Patrimonio gastronómico perdido

El verdadero patrimonio gastronómico cubano se comenzó a perder en 1959 cuando, al llamado triunfo de esta revolución, comenzaron a desaparecer todas las empresas, fábricas y comercios privados, apoderándose de todo un régimen totalitario.

Cuando en Cuba había seis millones de habitantes, también había seis millones de cabezas ganado vacuno, además de mucho ganado ovino, caprino, caballar y porcino. Esto era lo cotidiano.

Las comidas familiares, normalmente confeccionadas con carne de res, eran de lunes a jueves: ropa vieja, vaca frita, pulpeta, bistec de palomilla lomo, costilla o filete, carne asada, carne con papas, boliche asado, croquetas pimientos verdes rellenos, albóndigas y el famoso picadillo habanero, que se confeccionaba añadiéndole, papitas fritas tipo pequeños dados, aceitunas, alcaparras y pasitas.

Los viernes se solía comer pescado, debido que en esa época la mayoría del pueblo profesaba la religión cristiana: pargo asado, sopa de cherna, minutas fritas con pequeños parguitos o ronquitos, croquetas de pescado con perejil y mariscos, como langostas y camarones.

Los domingos se hacían recetas con pollo. Arroz con pollo, adornado con “petit pois” y pimientos morrones, pollo asado o pollo frito y croquetas de pollo.

El cerdo, pavo y guineos se consumían principalmente en Navidad, aunque en las industrias y empresas privadas cubanas se fabricaban embutidos de todo tipo y jamones magníficos, utilizando la carne de cerdo.

La mantequilla y el queso crema, así como el queso amarillo, se producían en Cuba y con excelente calidad. Algunas de las firmas eran Nela, Guarina, Patagrás y otras. El queso blanco, por lo regular, era de producción artesanal.

En todas las calles habanera había lugares pequeños, llamados quioscos, donde se vendía diariamente coctel de ostiones frescos. También existían otros muchos donde se vendía guarapo frio de caña. Existían muchos y buenos puestos de fritas, así como de hamburguesas confeccionadas con picadillo de res de primera.

Otra cosa que se ha perdido es el café caracolillo cubano, que era de los mejores del mundo. Se ofertaba en casi todas las paradas de ómnibus, en pequeños locales, y a 3 centavos la tacita.

Otra de las grandes costumbres perdida son los postres criollos: toronja en almíbar, cascos de naranja, cascos y mermelada de guayaba, coco rallado, dulce de fruta bomba, coquitos acaramelados, coco blanco y prieto, besitos de mango, mermelada de mango, mango en almíbar, natilla, pudín con frutas, flanes de leche, de calabaza, los típicos buñuelos con melado de caña, y el famosísimo arroz con leche, hecho con arroz tipo Valencia y con dos leches.

También han desaparecido de las casas y de los restaurantes las frituras de maíz, el pan de maíz, la harina en dulce el tamal en cazuela, en fin, todo esto, por mencionar solamente lo más popular de la gastronomía cubana en casas y restaurantes.

Cree usted que, con todo esto prácticamente desaparecido, se deba nombrar AHORA a la gastronomía cubana patrimonio cultural? Pienso que un libro de recetas de cocina, en estos momentos, se debería editar con el título de: Qué tengo, deja ver qué hago?

Habanera 100%

Soy habanera 100%. Nací en la clínica privada Reina, en Centro Habana, pero ahí solo estuve un par de días. Me regresaron a nuestro hogar, en el Reparto Los Pinos, que por aquel entonces era un lugar bonito y acogedor, con un agradable micro clima, que permitía el crecimiento y florecimiento de maravillosos árboles y plantas ornamentales.

Muchas y lindas casas de madera tipo “bungalows”, así como algunas hermosas residencias de “ladrillo, cemento y arena”, como dijo en una canción el cantautor José Antonio Méndez, vecino y amigo de mi familia, embellecían este Reparto, que fue poblado en sus inicios por norteamericanos y españoles, en su mayoría.

Crecí rodeada de mucho amor familiar. La tía Concha, en cuya casa vivíamos, fue Directora de la Escuela Pública #31 del barrio durante muchos años, una gran maestra y pedagoga, reconocida más allá de nuestras fronteras “pineras”.

Años después, cuando yo estaba por cumplir nueve y mi hermana doce años, nos mudamos para una bellísima casa-quinta “anticiclónica”, que mi tía había mandado a construir en las afueras de Los Pinos, en la Calzada de Aldabó, zona donde años después se construyó una moderna urbanización que llevó ese mismo nombre.

Nuestra casa-quinta estaba rodeada de árboles frutales, que cubrían a plenitud la extensión de 10,000 varas cuadradas de terreno, pertenecientes a nuestra vivienda.

Al lado de nuestra casa había una gran residencia, muy bella y elegante, donde vivía al Embajador de Argentina en Cuba, Córdova de apellido, cuya numerosa familia entabló una linda amistad con la mía.

Esa hermosa residencia poseía bellos jardines y dos piscinas, una grande de adultos y otra para infantes. En sus áreas verdes habían fuentes y glorietas, donde se realizaban hermosas fiestas y reuniones, amenizadas en vivo, por la otrora famosa orquesta española Los Chavales de España. Esa música nunca la he podido olvidar.

Los terrenos de esa mansión colindaban con los nuestros. Mi hermana, mi primo Ignacito y yo compartíamos con los hijos más jóvenes del Embajador, Nabor y Lucón, además de su enorme y delgado perro llamado Naguel, que siempre andaba tras nosotros y en contacto con nuestras mascotas. Siempre he sido y soy, muy aficionada a los animales. En esa casa pasé una infancia maravillosa.

Mi tía Concha era una mujer muy buena y generosa, pero autoritaria, ya que era la que estaba al mando como dueña de la casa. Su hermana María, mi abuela, era un ser excepcional, que también vivía con nosotros pues, aunque se mantenía casada, estaba separada de nuestro abuelo José, que con frecuencia nos visitaba y nos traía juguetes confeccionados por él. Era pintor y rotulista famoso en la Habana Vieja.

De nuevo mi tía decidió que nos mudáramos, esta vez, para el centro de Los Pinos, a una hermosa y enorme casa “Villa Concha”, que llevaba cerrada algunos años, donde habían vivido cuando mi mamá y sus hermanas eran solteras.

Para mí y mi primo fue muy triste dejar atrás “la finquita”, como le llamábamos a la casa-quinta. Allí quedaron nuestros amigos argentinos, con los que compartíamos nuestros juegos y “secretos”, además, de trepar a los árboles y correr por todo el terreno, arrancando y comiéndonos los mangos, las ciruelas, los marañones, las moras y todas las frutas ricas que ellos producían. Fue precisamente en esos territorios, cuando la casa estaba en construcción que vi, por primera y única vez en mi vida, a un hermoso jabalí, en vivo y directo, que cuando ocupamos la casa desapareció.

En Villa Concha, nuestro nuevo hogar, que aún conserva ese nombre en un bajo relieve en su fachada, vivíamos cómodos y ampliamente, pues había seis habitaciones, dos baños, dos comedores, una amplia sala, y una gran cocina, con habitación aledaña donde se almacenaba comida, un lindo patio con dos matas de mango y garajes. Al frente de la casa, daba la sacristía de la Iglesia El Sagrado Corazón de Jesús. A un lado, teníamos la bellísima casa de la familia norteamericana “los Damers”, y al otro lado la familia española “los Besteiros”, magníficos vecinos.

Esa hermosa casa familiar aún existe y está en perfectas condiciones, porque siempre ha sido y es de la familia. Las demás casas que la tía Concha tenía alquiladas a muy bajos precios, se perdieron después de 1959, además de dos ferreterías y dos tintorerías, que eran negocios familiares.

En Los Pinos tuvimos muy buenos amigos, personas cultas y educadas, casi todos profesionales, con los que mantuvimos siempre excelentes relaciones. Otra de mis tías, casada y con un hijo, vivía en la acera de enfrente, en un lindo “bungalow”, que aún está en pie. Otros familiares nuestros vivían a solo unas cuadras de distancia, y el resto de la familia en El Vedado y Alturas del Biltmore, que hoy se llama Reparto Flores.

Los domingos venían todos a almorzar a Villa Concha: parecía una fiesta por la cantidad de personas, todos miembros de la familia. Eso se convirtió en una tradición, pues nos reuníamos todos para disfrutar de un rico arroz con pollo que hacía mi mamá, adornado con aceitunas, petit pois, pimientos morrones y puntas de espárrago, acompañado con cerveza bien fría para los mayores y Coca Cola para nosotros, “los muchachitos”, como nos decían.

En Los Pinos había un centro de recreación, reuniones y bailes, que se llamaba Casa de las América (de ella solo quedan los cimientos), dos cines, el “Darna” moderno y chico y el “Gallizo”, grande y tradicional. Fue precisamente ahí donde vi por primera vez, siendo aún una niña, la película en tercera dimensión “La Momia”. Al sacar el ticket de entrada te daban un par de espejuelos de cartón blanco, con un lente rojo y otro verde, de plástico, para lograr los efectos 3D.

Otra de las cosas que disfruté mucho en mi linda ciudad, fue ir con mi mamá a “la Habana”, como se decía en esa época, cuando ibas al centro, donde estaban las famosas tiendas y comercios. Hacíamos el recorrido por las lindas calles Galiano, San Rafael, Neptuno y otras, todas con innumerables y bellos establecimientos. Lo más famoso de esas calles era donde estaban las más hermosas tiendas por departamentos: El Encanto, Fin de Siglo, La Época por solo mencionar las más esplendorosas. También en la calle Galiano estaba el famoso Ten Cents, con sus fabulosos club sándwich y sueros de chocolate.

Otra de las cosas que más me gustaba, era ir en ómnibus a hacer el recorrido hasta Centro Habana, para disfrutar de bellísimos anuncios lumínicos en los alrededores del Parque de la Fraternidad y el Parque Central. El anuncio lumínico que más me impresionó, y aún llevo en mi mente, era el de las trusas “Jantzen”: una linda bañista con trusa negra, subía las escaleras del trampolín y se tiraba al agua, produciendo una gran salpicadura. Era algo espectacular. Había muchos otros también muy bonitos

A mi memoria también vienen, aquellos paseos que dábamos los fines de semana por la Habana Vieja, donde acudíamos a cines, restaurantes y cafeterías, para después ir caminando hasta el hoy Parque de la Maestranza y sentarnos en un banco frente a la Bahía, a esperar el cañonazo de las nueve.

Recuerdo que, en las noches, pasaban carros con enormes cepillos circulares fregando las calles habaneras. Tampoco olvido que las guaguas estaban siempre limpias, pues cuando llegaban al paradero después del recorrido, las volvían a fregar por dentro y por fuera, antes de reiniciar el siguiente viaje. Es por ello que se podía ir elegante e impecablemente vestido al tomar un ómnibus.

Para terminar, les diré que en mi familia todas las mujeres éramos maestras y algunas, además, pedagogas. Yo me gradué muy jovencita de maestra, pues entré a estudiar la carrera acogida a una dispensa especial, por no tener la edad mínima que se requería. En cuanto terminé mis estudios comencé a trabajar, a pesar de que mi mamá no deseaba que lo hiciera, pero recuerdo que le dije “que el título no lo quería para enmarcarlo sino para ejercerlo”.

Cuando comenzaron los bruscos cambios en el año 1959, perdí mi trabajo como profesora sustituta en la Superior #10 de Puentes Grandes, “General Calixto García”, pues la profesora titular regresó a ocupar su plaza. Entonces comencé a estudiar francés, para no estar sin hacer nada y, en esa etapa, fui convocada por una amiga a colaborar con mi trabajo en un evento que se iba a realizar en el MINCEX (Ministerio de Comercio Exterior), donde finalmente me quedé trabajando durante 15 años. Estando allí, fui elegida como Dama del Carnaval de La Habana en 1963 y, en 1967, diplomática en París. A mi regreso trabajé en un Departamento de la Unesco, que pertenecía al Ministerio de Relaciones Exteriores y, en 1986, renuncié al trabajo y al retiro, para incorporarme como artista independiente miembro de la ACAA (Asociación Cubana de Artesanos Artistas), hasta el día de hoy.

He viajado mucho a diferentes países como artista de la plástica y artesana. Recibí numerosas ofertas buenas para quedarme en algunos de esos países, pero siempre regresé, pues en La Habana están todas las memorias y bellos recuerdos de mi familia, a los que nunca pude renunciar.

