¿De qué unidad hablan?

En mi planeta, los medios se la pasan hablando de la unidad del pueblo, de un partido único (como el de Martí), el voto unido, etcétera, etcétera.

Ante todo, quiero aclarar que el tan utilizado término de partido único (cuando se refiere al que fundó el Apóstol), es una tremenda falacia. Martí, claro está que creó un partido para unir a los cubanos que deseaban la independencia de la isla, ese fue el objetivo. ¿Por qué habría de crear más de uno? Una vez terminada la guerra, este partido fue disuelto y se crearon otros, según las diferentes tendencias y opiniones, como era de esperar, en un sistema que proclamaba la libertad y la democracia.

En cuanto a la tan cacareada unidad del pueblo, señores, permítanme expresar mi humilde opinión: nunca antes este pueblo estuvo tan dividido, o mejor dicho, se comportó de manera tan individualista. La revolución lo primero que hizo fue justamente dividir: enfrentar a padres e hijos y viceversa; enfrentar y separar a matrimonios de muchos años, por contradicciones políticas nunca antes experimentadas; enfrentar a los vecinos, que aprendieron rápidamente, inducidos por el miedo, a señalarse y vigilarse unos a otros. En dos palabras: se incrementó la envidia y la mezquindad y, por ende, la división. Esta es justamente la Cuba que no muestran a los invitados del gobierno, incluyendo claro está al Papa.

Desde hace ya muchos años pueden observarse en las ciudades, edificios multifamiliares descascarados y despintados por los años y el abandono, donde de pronto, encontramos un balcón, así como el pequeño perímetro que abarca el mismo, de un color diferente, reluciente y fulgurante, que destaca aún más la fealdad y el descascaro del resto del inmueble, mostrando públicamente la poca sensibilidad y solidaridad, amén del mal gusto de los ocupantes del apartamento en cuestión. Esto denota, no solo las diferencias de poder adquisitivo, sino la poca comunicación entre vecinos, que como es de suponer, la mayoría no cuentan con suficientes recursos para asumir ellos el costo de pintar todo el edificio, no pudiendo evidentemente llegar a un acuerdo. El gobierno, durante todo este medio siglo, solo ha mostrado indiferencia ante el deterioro y el daño estructural de los mismos. La mayoría de los ciudadanos no cuentan con recursos ni para mejorar sus propias viviendas. En estos casos, lo más sensato sería dejar el exterior del inmueble sin pintar, o darle una pinturita clara, en tonos neutros, para que no se destaque tanto del resto de la fachada.

Asimismo, caminando por las calles, encontramos columnas redondeadas que separan viviendas adosadas, y las mismas están divididas a la mitad, como señalado por una regla, y cada porción de un color diferente, de acuerdo a quien pertenezca el pedazo. Pero lo más frecuente es ver, en los antiguos edificios o mansiones, devenidas hoy en solares, profusión de motores de agua instalados por los diferentes ocupantes: cada uno el suyo, en lugar de reunir dinero, entre todos para comprar uno solo de más potencia. Esto mismo ocurre con los tanques de agua improvisados en azoteas y dentro de los propios apartamentos, agregando al inmueble, con todo el peligro que esto conlleva, un peso que no fue calculado ni por los arquitectos ni ingenieros que intervinieron en su construcción. Esta es otra de las posibles causas de los desplomes totales o parciales, que ocurren prácticamente a diario en esta ciudad.

Después de observar con detenimiento esta práctica ciudadana de sálvese el que pueda, constatar las delaciones entre vecinos y los robos al descaro para resolver sus problemas cotidianos, ¿puede alguien, con dos dedos de frente, creer en la tan cacareada unidad que tanto exaltan los medios?

Anuncios

8 pensamientos en “¿De qué unidad hablan?

  1. Como siempre “Por el ojo de una aguja” un artículo lleno de verdades donde su “humilde opinión”, deja de ser humilde para decir la realidad, esa realidad que implementó el régimen castro-comunista desde el principio, “divides y vencerás”, todo muy a tono con esa triste realidad que vive ese sufrido pueblo cubano de a pie.
    Se nota en la foto de un edificio de la época modernista en Cuba (décadas de los 40 y 50) lo ridículo que se ve esa fachada uniforme arquitectónicamente donde yo pinto y tu no y es como dice la articulista es mejor ni pintarlo para que todo sea más uniforme. Dónde están las Agencias reguladoras del Ornato Público bajo ese régimen, qué hacen.

