El poder que nada puede.

Ayer tarde, casualmente, me tropecé con una de las activistas del CDR (Comité de Defensa de la Revolución) de mi cuadra. La conozco hace muchos años, desde que en el año mil novecientos setenta y uno, me mudé para este apartamento donde actualmente habito. Aunque entre nosotros nunca ha habido amistad, pues no tenemos puntos en común que nos unan, en una etapa en que sus hijos eran pequeños y ella confrontaba una crisis grande, yo la ayudé en todo lo que pude. Ese fue nuestro único y mayor acercamiento.

Cuento esto, para que quede claro que no existe la confianza ni amistad, para que ella aceptara ser portadora de un agresivo mensaje de una amiga, en común, que a pesar de las diferencias políticas diametrales existentes entre nosotras dos, la quiero y respeto por su buen corazón, a pesar de su lenguaje en extremo desenfadado y hasta soez. Entre nosotras eso lo soslayo, pero lo que no acepto es que me envíe mensajes amenazadores, para que yo asista a la reunión que hoy viernes se va a dar, para elegir a los candidatos a las ya famosas elecciones del Poder Popular, que como todos sabemos no ha resuelto nada.

Cuando me trasladó el recado, le dije a la portadora: -Dile que ya hablaste conmigo y que lo lamento mucho, pero no voy a asistir, que ella sabe bien que hace muchos años no lo hago. Que sólo asistí a las primeras reuniones, pensando que algo se resolvería, pero como no fue así, decidí no perder más tiempo. Que no creo en las elecciones de mi país y, como asistir es voluntario y votar es un derecho, no un deber, me acojo a la voluntariedad y a mi derecho. Que cuando yo vea que haya un delegado con poder suficiente y recursos, para que la basura sea recogida a diario, se mejore el transporte, las calles se barran y se frieguen, los baches y salideros se arreglen, el alumbrado público sea suficiente y el que nos representa defienda nuestros derechos, entonces no va a tener ni que citarme, yo estaré allí, en primera fila. Mientras sigamos con este Poder que nada puede, que no cuente conmigo.

Anuncios

5 pensamientos en “El poder que nada puede.

  1. “UNA NACION DE OVEJAS ,EGENDRA UN GOBIERNO DE LOBOS” EDWARD R.MURROW”. SI NO LUCHAS TEN AL MENOS LA DECENCIA,DE RESPETAR A QUIENES SI LO HACEN.” J MARTI. AMIGA REBECA,HAS DEMOSTRADO EJEMPLO DE CIVISMO,NO IMPORTA CUANTO TE DIGAN,LA CONVICCION SUYA,ES MUCHO MAS RESPETADA,QUE LAS “LEYES” DEL DESGOBIERNO.SALUDOS ELIO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s