Amo a esta ciudad donde nací y me crié, pero lamento mucho y me afecta ver su deterioro, suciedad, abandono, desorden y falta de educación, en que ha estado sumergida estos últimos sesenta años.

Aniversario 500 de la Ciudad de La Habana

Fuente de la India, símbolo de La Habana.

Se acerca el 500 aniversario de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, nombrada recientemente ciudad maravilla.

Lamentablemente, hasta estos días, muy pocas obras reconstruidas están teniendo ejecución con vistas a este aniversario. Han pasado 60 años en que a la ciudad no se le ha suministrado mantenimiento ni limpieza adecuada. A consecuencia de esto se han perdido muchas obras de valor arquitectónico y otras están en total estado de depauperación.

La acumulación de desechos y desperdicios se ha incrementado, por todos los barrios, a pesar de que Japón donó a Cuba 100 camiones recolectores de basura. Hasta ahora han entrado en el país más de 20 equipos, el resto seguirá entrando en lo que queda de año. Sin embargo, no son muy vistos, pues al parecer la falta de petróleo los tiene inactivos, y está como paralizada la recogida de basura.

Por otra parte, muy pocas calles y aceras han sido restauradas, de las miles que están en total estado de deterioro. Las luminarias y farolas públicas, cuyos bombillos han sido sustituidos por luces led, tampoco lo han hecho debidamente, de manera soterrada como existía en las principales avenidas, tales como la calle Línea en el Vedado y la Avenida 26 en el Nuevo Vedado. Las han instalado por fuera como tendederas colgantes de poste a poste o de farola a farola, sin reponer estos sostenes que están en mal estado o inclinados.

Otro de los asuntos más sensibles a tratar en estos momentos, es la escasez de alimentos básicos, así como los altos precios de los mismos. La población está en constantes y largas colas (filas), en espera de la llegada de productos alimentarios y de limpieza.

En fin, cómo es posible hablar y propagar, tanto a través de los Medios oficiales (prensa plana y digital, radio y televisión), de la gran celebración del aniversario 500 de una ciudad donde la población es la más afectada.

Conciertos, peñas culturales, y múltiples eventos musicales y actividades culturales “a montón”, para celebrar con música y estridencia, el arribo a un aniversario que no ha traído limpieza, orden, solvencia económica ni estabilidad a toda una población.

Nota: En la Habana existen 169 barrios marginales, más de 1000 cuarterías y ciudadelas y 696 edificios en estado crítico.

Aniversario 500 de la ciudad “pesadilla”

Mucho se habla a través de los Medios, de la celebración en este año 2019 del 500 aniversario de la ciudad de San Cristobal de La Habana, pero cuando sales a la calle observas que la destrucción de este país, sobre todo de la capital, se inició en los años sesenta, a raíz del triunfo de la revolución, cuando se empezaron a destruir monumentos, calles, avenidas, aceras, escuelas, hospitales, fábricas, tiendas, bodegas y todo tipo de establecimientos, empresas, y negocios privados que les fueron usurpados a sus dueños así como también algunas organizaciones estatales.

La desidia y el abandono se apoderó de La Habana, que fue invadida por personas que huían de la miseria que iba incrementándose en sus provincias El gobierno priorizó siempre el tema de la propaganda políticas y “trabajos voluntarios” que lo que hicieron fue deteriorar enormemente todo aquello cuyo único propietario y empleador era el estado.

La falta de amor y sentido de pertenencia, en la capital sobre todo, trajo como consecuencia el abandono y maltrato de todos los bienes patrimoniales. Se han perdido valores arquitectónicos, debido al no cuidado y mantenimiento de los mismos.

En las calles y avenidas principales abunda el deterioro en las aceras, los baches en las calles, los salideros de aguas albañales, la acumulación de desperdicios y basura y hasta de animales muertos, frutas podridas en las bases de algunos árboles.

Los ómnibus escasean, pero además están sucios y deteriorados, ya no se friegan antes de salir del paradero, como se hacía en la época de la República. También lamentablemente, los hospitales y escuelas, en su mayoría están en estas mismas condiciones.

Observando las calles habaneras, no se ven brigadas de trabajadores arreglándolas, ni tampoco las aceras que están en malísimas condiciones, tampoco se observa la restauración de fachadas de edificios, ni parques, ni escuelas. Es una gran vergüenza que la televisión anuncie tantos conciertos y exposiciones de la plástica en honor al 500 aniversario y la ciudad se haya sumergida en un total abandono y descontento.

Nota: Anoche el tornado que entró en La Habana se regodeó, destrozando destrozos.

Un Decreto que se las trae

Mermelada

El Decreto 349, relacionado con regulaciones sobre la difusión, exhibición y promoción de productos artísticos, ha creado gran preocupación entre los creadores. No es un problema de que “los enemigos” le hagan propaganda en contra, sino del peligro real que representa.

Este consiste en que, amparados en el mismo, las autoridades establezcan la censura, respondiendo lo que se autorice, más a los estrechos criterios políticos-ideológicos de los que valoren los productos artísticos, que al valor de ellos en sí.

El fenómeno no es nuevo y tiene, en nuestro país, su más cercano antecedente en el tristemente conocido “decenio gris”, donde los burócratas culturales del Consejo Nacional de Cultura aprobaban o desaprobaban las creaciones, más teniendo en cuenta la militancia o no de los creadores que sus obras.

El fenómeno ya se había producido antes en la hoy extinta URSS y demás países socialistas, cuando se persiguió y prohibió todo lo…

Ver la entrada original 145 palabras más

Dia Mundial de los Derechos Humanos

En nuestro país, a través de los Medios, se propagandizan las “maravillas” del régimen totalitario, elogiando la salud, que está en total declive y la educación, que está igual, como las “banderas del socialismo”. Sin embargo, lo más importante que se debe respetar como derechos humanos está bajo total control y represión por el régimen, es lo que hace que cada vez más ciudadanos emigren bajo diferentes circunstancias:

Libertad de expresión,

Libertad de comunicación y

Libre agrupación.

Son tres de los más importantes derechos humanos que el régimen del país doblega.

Nosotros los de la tercera edad

Me fui preparando para que la experiencia de la tercera edad me resultara enriquecedora, vivir una vida social que me aportara. Acumulé literatura, música que disfrutaría con mis amigos. Por supuesto, no contaba con que confrontaría una situación económica muy difícil. Mis perspectivas las tenía cifradas con la garantía de un mínimo confort. También sería el momento en el que más disfrutaría de la familia. Nada se cumplió continúo trabajando para mi sustento, mis hijos ya no están en Cuba y a las nietas apenas las conozco y no puedo brindarles apoyo. He tenido que replantearme la vida y buscar opciones con el costo de comenzar una nueva socialización.

A finales de la década de los 80 renuncié a continuar trabajando para el único empleador, el Estado, logrando ingresar en la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA). Esta decisión mejoró mi calidad de vida y me otorgó un poco de independencia, ahora mis ingresos no dependían de un salario miserable.

El artista no envejece, crea toda la vida, lo que me ha permitido ser solvente, y además me complace todo lo que hago, amén de no haber podido cumplir todas mis expectativas.

Hoy me considero una persona lo bastante independiente, por tanto, he ganado muchísimo. No me estanco, no me deprimo, no me siento sola, modifico el rumbo. En el poco tiempo libre del que dispongo, departo con los amigos cubriendo parcialmente un enorme vacío.

A pesar de todo el esfuerzo físico y emocional, siquiera tengo lo esencial. No puedo asegurarme una buena alimentación, me visto de acuerdo con el gusto ajeno de los aportes que me hacen mis parientes que viven fuera, y no es posible pensar en tomar vacaciones. Ir a Varadero o lo mínimo, a la piscina de un hotel, eso significa un lujo, y mi relación familiar es prácticamente nula, a pesar del desarrollo que han tenido las comunicaciones, la tecnología que aquí nos están muy limitadas. Vivo con el miedo a enfermar, porque no tengo respaldo y horror a los hospitales, es imposible ahorrar, con el desbalance que tenemos entre ingresos y precios. Nuestras grandes preocupaciones son las condiciones más elementales y cotidianas. Todo esto es frustrante después de haberme siempre comportado bien.

Me muevo en un círculo de personas envejecidas que van disminuyendo, la pérdida de amigos es cada vez mayor, muchos se van para Miami y otros para el cementerio y la relación con los jóvenes es reducida, porque tienen otros intereses y pocos son los que gustan de dedicarnos tiempo, a lo que hay que sumar la imagen que tienen de nosotros como un estorbo, en sentido general, y que piensan que con nuestra desaparición mejorarían algo sus condiciones de vida.

En los años sesenta, como consecuencia de las grandes emigraciones, mi generación perdió gran parte de la familia y amistades. Comenzamos a construir nuestra nueva familia, nos volvimos a hacer de buenas amistades y en los años 90 volvimos a quedarnos en cero.

Finalizando el año 2000 logré viajar a Miami y allí me reencontré con la familia perdida y con amigos de la infancia y adolescencia que se fueron del país por el plan Peter Pan con un letrero en el pecho, ya todos están jubilados y gozan de un buen nivel de vida: tienen buenas casas y modernos autos. Me fueron a ver muy bien vestidos y con gran tacto uno de ellos me regaló una linda billetera con dinero dentro, a mí, a la “bárbara” que se había quedado en Cuba.

¿Quién de verdad es el bárbaro? No hubo reproches, pero me sentí disminuida.

Aquí las clases sociales fueron sustituidas por clases de poder absoluto.

Pertenezco a una generación que quedó atrapada entre la Cuba de antes del 59, y una que al no tener que ver nada con los cánones sociales establecidos, nos convirtió en unos inadaptados, al no poder ajustarnos a este caos. Ganamos nuestros insignificantes salarios y jubilaciones en CUP y nos obligan a vivir en CUC.

Manuel el ilustre merenguero

Desde hace algunos años, este educado señor apareció en nuestro barrio, vendiendo unos riquísimos merengues. Nos contó que él vivía en no buenas condiciones, en un barrio lejano en las afueras de La Habana. Recorría, casi a diario, las calles del Nuevo Vedado, donde ya había conseguido algunos clientes.

Recientemente, hace apenas unos pocos años, en nuestro barrio aparecieron unos puntos de venta particulares de pan, biscochos, pasteles y merengues, estos últimos abastecidos por Manuel, quien también seguía recorriendo sus calles en su habitual venta ambulante.

Hace algunos meses lo perdimos de vista y todos los vecinos nos preguntábamos: ¿Has visto a Manuel? Sus ricos merengues seguían abasteciendo los puntos de venta particulares, pero ya no nos tropezábamos con él. Echábamos de menos conversar, mientras le comprábamos, con aquel hombre mayor, educado, amable y de aspecto especial.

Hoy, casualmente, después de algunos meses sin verlo, tropecé con él en uno de los puntos de venta. Intercambiamos un breve diálogo, en el cual me enteré, que su ausencia se debía a que aún, con algunos años de jubilación, había decidido aceptar la proposición de retornar a impartir clases en la Universidad de La Habana, donde había sido durante años profesor, pero que su apoyo salarial seguía siendo la venta de merengues, cuya familia le enseñó confeccionar.

En mi planeta Cuba es muy común encontrar a un ilustre y añejo profesional viviendo, no de su salario o jubilación en CUP, sino de sus trabajitos particulares, cuya ganancia es en CUC. Esta doble moneda, así como los bajísimos salarios y jubilaciones recibidas, nos hacen cada día más difícil la sobrevivencia, detalle éste que no está planteado en ningún artículo del lamentable proyecto de la nueva Constitución.

Un robo frustrado

Una señora mayor, cuyo hijo le abrió una cuenta en el banco y una tarjeta magnética para facilitarle la vida, acudió a la tienda “Agua y Jabón”, situada en La Rampa, del Vedado capitalino, para realizar la compra de algunos artículos de limpieza. Al entregar la tarjeta para pagar, la cajera le comunicó que, al pasarla por la “maquinita”, esta no la aceptada y que, por lo tanto, debía pagar en efectivo. La señora lo hizo, pero al retirarse de la tienda, decidió comprobar el estado de su saldo en un Cajero Automático cercano, donde verificó, para su sorpresa, que le había sido descontado el monto de la compra.

Regresó a la tienda, fue a la cajera y le planteó lo sucedido. Esta le respondió que lo sentía, pero que no podía devolverle lo pagado en efectivo, que debía ir a Fincimex S.A. en Miramar y plantear su problema. Acudió al lugar y, el empleado que la atendió, le informó que ellos no atendían esos problemas y que debía dirigirse a la Corporación CIMEX S.A. La señora acudió a ella y allí le informaron que debía hacer una carta planteando el problema y presentarla en la administración de “Agua y Jabón”. Así lo hizo la señora y, después de su Vía Crucis, al fin le devolvieron el dinero pagado de más.

