la miel de abejas

Desde pequeños, nuestros abuelos y nuestros padres nos han hecho tomar cucharadas de miel, para curarnos de un catarro, o nos la han untado sobre un rasponazo, una herida menor o simplemente sobre los labios cuarteados por el frio o por una fiebre alta. Sus propiedades curativas vienen abaladas por nuestros ancestros desde hace cientos de años.

Esta sustancia natural se ha utilizado como endulzante culinario desde la antigüedad en muchos países, siendo apreciada igualmente por sus cualidades curativas. El tratamiento con miel es conocido como apiterapia y produce la reposición de energía, el incremento del vigor físico y el fortalecimiento de personas debilitadas por alguna enfermedad o a causa de un estrés sostenido.

La miel también sirve para propiciar un mejor sueño, además de aliviar la indigestión. Sus principales componentes son los azúcares simples, fructosa y glucosa, agua, polen, ácidos orgánicos, enzimas y varias proteínas. La miel contiene solamente pequeños rastros de las toxinas emitidas por las industrias, gases de automóviles y productos químicos usados en la agricultura. Sus portadores, las abejas, actúan como filtro biológico y mueren si se exponen a toxinas, por lo tanto éstas no llegan vivas a la colmena.

Es un estimulante saludable, pues la glucosa de la misma ha sido pre digerida por las abejas que la produjeron. Estos azúcares simples son absorbidos rápida y fácilmente por el ser humano. Si usa miel en lugar de azúcar para endulzar el té o el café, debe tener cuidado con su alto contenido en calorías: 1 cucharada tiene 64 calorías, mientras que una de azúcar granulada contiene 46.

Existen muchos tipos de miel. Sus características están determinadas por el tipo de abeja y el de la flor que éstas han libado en la recolección del néctar. Siempre es aconsejable buscar aquella miel producida por apicultores que no usen insecticidas dañinos. Es importante leer en las etiquetas sus compuestos

Precaución: la miel sin pasteurizar es peligrosa para menores de un año, pues contiene una bacteria que no es nociva para adolescentes y adultos, pero sí para niños pequeños.

Uso de la miel como apósito para heridas: al aplicarse externamente, la miel cura cortes y abrasiones menores, puesto que extrae el exceso de agua de los tejidos reduciendo así la inflamación. Para ello, deberá untar la miel sobre la herida y cubrirla con un vendaje esterilizado. Es un poderoso remedio casero que se puede combinar con hierbas medicinales.

En estos momentos en el mercado cubano se vende miel con propóleos, al precio de 15.00CUP, o sea, casi un día del salario medio, el frasco de 240 ml. Este producto está muy recomendado para las afecciones de la garganta.

Anuncios

Un pensamiento en “la miel de abejas

  1. Yo aqui en Suecia acostumbro a comprar miel importada de Cuba,un frasco de 500 ml cuesta 35 coronas suecas,muy barato,mi esposa la toma 1cm de gingibre y es muy bueno para combatir enfermedades como el catarro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s