Viajar sin dinero

Cartel y panes de bienvenida.

Lo que para otros es inimaginable, para los cubanos de la isla es casi normal. Esto de viajar sin dinero es lo que hacemos la mayoría de los que aquí hemos tenido y tenemos ahora, el privilegio de emprender un viaje generalmente, para reencontrarnos con nuestros hijos y familiares o amigos que viven fuera.

Desde el momento en que tienes conocimiento de la intención de alguno de los antes mencionados de invitarte, ya comienza la odisea: trámites costosos, papeleo y gastos, en ocasiones excesivos (por tratarse de nuestro país), póliza de seguro si viajas a Europa, costo de la visa, etcétera. En fin, todos estos trámites y pagos hay que realizarlos en CUC, la moneda dura, en la que precisamente no te pagan ni tu salario ni tu jubilación. Eso sin contar que el pasaje corre por parte del que te invita.

Muchas personas te dirán antes de emprender el viaje de ida: Oye, ahora cuando estés fuera, aprovecha y conéctate a Internet, y trae todo lo que puedas, porque este es tu primer viaje en el año y aquí pagas al entrar en pesos cubanos

Lo que si nadie te dice y eso lo tienes que tener bien claro es que te podrás conectar cuando tu anfitrión te preste su ordenador, y que el exceso de equipaje que cuesta bien caro, se paga en el país donde abordas y no en el que te recibe. ¡Y créeme, sería demasiado abuso cargar también ese gasto a la cuenta de tus anfitriones!

En sentido general, la gran mayoría, viajamos con apenas un dinerito de bolsillo o con la ausencia absoluta de éste, provocándonos el consiguiente desasosiego. Debes asegurar que te vayan a esperar al aeropuerto, pues con lo que tienes no te alcanzaría para pagar un taxi, amén de que algún pícaro, vea la cara de asustado que llevas y hasta se quiera aprovechar de ti.

Una vez llegado a tu destino y habiendo tenido la dicha de ver caras conocidas esperándote, comienza la otra etapa del viaje: el alojamiento. Deberás aceptar con una sonrisa en los labios, las condiciones que te haya creado tu anfitrión, para no ocasionarle más inconvenientes o gastos.

Disfrutarás de todas las comidas y los paseos que éstos planifiquen, y agradecerás infinitamente todos los obsequios que te hagan, aunque no te gusten, o no sean tu talla, como en el caso de ropas, porque también estarás pensando en ese momento en tus amigos que dejaste en tu planeta y a los que quisieras llevarles algo.

Entre los paseos seguramente estará incluida la visita a un gran mall, y se te abrirán desmesuradamente los ojos al observar toda aquella gran cantidad y variedad de productos. En ese momento te darás cuenta lo miserable que eres, al no disponer de solvencia, para satisfacer por tu cuenta, alguna vieja necesidad o antojo. Trata por todos los medios de rechazar una visita a Ikea, porque ésta bien te pudiera provocar un infarto.

Después de disfrutar como un niño chico al que llevan y traen y le regalan cosas, va llegando el momento de retornar a tu mundo real. Ahí entonces empieza el gran problema. Posiblemente tres días antes de la fecha de regreso, te dolerá la barriga y estarás nervioso o estresado pensando cómo metes, en la maleta que te prestaron, todas aquellas cosas que te han ido obsequiando. Tampoco tienes dinero para pagar el sobrepeso y si lo tuvieras, claro que te dolería mucho soltarlo, porque lo necesitas para comprar comida a tu regreso. En ese momento aquel abrigo (si viajaste en invierno) que te prestaron, te pesará muchísimo y deberás llevarlo puesto a tu regreso aunque pases calor.

Finalmente al llegar, aguantarás con mezcla de impaciencia y alivio, la tremenda cola que tendrás que hacer para pasar la aduana cubana, cosa ésta que ya se te había olvidado, debido a la rapidez con que pasaste las de los otros países.

Algún buen vecino te esperará a tu regreso con los panes que te tocan por la libreta y que el amablemente guardó para ti.