Resuelto el problema, decidió acudir al Cajero Automático cercano, para sacar algún dinero en efectivo y realizar otras compras sin tener que utilizar la tarjeta, pero en el momento en que debía recibir el dinero, se produjo un corte eléctrico (apagón), devolviéndole el Cajero solo la tarjeta, pero no entregándole el dinero. Para resolver este nuevo contratiempo, tuvo que acudir al Banco que atiende ese Cajero y hacer allí las gestiones pertinentes. ¡Así de fácil son las cosas en mi planeta!

En la cima de la salud

¿Cómo es posible que los organismos internacionales tengan a nuestro planeta Cuba en la cima de los servicios de salud pública?

Aquí solamente existen muy pocos hospitales que el gobierno muestra al mundo como ejemplos de nuestra salud: Clínica Camilo Cienfuegos, en El Vedado, Clínica Cira García (antigua clínica Miramar) Hospital Cimeq para dirigentes, familiares y amigos, La Pradera para casos muy especiales y la famosa Clínica del Reparto Kohly, solo para altísimos dirigentes y familiares muy cercanos. La mayoría de los hospitales, además construidos en la época de la República, son los que corresponden a nosotros, los “ciudadanos de a pie”.

El estado general de estos hospitales, a pesar de sus sólidas construcciones, se encuentran en deterioro, debido a la desatención. La limpieza e higiene, el mantenimiento en ellos es muy deficiente.

Hace muy poco tuve a un familiar muy cercano ingresado en el Calixto García. Entre las advertencias médicas para el ingreso, se recomienda a los pacientes y su acompañante, tener todos los objetos personales guardados en bolsas de plástico cerradas, para evitar la incursión en ellas de las pequeñas cucarachas, que habitualmente se encuentran en las mesitas de noche correspondientes a cada cama de enfermo ingresado.

Otro de los grandes problemas son los salideros en los baños y la ausencia de llaves en los lavamanos y duchas, de los que constantemente brota agua, debido a la falta de piezas indispensables de plomería. Los enfermos, en su mayoría de la tercera edad, se ven en el peligro constante de tener que transitar por pasillos, donde habitualmente hay charcos de agua, exponiéndose a caídas.

Un detalle que llamó altamente mi atención y que me pareció inconcebible, fue el día que el enfermero de turno pasó cama por cama preguntando a los pacientes y acompañantes si habían visto salir a alguien corriendo con una ventana, pues le acababan de robar la del “pantry”, del pabellón recién restaurado.

Este tipo de incidente insólito, es ya casi normal en la mayoría de los hospitales. El robo de instalaciones de plomería, lamentablemente, es ya algo habitual.

Otro caso vivido recientemente, que llamó mi atención, fue el día que me accidenté y me hice una herida en la frente, algo profunda, casi hasta el hueso. Al llevarme mi vecino en su moto al policlínico que me corresponde, llegué al cuerpo de guardia y lo encontré cerrado, estuve varios minutos caminando por todo el local solicitando que un médico me atendiera. Al rato apareció una doctora, que después de revisar el golpe, me dijo que allí no me podían atender la herida, que fuera al Hospital Ortopédico, para que me hicieran una placa antes de darme puntos en la misma. No me dio remisión para ello, así que cuando llegué a dicho hospital, me dirigí a un doctor que estaba a la entrada del Cuerpo de Guardia, al explicarle lo sucedido, me dijo que lo sentía pero que no me podían atender, que fuera al Calixto García o al Fajardo, finalmente decidimos ir a este último por encontrarse más cerca.

Allí fui atendida de inmediato en el cuerpo de Guardia por un joven estudiante de medicina que me limpió y cosió la herida con “manos de seda”, advirtiéndome que pasara al saloncito donde estaba la camilla, con mucho cuidado porque había mucha agua en el suelo. Las únicas tres preguntas que me hicieron los médicos allí presentes fueron las siguientes: Nombre, dirección y edad. No me tomaron la presión ni me hicieron radiografía, ni me preguntaron siquiera si estaba mareada o había ingerido algún alimento momentos antes del incidente.

Haga usted sus propias conclusiones, con respecto a los servicios médicos de atención primaria brindados en mi planeta, donde la higiene, factor fundamental de la salud es bien precaria.

Las varias caras de Eva (basado en una historia real)

Ella es una mujer bella, pequeña, simpática, con un gran sentido del humor, muy educada e inteligente, licenciada en ciencias, Master y con muchos méritos y honores científicos acumulados en su larga carrera.

Vive en el corazón del Vedado, en un edificio desde donde otrora se observaba una bella vista, de la que fuera una de las instalaciones deportivas más importantes y arquitectónicamente más hermosas de nuestra ciudad, con un mar azul, casi siempre sereno, como escenario: el Parque Martí.

Dicho parque, como toda la ciudad, incluyendo el edificio donde ella habita, se ha ido deteriorando al paso del tiempo, el abandono y la desidia gubernamental, convirtiéndose en un fantasma de una reluciente época que ya pasó.

El Parque Martí, con sus maravillosas gradas, de un estilo arquitectónico muy avanzado de los esplendorosos años cincuenta, es hoy refugio de drogadictos, delincuentes y “sin hogar”, que hasta realizan peleas de perros clandestinas y otros actos delictivos, así como ha devenido en hábitat de ratas, cucarachas mosquitos y otros tipos de insectos.

El balcón de Eva queda justo enfrente de este lastimoso panorama. Como ella vive sola y trabaja en un centro científico, el cual la obliga a permanecer fuera de su hogar durante más de ocho horas, teme que los delincuentes cercanos posean esta información. Para protegerse, cada cierto tiempo se asoma a su balcón, unas veces vestida como bombero, otras con gorra y chaqueta deportiva y, en ocasiones, con sombrero de yarey y bigotes postizos, con el fin de aparentar que en su morada habitan varias personas, para que los indeseables no elucubren nada torcido.

Esto lleva muchos años sucediendo en dicho parque, aunque en estos momentos, debido a que el monumento ecuestre del Mayor General Calixto García, que estaba ubicado en la rotonda junto a esta instalación, ha sido trasladado hacia el Municipio Playa (por el deterioro producido por las constantes penetraciones del mar), y el terreno del parque está colmado de escombros y maquinarias bajo vigilancia, la delincuencia allí establecida se encuentra más controlada.

Esta situación, al menos temporalmente, ha traído cierta tranquilidad a mi amiga Eva.

La salud pública en Cuba

“La verdadera medicina no es la que cura, sino la que precave la higiene es la verdadera medicina” José Martí.

La salud pública en Cuba.

Ante todo, para poder ser debidamente atendido en cualquier hospital, tienes que tener un amigo médico o un amigo que sea muy amigo del médico a quien te vas a dirigir, amén de que deberás llevar un regalo (algo ya establecido), para poder pasar al consultorio sin tener que pedir el último en la cola y “sentar un buen precedente”.

El trayecto, para ser atendido por la vía normal es largo y tedioso: primero deberás acudir al médico de la familia, donde probablemente seas atendido por un estudiante, o un recién graduado sin experiencia. Este te hará preguntas y llenará papeles, sin apenas auscultarte o prestarte mucha atención, y te dará una remisión para que vayas al policlínico que te corresponde, donde siempre hay largas colas de espera y casi nunca hallarás un especialista, por lo que deberás estar yendo constantemente hasta que des con uno, pues trabajan en los hospitales y vienen de vez en cuando a los policlínicos a ejercer su práctica.

Si tu caso es grave, te remiten al hospital, donde posiblemente te atienda un estudiante extranjero, pues casi todos nuestros mejores médicos y especialistas están fuera del país, cumpliendo misión en Haití, Brasil, Venezuela o cualquier otro lugar del mundo, que tiene contratos con el gobierno cubano de médicos y especialistas de la salud, quienes perciben un pequeño por ciento en divisas, del dinero que estos países pagan al gobierno de la isla por estas “misiones”. A este intercambio, que beneficia grandemente al gobierno y muy poco a a los profesionales de la salud, le llaman “solidaridad”.

En nuestros policlínicos y hospitales, en estos momentos, lo más visible es la falta de higiene y medicamentos y, en algunos casos, hasta la falta de profesionalidad, excepto honrosas excepciones que confirman la regla.

Los empleados encargados de la limpieza no cuentan con los productos y recursos necesarios ni salarios decorosos, para propiciar una buena higiene hospitalaria.

Lamentablemente, como en todos los organismos y centros de servicios del país, prima la política y no la higiene, ni el buen servicio, ni la profesionalidad. Eso, donde se hace dolorosamente más notable, es precisamente en policlínicos y centros de salud, donde la población enferma tiene que enfrentar todo tipo de dificultades que atentan contra un buen servicio hospitalario. Incluyendo algunos de los hospitales recién restaurados como el Calixto García, donde las camillas de última generación están en precarias y deprimentes condiciones higiénicas, así como el mobiliario de los salones de ingreso, las mesitas de noche de los pabellones llenas de cucarachitas, descascaradas y oxidadas, los baños con instalaciones rotas, salideros y charcos de agua, por donde deben transitar los pacientes a riesgo de resbalar y caerse.

Al ingresar, el propio médico que te atiende le informa al acompañante del paciente que deben traer sábanas, almohada, fundas, ventilador, jabón y demás artículos de higiene, así como bolsitas plásticas para guardar esas pertenencias, a fin de que la cucarachitas no transiten por esos objetos propiedad del enfermo.

A pesar de la falta de higiene y medicamentos hay que reconocer que nuestros galenos son excelentes personas muy capacitadas, pero cómo es posible decir en los Medios, que nuestro país es un referente mundial de la salud, cuando aquí no existe seguro de vida y los errores médicos los tapa la tierra.

¿Dónde está la cultura cubana?

Mucho alardean los medios masivos en nuestro país, de la cultura cubana. Justamente esa es en estos momentos nuestra mayor debilidad.

A partir del 1ro de enero del año 1959, cuando empezó a priorizarse la política y a implantarse nuevos decretos y leyes, que se alejaban cada vez más de nuestra famosa Constitución del 40, que nunca se restableció, empezaron a debilitarse todos los conceptos morales, sociales y cívicos cuando la familia, en estado de desintegración y las escuelas, enfrentadas a pérdida de profesionales que hasta entonces impartían la educación, eran los baluartes más importantes de la misma.

Ayer tarde, en el programa de la TV cubana, Palco Indiscreto, el periodista que conduce el mismo, para asombro mio, trató en forma valiente ante un medio oficial, este asunto tan delicado, debido al día de la Cultura Cubana. Dijo que teníamos mucha instrucción, pero que carecíamos de cultura general, a pesar de tener grandes músicos, bailarines y artistas en general.

Muy cierto, pero la cultura incluye la educación formal, los buenos modales, el respeto a lo ajeno, el saber hablar y conducirse, cualidades estas de las que desafortunadamente cada vez estamos más carentes, incluyendo a graduados universitarios, cuyo lenguaje y modales dejan mucho que desear.

Hemos perdido el respeto hacia las demás personas, el respeto a las propiedades ajenas, el respeto a los mayores de nuestra familia, o lo que queda de ella. También el respeto al cumplimiento de los horarios, los compromisos aceptados, a la limpieza y cuidado de la ciudad, el amor a la naturaleza, incluyendo el abuso hacia animales, árboles y jardines, la forma descuidada de vestirnos para salir a la calle, los modales, el saludo, las disculpas.

¿Cómo, después de estas grandes pérdidas, que las instituciones educacionales y la sociedad en general se han despreocupado por mantener o rescatar, somos capaces de decir con falso orgullo, que somos un país culto?

Ojalá algún día volvamos a poder celebrar con orgullo el 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana

¿De nuevo el centralismo?

Nuevamente el gobierno cubano quiere “apretar las tuercas” a la iniciativa y el pequeño negocio privado.

Han suspendido hasta “nuevo aviso” todas las licencias a los cuentapropistas. Desde los negocios más humildes y pequeños como la carretilla, hasta los paladares y alquileres de casas y habitaciones al turismo. También se dice van a aumentar los impuestos. Algo abusivo, pues ya de por sí son extremadamente altos. Al igual que el 240% y más de aumento en el precio de los productos de primerísima necesidad, ya sean en moneda CUP o CUC.

En fin, los salarios y jubilaciones de miseria siguen intactos y cada vez más crecen los gravámenes hacia todo tipo de mercancía que los cubanos tenemos que adquirir para sobrevivir, en un régimen cerrado.

