¿Para celebrar?

Hoy día 3 de diciembre, se celebra en mi planeta el día del médico.

Tengo una amiga médico, con veinticinco años de experiencia, especialista en psiquiatría, con muy buenos resultados, según el reconocimiento de sus pacientes, que es el que verdaderamente cuenta, que este año estará en su casa horneando pasteles para poder sobrevivir, mientras en su antiguo centro laboral, un policlínico del municipio Centro Habana, entregarán flores y dirán discursos, sin tener en cuenta que de los cinco psiquiatras que laboraban en él, solamente uno mantuvo su puesto de trabajo, mientras los otros cuatro, incluyendo mi amiga , quedaron disponibles.

Mi amiga es joven aún, no llega a los cincuenta años y goza de una vasta experiencia en su especialidad, es divorciada y tiene dos hijos que mantener, pues todavía están en edad de estudiar. No se puede concebir que sean desperdiciados así los conocimientos de un galeno y su experiencia. Entiendo que si en ese policlínico sobraban psiquiatras, cosa que dudo, pues es un municipio superpoblado, en que las personas no gozan de las mejores condiciones de vida, debían haberlos enviado a otros centros de salud donde justamente escasean. Los enfermos que acuden en busca de ayuda médica, tienen que ser atendidos casi siempre por inexpertos alumnos extranjeros, que en algunos casos no pueden comunicarse ni medianamente bien con éstos, por no hablar correctamente nuestro idioma. En general, no es bien recibido por los que acuden pidiendo atención médica ser atendidos por ellos, cuando nuestro gobierno presume de enviar tantos galenos a misiones en el exterior.

¿Será que, como aquí las personas no poseemos seguros de vida (no existen), vienen a practicar con nosotros como si fuéramos conejillos de indias? Lo cierto es que ya esto está ocasionando malestar en la población, pues a todos nos gusta ser bien atendidos y estar ante la presencia de un médico experimentado, y los estudiantes al lado de éste para adquirir experiencia, pero no para practicar con los enfermos.

No obstante, mi felicitación a todos esos esforzados médicos cubanos que cogen guagua o bicicleta para ir a su hospital o policlínico, que tienen guardias con demasiada frecuencia, que trabajan con muchas dificultades materiales y que aún así son amables y profesionales con los pacientes (como debe ser), percibiendo menos salario que un empleado de Aurora (Empresa que se ocupa de barrer las calles) o un fumigador. A todos ellos, mi más profundo respeto.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Para celebrar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s