Pequeños negocios

A pesar de la propaganda negativa emitida a través de los medios oficialistas, siempre una gran parte de la población, sobretodo los jóvenes, han imaginado de alguna que otra manera el retorno del capitalismo, aún sin conocerlo, único sistema que en definitiva permite soñar.

Desde hace casi veinte años, cuando se comenzaron a dar, con cierta mesura, las primeras licencias para pequeños negocios privados, estos sueños cobraron fuerzas. Fueron los paladares los que prácticamente abrieron el banderín, conjuntamente con el alquiler de viviendas o habitaciones para el turismo y los autos viejos de antes del cincuenta y nueve como taxis. De esos de entonces quedaron solo los más fuertes, debido entre otras cosas, a la gran cantidad de restricciones que tuvieron que sortear, así como a las presiones de todo tipo que debieron soportar.

Hoy proliferan en el país gran cantidad de pequeños negocios privados, y el diapasón temático de los mismos cada vez se amplía más: paladares, dulcerías, guarderías, fregado y encerado de autos, gimnasios, peluquerías, barberías, servicios de fotocopias, pequeñas boutiques, organizadores de fiestas y bodas, alquileres de trajes para eventos, salas de películas en tercera dimensión, y hasta algún que otro spa, por solo mencionar algunos. Todos ellos en el ramo de servicios y ninguno de producción.

Ahora bien, ¿cuál ha sido y es el denominador común que frena el desarrollo de todas estas iniciativas? Sencillamente, y en primer lugar, la no existencia de mercados mayoristas y la ausencia de leyes que autoricen la importación de los insumos necesarios, para lograr una correcta infraestructura en el establecimiento y la ampliación de dichos negocios. Otra de las cosas que más están afectando a éstos es la demanda, que en el caso específico de los paladares, está muy por debajo de la oferta. Sin embargo, no se da la misma situación, cuando se trata de los famosos “timbiriches” a puerta calle, que pululan ofertando escasos refrigerios, algunos de sospechosa higiene, a un costo relativamente bajo, siempre y cuando no los comparemos con los salarios y jubilaciones percibidos.

Por otra parte, existen los negocios mejor ubicados, donde se nota una fuerte inversión. Están, en su mayoría, respaldados por un capital inicial, que puede ser proveniente de la FE (familia en el exterior), la unión filial con extranjeros ó el de los hijos de algunos altos dirigentes, quienes poseen las mejores residencias de este país, debido en parte a las relaciones de sus progenitores, y el mucho dinero “ahorrado” durante este medio siglo de sus familias en el poder.

Ahora aparece una no tan nueva modalidad: las cooperativas de nuevo tipo (servicios, artesanos y otros), donde se agrupan para brindar sus oficios o vender sus productos, pero en el primero, se adolece casi siempre de la ausencia de productos, siendo el cliente quien deba llevarlos para poder recibir los beneficios, como es el caso del antiguo garaje de Mayía Rodríguez y Santa Catalina, que ahora se llama “Cooperativa Novedades”, siendo ésta más bien un nombre para una quincalla, y no para un establecimiento de este tipo, sin respetar aquel otro más apropiado, por el que siempre se le conoció. En este caso el cliente deberá llevar la cera, los lubricantes etcétera, hasta el detergente.

En fin, a mi modo de ver, esto más que una solución es un entretenimiento y una manera que tiene el gobierno de ganar tiempo, pues no son medidas profundas, que puedan cambiar ni sanear la ya exhausta economía de nuestro país. Sigamos pues “Jugando” a este capitalismo salvaje, ya que desde una perspectiva optimista, lo podemos asimilar como un entrenamiento necesario para un futuro no tan lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s