El que nos hayan permitido nuevamente alquilar o vender nuestros inmuebles, como poder viajar al exterior, no significa ninguna dádiva del sistema totalitario. Solamente se trata de que Raúl nos reintegrara parte de nuestros derechos que ellos mismos nos usurparon hace 58 años.

Veamos pues como van a producirse los famosos cambios tan cacareados por el régimen, que lejos de abrirse y facilitar el crecimiento económico del país, cada vez se hunden más en el estatismo y la intolerancia. La doble moneda y la falta de una Internet para todos, hace que cada día sea menor el interés de los extranjeros en invertir en nuestro pais. ¿Será acaso que tratan nuevamente de imponernos el centralismo?

El planeta de la nada

Cuba es un planeta aparte, nada tiene que ver con el resto del mundo, pues nada funciona como en la mayoría de los países civilizados. Este “planeta” se rige por los caprichos de sus ancianos dirigentes que llevan casi 59 años haciendo lo que se les antoja.

En estos momentos en que se suponía estuviéramos mejor, debido al arribo masivo de un turismo que durante décadas ignoró este destino, debido a las innumerables restricciones impuestas por el régimen, al que ahora no le ha quedado otra alternativa que “aflojar la mano” en este sentido, debido a que el país no produce bienes y está en total bancarrota. Curiosamente casi todos los turistas con los quienes converso, comentan que vienen a Cuba porque quieren conocerla antes de los grandes cambios que se avecinan. Debe ser que quieren “palpar” en vivo y no en película, un verdadero Parque Jurásico.

No se sabe qué se está haciendo con el dinero recaudado con las remesas y el turismo, pues las tiendas están prácticamente vacías, el servicio público de ómnibus cada día está peor, la ciudad cada vez más sucia, siguen derrumbándose inmuebles, cuyo extremo deterioro, se debe a que el gobierno nunca se ha ocupado de darles el mantenimiento adecuado. Y como colofón ahora, la falta de agua desde hace casi un mes en muchos municipios, debido a grandes roturas tienen sumamente irritada a la población.

Ayer en la tienda de la cadena Panamericana, situada en la Ave. 26 entre 17 y 15 en el Vedado, me quedé consternada al observar la tremenda cola que había para entrar. Me acerqué a preguntar a un empleado y me dijo que solamente tenían un solo cajero, porque los otros tres habían renunciado al trabajo, al igual que los empleados de la parte de productos de aseo y limpieza. Solamente estaba funcionando una sola caja en el departamento de víveres, el único abierto al público.

Seguimos flotando en un estado de estancamiento absoluto, donde “la nada de nada” es nuestra realidad cotidiana.

El barrio se viste de azul

El barrio se viste de azul.

Antes del “accidente” del 59, el Nuevo Vedado fue el último barrio en urbanizarse en nuestra ciudad de La Habana, habitado por profesionales y artistas famosos de la radio y la televisión. Un barrio elegante, con numerosas casas de diseño arquitectónico espectacular, muchas de ellas premios nacionales e internacionales y contados edificios en su mayoría de solamente dos o tres pisos, habitados por familias.

Su principal vía, la Avenida 26, sembrada de acacias amarillas y rojas (hoy casi inexistentes) y sus parterres de adelfas rosadas y blancas, brindaban al barrio una belleza indescriptible. Sus casas que hoy día se encuentran encerradas tras altas cercas peerles y murallas inventadas, solamente estaban delimitadas por muros perimetrales de medio metro de altura o setos de pequeños arbustos.

Hoy día nuestro barrio se ha vestido de azul, color del símbolo del alquiler en divisa. Sus actuales propietarios, en su mayoría universitarios, al no poder vivir de sus míseros salarios y jubilaciones, han optado por la renta de habitaciones en sus casas o apartamentos.

El Nuevo Vedado está situado justamente en los alrededores de uno de los más grandes “ganchos” actuales para el turismo de tránsito: La estación Vía Azul, cuyos ómnibus realizan diariamente viajes a Viñales, Varadero, Trinidad, Santi Spíritus y Cienfuegos. Esta estación no puede responder a la alta demanda, debido a su escaso parque automotor, por lo que está rodeada de taxis colectivos privados, que ofrecen los mismos destinos por solo 5.00 CUC más que los ómnibus, con la ventaja que los turistas son recogidos en sus respectivos sitios de alquiler.

También otros grandes atractivos turísticos de nuestra barriada son: Parque Zoológico de 26, Ciudad Deportiva, Parque Metropolitano (Bosque de La Habana), Plaza Cívica (hoy Plaza de la revolución), Teatro nacional, Cementerio de Colón, y la ya súper famosa Fábrica de Arte (antigua fábrica de aceite El Cocinero), el lugar más “cool” de la ciudad, a donde acuden constantemente famosos personajes del mundo cultural artístico.

Además, de todas estas ventajas, estamos rodeados de magníficos restaurantes, bares y cafeterías con variadas opciones y precios para todos los bolsillos, lo cual ha significado un mejor modo de vida para los habitantes del lugar, debido al numeroso y continuo turismo recibido.

Primera huelga tangible de brazos caídos

A consecuencia de las nuevas regulaciones burocráticas respecto a los trayectos de taxis colectivos, se ha producido la primera huelga de brazos caídos tangible. Desde luego, que este tipo de huelga existe hace ya muchos años en nuestro país, debido a los miserables salarios percibidos por los trabajadores del sector burocrático y de servicios. El lema principal ha sido: “el gobierno se hace el que nos paga y nosotros nos hacemos los que trabajamos”.

La más conocida de este tipo de huelga ha sido la de los llamados boteros (autos de los años 40 y 50) convertidos en taxis. Al regularle los precios según los tramos establecidos por la burocracia cubana, los choferes de los mismos se han negado a recoger pasaje en los tramos cortos que se han fijado en 5.00 pesos, de la llamada moneda nacional. No es rentable para un chofer que paga una alta tarifa al estado por su licencia, dar una carrera corta por 5.00 pesos, pues esos le vienen representando unos 0.25 CUC, que no les sirve en absoluto para cubrir los altos precios de la gasolina o el petróleo utilizado, sin contar que, cuando un auto frena, gasta gomas, batería, le tiran las puertas los clientes que se suben o bajan del mismo y, al arrancar, consume más combustible. Una goma de automóvil en este país cuesta aproximadamente 160.00 CUC, algo similar es el precio de un acumulador y las bujías se venden a casi 3.00 CUC cada una, por solo mencionar algunas piezas.

Estos boteros estaban resolviendo en parte el gran problema del transporte urbano. Al aplicárseles estas nuevas regulaciones, el resultado ha sido el incremento del número de usuarios en los ómnibus, teniendo como resultado el empeoramiento del transporte.

¿Por qué esos mismos burócratas, que dicen haber aplicado estas regulaciones para proteger el bolsillo de los ciudadanos de a pie, no se dedicaron a rebajar los altísimos precios de la comida en moneda nacional y, sobre todo, la que se vende en moneda convertible? Obviamente, ellos tienen garantizado por el Estado auto, gasolina y piezas de repuesto y no sienten en su propia carne las necesidades y problemas que sufre la población cubana.

En definitiva, el botero no te obliga a ser su cliente, quien en realidad te obliga es el Estado, que no ha atendido ni resuelto en todos estos años los grandes problemas del transporte en nuestro país.

La insalubridad pública

Mucho se alaba en nuestros Medios a la salud pública cubana. Este es un tema que les llama mucho la atención a los extranjeros que visitan nuestro país, debido a la propaganda gubernamental y las estadísticas proporcionadas oficialmente a los organismos internacionales, sobre el cual el turismo muestra marcado interés.

Son dos o tres los hospitales y policlínicos exhibidos a los visitantes, para lo cual están “debidamente preparados”. Aun así, y lo sé por experiencia propia, no están en las condiciones óptimas que debían.

Me sentí “afortunada”, cuando por primera vez en todos estos años, tuve que acudir a uno de estos centros “modelo” para recibir un tratamiento de fisioterapia, debido a dos tremendas caídas que me di, a consecuencia de las calles y aceras rotas o en muy mal estado, que proliferan en nuestra ciudad.

El personal que atiende este departamento es bueno, amable y preparado, pero no existen realmente las mejores condiciones para propiciar el tratamiento. A este departamento acuden numerosas personas, que han sufrido algún tipo de accidente o simplemente el almanaque les ha caído encima.

Desde la salita de espera, al departamento de fisioterapia, hay un pasillo por donde deben pasar todos los pacientes, en su mayoría ancianos con muletas o bastones, y evadir un perenne charco de agua, donde incluso las mascotas del policlínico vienen a beber. También, de los dos baños existentes en la sala de espera, solo uno está en función, el de las damas, al que

los caballeros acuden también .

Los distintos cubículos donde se aplica la fisioterapia, están adornados por cortinas raídas y sucias, algunas de ellas medio descolgadas. También los muebles de dichas consultas están en su mayoría cubiertos de polvo. Al parecer, no existe personal de limpieza o, sencillamente, le pagan tan poco que bien poco hacen. Como si no fuera suficiente, los desechos biológicos se depositan en los tanques recolectores de basura directamente, sin colocarlos en bolsas de desperdicios cerradas o incinerarlos, como debiera ser.

Imagínense, si este es un policlínico de los que muestran a extranjeros (solamente sus mejores áreas), ya pueden imaginar cómo está el resto de los que nos tocan a los ciudadanos de a pie. ¡Y ni qué decir de los hospitales, estos están peor

Dirigencia y Disidencia.

La dirigencia y la disidencia cada vez se me parecen más. ¿Será coincidencia o falta de experiencia?
En estos mismos instantes, si de pronto se convocara a elecciones libres en mi planeta Cuba, supervisadas por la ONU u otros países, yo no sabría por quién votar.
Últimamente, lo que más veo y oigo entre los disidentes es de viajes al extranjero y compra de pacotilla y de que si Fulano “se quedó”. No oigo hablar mucho de organizarse y reunirse para ir haciendo conciencia entre vecinos y amistades, con el objetivo de ganar adeptos.
La población cubana, en general, no conoce a ninguno de los líderes de los múltiples grupos existentes. Ni siquiera sus vecinos saben en realidad quienes son y a qué se dedican, a menos que la Seguridad del Estado los visite para alertarlos contra ellos y les dé una falsa panorámica sobre los mismos. Desde luego, el gobierno se aprovecha ampliamente de la falta de Internet que, intencionalmente, nos ha impuesto.
Cada vez, lamentablemente, la disidencia se divide más. Todos aspiran a ser “cabeza de ratón”, pues no se resignan a ser “cola de león”. Los jefes de grupo son los que reciben la ayuda económica del exterior y la distribuyen a su manera, así como también los cursos y viajes a diferentes eventos en distintos países, cuyos contenidos no transmiten a nadie. Esto sin contar con aquellos que se han fabricado un expediente de peligrosidad y, después, en la primera oportunidad, se marchan definitivamente del país. Al parecer, sin darse cuenta, le están dando por la vena del gusto al gobierno.
¿Cómo es posible cambiar los destinos de un país, si los grupos opositores de dentro de la isla están distanciados unos de otros y, por ello, les es tan difícil dedicarse con más efectividad a divulgar las ideas democráticas entre la población?
Es hora ya de recapacitar y limar todo tipo de asperezas y tratar de unirse, obviando las diferencias, para denunciar los problemas más acuciantes que sufre la población cubana, tratando de buscar solución a los mismos. Estar divididos es complacer al gobierno, cuya política desde un principio ha sido precisamente: divide y vencerás.

A todos mis seguidores

Les deseo lo mejor para este año 2017.

Estoy desde hace días sin Internet debido al “duelo inducido” y a los días feriados. Espero los pequeños amagos gubernamentales de cambios, que se están produciendo con mucha lentitud, este año se aceleren y se produzcan de verdad los grandes cambios económicos que el país necesita para salir del estancamiento y depresión en que está sumergido.

Un abrazo a todos y mucha salud, paz y prosperidad

Después del duelo, luto inducido

Después de los 9 días de duelo nacional, pensamos que íbamos a respirar un poco de tranquilidad en nuestras fiestas navideñas entre familiares y amigos, pues a nivel estatal son prácticamente ignoradas.

Una vez más nos equivocamos, cometimos el error de hacernos a la idea de que el gobierno nos permitiría disfrutar un poco de alegría a fin de año, pero no es así.

Se han suspendido todas las fiestas populares que estaban programadas, entre ella las más masivas y esperadas: las tradicionales y famosísimas parrandas.

