Una mano lava la otra.

Mi amiga vive en un bello edificio de apartamentos de los años cincuenta, en la calle Línea. Esta mañana, como todas, ella se preparaba para salir hacia su trabajo, cuando de pronto, aquel lavamanos que había resistido heroicamente el embate de cincuenta y más años de supervivencia, había cedido ante el paso implacable de los años, y una fisura lo hizo finalmente resquebrajarse.

Esa misma tarde, cuando llegó de la oficina, se dio a la ardua tarea de conseguir un plomero que, además de conocimientos en su oficio, tuviera palabra y viniera a arreglar la avería. Después de dos días de realizar múltiples llamadas a diferentes teléfonos recomendados por vecinos y amigos, finalmente dio con uno que le prometió ir sin falta esa misma tarde, para ver que se podía hacer al respecto. Efectivamente el hombre cumplió su palabra y acudió a la cita. El dictamen final fue certificado de defunción para el lavamanos. Ahí realmente comenzó la odisea.

Lo primero que hizo fue investigar en las diferentes cadenas de tiendas con departamento de ferretería, para saber a cual dirigirse y no perder tanto tiempo y gasolina regular, que por cierto está a 1.15 CUC el litro, aunque este no es el tema ahora. Después de recorrer infructuosamente las mejores tiendas de la ciudad, finalmente lo localizó en Roseland, a mitad del precio de otro igual que había visto en Palco días antes, y no pudo comprar por estar excesivamente caro.

Feliz del hallazgo llegó a la tienda con las medidas recomendadas por el experimentado plomero. Pero hasta ahí llegó su felicidad. La vendedora que estaba en el departamento en cuestión, le dijo, antes de darle las buenas tardes, y averiguar qué deseaba la clienta, que ella no podía atenderla porque hoy habían faltado muchos trabajadores. Ante los ruegos y las súplicas de la posible compradora, la empleada, con muy mal carácter se decidió a llamar a otro dependiente para que se ocupara del asunto. Lo primero que hizo éste, fue discutir con mi amiga sobre las medidas que ella traía anotadas, diciéndole que no existían, pero ante la insistencia de ésta, visiblemente contrariado, accedió a bajar al almacén, pero en ese momento, se produjo delante de ésta, una tremenda discusión entre los dos empleados, donde el recién llegado le dijo a la malhumorada trabajadora del departamento: te voy a tener que dar una patada por el CE – U- ELE- O. Mi amiga, espantada pero haciéndose la sorda, le dijo al muchacho: Dale anda, que te voy a regalar dos CUC si me ayudas, a lo que éste raudo le contestó: Mira, si quieres que te ayude mejor me das cinco CUC, ya sabes mi tía, una mano lava la otra y las dos lavan la cara

Nota: Los hechos son reales y si alguien de la tienda Roseland, está por casualidad leyendo este post, sabe que lo aquí relatado es absolutamente verídico.

Anuncios

8 pensamientos en “Una mano lava la otra.

  1. Esa actitud laboral no es mas que la “Quinta columna” que existe hace, pero hace muchos años en el régimen castro-comunista, la indiferencia, la poca cortesía, son el reflejo del descontento en esa sociedad sometida a la mentira y el engaño por más de 52 años. En una sociedad capitalista, con todo los defectos que los comunistas le señalan la prefiero, a veces en las Tiendas resultan empalagosos al atenderte, pero sólo eso sucede en una economía de consumo donde hay derecho a la propiedad privada.

  2. No sé por qué tengo la idea de que lo presenciado no es mas que una pequeña obrita teatral que tienen montado esos dos empleados para darle a entender al comprador que la cosa esta dura y que “no seria mala idea” bajar las tensiones con algun dinerito…Posiblemente pidieron cinco Cuc para compartir entre ambos….Esto solo puede pasar en Cuba. En cualquier otro pais donde tomen en serio una gerencia y paguen un salario normal, estos empleados irian directico a la calle. Parece que el gerente los deja “obrar”..pues si tienen semejante comportamiento es porque no temen las consecuencias.

  3. Lo que dice Andrea entiendo que es lo correcto. Yo fui de visita su pais y en la aduana donde esta averiado el aire acondicionado, un medico se empeñó en querer tomarme la presion sanguinea aludiendo que me veia agitado, a pesar de que realmente hacia un calor insoportable. Me obligó ir a un cuarto pequeño y alli luego de tomarme la presion (la cual estaba relativamente normal), me pidió frente a otra galena o enfermera “Si lo podia ayudar con algo”. Realmente me quedé sorprendido, y hasta me resultó vergonsozo ser testigo de lo Bajo que pueda llegar un profesional medico y tenerle que pedir dinero a un visitante en el aeropuerto de su pais….Realmente hiere la autoestima de este galeno llegar a esa condición tan miserable !Que Verguenza!…Decidi darle algo para seguir mi odisea dentro de esa aduana y finalmente salir con mis pertenencias fuera de esa jauria de aves de rapiña, pendientes a que le regalen dos CUC o Euros o dólares con tal de que puedas salir con tu equipaje…!Es una verguenza Mayor!…..Y deja mucho que decir de la actual generación que habita en Cuba……Y despues hablan tanto de luchar contra la corrupcion!…No tienen cara………!Que pena me da!……..Por supuesto, hay excepciones a esa podedumbre, pero realmente lo que vi raya en un darwinismo por la supervivencia entre la gente, y darse la mala o tratar de agarrarse de un CUC o Euro como sea!

  4. Yo me fuí de Cuba hace más de 10 años y veo que todo sigue igualito que antes. Tremenda porquería. Es por eso que por ahora no pienso visitarla. Vamos a esperar (como estamos haciendo hace años) a que todo mejore.
    Saludos desde Europa.

  5. Una de las cosas que peor llevo de Cuba es precisamente esa falta de atención al público en los comercios. Me indigna ver lo mal que tratan a los clientes, no te miran ni a la cara y parece que te hacen un favor atendiéndote….

    Es muy triste ver como el pueblo cubano, amable y jocoso por naturaleza se ve ensombrecido por estas actitudes de algunas personas.

    Las cosas cambiarán, y pronto… y estas personas sufrirán mucho porque tendrán que adaptarse a los cambios que exigirán un trato distinto al público porque poco a poco existirán mas comercios y más competencia y por ende, deberán esforzarse por hacer su trabajo correctamente!

    ‘Animo y muchos besos, pronto podré visitar Cuba y con una sonrisa aguantaré estas actitudes en las tiendas!!

  6. Yo vio en Miami y con frecuencia visito “The Home Depot” que es el equivalente a una ferreteria y jamas me he encontrado una situacion igual.Cuando usted llega a esa tienda en el 99.9 % es atendido de inmediato en lo que se le ofresca y nunca vas a ver que los empleados se fajen entre ellos delante del publico pues de ser asi son amonestados y sancionados con severos castigos.Creo que este suceso deja mucho que desear de un empleado que esta para ayudar al publico no para extorcionarlo.Con este relato comiensa el camino que se deveria seguir para aumentar el sueldo de estos empleados y asi no tendrian que “robarles de esa manera al cliente”. Creo que este relato es una critica constructiva y un material de analisis de la crisis de moralidad de algunos sectores de la sociedad que se deve resolver lo antes posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s