Sarasota

Mapa del complejo Ringling.

Aún recuerdo con mucha alegría los circos de mi infancia, pero sobre todo al maravilloso y espectacular Ringling, que solía llegar a nuestro país en diciembre con una gran representación del mismo, acampando primeramente en el antiguo Palacio de los Deportes, ubicado en las calles Paseo y Primera, frente al mar, y posteriormente, a finales de los años cincuenta en la entonces flamante Ciudad Deportiva.

Carmen, puntual como es costumbre en ella, vino a buscarme a las 5 am. para ir juntas hasta el punto de reunión, desde donde saldría el ómnibus que nos llevaría desde Miami a Sarasota. Fuimos las primeras en llegar, incluso antes que el transporte asignado, porque ambas somos así, súper cuidadosas con los compromisos. Poco a poco fueron acudiendo todos los demás excursionistas, hasta completar el cupo.

La encargada de organizar dicha excursión es una “cubanaza” muy simpática y activa, con gran amor por las artes, que se especializa en programar este tipo de viajes, todos con un fin cultural. Así, entre anécdotas, risas y cantos, incluyendo interesantes rifas de libros y pequeñas pinturas realizadas por algunos de los participantes de este paseo, donde había escritores, una poetisa y hasta una pintora, realizamos este largo viaje que se hizo muy ameno.

Llegando a Sarasota, procedieron a colocarnos las manillas identificadoras y entregarnos mapas del hermoso lugar, para que cada persona eligiera libremente la compañía deseada y el punto por donde comenzar el recorrido, a través de todo este grandioso complejo cultural, mayor atractivo y orgullo de esta ciudad, en que han devenido la mansión, la pinacoteca, el teatro y demás predios que pertenecieron a la familia John y Mable Ringling, que éstos dejaran como legado patrimonial, y que desde el año 2000 se encuentra bajo la tutela de la Universidad Estatal de la Florida.

Todo, absolutamente todo, me impactó por su grandeza y esplendor, pero lo que más me asombró por su enormidad y nivel de detalles, fue la impresionante maqueta de la gran industria circense que dio vida a este imperio familiar, cuyos espectáculos disfruté cada invierno en mi querida Habana, hasta el año cincuenta y nueve.

La mansión familiar, llamada “Cad ´Zan” por sus dueños, que en dialecto veneciano quiere decir “la casa de John”, fue construida por el arquitecto Dwight James Baum en 1924, al estilo barroco veneciano, impresionante por su lujo y excelente estado de conservación.

Otra de las grandes atracciones es el Museo Pinacoteca, donde se exhiben colecciones de los más afamados pintores europeos: El Greco, Rubens, Velázquez, Veronese, Gainsborough y otros importantes maestros. El edificio está rodeado de espléndidos jardines, donde las esculturas parecen estar disfrutando del maravilloso entorno. También visitamos el teatro Asolo, construido en 1798, desmontado y traído desde Italia para ser añadido al complejo Ringling en 1948, convirtiéndose en el único teatro el Siglo XVIII que existe en Estados Unidos de Norteamérica.

Regresamos ya bien entrada la noche, satisfechas y exhaustas de tanto caminar y disfrutar de este bien organizado y ameno viaje, a uno de los rincones más interesantes de este hermoso Estado de La Florida.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9690 (20140417) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Anuncios

Un pensamiento en “Sarasota

  1. Interesante!! Fijate no lo conozco y me gustaria visitarlo… Yo tambien recuerdo el circo pero lo recuerdo en la Ciudad Deportiva…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s