La televisión sigue enlutada y sobresaturada de mensajes ideológicos obsoletos. Los presentadores y locutores mantienen un vestuario austero de luto o medio luto, al igual que los cantantes y grupos oficialistas, así como los extremistas representantes de la cultura.

La población cubana, en general, ha convertido sus televisores en pantallas monitor, donde conectan memorias flash o discos DVD con copias del famoso paquete, que contiene todo tipo de programas extranjeros como películas, series, novelas, programas de competencia, etcétera, pues no hay nada agradable ni nuevo que ver en la programación estatal.

Ahora, para colmo, se rumora con mucha fuerza, que de nuevo estará prohibida la venta de bebidas alcohólicas en tiendas y restaurantes a partir del 21 de este mes hasta el 2 de enero del 2017, con sus desagradables consecuencias, ya experimentadas durante el duelo para aquellos que la desobedezcan.

Así pues, sin tomar en cuenta a la opinión pública, como es costumbre, el gobierno, que se muestra inseguro, nos impone después de un duelo de 9 días, un luto que posiblemente dure hasta el 2 de enero venidero, fecha en que se celebrará un desfile militar en honor al fallecido, que aún después de muerto parece seguir gobernando.

Nota: La página web “compradetodo” de la Corporación Cimex anunció ayer que serían retiradas de la misma la venta de cenas y bebidas, aunque en el noticiero nacional de TV anoche, en contradicción con esta publicación, aseguraron que estas ofertas estarían garantizadas.

¿Duelo o toque de queda?

El sábado 26 de noviembre del presente año sonó mi teléfono casi a las dos de la madrugada, lo tomé asustada, pues por lo regular a esas horas se esperan malas noticias, en realidad no fue así, era una amiga para informarme de la muerte de Fidel. Eso me tranquilizó, pues teniendo a mi familia fuera de Cuba, pensé lo peor.

La noticia no me produjo ningún tipo de sentimiento: ni lástima ni alegría. Era algo que ya se estaba esperando y que muchos deseábamos acabara de ocurrir.

Me sorprendió, eso sí, que Raúl diera tan rápido conocimiento público del suceso. Siempre pensamos que era algo que se nos ocultaría por un tiempo, y que nos enteraríamos por los parientes y amigos que están fuera del país. Pero las redes sociales y el impacto inmediato que estas ocasionan, pienso, fue lo que hizo reaccionar así al actual presidente.

Han decretado un duelo nacional de nueve días, algo a mi entender bastante exagerado. Dicen que para que todos puedan despedirse y rendir tributo ante sus cenizas. Estoy convencida que la mayoría de los que acudirán a hacerlo, no irán espontáneamente, sino que serán llevados al lugar por la UJC, la Universidad, la CTC, la FMC, los CDR y todas las demás organizaciones de masas gubernamentales, con que cuenta el país y están bajo la dirección del gobierno, aunque éste declare públicamente que no lo son, lo cual es totalmente falso.

La televisión tiene todos los canales en cadena, con programas que transmiten solo imágenes del desaparecido, enalteciendo la personalidad de un líder que falleció en pleno declive. Únicamente se muestran sus episodios “exitosos”. No existe un solo programa infantil dedicado a nuestros niños, por lo que están obligados también a guardar un luto impuesto.

Han prohibido todos los espectáculos públicos y culturales. Se suspendió el tan anunciado y único concierto del tenor español Plácido Domingo, el cual viajó a nuestro país trayendo consigo a más de 500 invitados, lo cual se debe haber convertido para él en un “desconcierto”. También se ha prohibido la venta de bebidas alcohólicas en los restaurantes gubernamentales y privados, así como en todas las tiendas del país.

Tengo conocimiento de que están visitando los locales de alquiler de habitaciones privados, para averiguar si, entre los huéspedes, hay algún inquilino periodista.

La ciudad está prácticamente desierta en las noches. Esto, en realidad, ¿es un duelo, o un toque de queda? Saque usted sus propias conclusiones.

Don’t worry about Trump

Las preocupaciones en “mi planeta” por las elecciones en EEUU están fuera de control.

Muchas personas se acercan a mí, pues saben que asisto a “la buena Internet” dos veces por semana, algo extraordinario aquí, para preguntarme, con mucha preocupación, cómo están las estadísticas presidenciales entre la Clinton y Trump, pues nadie con dos dedos de frente hace mucho caso a los Medios cubanos ni tampoco a la TV venezolana Telesur, ya que ambos son más de lo mismo.

Mi respuesta puede estar equivocada, pero siempre digo lo mismo: Ni Trump ni la Clinton van a cambiar nada en Cuba. Tampoco se deben preocupar por lo que haga Donald si sale presidente, pues en EEUU, el que ocupa ese cargo, no puede hacer y deshacer a su libre capricho, como se hace aquí, donde funciona el “ordeno y mando” y el poder legislativo es un simple coro para aprobar todo lo que plantean las autoridades. Allá se respeta a la Cámara y al Congreso, que son precisamente los que controlan las acciones de los gobernantes.

Los cambios en Cuba dependen fundamentalmente del gobierno y de los ciudadanos. Mientras aquí las autoridades se nieguen a aceptar la democracia como opción y se sigan escudando tras mentiras tales como el bloqueo, la indemnización y la devolución de la Base de Guantánamo, componentes éstos que conforman “la hoja de parra” que utilizan para ocultar sus fracasos, nada va a cambiar. Mientras los ciudadanos no participen activamente en la exigencia de cambios, nada va a suceder.

En vez de especular tanto sobre las elecciones estadounidenses, asunto éste que concierne a los ciudadanos norteamericanos, deberíamos ocuparnos de divulgar entre nuestras amistades y vecinos, las verdades sacadas de Internet, para irles retirando la venda que tienen cubriéndoles ojos y oídos desde hace 58 años. Mi abuela María solía decir: la caridad empieza por casa.

Así pues, los que más debe preocuparnos es exigirles a nuestros gobernantes y no bajar la cabeza y aplaudirles por miedo, pues entonces seguiremos enfrentando y padeciendo nuestros ya acostumbrados males, de los cuales, de una u otra forma, todos los cubanos de aquí y de la Diáspora somos responsables.

Don’t worry about Donal Trump o Donald Duck, da igual!

El avispero está revuelto.

esperando-la-guagua

Aquí en mi planeta, el gobierno ha usado la palabra “avispero” para nombrar a los grupos de estudiantes de todos los niveles, cuyas clases fueron suspendidas, para que se vieran obligados a participar en los actos de protesta organizados contra el mal llamado bloqueo, amenizados con grupos musicales y de teatro, montando todo un circo para estimularlos a asistir y mostrar ante las cámaras rostros con sonrisas y alegría, apoyando al régimen y rechazando a EEUU, país con el que todos sueñan.

Sin embargo, “avispero” también podríamos llamar a las terribles colas que se forman en las paradas de los ómnibus, donde puedes permanecer hasta casi una hora, intentando subirte al mismo, si es que el chofer decide conducirlo hasta la parada y no pasar de largo sin siquiera decir adiós.

Desde luego, no es culpa de los choferes que estos ómnibus tengan que cargar casi con el triple de sobrepeso para los que fueron diseñados, además de enfrentarse a los baches, huecos de alcantarillas y enormes pliegues de asfalto acumulado, que convierten calles y avenidas en pequeñas “montañas rusas”.

También podríamos denominar “avisperos” a esas tremendas colas que se formas en los alrededores de las panaderías estatales, en busca del preciado y único pan de 80 gramos por persona de la decadente libreta de abastecimientos. O de las que se forman en esas casuchas metálicas oxidadas y abandonadas, que una vez fueron reconocidas como puestos de venta de productos del mar, donde lo que más se vende y llega con regularidad, son unas mal llamadas croquetas criollas, popularmente conocidas como de ave… averigua de qué son”, el producto más consumido por el ciudadano de a pie, que no cuenta con más ingresos que el de su miserable salario.

En fin, ese mismo mal llamado “avispero” de estudiantes protestando contra el embargo de EEUU impuesto a nuestro gobierno, terminará siendo un verdadero avispero frente a las puertas de los consulados de las Embajadas de EEUU, Canadá, España, Italia, Ecuador, con el fin de tratar de conseguir visas para “largarse”, aunque les duelan todavía las cuerdas vocales de estar profiriendo gritos en los mítines organizados contra el capitalismo, con el que sueñan ”chocar” lo antes posible.

Arremeten de nuevo contra Paladares.

paladares

 

Nuevamente se movilizan los Poderes Populares y el Ministerio de Comercio Interior contra los exitosos Paladares, utilizando como excusa la corrupción y venta de drogas.

Para aclarar, diremos que lamentablemente son algunos que otros bares y discotecas, los que han incurrido en estos delitos. Ante todo, porque al no existir licencia para este tipo de negocios, se han acogido a la de Paladares, ofertando como “tapadera” algunas especialidades gastronómicas.

Entre las cosas que realmente más molestan al Estado cubano, es que estos establecimientos particulares, los llamados Paladares, han demostrado ser muy exitosos, dejando al descubierto la ineptitud e incapacidad de la administración del régimen para enfrentar a la competencia. Una de las principales razones para este fracaso estatal son los bajos salarios, así como las altas exigencias políticas que hacen a sus empleados.

Unos de los pretextos que esgrime el régimen para arremeter contra los Paladares, es la prostitución y la droga, pero esto no tiene nada que ver con ellos, sino más bien con los bares y discotecas, que se amparan en su licencia para subsistir. Justamente aquí es donde entran en funciones los inspectores y la policía corrupta, que se benefician de éstos haciéndose “los de la vista gorda”.

Lo que no se dice públicamente, es que muchos de estos lugares problemáticos, pertenecen justamente a hijos de altos dirigentes del país, emprendiéndola lamentablemente contra los más desprotegidos políticamente.

Sin embargo, al régimen le cuesta mucho reconocer oficialmente, que los principales antros de prostitución y droga, han sido y son los estatales, donde se han dado los mayores escándalos de este tipo, como sucedió hace unos años en la Cervecera de La Habana Vieja y en las discotecas del Comodoro y del Copacabana, por solo mencionar algunos ejemplos.

Nos casaron con la mentira…

Bahìa de La Habana

Es una falta de civismo y decoro, por parte del régimen cubano, culpar al mal llamado bloqueo de EEUU de las carencias y dificultades, provocadas debido a la incapacidad y mal manejo de la economía, riquezas y bienes de nuestro país, en manos de la dirigencia de la Isla. Es de sobra conocido que todo lo han “tirado por la borda”, dedicando los esfuerzos y el dinero a propaganda y proselitismo hacia el exterior, para dar una imagen nada verídica de la situación interna.

Cuando las “tuberías” soviéticas estaban abiertas hacia Cuba, aquí en los Medios, sobre todo en la televisión, abundaban las caricaturas y spots, donde existía un personaje popular burlándose del bloqueo, tirándole “trompetillas”.

¿Por qué ahora esta campaña agotadora, que sobrepasa los límites de la asimilación y aceptación popular contra el bloqueo? ¿Por qué no tener el civismo y la honestidad de reconocer la incapacidad para dirigir así como la dilapidación de los ingresos, obtenidos a través de las remesas familiares provenientes de los Estados Unidos de Norte América y el gran comercio establecido por el gobierno con médicos y profesionales, que aportan jugosas divisas al régimen y, de las cuales, nuestros galenos y especialistas reciben solo un magro ingreso?

Ante esta mal llamada “solidaridad”, es la población la que sufre las consecuencias por la falta de profesionales calificados y especialistas de la medicina, en escuelas y hospitales: “Candil de la calle, oscuridad de la casa”, como se dice popularmente.

Nos casaron con la mentira… y nos han obligado a vivir con ella durante todos estos años.

El país de María la O

El país de María la O.

En esta ciudad, mal llamada Maravilla, pues es realmente una “Pesadilla”, la vida de cualquier ciudadano normal es como la de María la O: O te vistes, o comes, o vendes tu auto, o arreglas tu casa, o esperas una hora la guagua o caminas…y así sucesivamente con todo.

Conozco algunos amigos que al llegar a cierta edad y verse sin recursos para mejorar su calidad de vida, se han visto obligados a vender el viejo auto familiar, que apenas podían mantener y usaban solo para determinadas urgencias, debido a los altos precios en moneda convertible(CUP) de la gasolina , las piezas de repuesto y las llantas.

Muchos profesionales jubilados que en algún momento ocuparon altos cargos en empresas y organismos y con mucho sacrificio obtuvieron un auto Lada, también se han visto en la necesidad de venderlos, para con este dinerito arreglar una habitación de su casa, alquilarla a extranjeros, y poder vivir de esa modesta entrada, ya que sus miserables jubilaciones en CUP malamente alcanzan para adquirir alimentos. Ahora rinden culto a María la O: O caminan, o no van a ningún lado.

