Un hecho curioso

Desde hace algunos días no publicaba en mi blog, debido entre otras cosas, al gran cúmulo de trabajo y de asuntos personales que me han afectado. Lo último que publiqué fue relativo al primero de mayo y al impacto que esto produjo en mí.

En estos días he tenido que dedicarme a fondo a mi actividad principal, la artesanía, debido al cúmulo de pedidos. Compartiendo este tiempo con mis habituales rutinas, y teniendo que dejar un poco abandonada mi bitácora. También como un extra, se me pidió colaboración en la boda de una amiga, cosa esta que hice con sumo placer. Dejándome todo ello poco espacio para otras actividades.

Llegó el domingo y lejos de poder descansar, tuve que dedicarme a poner al día todas las tareas domésticas, que se van a cumulando junto con el cansancio, para el fin de semana.

En el peor de los momentos, se apareció en los bajos de mi edificio, un joven con aspecto muy informal que gritaba mi nombre hasta con faltas de ortografía. Bajé para ver qué quería y quien lo enviaba. Me dijo que buscara mi carné de identidad que tenía que entregarme algo. Subí en busca de mi documento de identidad, pero olvidé mis espejuelos. Mire, le van a mandar un paquete de Miami y yo debo tomar sus datos para hacerle una entrega, me dijo. Tomó nota, en un largo y estrecho pedazo de papel, como esos que utilizan en el CDR para citarte a guardia o a las famosas votaciones. Me dice firme aquí y yo cansada como estaba y deseando terminar de una vez, firmé sin leer aquella tira de papel. Coja este CUC (1.00) para que lo cambie por pesos de los corrientes y pueda pagar el importe del paquete cuando se lo traigan, que no debe pasar de 25.00 pesos.

Cuando subía las escaleras camino a mi apartamento con aquel billetito en mis manos, fue que reaccioné, pero ya el muchacho se había ido. En un inicio me causó risa, pero de inmediato entré en pánico. De pronto me di cuenta del error cometido. Llegué hasta pensar que era un seguroso disfrazado de marginal, como habitualmente hacen. Corrí a pasarle un mensaje a la amiga que presumí había enviado el susodicho paquete del que aún no tengo noticias. ¿Y si yo he firmado en esa tirita de papel haberlo recibido?

¿Acaso hasta he firmado comprometerme a hacer guardias del CDR por un año entero?

En fin, que a pesar de saber que no se debe firmar nada sin antes leerlo, cometí la torpeza de hacerlo. Mas aún en el caso nuestro, el de la blogósfera alternativa, que estamos siendo en nuestro propio país constantemente atacados y difamados. Lo hecho hecho está, sólo me queda pedirle a Dios, me proteja, y todo esto no haya sido más que una curiosa sucesión de coincidencias.

Anuncios

7 pensamientos en “Un hecho curioso

  1. Mi amiga, tus amigos rezaremos, entre ellos yo, para que no sea ninguna traquimaña mala… amarga experiencia la tuya esta vez…
    Por otra parte me alegro de tus trabajitos artesanales que tienen mucha calidad. Un abrazo

  2. ¡Hombre Rebeca!

    A ver si has firmado un recibo de haber recibido un dinero de la CIA.

    Tranquila; es una broma.

  3. Esto es una nueva modalidad de las agencias de envios para Cuba , ellas deben cobrar en Cuba cuando entregan el paquete, pero ese precio te lo cobran aqui y va alguien a llevar ese dinero, para que cuando llegue lo enviado, ellos entreguen el dinero que ya recibieron antes….entendieron algo. Yo ya pase por esos tramites, con la agencia VaCuba. Es una modalidad de hacer llegar nuestra ayuda a la familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s