De la ruina material a la ruina moral

Consultorio 20

Lamentablemente el país entero se ha marginalizado, producto, entre otros factores incidentes, de la cantidad de años de régimen de sobrevivencia. El sector de la medicina no ha estado exento de ello, debido fundamentalmente a los bajos salarios devengados por sus profesionales, y a las precarias condiciones en que tienen que ejercer su profesión dentro de los centros de salud, así como al déficit de medicamentos, que les obliga a estarse informando constantemente en las farmacias, a fin de conocer cuáles medicamentos “entraron” y están en venta, para saber qué recetar a sus pacientes.

Todo esto ha conllevado a que enfermos y galenos estén, desde hace más de tres décadas, relacionándose con demasiado desenfado, en ocasiones, o con excesivas muestras de confianza, en la mayoría de los casos, perdiendo ese respeto y esa ética que debería existir entre ambos. Tampoco los pacientes denuncian las faltas o el maltrato cometidos por algunos médicos y trabajadores del sector de la salud, por miedo a represalias posteriores, ya que siempre están obligados a acudir al consultorio que les corresponde por ubicación de domicilio, y no al que desearían elegir.

Hace algunos días, mi amiga Patricia del Nuevo Vedado, acompañó a su hija embarazada al Consultorio 20, para hacerse el chequeo de seguimiento. Llegaron temprano y fueron las primeras. Después, poco a poco, se fue llenando el pequeño saloncito de espera. Pasadas las nueve de la mañana, llegó la doctora y, sin ofrecer disculpas por su retraso, lo único que hizo fue comentar en voz alta para que todos la escucharan, que se había tenido que “disparar” tremenda cola para comprar cigarrillos.

Acto seguido entró en su oficina y, momentos después, asomándose a la puerta y dirigiéndose a una señora que estaba acompañada de su esposo, que por orden de llegada iba detrás de la hija de mi amiga, le dijo, en un tono de voz más bajo pero no lo suficiente como para no ser escuchado por los allí presentes: “Ven, para acabarte de ver tu perica”. Luego, cuando terminó con esta paciente, volvió a salir y dijo: “Voy a fumarme un cigarrillo y descansar un poco”. Con la misma, se sentó en el murito del jardín y comenzó a fumar despreocupada.

Mi amiga y su hija abandonaron el lugar indignadas. Días después recibieron la visita del médico de la familia y de la enfermera del Consultorio, para que les explicaran por qué la paciente se había ido sin consultarse, pues esta acción les perjudicaba a ellos ante las autoridades del Policlínico, ya que debían darle seguimiento al embarazo. Mi amiga entonces aprovechó para decirle que las perjudicadas eran ellas, por la falta de respeto de la doctora y que, por supuesto, lo informara a sus superiores, porque ellas lo harían también por otras vías.

Esto, lamentablemente, es solo una pequeña muestra del punto a que han llegado las relaciones médico-paciente, pues ambos están obstinados de sortear a diario tantas dificultades y carencias materiales, que lamentablemente han ido horadando la conducta, la ética y la convivencia social. Nada de esto justifica las acciones aquí descritas, pero lo que se puede deducir de todo ello, es que en la formación de los nuevos galenos, la ética profesional sigue siendo una asignatura pendiente.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8873 (20131003) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8873 (20131003) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Anuncios

Un pensamiento en “De la ruina material a la ruina moral

  1. Gracioso el “bello” ejemplo de la ‘Doctora’, primero, su tardanza y justificación que al paciente no le importa, la segunda, el “favoritismo” de la ‘quinta columna’ que tiene el régimen totalitario castro-comunista fomentado hace años y lo más inaudito, sentarse a fumar, en horas de trabajo, -debió esperar su hora de descanso- que está comprobado los efectos dañinos del cigarrillo y más en ella como médico que debería dar el ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s