Persiguiendo los efectos y no al causa

El resurgimiento del transporte privado en nuestro país, con un enorme parque de “almendrones” (autos viejos), se ha ido incrementando durante estos últimos 30 años, debido fundamentalmente al deterioro y merma cada vez mayor del transporte estatal.

Durante todos estos años de régimen totalitario el número de ómnibus en todas las provincias del país ha ido disminuyendo, a causa de la falta de mantenimiento y la carencia de piezas de repuesto, así como el mal estado de las carreteras.

Por otra parte, los bajísimos ingresos de los trabajadores y empleados públicos, han hecho que la mayoría de estos arreglaran y pusieran en funcionamiento autos americanos de los años 40- 50 y, posteriormente, los famosos Ladas soviéticos, para convertirlos en un modo de vida para la economía familiar. Incluso muchos profesionales de la medicina, en sus horas libres, se dedican a “botear” en sus viejos autos, ya que los salarios que devengan apenas les alcanzan para cubrir sus necesidades más perentorias.

¿Por qué ahora de nuevo esta persecución contra los taxistas cuentapropistas, si al final ellos son los que están aliviando el problema crucial del transporte, que el Estado no ha podido resolver en 57 años? Ninguno de ellos le pone una pistola al pecho a los clientes, para que le paguen la suma de dinero requerida.

Si el gobierno, en vez de gastar tanto dinero en propaganda política y proselitismo exterior, hubiera invertido esos recursos en mejorar el transporte, bajar los precios del petróleo y la gasolina, así como los exorbitantes precios de las piezas de repuesto, los particulares también hubieran rebajado sus tarifas. Todo esto es un problema de oferta y demanda. Entonces, ¿por qué no dar fin a todo este acoso a los “efectos” y no a “la causa” de todo este descalabro social?

Aire “arrinconao” y “música indiscreta”

Estamos atravesando, según comentarios callejeros de los ciudadanos de a pie, por un nuevo período especial, aunque el gobierno reiteradamente lo niega a través de los Medios y lo llama “situación difícil de la cual nos recuperaremos”.

Basta observar las paradas de los ómnibus repletas de personas, en espera del ansiado vehículo que las trasladarán al trabajo, al hospital o a las playas. La falta de petróleo y de piezas de repuesto son las causas principales de estos “embotellamientos”. Es por ello que muchas personas se ven obligadas a acudir a la alternativa de los boteros (taxis privados), que aunque caros, están resolviendo el problema creado por la falta de transporte urbano, responsabilidad ésta del gobierno.

Otra situación que nos están golpeando, aparte del insoportable calor y los famosos polvos del Sahara, es la falta de abastecimientos de productos y de aire acondicionado, en las llamadas tiendas de divisa.

En algunos de estos estos inmuebles, sobre todo en los pequeños, la ausencia de climatización, hace que las colas (filas) se incrementen, así como el descontento de la población.

Los empleados de estos comercios, que trabajan 8 horas sin las condiciones apropiadas, tienen que limitar el acceso de público de dos en dos a estas instalaciones, para poder atenderles. Una vez dentro, los clientes tropiezan con otro gran inconveniente: no hay jabas (bolsas). Esto demora el proceso de compra-venta y hace que surjan malestares y protestas, por parte de los que esperan su turno.

Es de suponer que, en circunstancias como éstas, debería haber una compensación en los precios, rebajándolos, por la ausencia de servicios incluidos, tales como el aire acondicionado y las bolsas para transportar los productos adquiridos, cuestión ésta que, por lógica, influye en los valores de los artículos, amén de que en ocasiones estas dificultades vienen acompañadas de un “estridente reguetón” como fondo musical, salido del teléfono de algún cliente en espera, o en el caso de los ómnibus, del reproductor de música del chofer, en un transporte desbordante de público alterado y sudoroso.

Verano 2016, como para no salir de casa!

Barrio sucio unoEste verano se ha presentado como uno de los más calurosos desde 1880, según comentarios de la radio.
Además de este castigador sol y la invasión de polvos del Sahara, en un país donde prácticamente no hay aire acondicionado, las pocas tiendas de divisa y oficinas gubernamentales que poseen dichas instalaciones, tienen órdenes de no conectarlos para ahorrar electricidad, debido a las tremendas dificultades por las que está pasando el país con el suministro de petróleo.
Los pocos ómnibus que circulan por nuestras avenidas, pasan abarrotados y se “vuelan” las paradas oficiales, donde se acumula un público sudoroso y contrariado, pues estar casi una hora o más esperándolos, se ha hecho normal.
Es cierto que existe una amplia programación de recreaciones estivales oficialistas para niños, jóvenes y adultos, en museos e instalaciones gubernamentales, todas ellas, eso sí, vinculadas, por mandato, al cumpleaños 90 del anciano líder.
Las calles están sucias, llenas de baches y aguas albañales, las instalaciones recreativas y los cines no tienen aire acondicionado, existe una gran deficiencia en el abastecimiento de  refrescos, agua mineral, cerveza, helados y otras “chucherías” en la mal llamada moneda nacional (CUP), ya que la mayoría de estos productos, cuando los encuentras, es en moneda dura (CUC), haciendo que todo ello  dificulte aún más el acceso a éstos por la mayoría de la población.
Quedarte en casa, frente al televisor y con un ventilador a tu lado, ingiriendo de vez en cuando agua hervida, es otra opción, siempre y cuando puedas ver películas y series obtenidas en el mercado particular, pues al menos éstas no están “contaminadas” con la celebración repetitiva y constante del cumpleaños 90 del “Cimarrón Mayor”, como lo calificara recientemente en TV un dirigente cultural, tratando tal vez de halagarlo, sin valorar adecuadamente el significado del calificativo: los cimarrones eran esclavos que abandonaban las dotaciones y siempre estaban huyendo escondidos en los montes.

0,06 GB (0%) ocupados de 15 GB
Última actividad de la cuenta: hace 57 minutos

Información detallada

Ponle todo al noventa!

No se trata de la lotería ni la charada, todo lo contrario, se trata de un derroche absurdo y lamentable de un ataque violento y viral del “culto a la personalidad”.

Recuerdo que a inicios de los años sesenta a algún “guatacón” del gobierno, se le ocurrió sacar una estampilla de correos con el rosrto de Fidel guerrillero, y éste, casi de inmediato, en un gesto que ahora considero “mediático”, lo mandó a retirar.

Sin embargo, con el paso del tiempo fueron apareciendo fotos  del “máximo líder” en oficinas públicas, centros laborales,  fábricas y escuelas. Los Medios giraban todos alrededor de su figura y el líder se fue haciendo el de “la vista gorda”, pues al parecer se sentía complacido. Su ego fue creciendo cada vez más.

Desde enero del presente año 2016, no ha transcurrido un solo día del calendario, en que la prensa plana, la radio y la televisión dejen de hacer alusión al 90 cumpleaños del “líder eterno”.

Por solo citar algunos ejemplos: En el Consejo Nacional de la CTC, en un país donde existen tantos  y diversos problemas laborales que afectan al trabajador, la CTC consideró entre las tareas más importantes del movimiento sindical, el homenaje al líder indiscutible de la Revolución, en sus noventa años.

Por otra parte, los trabajadores forestales celebraron su día, plantanto noventa cedros, como muestra de respeto a las “ideas y legado” de Fidel.

Hasta la “renovada” Feria de La Rampa, en su edición XVII estará dedicada al 90 cumpleaños del líder.

Así esta sucediendo en todas las esferas culturales, políticas, y laborales de nuestro país, pues la alta dirigencia exige y prioriza vincularlo todo al “estilo norcoreano”, al cumpleaños 90 que esperan celebrar este 13 de agosto.

Campaña contra el mosquito.

Pariódico Tribuna PeriodicoEn mi planeta Cuba el dengue lo trajo la insalubridad y a ésta la trajo la revolución. La desidia y el abandono hicieron que el mosquito Aedes Aegyptis proliferara en los edificios abandonados por desplome, en los salideros del sistema de acueductos, en los cúmulos de basura sin recoger, en las latas y bolsas plásticas que pululan por los solares y espacios abiertos de la ciudad.

Ahora la campaña publicitaria para acabar con el mosquito ha devenido casi en un chiste. El gobierno culpa a los ciudadanos de la existencia del mismo, atacan a  los efectos, pero no a las causas.

Es bueno que usted se lea detenidamente esta nota publicada en el semanario Tribuna, y me diga honestamente si esto es serio o es un chiste que “se les fue”.

Cien contra una.

Durante la reciente celebración de la III reunión del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se manejaron términos y conceptos arcaicos, que fueron desempolvados por complacencia, a raíz de la reaparición en la palestra pública del anciano líder de la revolución.

La reunión se celebró, como invocando a viejos fantasmas, justamente en el mismo lugar donde éste pronunciara hace 55 años aquellas “palabras a los intelectuales”, desatando la gran “cacería de brujas” que sentó las bases de nuestra ideologizada política cultural.

Durante esta reunión, los miembros de la Comisión Permanente de Cultura, Turismo y Espacios Públicos dieron a conocer, en nombre de dicha organización, una declaración que expresa como “los escritores y artistas cubanos, reaccionamos con sorpresa, estupor e indignación ante imágenes de la recepción a los viajeros del Crucero Adonia, que arribó a inicios de este mes de mayo a la terminal portuaria de La Habana. Muchachas en traje de baño que reproducen la enseña nacional y remedan, con sus movimientos, uno de nuestros ritmos tradicionales, ofreciendo una versión deplorable a quienes por primera vez visitan Cuba”.

La alternativa ofrecida por el crítico Rolando Pérez Betancourt, ante la posibilidad de la penetración ideológica debido al restablecimiento de las relaciones entre EEUU y nuestro país, fue “no cogerle miedo al vampiro, sino preparar una bala de plata para matarlo”.

Parece que Betancourt no recuerda que los primeros que abusaron del uso de nuestra enseña nacional fueron precisamente los dirigentes de nuestro país, aceptando firmar una bandera cubana el líder de la revolución, en la escalinata de la Universidad de La Habana, presentada por el máximo dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en ese momento. Tampoco que, desde hace tiempo, es usual enarbolarlas con la figura del Ché impresa en ellas, así como que otras tantas permanecen colgadas, sin ton ni son, dentro de locales comerciales y oficinas y detrás de los ventanales de cristal de algunas entidades estatales, a modo de cortina para impedir el paso del sol y otras se desflecan y destiñen en fachadas de inmuebles gubernamentales, sin que a nadie se les ocurra quitarlas y resguardarlas.

Acorralar una bandera de EEUU por un centenar de las nuestras, según propone dicho crítico, es no percatarse de nuestra realidad. Quizá desconoce que nuestra bandera tricolor (made in China) solamente se puede adquirir en las tiendas de divisas, o sea en CUC, moneda ésta a la que solo tienen alcance unos pocos afortunados.

Un día después

El dueño de los Medios es el dueño del país: Esta frase se corrobora a diario aquí en nuestra “isla cautiva”. Hay que hacer un esfuerzo extraordinario, para seguir los noticieros radiales y televisivos, y tratar de interpretar la otra cara de las noticias. Es realmente un insulto a la inteligencia, el modo burdo y reiterativo del que hacen uso para manipular la información.

Desde luego, existe un gran parte de la población que trata de mantenerse ajena a ello “para no complicarse la vida”, pero lo más triste es que, cuando se enfrentan a cámaras y micrófonos de reporteros en las calles, el miedo los paraliza y sin ningún escrúpulo, mienten para “acariciar los oídos oficialistas” y no buscarse problemas. Lamentablemente esta es una actitud cómoda, carente de civismo y honestidad, pues estas mismas personas, en círculos íntimos y  en las colas (filas) callejeras suelen expresarse de manera crítica contra el régimen.

Todos los primeros de mayo, mansos como corderos temerosos, actuarán como profesionales de la simulación, pasando sonrientes ante las cámaras, mostrando una falsa alegría y apoyo al régimen y a su “eterno líder”, posición ésta que cambiará drásticamente, cuando al terminar el desfile, de regreso a casa, se enfrenten con un refrigerador vacío y comenzarán a hurgar en sus magros blsillos, buscando algunas moneditas en CUC para poder comprar una bolsita de leche en polvo en el “mecado negro”, a fin de asegurar mañana un vaso de leche a sus hijos (si están aún en Cuba) o a sus ancianos progenitores, conscientes de que el presente se les escapa entre las manos, en un país donde no hay futuro.