Anuncios

8 pensamientos en “Viajar sin dinero

  1. Hay quienes se invitan ellos mismos sin conocer la situación o poibilidad económ ica del otro y lo deja endeudado, creánlo o no.

  2. Que dramatica eres. Quien lea este post se le quitan los deseos de viajar. !Los pobres!
    No es para tanto. Si nadie viajara, no hubieran tantos cubanos afuera. Y a esos nadie les ha regalado nada y han tenido que pulirla

    • Sr Iberico, ante todo gracias por tomarse el trabajo de leerme. Acostumbro a decir sencilla y llanamente la verdad. Aun en mi epoca de diplomatica trague mucho en seco y tuve que disimular mucho ante los demas diplomaticos, porque eramos los mas pobres y sin recursos propios. Saludos
      Disculpe la falta de acentos, estoy en una maquina de otro idioma.

    • Sr Iberico, ante todo gracias por tomarse el trabajo de leerme. Acostumbro a decir sencilla y llanamente la verdad. Aun en mi epoca de diplomatica trague mucho en seco y tuve que disimular mucho ante los demas diplomaticos, porque eramos los mas pobre y sin recursos propios. Saludos
      Disculpe la falta de acentos, estoy en una maquina de otro idioma.

  3. SR IBERICO TODO ES MUCHA VERDAD Y SE QUEDA CHIQUITA LLEVO 20 AÑOS FUERA DE CUBA Y HE VIVIDO ESTO CON MIS PADRES ,MI HERMANA, MI SUEGRA ,EL PROBLEMA ES QUE EL MUNDO NO SE ENTERA DE LA REALIDAD DE CUBA A MI HERMANA LA HUMILLARON Y SE LO QUITARON TODO LO QUE YO COMPRE CON MI DINERO DE MI TRABAJO ASI ES CUBA

  4. En qué luna vives iberíco… todo es mucha verdad. Yo cuando logré salir por primera vez de Cuba, en 1993, viajé solo con 11 dolares y eran los que tenía que pagar por derechos aeroportuarios, que un chico que me conocía alli me dijo, “eso es todo lo que tiene señora? pues quédeselo, no me pague nada” y a su riezgo logré llegar a México con 11 dolares que me sirvieron para comprar una tarjeta de teléfono. Tengo miles de anecdotas, como por ejemplo en el aeropuerto de la Habana me retuvieron mas del tiempo que duró el vuelo, en espera solo porque el pasaporte le faltaba una letra de mi nombre, un pasapore que habían confeccionado alli. Todo lo que dice Rebe es cierto y hasta creo… QUE SE QUEDÓ CHIQUITA!

  5. Esa jaba de panes viejos que le han guardado a la senora Rebeca,colectados por algun amigo,durante su viaje a Europa,es una muestra fehaciente de los,trabajos y miserias que tenemos que soportar los cubanos en el paraiso socialista de los Castro,creo que solo servira para hacer un pudin o algunas torrejas,enhorabuena Rebeca welcome Home,lo que usted menciona de que los cubanos cuando viajamos,vamos con una mano delante y otra detras,me hizo recordar mi epoca de trabajador internacionalista,cuando el estipendio que recibiamos ,malamente nos alcanzaba para malcomer y de eso teniamos que separar la mayor parte para comprarle unas cositas a los familiares que dejabamos detras,Recuerdo un companero que paso en Espana varios dias alimentandose mal para comprar en el aeropuerto una grabadora para su hijo,y alli mismo en Barajas le dio un descenso e hipoglicemia que se puso malisimo, y entre otros viajeros le colectaron unas monedas para un chocolate y un pan con chorizo que lo reviviera…Memorias del comunismo en la isla de Cuba,pudieran llenarse tomos y tomos de anecdotas de miseria y mas miseriia SOLAVAYA!!!!

  6. Es muy cierto lo que dice Rebeca , y se queda corta.Con lo que gana un cubano no puede ni sacar su pasaporte.El que invita tiene que subvencionarlo todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s