El lobo y la “mariposa”.

Desde sus mismos inicios, en esta barriada del Nuevo Vedado, abrió su crisálida una pequeña, pero bien surtida tienda: La Mariposa, sita en Calle 41 e/ Conill B y 24. Fue famosa en sus buenos tiempos, entre otras cosas porque en ella se filmaron algunas escenas de una película muy popular entre nosotros: Los pájaros tirándole a la escopeta.

Con el devenir del tiempo, esta tienda ha sufrido innumerables transformaciones, tantas, como diferentes administradores han pasado por ella. Poco a poco la famosa mariposa fue perdiendo cualidades, hasta llegar a nuestros días sin su preciado polen, que le permita remontar vuelo.

Desde hace más de un año, debido a múltiples intentos de robo y rotura de vidrieras, decidieron conectarle alarmas. Pero a diferencia de otros países, donde estos dispositivos responden a un sistema de seguridad eficiente, éstas suenan y suenan durante toda la noche y madrugada, interrumpiendo el sueño y la tranquilidad de los vecinos, sin que nadie venga a desconectarlas. Por tanto, esto se ha convertido en algo parecido al cuento de cuidado que viene el lobo. Ya nadie le presta atención, aunque desde luego el ruido sigue perturbando al vecindario.

Hace un par de días amaneció la tienda acordonada y custodiada por la policía. Durante la madrugada, un par de ladrones de poca monta lograron cortar la reja y romper el cristal de la puerta, haciendo caso omiso al dispositivo sonoro, penetrando en el local y sustrayendo tres televisores pantalla plana. Pero lo que aparentemente hicieron utilizando la cabeza, lo estropearon con los pies. Cansados de llevar a hombros la valiosa y pesada carga, al llegar a la Avenida Boyeros, divisaron a unos policías y ante el temor de ser aprendidos, dejaron las cajas en plena calle y se dieron a la fuga.

En dicha tienda, el departamento violado permaneció cerrado varios días, con la consiguiente molestia para los vecinos, que acuden a ella en busca de algunos objetos de primera necesidad, que solo se ofertan en ésta por estos lares.

Esperemos que a partir de ahora, la administración tome conciencia de lo sucedido y haga las gestiones y coordinaciones pertinentes, para que la alarma sea atendida debidamente y no siga molestando inútilmente a los residentes de la zona, sin brindar protección alguna a dicho establecimiento. De lo contrario, seguirá repitiéndose una vez más el cuento del lobo, y cuando el animalito venga de verdad, todos como ahora, harán caso omiso, amén del daño colateral ocasionado a los tímpanos del vecindario.

Anuncios

2 pensamientos en “El lobo y la “mariposa”.

  1. Efectivamente, al menos debieron buscar de antemano un auto donde cargar las cosas. A mi esto no me da ni ji ni ja, pues ladron que roba a otro ladron tiene mil años de perdon, un abrazo, Rebeca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s