¿Miedo al cambio?

Últimamente mucho se conversa, en círculos cerrados de amistades, sobre los lentos, casi imperceptibles cambios anunciados por el gobierno. Lo que sí está claro es que a “soto voce,” casi secretamente, se perciben movimientos que implican que algo se está “cocinando”, como siempre, a espaldas de la opinión pública.

El gobierno está atravesando por una crisis nunca antes vista. La economía cubana es prácticamente inexistente. El país no produce riqueza alguna y la esperanza puesta en el gobierno de la vecina Venezuela, se desvanece junto con el chavismo: un espejismo en pleno desierto cuando se está a punto de morir de sed. Nuestra única alternativa está en el Norte, y no en el Sur.

¿Estamos preparados para el cambio? A mi modo de ver no. Siempre, como pueblo desinformado y aislado, hemos esperado que las soluciones lleguen ”de afuera”. Esto hace que muchos, quizá la mayoría, le teman a lo desconocido. Por otra parte, la diaria sobrevivencia no deja casi espacio al pensamiento analítico.

Durante cincuenta y cuatro años nos han estado metiendo miedo con “el enemigo de enfrente”, invento éste de que se ha valido el régimen para paralizar la iniciativa privada y convertirnos en seres conformes sin expectativas, persiguiendo todo el tiempo la comida, echándole la culpa de nuestros males al mal llamado bloqueo, que también está en evidente período de extinción.

Ahora, cuando sutilmente se intuye que algo “se está cocinando” con el vecino de enfrente, en vez de alegrarnos, muchos se atemorizan y hasta creen que esto se va a convertir en un “quítate tú para ponerme yo”. Justamente nunca debimos dejarnos manipular al presentárnoslo como tal, cuando en realidad Estados Unidos siempre fue nuestro mercado natural.

Un amigo, al que considero una bella persona, me dijo muy preocupado que teme: “qué va a ser de nosotros, la oposición, cuando esto ocurra”. Seguir escribiendo, le contesté y señalar lo malo, venga de quien venga como hacemos ahora. Además, cualquiera podrá dar rienda suelta a su inventiva y creatividad. Tendremos al menos igualdad de oportunidades, recuperaremos nuestras libertades individuales y con ello nuestro libre albedrío.

Una arquitecta, por la que siento un gran aprecio, me manifestó su preocupación ante los cambios: “Nosotros, que nos quedamos aquí a soportar todo, no vamos a tener ni un peso en el bolsillo y los de allá van a venir con dinero para invertir”. Mira, le contesté, precisamente hemos sido culpables por soportar y aceptarlo todo sin protestar, y en cuanto a que ellos vengan con dinero, a mí no me molesta para nada, todo lo contrario, me alegra. Además, muchos de los que van a venir a poner su capital, son aquellos cubanos, o sus descendientes, a los que el gobierno les despojó de todo y con su sacrificio, inteligencia o buena suerte, volvieron a recuperarse económicamente. Eso va a ser bueno para todos.

Creo que es hora ya de que se limen las asperezas políticas y se sea más pragmático. Habrá que hacer en muchos casos de “tripas corazón” y comenzar de nuevo sin rencores. Perdonar, aunque no olvidar, y que las autoridades competentes juzguen con la dureza necesaria, aquellos casos criminales perpetrados contra la integridad del ser humano, que no deben quedar impunes. Por lo demás, tratar de aportar todos nuestro granito de arena, para rehacer nuestro país y lograr insertarlo en el desarrollo del Siglo XXI.

Anuncios

9 pensamientos en “¿Miedo al cambio?

  1. optimista su post, muchas gracias, y en el afan de reinsercion tratar de evitar faux pas como llamar afrocubano a un cubano o vender armas de fuego. Esta vez lo haremos bien. saludos

  2. Ay amiga, como habrá que evitar tantas cosas que suceden en el planeta de salvajes donde me encuentro: Asesinatos, secuestros, violaciones, pedofilia, xenofobia, gobernantes corruptos a cualquier nivel, pero sobre todo que la gente no se vuelva tan egoísta, envidiosa, y traicionera que solo estè en busca de la lana y no respete los valores humanos…

    Allà hay muchas carencias y problemas sociales pero de otra magnitud, mas la genteen general y en principio es buena, humilde ,amistosa, compartidora, sincera, se quitan lo que tienen para dárselo a cuelquiera. Acà… eso no existe y ojalà con los “cambios”… la gente NO CAMBIE SUS PRINCIPIOS.

    SALUDOS Y CARIÑOS.

    • la humildad, la bondad, la amistad y la alegria no son ”principios” son caracteristicas inherentes a un ser humano, nosotros los cubanos siempre las hemos tenido, las mantenemos aun en las condiciones extremas de este momento, tal vez otros diran que Cuba es una jungla y que se salva el que puede, que el vivo vive del bobo y el bobo de su trabajo, que hay mucho de envidia, de traicion (chivateria, sacadera de trapos sucios para ganarse una lavadora, broncas por los viajes) de violencia (riñas tumultuarias, robo en las guaguas, en la calle, puñaladas, punzonazos), no por gusto la Habana al menos, es una ciudad enrejada, existe la prostitucion infantil, la violencia verbal campea, el deterioro siquico y fisico de las personas, el hambre, la represion politica, la falta de libertad de expresion, las ciudades que se derrumban, las familias sin vivienda y otro largo etc., Nuestros males son tan grandes como los de otros, pero le doy la razon cuando dice que el comportamiento alegre y amistoso no se ha perdido, el gallego resentido nunca pudo ni podra acabar con eso, hemos tenido esa pequeña victoria contra él, perdone la lata

      • Por la poca información, o la información manipulada, muchos creen que Cuba se encuentra en una burbuja. No hay secuestros… No hay robos (de los grandes que salen en los periódicos) Nada se habla de drogas. Esa es la razón por la que los que no viven en Cuba, y los que no se informan adecuadamente, hablan de la isla como en paraíso contra los males de las grandes sociedades, y se pone a EE.UU ejemplo de lo malo que puede gestar una sociedad individualista. En Argentina tenemos algo especial hacia Cuba, recuerdo a mi padre hablar de Cuba como esa gran sociedad, ideal en la que nadie pasaba hambre, todos eran iguales (el medico, el ingeniero, el albañil o el comerciante) Estoy seguro que el me contagio ese deseo por Cuba, acá, por Argentina, hace falta un Fidel, decia, y se acaban todos los corruptos. Años despues, cuando me informe, leí, conocí la verdadera realidad de Cuba me apasione y me enamore de la causa cubana, pero nunca le dije a mi padre lo equivocado que estaba. Era su culpa? No lo creo, él solo creyo lo que decían, lo imagino como el paraíso contra los males.

  3. Muy buen post, la verdad es que nos dejamos conducir como vacas al matadero. Y si una cosa o diploma de los tantos que ha recibido, es una condecoracion como el mejor psicologo de este siglo, por supuesto que hablo de Fidel. Engatuzo a tantos!!!! para convertirnos como bien dices en un pueblo que persigue la comida, y ahi te doy toda la razon.

  4. Muy buen texto, Rebeca. A muchos preocupa el futuro de Cuba y se teme la instauración de un Castrocapitalismo tan horrendo y cruel como el ya muerto socialismo.
    El exilio alerta sobre esta posibilidad que va a ser más que nefasta para el pueblo cubano al ser víctima del comunismo y el capitalismo al mismo tiempo.

  5. Los que se han quedado soportando también apoyando son fichas que el gobierno sabe usar y es posible que en un cambio queden fuera de juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s