Una mañana de Feria.

Mis amigas dicen que soy muy apasionada, muy vehemente y que a veces planteo las cosas de forma muy radical. Reconozco que es cierto, pero si de algo he pecado grandemente en mi vida, es de ponerle mucho corazón (como el bolero) a todo lo que hago y de no callarme la boca, ante aquello que considero injusto o incorrecto, sin medir mucho las consecuencias. Es otra de las razones por las que tengo un blog.

Una vez cuando, trabajaba en la radio, se me ocurrió una frase que al director, hoy en México, le gustó mucho. En aquella ocasión dije La pasión inflama el corazón, el fanatismo nubla la razón. Sigo pensando así, pero vamos al tema que me ocupa:

Desde hace algunos días comenzaron, en cierto programa de televisión de mucha audiencia, a promocionar, con motivo de la Feria del Libro, unos estuches de pequeños libritos de cocina muy atractivos, que venderían en el Pabellón Cuba por el Día de los Enamorados. Desde ese momento me hice el propósito de ir a comprarlos allí porque, ciertamente, no me gusta nada ir a la sede principal: La Cabaña, lugar de oscuros recuerdos, además de que el mismo me parece un marco carcelario para difundir la lectura. Recuerden que fue una oscura prisión y lugar donde se derramó mucha sangre, amén de que la Feria allí justamente, parece más gastronómica que literaria.

En fin, llegamos Fernando (titular de Mermelada) y yo a la subsede, sobre las diez de la mañana, sacamos las entradas que podíamos pagar con tres pesos (de los ordinarios) o el equivalente en moneditas CUC y subimos, casi corriendo, la sucia rampa, en busca de los lugares donde se podían encontrar los libros de marras, los de temas políticos abundan, pero no eran de nuestro interés.

Ahí nuestra primera experiencia desagradable: no se puede entrar al salón con bolsos ni mochilas. Le pasé mi bolso a Fernando, quien no entró para que yo pudiera hacerlo. Cuando pregunté por los libros de recetas, me dijo uno de los responsables del salón que no habían llegado. ¿Cómo, si por televisión anunciaron su venta hoy? ¿Señora, y usted cree todo lo que dice la televisión? Se equivoca, justamente yo que trabajé en los medios, no creo ni una sola palabra. La única verdad que suelen decir es la fecha, como en el Granma. No encontré los que buscaba, pero si unos de cuentos infantiles con muy bonitas ilustraciones, y pensando en mis nietas, seleccioné unos cuantos. Me encaminé hacia la caja con mi pequeño botín en mano, y no me quisieron aceptar su pago en CUC. ¿Cómo es posible, si en este país se vive con las dos monedas y los bienes más necesarios hay que adquirirlos con esta? -les pregunté. La respuesta fue un gesto, con los ojos en blanco mirando para el techo.

Bajé la rampa desilusionada, muy enojada y me dirigí al primer personal de apoyo (con solapín) del lugar para expresarle mis quejas, pidiéndole las hiciera llegar a sus superiores.

Abandoné aquel sucio y descuidado Pabellón, donde los jardines están en peligro de extinción y las escaleras de acceso al mismo, todas horadadas por la desidia, pensando cómo es posible, en pleno corazón del Vedado, en una zona de hoteles y turismo, tener ese gran local en tal estado de deterioro. Así terminó mi única incursión a tan mediática Feria.

Anuncios

4 pensamientos en “Una mañana de Feria.

  1. Magnifico su escrito. Vivo a solo una cuadra del Pabellon y puedo ver lo horrible que esta un lugar que jamas deja de trabajar, asi que al menos algo debe producir. Como muchos lugares, nada es de nadie, a quien le preocupa?

    • Javico, otra de las cosas que llamo mi atencion, aunque no lo mencione, es ver ese parque vedado al publico, con cadenas y todo donde hubo un edificio emblematico del Vedado, El Alaska, que lo demolieron no por danos estructurales como dijeron, sino por la seguridad del comandante cuando iba a la mesa redonda.Que verguenza. Y para rematar en sus muros un enorme letrero que dice Viva Cuba Libre. Gracias por leerme, saludos

  2. Muy bueno su escrito como la mayoria…no crea que porque le critique alguno, no pueda ver el valor de los escritos de TODOS los blogueros de la isla.

    A proposito de su TWITT:
    Me llegan noticias de que en nuestros consulados en Madrid y Polonia tienen un libro para firmas x la liberacion de los cinco…

    Supongo sabra que no eran CINCO….eran muchos mas…..creo que venti-tantos…(de la red avispa) pero como los otros se declararon culpables…..los crucificaron (en Cuba); y aqui…supongo los “re-ubicaron” para que no fueran comidillas del exilio, pues nunca mas he escuchado hablar de ellos.

