Para no olvidar.

Así reiteran, una y otra vez cada domingo, en el programa de Radio Rebelde Memorias, entre pieza y pieza musical, a modo de slogan, un teque político sobre las dificultades que tuvo nuestra isla bloqueada y asediada en los años sesenta, tanto como las peripecias y los miles de kilómetros que debían hacer y recorrer los funcionarios del régimen, para obtener las placas de vinilo, donde grabar nuestra música: Eso es algo, dicen para no olvidar

Pero, justamente ellos, los integrantes de dicho programa, parecen tener muy mala memoria, ya que olvidan reiteradamente poner música cubana interpretada por Olga Guillot, Celia Cruz, Magie Carlés, Willy Chirino y otros tantos, por solo mencionar algunos, proscritos en nuestra radio, por el simple hecho de haber marchado al exilio, o como el doloroso caso de Ernesto Lecuona, silenciado su nombre tantos años en nuestra radio, por las declaraciones hechas por el mismo en los primeros años del triunfo de la revolución, cuando se encontraba en gira fuera del país. Solamente fue reivindicado su nombre, después que a finales de los años noventa, el mismo fuera objeto de un homenaje mundial, por su grandeza como compositor.

Cómo pueden hablar de no olvidar, los que parecen haber olvidado las purgas revolucionarias, a las que fueron sometidos infinidad de artistas, músicos, humoristas, y titiriteros nuestros, todos de altísima calidad profesional, en la radio y la televisión, por el solo hecho de disentir del sistema.

Yo le sugeriría al programa Memorias, que tomara mucha Fitina, o ingirieran alimentos ricos en fósforo, para recuperar la misma, y no dieran excusas tan baladíes, como las que me han dado cuando he solicitado con insistencia, la música interpretada por la gran Olga Guillot, esgrimiendo como argumento, que no poseen discos de esta maravillosa cantante cubana, porque todos están dañados.

Sería bueno que alguien, que pudiera y poseyera una colección de algunas de las piezas interpretadas por esta gloria de Cuba, les enviara copia a la emisora, a ver si así recuperan la memoria.

Anuncios

8 pensamientos en “Para no olvidar.

  1. Olvido, a su conveniencia, mira si son trapos que pusieron a esa Gloria de Cuba, Ernesto Lecuona en el olvido, incluso la casa del mismo en Guanabacoa parece estar en “lo que el viento se llevó,” una simple tarja y nada más, me alegro haberme largado de esa inmundo régimen donde sólo reconocen su mentira.
    Ay , Rebeca, ¿cómo has podido sobrevivir en ese mundo?, te considero.

  2. A: José Collantes.

    Sabe usted por qué nos hemos quedado en Cuba. Pues para dar la pelea desde aquí adentro, en nuestra Patria. Para denunciar encarando a los tiranos, todas sus violaciones de nuestras libertades, con valentia, no huyendo al exilio como rata en busca de queso fácil. En donde al final tampoco se es feliz porque no estas en tu país, en tu suelo y entonces vives sacando a flote las bajas pasiones que te provoca el sufrimiento de haber renunciado, por falta de valor, a vivir en tu Cuba, adorada y bella. Yo aplaudo y admiro a todo el que se queda a luchar por nuestra libertad desde adentro. Y repudio a todo el que convida a irse al exilio.
    Usted no se haga el FELIZ, que conozco muy bien los sufrimientos de no despertar en las mañanas, pisando esta hermosa isla adorada por sus buenos hijos. Miami es una cloaca, con mucho bienestar material, pero carente de espiritualidad, vacia.

  3. Muy buen articulo, sabemos como son los comunistas. El nombre del programa deberia ser “Memorias Selectivas”. Con gusto te hariua llegar un disco de Olga Guillot, para ver si lo pasan en la radio.
    El señor “jack el destripador” no parece muy feliz a pesar de que se levanta pisando su isla adorada,, mas bien parece que la pisotea en lugar de pisarla. Las generalizaciones no son nada buenas, en mi caso, por ejemplo no estoy aqui por las bondades materiales, y no me quede en Cuba porque no soporto las faltas de libertades, hay quien tiene la virtud de tolerar que le pisoteen la falta de libertades a cambio de despertarse y pisar la adorada isla. No es mi caso. La libertad para mi no tiene precio y con gusto pago el alto precio de no caminar por las calles de La Habana. Aunque , debo aclarar, admiro a la gente que se queda y lucha desde adentro, para mi tienen todo mi respeto. Yo defnitivamente, no tengo alma de patriota, tengo mas bien alma de hombre libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s