden sanar las grandes heridas ocasionadas por el propio sistema.

A mi modo de ver, todo esto pudiera ser una cortina de humo, para ocultar la gran crisis económica, social y moral en que se está hundiendo el país. Mientras la población se entusiasma por legalizar las operaciones de permutas y compra ventas de casas y vehículos, que nunca han dejado de hacerse, sólo que al margen de la ley, inmersos en el ajetreo de los trámites burocráticos, las colas, los impuestos a pagar, etcétera, no pueden ocupar su mente en pensar que no tienen alimentos que llevar a la mesa familiar. Mientras, los agros y las tiendas están vacíos, las registros civiles y jurídicos están abarrotados.

Crece la desesperanza en la población, y los gobernantes se esfuerzan por hacernos creer en cambios y mejoras, pero lo cierto es que hasta el momento, estas nuevas leyes no provocan mejorías sustanciales en el nivel de vida de los ciudadanos.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Cambios, o restitución de derechos conculcados?

  1. Es un punto no solo de interés o interesante, es una soberbia afirmación, que no deja lugar a dudas, no hay cambios, están reintegrando (parcialmente) los derechos que nos quitaron hace medio siglo o más.
    La STC (Solidaridad de Trabajadores Cubanos) está muy preocupada por los despidos, los que han habido y los que habrá, pues el país no tiene como asumir, la entrada en el mundo comercial de tantos trabajadores informales. El aumento del desempleo lleva al hambre y el aumento de la delincuencia.
    Y que hace el Gobierno…Se prepara ,? Cómo?

  2. A mi me parece que es para entretener al pueblo que si hay cambios y nada va a pasae… solo confio en Dios que este totalmente equivocada….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s