Un Primero de Mayo al estilo norcoreano.

El Primero de Mayo, que se supone sea una fecha de los trabajadores, y para éstos exigir mejoras laborales, en nuestro país, después del primero de enero de 1959, se fue convirtiendo en una concentración de masas “espontáneas”, para apoyar al régimen y no para esgrimir demandas laborales, todo muy al estilo de los extintos países socialistas.

Este año, después del detonante causado por la gran acogida que tuvo en el pueblo cubano la visita del presidente de EEUU Barack Obama, la propaganda castrista se ha exacerbado a extremos nunca antes vistos. La reaparición, en la palestra pública, del ya casi olvidado anciano líder de la revolución cubana, ha recrudecido en los Medio la veneración a un personaje que ya parecía en vías de extinción.

Existe en estos momentos un exagerado y constante culto a la personalidad, vinculando a todo tipo de evento cultural, deportivo y político con el 90 cumpleaños de un personaje que, aunque en su fuero interno la mayoría de los ciudadanos le hagan un total rechazo, el miedo, utilizado como arma imperante en nuestro país, impida manifestarse espontánea y públicamente en su contra, y haga que, como mansas ovejas de un deteriorado y desmantelado rebaño, acudan por decisión e imposición administrativa a cubrir el porciento participativo impuesto en sus respectivos centros laborales, para completar la cifra designada de un 6,3 millones de ciudadanos, que irán a mostrar su apoyo en las diferentes plazas del país, a un régimen en total decadencia.

Esto no es más que la versión norcoreana de un desfile caribeño, propio para competir en cualquier Aquelarre.

¿Rebaja de precios?

Tengo una amiga que en cuanto se enteró de la anunciada rebaja de precios, salió corriendo, el día antes, a las tiendas en moneda dura para comprar, pensando posiblemente en almacenar algunos de los artículos rebajados antes que se acabaran. Craso error, esquema de los años sesenta, que nunca funcionó. Por otra parte, un entrevistado en la televisión estatal (la única que existe en nuestro país), dijo ante las cámaras que él se sentía como si le hubieran aumentado el salario. ¿Acaso este hombre recibe salario en CUC? Aquí los salarios, al igual que las jubilaciones, son en CUP y apenas alcanzan para sobrevivir. Este pobre hombre parece no tener en cuenta, que la mayoría de los productos rebajados en unos cincuenta o cuarenta centavos CUC, y algunos pocos productos en CUP, tampoco son significativos, pues éstos se venden a la población a precios inflados y, además, equivalentes a 24 pesos CUP por 1 CUC.

A mi modo de ver, esto no ha sido más que una distracción, para tratar de opacar el desencanto dejado en la población por el VII congreso del Partido, donde los pocos ingenuos que aún tenían esperanzas, las perdieron con la reaparición del “fantasma de la ópera” que salió diciendo “aquí el que manda soy yo”. También esta insignificante rebaja de precios pudiera ser una pequeña trampa, para alegrar a los “carneros’ que van a desfilar este primero de mayo

Señores, todo sigue igual o peor, y la más fehaciente demostración de ello es el continuo e ininterrumpido éxodo de cubanos hacia otros países, con esperanzas de utilizarlos como puente para pasar al destino final soñado por todos: Estados Unidos de Norteamérica.,

Enfrentamiento entre cubanos

Calificar, el gobierno de Cuba, a Playa Girón como la “primera derrota del imperialismo en América” es una falacia. Playa Girón, o Bahía de Cochinos, no fue más que un enfrentamiento entre cubanos que nunca debió suceder.

Una amiga, que estuvo casada con uno de los pilotos que combatieron en Girón, me contaba que el padre de sus hijos, después de algunos años, desencantado e irritado por la situación política a la que estaba siendo sometido nuestro país, decidió renunciar a su cargo y marcharse hacia Norteamérica, estableciéndose en Miami. Allí se reencontró con viejos compañeros suyos que también habían desertado, comenzando a reunirse y compartir en encuentros amistosos, en los que participaban algunos de aquellos otros pilotos contra los que años atrás habían combatido, pero ante todo cubanos, sintiendo sus corazones latir por la misma patria, olvidando aquellas diferencias que les habían separado.

Una noche, en una de las ya acostumbradas cenas en las que solían intercambiar experiencias, estando todos sentados a la misma mesa, compartiendo una rica comida criolla, el piloto de mi relato solicitó permiso para ir al baño. Momentos después, se escucha un fuerte ruido, que hizo al anfitrión correr hacia dicho lugar, observando allí a su amigo, caído en el suelo. Solícitamente lo sostuvo en sus brazos, justo momentos antes de que éste falleciera.

Tuvieron que pasar muchos años de enfrentamientos, desencuentros, malos entendidos y campañas difamatorias, orquestadas por el régimen de la isla, para que finalmente dos cubanos a los que nunca nadie debió convertir en enemigos, se unieran para siempre en un abrazo.

Qién tiene que pedir perdón?

Apenas acababa de despegar del aeropuerto José Martí de La Habana el Air Force One, con el presidente norteamericano Barack Obama, familia y comitiva rumbo a Buenos Aires, Argentina, cuando ya los Medios cubanos estaban transmitiendo comentarios tergiversados, y saliendo al aire una “torcida” y rebuscada Mesa Redonda, para tratar de desvirtuar el excelente discurso de Obama, en el Gran Teatro Alicia Alonso (anteriormente García Lorca).

Aterrorizados ante el impacto causado por las palabras del presidente de EEUU, aún ante la presencia de un auditórium “escogido”, a los que se les escapaban aplausos no autorizados, inmediatamente en la prensa plana comenzaron a cuestionar las certeras y convincentes palabras pronunciadas por Obama, dirigidas sobre todo a la sociedad civil, alegando, entre otras nimiedades, que el presidente de Estados Unidos de Norteamérica tenía que haber pedido perdón al pueblo de Cuba por las víctimas de Barbados y de otros hechos.

Acaso no es el gobierno cubano el primero que deba pedir perdón a nuestro pueblo por las persecuciones religiosas e ideológicas que sufrimos durante décadas, por los campos de concentración de las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), por las víctimas del hundimiento del remolcador 13 de Marzo, por el fusilamientos de los tres adolescentes que trataron de llevarse una lancha, sin herir a nadie, y por los miles y miles de muertos que han perecido cruzando, en precarias embarcaciones, el Estrecho de la Florida, huyendo del régimen, por los injustos encarcelamientos de la Primavera Negra y por las golpizas de que son víctimas todos los domingos las Damas de Blanco.

Por favor, acaben de pasar la página, como le dijera el presidente Obama a Raúl, y miren hacia el presente y el futuro, no al pasado. Esa será la única manera de acabar de salir de este estancamiento económico, político y social en que estamos sumidos desde hace más de medio siglo.

De qué te quejas?

Nuevo Vedado

Nuevo Vedado

Muchos ciudadanos se quejan de que se produzcan acontecimientos tales como: la visita del Presidente Obama, el concierto de los Roling Stones, el desfile de modas de Chanel en el Paseo del Prado, eventos deportivos internacionales y otros. Suelen tomarlo como un apoyo al régimen, y no como una apertura que, a pesar de la intransigencia del gobierno, viéndose forzados a “abrirse al mundo”, como dijo el Papa Juan Pablo, aún en contra del criterio de muchos dirigentes y del propio Raúl, que precisamente temen a las aperturas porque saben de sobra, que son grietas que cada vez se ensancharán más, y provocarán que se les vaya de sus manos el control del poder absoluto que están acostumbrados a ejercer contra la población.
El lado positivo de todo esto es, a mi entender, que se han visto obligados a acatar obras de restauración y mantenimiento que, durante cinco décadas, fueron obviando, para priorizar el proselitismo político y la exportación de ideología. Todo esto finalmente, va a redundar en beneficios a la población, así como el arribo creciente de extranjeros, a pesar de la escasa infraestructura y los problemas sanitarios y de todo tipo, que aquejan a la ciudad para recibirles.
Finalmente, no les va a quedar más remedio que ejecutar obras públicas y de aseguramiento de transporte e higiene y sanidad en toda la ciudad, que no solo beneficiaran a los foráneos que nos visiten, sino a toda la ciudadanía de una u otra forma, pues están alarmados con la “importacion” del Zika en nuestra isla y caiga el turismo y la posibilidad de inversiones extranjeras. Piensen en el lado positivo de estos acontecimientos y no que los mismos, no se están realizando en la manera a que aspirábamos como sociedad civil incipient, no reconocida por el régimen.
Esto es algo parecido al combate contra el dengue. Si seguimos tratando de liquidarlo solamente con petróleo quemado, como se ha estado haciendo hasta ahora, durante casi cuarenta años, solo vamos a lograr que el fenómeno se haga endémico.

Le llegó su turno al Hospital Joaquín Albarrán.

Busto de Albarr{an

Hace aproximadamente un mes, con motivo de un cambio de dirección en el Hospital Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán, sito en Ave. 26 y Avenida de la Independencia (Boyeros), una Comisión del Ministerio de Salud Pública, compuesta por 35 especialistas de diferentes esferas del mismo, realizaron una inspección a fondo en dicha institución.
Los resultados, por supuesto, eran los ya esperados durante años por los pacientes que acuden a este centro hospitalario: salas con techo y carpintería en total estado de deterioro, suciedad en pisos, paredes y sanitarios, salideros en los baños y ausencia de algunos herrajes, cubos y recipientes con agua almacenada y otras desgracias.
De los seis elevadores con que cuenta dicho hospital, normalmente solo uno está en funcionamiento, y por éste suben a enfermos y operados, bajan muertos y tanques de basura y se trasladan comidas, pacientes y visitantes.
Las barandas o pasamanos de metal de las escaleras, se pueden raspar con una cuchilla y sacarle fácilmente un centímetro de mugre, incrustada por el tiempo y la falta de higiene. Otra de las pruebas que más llamó la atención fue la que le hicieran directamente a médicos y personal auxiliar de medicina, al pedirles que se lavaran las manos como lo hacían habitualmente, aplicándoles posteriormente un spray, que detectó la permanencia de infinidad de bacterias en las mismas.
Todo esto me lo informa un cirujano que trabaja desde hace años en dicha institución, cuyo nombre me reservo para no buscarle problemas. También me dice que el hospital carece de neumólogos, y que apenas cuenta con anestesiólogos suficientes.
Como resultado de esta exhaustiva inspección, fueron clausuradas las instalaciones dedicadas a nefrología y siquiatría debido a su gran estado de insalubridad y deterioro sostenido.
Una amiga, que recientemente tuvo que acudir a dicho hospital para ser intervenida quirúrgicamente de urgencia, me cuenta que tuvo que subir por las escaleras, haciendo un gran esfuerzo, debido a los fuertes dolores que la aquejaban, pues el único elevador en funcionamiento, ese día estaba parado por roturas. Me agrega que, cuando llegó al salón de operaciones, una doctora que la vio exclamó: ¡Vaya caray, los pacientes nos están llegando por las escaleras!

Realización de un trabajo en la técnica del patch work

Primeros pasos a dar para realizar un trabajo en patch work:

Escoger el trabajo a realizar y pasarlo a un papel al tamaño deseado.

Tener lienzo crudo como fondo para montar las diferentes piezas de tela.

Escoger y tener a mano los distintos tipos de tejido y de hilos, según la obra a ejecutar.

Recortar los distintos pedazos de tela (a modo de puzle) para irlos colocando sobre el lienzo.

Una vez terminado de colocar todas las piezas, hilvanarlas con puntadas cortas para que se mantengan en su lugar.

Cortar bien alineados todos los bordes del trabajo a realizar y candelillarlos para evitar se deshilachen con la manipulación.

Unirlas todos los distintos pedacitos con la puntada escogida.

Una vez terminado adornar con cintas, cuentas o abalorios, acorde al trabajo escogido.

En esta técnica se pueden realizar además de tapices, cintos, collares, cojines, cubrepiés y otros muchos artículos.

Todo trabajo realizado a mano tiene un gran valor en la actualidad.

