¿Tope o tupe?

Viendo los encuentros de baseball entre la selección de Cuba (todos profesionales) y los universitarios norteamericanos, adolescentes, donde solo unos pocos pasan de los veinte años, sentí vergüenza ajena. ¿Cómo es posible que no hayan puesto en ese tope, justamente a los novatos de nuestra pelota, para que adquieran fogueo, como se dice aquí?

Además, en un estadio casi vacío, unos pocos jóvenes con camisetas de un mismo color (posiblemente sacados de algún centro estudiantil), más algunos mayores con caras de militantes del partido y, si acaso algún que otro familiar de los cubanos, y otras, muy pocas, caritas de norteamericanos, ocupamdo apenas unos asientos. ¿Cómo es posible que estos encuentros, que han despertado tanta expectativa entre nuestros fanáticos, no hayan llenado el Latinoamericano? Todo parece indicar que las entradas son selectivas.

¿Hasta cuando vamos a estar engañándonos nosotros mismos, enfrentando completos profesionales, hechos y derechos con muchachos que, en su mayoría son menores de edad? Aún así, a pesar de haber utilizado a nuestros mejores lanzadores, los muchachos les están haciendo sudar la gota gorda.

La prensa comenta solapadamente , entre líneas, que el segundo encuentro que se definió siete a seis, los nuestros lo ganaron casi de casualidad, pues en honor a la verdad los jovencitos USA, jugaron mucho mejor. También justifican el hecho de haberlos enfrentado con profesionales cujeados y no con iguales, porque: estos muchachos tienen más experiencia de juegos que los del patio, porque están jugando desde que son niños. ¿A que se debe esto?

Entre otras causas, a que aquí apenas quedan terrenos donde practicar pelota. Los antiguos terrenos de Bohemia, los sembraron de plátano y cercaron, porque están muy cerca del MINFAR y del Comité Central; en el terreno de pelota de la maderera Orbay y Cerrato, construyeron un edificio multifamiliar de micro-brigada, y así sucesivamente por solo citar algunos. También es de notar que antiguamente, antes del año cincuenta y nueve para ser más exactos, una pelota Wilson profesional costaba un peso cincuenta centavos de la moneda en que se pagaban los salarios, ahora cuesta varias veces ese valor, en una moneda casi inalcanzable para la mayoría de los cubanos (CUC). Lo mismo ocurre con los guantes y los bates, lo que hace imposible para cualquier muchacho practicar este deporte.

Pero, lo que a mi juicio es más lamentable aún, es ver cómo un encuentro deportivo, en mi planeta se convierte, como por arte de magia en un tope político.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Tope o tupe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s