    • Gracias amigo, digo humilde, porque no soy ducha en temas politicos. En realidad no me gusta la politica, soy artista, pero no puedo estar ajena a lo que me rodea y me incumbe y si eso es politica, pues que asi sea. Gracias por tu comentario y apoyo, un abrazo Rebeca

  2. Precisamente la falta de unidad entre los cubanos de antes y de ahora ,de aqui y de alla ,es lo que ha permitido que los Castros hagan a su antojo lo que quieren de los cubanos,nos la damos de muy inteligentes , analiticos y decididos,pero nada de eso, con el perdon de dios , los cubanos somos individualistas y es por eso q debemos arrastrar con los Castros hasta la tumba ,amen q nos demos cuanta q todos unidos , sin violencia hacemos el cambio cuando nos de la gana.Para gobernar debe haber gobernados y si no nos dejamos gobernar se termina la historia ,,, basta con promulgar la desobediencia civil sin temor y dispuestos a sacrificar las migajas de hoy por un futuro para nuestros hijos y nietos.

  3. La especialidad del castrismo: divide y triunfa, ademas en vez de pronunciarse por un pais multipartidista y democratico empezo a eliminar fusilando a todos los que se le enfrentaban

  4. En una ocasión comenté; creo que el BLOG de Miriam….(un poco exaltada por cierto; como buena cubana en fin, o peor aun…porque cuando uno se “americaniza” se acostumbra a “Speak your Mind” y eso no siempre la gente lo entiende o acepta muy bien) que en el Mundo pasa algo “raro”. En países como USA donde se promueve-por la propia naturaleza del sistema-el individualismo; la gente está dispuesta a cooperar, consultar, pactar, ceder, armonizar, negociar…. con vecinos, amigos, compañeros de trabajo. No siempre en forma monetaria (o por beneficios monetarios) pero de otras maneras o por otras razones. Por voluntad propia la gente dona dinero y tiempo a causas. Por educación al menos (y quizás por un sentido de armonía y respeto) consultan con vecinos ideas para mejorar el vecindario; o incluso sobre proyectos personales con el fin de “no ofender” o incorporar al vecino a la idea. Tengo un conocido que compró una casa al lado de un americano; ninguna de las casas en ese vecindario tenían cercas; y el americano decidió ponerla; le tocó la puerta a este para explicarle su decisión y que entendiera que la decisión de poner la cerca no respondía a “separarse” de ellos como vecinos; sino que estaba preocupado por la proximidad a avenidas principales y temía por su seguridad. Al final el otro terminó poniéndola también, una igual; ya que tenían un descuento por hacerlas juntas; y además le daba una mejor vista al ambas casas. La gente acá cuida, aun cuando una cosa no sea de ellos; no todos claro, siempre hay excepciones; pero fíjate que las excepciones casi siempre son inmigrantes y no nativos de acá.

    Sin embargo, en países como Cuba, donde se promueve (o se supone se promueva por la naturaleza del sistema) el “colectivismo”…la gente no cuidan las áreas comunes porque no la sienten suyas; nadie quiere hacer un sacrificio que otros puedan disfrutar, ni siquiera si supone el disfrute de ellos también. Cualquier gesto educado para con alguien lo consideran “un acto de humillación o flojera”. En fin…lo que ya sabemos y vemos a diario. Y esa extraña manifestación- contraria a la doctrina comunista- de “individualismo extremo” (así le llamaría yo) donde más se palpa es en la juventud que te dice, refiriéndose a los Castro ¡que lo quite quien lo puso! O sea, que prefieren seguir siendo esclavos porque “no es su responsabilidad tratar de ser libres”. Yo le preguntaría: ¿Martí y Maceo pusieron a los españoles? Me gustaría ver a estas personas frente a un abogado que les anuncie que tienen una herencia por cobrar, de un pariente que no conocían, a ver si les dirían “es a otros a quienes le corresponde ese dinero porque yo no lo puse (en la cuenta bancaria)”. Por demás que valdría poder, al menos a los que están fuera de Cuba, deportarlos cuando te dicen eso….porque si no pueden sacrificar nada por su país “porque ellos no lo pusieron en el poder” ¿ Por qué venir a disfrutar del sacrificio que otros hicieron para que esos países donde viven hoy fueran libres y democráticos?

  5. Creo, y puedo estar equivocada, que el día que se cambie “el discurso” de cualquiera de los bandos…para CONSENSO en vez de “Unidad” (pues parece lo mismo pero no es igual) la cosa cambiaría.

    Consenso: Consentimiento o acuerdo, especialmente el de todas las personas que componen una corporación, dos o más partidos políticos, un grupo social, etc., en torno a un tema de interés general.

    Unidad: Propiedad de lo que es uno e indivisible. Unanimidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s