  3. Un paso de avance en el camino de la libertad de Cuba

    La visita del Papa a Cuba y perspectivas alrededor de la misma.
    Somos muchos los que hemos expuesto la posibilidad y conveniencia de
    manifestaciones populares de protestas antigubernamentales en Cuba
    aprovechando la presencia del Papa Benedicto XVI.
    Esta posibilidad me obliga a exponer algunas consideraciones al respecto.
    Es sabido de todos que para la solución de la problemática cubana el
    primer paso es que el pueblo gane la calle.
    Y desde hace tiempo la inteligencia castrista se ha encargado de hacer
    llegar a todos el mensaje de que si el pueblo sale a la calle será
    masacrado, con la intención de atemorizar a la ciudadanía y evitar con
    ello la necesaria e imprescindible rebelión popular que dará al traste
    con la tiranía mas aberrante que ha conocido América. Tiranía que ha
    destruído nuestra amada Patria.
    Esta posibilidad merece un análisis a la luz de la actualidad mundial,
    el cual nos llevará a comprender que semejante decisión de la tiranía
    está muy lejos de convertirse en realidad.
    Comparemos a Cuba con la Libia de Ghadafi y con la Siria de Assad.
    Cuba tiene a su favor muchos beneficios, para evitar esa posible
    masacre, que no tuvo Libia ni tiene Siria.
    Cuba esta situada a noventa millas de Estados Unidos.
    Cuba tiene un exilio patriótico-militante-activo que dispone de un
    gran campo de influencia, mayormente en Estados Unidos, aunque es de
    importancia también en otros paises.
    Cuba tiene varios legisladores cubanoamericanos en el Congreso de
    Estados Unidos que reciben gran apoyo de una gran cantidad de otros
    legisladores americanos, lo cual allanaría el camino para el apoyo
    militar al pueblo cubano.
    Estados Unidos tiene preparado, para el caso de un nuevo éxodo de
    balseros, un operativo con varias decenas de unidades de la Navy que
    incluyen dos portaaviones (¡¿dos portaaviones para recoger
    balseros?!), lo que haría inmediata la respuesta militar
    norteamericana una vez que tengan el pretexto, tal como sucedió en
    Dominicana, en Granada y en Panamá.
    Todo esto quiere decir que si Castro da la orden de masacrar al pueblo
    cubano, le estará dando la ocasión a los americanos para que, de una
    vez por todas, le ajusten las cuentas pendientes.
    Ahora veamos otra variante.
    Si Castro diese la orden de masacrar a la población cubana, lo que
    obviamente provocaría su derrota y huída, sería encausado por la corte
    penal internacional y ordenado su arresto, por lo cual, estuviese
    donde estuviese, sería entregado a la ley y confiscados todos sus
    bienes y cuentas bancarias, asi como las de sus incondicionales y
    familiares, lo que equivaldría a perder ” todo el producto de su
    trabajo de 53 años”.
    Y aqui Castro se arriesgaría a encontrar la segura desobediencia de
    sus incondicionales, los cuales saben que perderían todo y serían
    llevados ante la justicia de cumplir esas ordenes, en tanto que, si
    desobedecen y se oponen a Castro, quedarán como los hombres que, en el
    momento preciso, hicieron lo correcto y tomaron la decisión adecuada.
    Ante estas perspectivas; ¿ que haría Castro?.
    Castro nunca ha desarrollado una pelea donde no tenga todas las de ganar.
    Entonces, en este caso se impondría la tercera opción, que es como sigue:
    Cuando Castro vea que tiene la pelea perdida, se irá de Cuba
    abandonando el poder, como han hecho todos los tiranos y dictadores a
    lo largo de la historia.
    Castro se refugiará en algun país lejano y nosotros, en Cuba,
    tendremos entonces un gobierno provisional.
    Podemos reclamar que Castro sea llevado ante la justicia, pero esto
    tiene los siguientes inconvenientes:
    Repito, tendremos en Cuba un gobierno provisional.
    Debemos llevar al país a un proceso constituyente que institucionalice
    la nación y el gobierno.
    Eso lleva tiempo. Despues de promulgar una constitución y celebrar
    elecciones y tener un gobierno legitimo, ese gobierno tiene que firmar
    muchos tratados internacionales y lograr un tratado de extradición con
    el país donde esté refugiado Castro. Entonces, y solo entonces,
    solicitar su extradición para que sea juzgado en Cuba.
    Otros cuantos años y años de cortes y apelaciones.
    Resumen, Castro se muere de viejo en ese equis país donde se refugió y
    escapa a la justicia que debe castigar sus numerosos crimenes.
    Y cuando analizamos todos estos aspectos, nos damos cuenta que esta
    última opción es el camino que tomará Castro si el pueblo cubano sale
    a la calle masivamente en reclamo de libertades y derechos y
    condiciones de vida verdaderamente humanas.
    Y este análisis nos lleva a comprender que la próxima visita del Papa
    Benedicto XVI es una ocasión mas que propicia para que los cubanos
    realicen manifestaciones en reclamo de derechos, teniendo en cuenta
    que en presencia del Papa, su delegación y centenares de periodistas
    internacionales, sera todavía menor la posibilidad de alguna represión
    violenta por parte de las autoridades castristas.
    Debemos aprovechar la ocasión que se nos brinda para reclamar nuestros
    legítimos derechos.
    Una buena campaña haciendo ver a los cubanos la importancia y
    posibilidades del momento provocaría las siguientes opciones:
    Castro, como ha hecho tantas veces, haría encerrar preventivamente a
    decenas de miles ( o tal vez mas de un centenar de miles) de posibles
    manifestantes, con el objetivo de garantizar la tranquilidad a la
    visita papal.
    La opinión pública internacional se apercibiría de esta situación y el
    Papa, lejos de legitimar a los Castro con su visita, se vería en una
    situacion muy incomoda y le reclamaría al gobierno de los Castro.
    Podría hasta suspenderse la visita del Papa o perder legitimidad éste
    ante los ojos de la comunidad internacional.
    Por otro lado, si Castro decide no hacer nada ante esta situación,
    entonces el campo es nuestro y podemos tomar la calle y hasta ahí
    llegó la tiranía.
    Desde cualquier punto de vista, la ocasión es mas que propicia para
    que la aprovechemos y salgamos a reclamar nuestros derechos y nuestro
    futuro.
    Se hace necesario que todos hagamos lo que esté a nuestro alcance para
    hacerle llegar al mayor numero posible de cubanos la idea de que
    debemos aprovechar esta ocasión en nuestra lucha por la libertad y la
    democratización de Cuba.
    Gracias a todos por leerme;
    Simón José Martí Bolívar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s