Si no quieres “embarcarte”, no embarques.

Preparando mi regreso de Miami, un amigo me embulló para que parte de mi equipaje lo enviara por barco, a fin de aligerar mi carga y gastos de aduana. Para ello acudimos a una muy anunciada agencia en la TV local.

El personal que trabaja en la empresa Tu Envío a Cuba, nos trató muy atenta y profesionalmente, lo cual nos hizo muy confiable la opción. Nos aclararon que los paquetes estarían en Cuba en 23 días o menos, cosa esta que me animó mucho a optar por dicha vía. Lo que sí nunca mencionaron fue cómo era el proceso una vez llegada la paquetería al país.

Calculado el tiempo anunciado del arribo, me dispuse a llamar a los teléfonos de las oficinas aquí en la Habana. Después de innumerables intentos durante varios días, logré comunicar con el departamento de información. Entonces obtuve la respuesta tan esperada: Mis paquetes llegaron el día 18 de octubre a las 2:30 de la tarde (en efecto, en el plazo indicado), y hasta me comunicaron el número de manifiesto. Pero cuando insistí preguntando sobre la entrega, me respondieron en un tono tajante, que el contenedor donde viene mi paquetería estaba en el Mariel y tendría que esperar unos tres meses, pues confrontaban muchos problemas de atrasos con los camiones y la mano de obra.

Me dediqué a indagar sobre el tema y averigüé que es Almacenes Universal la empresa que centraliza y controla toda la transportación y distribución de mercancías estatales y particulares. Esta empresa, que dispone de una flota de transporte a tal efecto, nunca la tiene en completo funcionamiento, pues muchos de sus camiones están rotos o en talleres de reparación. De ahí todos los retrasos existentes en el abastecimiento de mercancías, en muchos casos de primerísima necesidad, a establecimientos comerciales y fabriles.

Por tal motivo, como es de esperar, los viajeros que decidimos enviar parte de nuestro equipaje por barco, tenemos que pacientemente sentarnos a esperar, ya que no estamos en las prioridades del gobierno.

Lo peor de todo esto es, que en la empresa a la cual confiamos nuestras pertenencias personales, no somos advertidos de tales problemas, antes de efectuar la contratación y el pago, como la lógica indica

En mi caso particular, puedo esperar, aunque no es la mejor opción ni la esperada, pero esta situación se repite lamentablemente con las medicinas, los refrescos, aguas minerales y otros muchos insumos de primera necesidad para la población, produciéndose cíclicamente baches de desabastecimientos en farmacias y tiendas que afectan a toda la población.

Anuncios

2 pensamientos en “Si no quieres “embarcarte”, no embarques.

  1. Muchas Gracias¡ Un amigo y su esposa, me habían comentado que se iban a Mimai el 15 y que iban a mandar un paquete por barco a Cuba Acabo de enviarles tu escrito y les pude avisar de lo complejo del trasporte en Cuba, cosa de esperar en Socialismo. Por otra parte me imagino que los que quieren invertir en el Mariel no sabe de eso……

  2. Los almacenes universales se dedicaban antes a la mercancia de las llamadas tiendas de la Chopin o sea recaudadoras de divisas.Pero sus almacenes siempre eran vendedores de
    numerosas mercancias por fuera desde pisos y materiales de construccion hasta ropa vendida por la izquierda por cuentapropistas.En fin comercio de ladrones,es como poner el loboa cuidar las ovejas,jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s