Restauración de una memoria.

El gran coloso, un símbolo distintivo de la ciudad, dormitaba abandonado a su suerte, con la mugre y el polvo cubriendo durante décadas toda su enorme y sólida estructura. De pronto un día despertó, llegó su esperado momento.

En los terrenos donde antiguamente existiera el primer Jardín Botánico de la ciudad, uno de los puntos más elevados de ésta, se comenzaron las obras durante el gobierno de Machado, de acuerdo al proyecto del arquitecto Eugenio Raynieri Piedra, del gran edificio de fachada neoclásica, que tres años después, el 20 de mayo de 1929, se convertiría en uno de los símbolos más representativos de la capital, siendo tras su apertura la sede del Senado y la Cámara de Representantes. Desde los comienzos del Siglo XX hasta la década de los cincuenta, se considera su época de mayor esplendor.

Fue después del año l959 que esta hermosa edificación comenzó a recibir drásticas y lamentables transformaciones, depredaciones y fatales adaptaciones, que lo fueron convirtiendo en un lamentable fantasma hasta el día de hoy, albergando en sus hermosos salones colonias de murciélagos, cuyos desechos fecales se podían apreciar perfectamente en las paredes del emblemático inmueble.

Una de las tantas historias, entre otras, que lo hizo popularmente famoso en el año 1946, fue la del robo del brillante de 25 kilates que marcaba el kilómetro cero de la Carretera Central. Se dice que, más de un año después, el mismo reaparecería en el despacho del entonces presidente de la República Ramón Grau San Martín, siendo reubicado en su lugar de origen, rodeado de una estrella octagonal, realizada en mármoles italianos de diversas tonalidades.

A partir de 1973 el brillante fue sustituido por una réplica. Éste se encuentra depositado en las bóvedas del Banco Nacional de Cuba. Igualmente se está restaurando un recinto recién descubierto, que fue creado para honrar al Mambí Desconocido, que está situado justo debajo de la cúpula y a los pies de la gran estatua de bronce cubierta de pan de oro que mide 17 metros de altura, y representa a la República, la cual está considerada como la tercera más alta que se encuentra bajo techo, a nivel mundial.

Sobre la obra de restauración, el historiador Eusebio Leal expresó que, afortunadamente el edificio no presenta daños estructurales, pero que en el tema de las instalaciones si tiene muchos problemas. Que en estos momentos están muy adelantados los trabajos de restauración de su gran cúpula, y que también se están afanando en las zonas de los patios y jardines, que fueron diseñados por el famoso urbanista y paisajista francés Forestier, el mismo que diseñara gran parte del Vedado. Asimismo, se están limpiando y volviendo a pulir las esculturas, una representa un hombre y la otra una mujer, situadas a ambos lados de la gran escalinata. Éstas, de seis metros cada una, fueron realizadas, al igual que la de la República, por el afamado escultor italiano Ángelo Zanelli.

Pronto el Salón de los Pasos Perdidos recuperará todo su antiguo esplendor, pues se están dando los toques finales a todo lo que se refiere a enseres, mobiliario, cortinas, entre otros objetos de gran valor, como las lámparas, algunas fabricadas en la Saunier Duval Frisquet de París, y otras de bronce laminado en oro, y cristales de la Societé Anonime Bague, cuyo valor hoy día es incalculable.

Todos los minuciosos trabajos de restauración se están realizando por los especialistas que trabajan para la Oficina del Historiador, así como con algunos artistas cuentapropistas que colaboran con dicha oficina. Estos últimos son los que se encuentran trabajando en la restauración de los bajos relieves de bronce de los recuadros, que ornamentan las grandes puertas principales del Capitolio.

Una vez terminada esta gran obra de restauración, el Parlamento retornará a su antigua sede y, a pesar de las funciones gubernamentales, el Capitolio seguirá abriendo sus puertas al público en determinados espacios como el Salón de los Pasos Perdidos y su famosa biblioteca, con paredes de maderas preciosas inspirada en la del Vaticano. Como bien expresara el Dr. Eusebio Leal, “esta es la restauración de una memoria”.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8932 (20131017) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8932 (20131017) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Anuncios

Un pensamiento en “Restauración de una memoria.

  1. ¿Quién asegura que el diamante está en las bóvedas del Banco Nacional? Siá, dará, como si los ladrones fuéramos nosotros y no ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s