Si desea hacerme alguna consulta al respecto comuníquese conmigo a través de rebecaparche@gmail.com

Morirse no es nada, lo peor viene después.

cementerio

image002

A comienzos del año 1959 existían en el territorio del municipio La Habana, donde la población no llegaba al millón de habitantes, alrededor de 11 funerarias. Hoy día, en el mismo territorio, donde la población se ha duplicado, existen solamente 7 funerarias.
En estos momentos, en que contamos con una población envejecida, ocurren diariamente muchas muertes, y las pocas casas fúnebres que están en función, la mayoría en mal estado y sin los adecuados mantenimientos ni equipamientos, colapsan.  Esto se debe, entre otras cosas, a que una de las de más capacidad, La Nacional, ubicada en la Calzada de Infanta, desde hace seis meses está cerrada, la San José, en Infanta y Carlos III, desde hace algunos años fue convertida en galería de arte, la Caballero, en 23 y M, en El Vedado, primero se transformó en una ridícula Casa de Té y, posteriormente, fue entregada al Instituto Cubano de Radio y Televisión y la Alfredo Fernández,  otrora propiedad de la familia Chibás, también en el Vedado, es una ciudadela donde habitan muchas familias en precarias condiciones.
Es lamentable que los familiares, después de tener que lidiar con las penurias que conlleva tener hospitalizado a un ser querido en nuestras instalaciones hospitalarias, muchas de las cuales carecen de higiene y hasta de medicamentos, tengan que enfrentarse a las desagradables e innumerables gestiones que hay que hacer para lograr un velorio, enterramiento o cremación  con un mínimo de respeto al  fallecido.
Últimamente se están dando casos terribles en los que, por falta de capacidad en las funerarias, los velorios se tienen que realizar en las viviendas, costumbre ésta desaparecida hace más de medio siglo en nuestra capital. Además, algunas familias se han visto en la necesidad de mandar a hacer de urgencia a particulares el ataúd, por no haber suficiente producción en los talleres estatales. Otro tanto está sucediendo con la ya tan de moda cremación: los turnos están para dos o tres días después del fallecimiento, a menos que se suelte dinero (por la izquierda) para que la funeraria adelante el mismo. También, debido a la carencia de vehículos para ser trasladados los fallecidos hasta Guanabacoa, donde se encuentra el crematorio más cercano a la ciudad, nunca se sabe con exactitud a qué hora o en qué momento el cadáver será enviado a éste.
Este mal funcionamiento de los servicios fúnebres, que forma parte del mal funcionamiento de todos los servicios en nuestro país, trae consigo dudas entre los familiares de que las cenizas recibidas sean realmente las del difunto, pues éstas son entregadas, a través de la casa fúnebre donde se realizó el velatorio, dos o tres días después, ya que en el crematorio solo se ejecutan tres turnos diarios.
Esta absurda realidad, propia del más crudo humor negro, nos recuerda la gran visión de futuro que tuvo el director Tomás Gutiérrez Alea en sus filmes La muerte de un burócrata (1966) y Guantanamera (1994). Sin lugar a dudas, en Cuba morirse no es el problema, sino lo que viene después.

También problemas post mortem

Como si fueran pocas las dificultades para la sobrevivencia en este país, también después de muerto, sigues confrontando problemas, solo que éstos recaen sobre los familiares y amigos del difunto. Por tanto, esa antigua y conocida frase de “el muerto al hoyo y el vivo al pollo”, se terminó.

Este es un país de población envejecida, por consiguiente, las muertes son frecuentes. En estos días se han sucedido varios fallecimientos en la zona donde vivo, algunos de los cuales puedo comentar por ser testigo. El más doloroso de todos fue el de una gran amiga de mi infancia que dadas sus características personales y aspecto físico su muerte, era impensable.

A esta amiga se le presentó un infarto cerebral por el que hubo que ingresarla de inmediato en el hospital más próximo a su casa, el Fajardo. Fue llevada a terapia intensiva en Urgencias donde permaneció varios días con un respirador artificial. Falleciendo el día 26 de enero, al complicársele el diagnóstico inicial con una infección bacteriana adquirida a posteriori.

El hospital hizo las gestiones pertinentes para el velatorio, pero no había disponibilidad en las funerarias del Municipio Plaza que era el que le correspondía. Algunas cerradas por estar en reparación y otra, como la Nacional por estar en muy mal estado.

Finalmente dando carreras y “soltando plata”, lograron ubicarla en la de Zapata y Paseo, donde la velarían mientras esperaban el turno para ser cremada, cosa esta que le advirtieron a los familiares pudiera demorar de dos a tres días, por lo que éstos, utilizando los mismos “métodos persuasivos”, lograron conseguir que fuera para esa noche. Todo dependía ahora de cuando llegara el único vehículo disponible del local, que trasladaría el féretro hasta Guanabacoa, lugar donde se encuentra el crematorio.

Sus familiares fueron informados que en dos días máximo, le llamarían para que pasaran por la funeraria a recoger las cenizas. Una de sus nietas, desesperada ya, me comentó: “Al juzgar lo mal que funcionan aquí las cosas, quien me asegura que esas que nos entreguen serán de verdad las cenizas de mi abuela”. Que Dios la tenga en la Gloria, le dije, fue el único consuelo que le pude dar.

El Niño y el Viejo

El Niño y el Viejo.

Aquí en mi planeta Cuba, la falta de productos en los mercados agrícolas, el desabastecimiento en las tiendas de la mal llamada moneda nacional, así como en las de recaudación de divisas, el desplome de edificaciones con acumulación de años en mal estado y sin mantenimiento, la tupición de alcantarillas y tragantes, el derrame de basuras no recogidas a tiempo y arrastradas por los aguaceros, con sus consecuentes inundaciones, los salarios y jubilaciones que apenas alcanzan para cubrir las más precarias necesidades del individuo, son desastres imputados al imperialismo y ahora, más recientemente, al fenómeno del Niño.

Es cierto que este fenómeno climático ha traído graves consecuencias en muchos países, donde existen poblaciones pobres con precarias viviendas. Pero no es menos cierto que en ciudades como La Habana, donde su trazado urbanístico y la arquitectura son motivos aún de admiración por muchos países desarrollados, todas estas consecuencias que hoy estamos padeciendo, no se deben solo a las travesuras del Niño, sino a la mala administración e indiferencia del Viejo.

Mientras el decadente y viejo sistema continúe sin tomar medidas esenciales para el buen mantenimiento de calles, alcantarillas y viviendas, exista un Poder Popular que nada puede y el gobierno de la isla continúe atrincherado en sus obsoletas ideas, sin propiciar los cambios políticos, económicos y sociales esenciales, seguirá la población cubana sufriendo los embates y consecuencias de estos dos fenómenos: el climático y el gobernativo.

Mortandad en fiestas de fin de año

Estamos ya finalizando el año 2015 y en la calle se percibe una tristeza impresionante. Las personas en su diario vagar tras la búsqueda de alimentos recorriendo los desabastecidos agro-mercados y tiendas, a l cruzarse en tu camino, ni te devuelven el saludo y cuando éste es con la frase “felíz Navidad”, se quedan aturdidos mirándote como si fueras un extraterrestre.

Muy pocas tiendas en divisas están adornadas con luces y arbolitos. Las otras, las de los mal llamados pesos cubanos, esos que apenas sirven para nada, pero que son con los que te pagan el salario y las jubilaciones, ni tan siquiera tienen luces para el alumbrado normal diario, mostrando desvergonzadamente sus anaqueles vacíos, o llenos con un mismo producto (el único), vidrieras rotas y mugre en pisos y ventanas.

En los Medios, mutismo total relacionado a los festejos tradicionales, solo se comenta constantemente el nuevo aniversario del triunfo de una revolución, que desde sus comienzos ya mostraba signos de lo que finalmente es: un rotundo fracaso.

Al nunca antes estar tan dividida y dispersa la familia cubana como ahora, la Noche Buena, pasó sin penas ni glorias. Ese día las calles se mantuvieron desiertas y oscuras como de costumbre y de ningún fogón de casa de barrio salían aquellos ricos olores de antaño que te anticipaban desde temprano, una agradable cena.

Si este es el socialismo que el gobierno dice querer “perfeccionar”, que Dios nos coja confesados!

sus

Un año y casi nada

Bahìa de La Habana
Ayer, 17 de diciembre, se cumplió  un año del restablecimiento de relaciones entre Los Estados Unidos de Norteamérica y la República de Cuba.
En  mi anterior post expresé que cuando se produjo este acontecimiento, se desataron muchos sentimientos de alegría y preocupación,  pronto se han hecho muy notorios principalmente dos de ellos en la población cubana: mucha esperanza ante la perspectiva de los grandes cambios anhelados por la inmensa mayoría de los cubanos de dentro y fuera del país, y por otra parte, el temor a que la Ley de Ajuste Cubana fuera derogada, al no tener ya sentido.
Este último ha traído consigo el escape masivo de cubanos hacia cualquier país de América Latina, en busca de un “trampolín” para llegar a EEUU, así como la huida de los más “afortunados” directamente hacia USA, al observar el inmovilismo del gobierno cubano, que lejos de proporcionar los  cambios necesarios y urgentes para un país que está sumido en total crisis económica, política y social, lo que ha hecho es atrincherarse tras exigencias absurdas, que lo único que logran es el estancamiento de las conversaciones, con el fin de  ir ganando tiempo.
Hasta ahora, se ha podido observar que todas las iniciativas de apertura provienen del gobierno de Obama, mientras que Raúl insiste en reclamos que sabe perfectamente que no proceden, y los enarbola como símbolos de una soberanía e independencia nacionales bastante cuestionables, utilizando y haciendo emplear a los Medios un lenguaje acusador, obsoleto y nada diplomático, al referirse al gobierno de Estados Unidos.
Mientras esto no cambie, seguiremos con este estancamiento  económico, político y social que ahora, con la crisis del gobierno de Maduro y, por ende, de la izquierda latinoamericana, se agudizará quien sabe hasta qué extremos.
La única imagen positiva que ha quedado en nuestras mentes y retinas ha sido, sin dudas, el izamiento de la bandera de EEUU en la sede de su actual cancillería, así como la de nuestra bandera en Washington.

Primer aniversario de una esperanza trunca

A unos días de cumplirse el primer año del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Cuba y EEUU, las grandes expectativas despertadas por el anuncio de este deseado acontecimiento, parecen haber caído en la incertidumbre y el estancamiento.

La inmensa mayoría de la población cubana creyó ver en este hecho la posibilidad de grandes mejorías en todos los sentidos, pero el desencanto pronto nos invadió a todos, al ver que el gobierno de la isla no ha tomado una sola medida que indique la buena fe y el deseo de realizar los tan añorados cambios.

El hecho de que se hayan autorizado los viajes a todos los cubanos y se hayan agilizado los trámites no significa nada nuevo, como tampoco lo es la autorización para vender o comprar una vivienda o un automóvil. Estas no son dádivas gubernamentales, sino que se trata simplemente de devolver a los ciudadanos parte de sus derechos usurpados durante 56 años por el propio régimen.

La inmovilidad gubernamental ha hecho que surja una nueva estampida de cubanos hacia el exterior, usando todo tipo de medios para escapar de un régimen en el cual ya nadie cree ni confía.

Por otra parte, mientras miles de compatriotas abandonan el país que está en absoluta bancarrota, vendiendo todos sus bienes y pertenencias, a fin de financiarse la ruta hacia un nuevo sueño, se incrementa, como nunca antes, la afluencia de turismo a la Isla, algo insólito, si se tiene en cuenta que el país no posee una infraestructura adecuada para recibirlos. El desabastecimiento del mercado y de las tiendas en moneda dura (CUC), la desaparición esporádica de artículos primordiales como el agua mineral, los refrescos y cerveza, el mal estado de carreteras y calles, la insalubridad de una ciudad en que la recogida de basuras es insuficiente, los brotes de dengue y cólera en la capital y otras provincias, me hacen cuestionar la motivación de este gran arribo de extranjeros, entre los que se encuentras famosos del cine, del espectáculo y la música.

¿Será acaso que quieren visitar este gran parque jurásico caribeño, antes que el más viejo y enfermo de sus dinosaurios, que aún respira, deje de existir? Solo el tiempo dirá la última palabra.

Sigue la estampida

Partida 1
A un año de haberse iniciado las conversaciones para el restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos de Norteamérica, el gobierno cubano sigue en su postura inmóvil, sin acabar de dar un paso de avance.

Las grandes expectativas levantadas, con las que la inmensa mayoría de la población cubana se hizo ilusiones, se han estancado y la estampida de cubanos, la mayoría jóvenes, sigue siendo noticia en todos los diarios extranjeros.
Un nuevo Mariel, pero esta vez por tierra, se está dando. En lo que va de año, la alarmante cifra de emigrantes nacionales por diferentes vías y países, con destino final Miami, se eleva ya a 43,169, superando así la emigración masiva de 1994.

La pérdida de fe en el gobierno cubano y la falta de los tan esperados cambios, han hecho que una gran parte de la ciudadanía cubana haya optado por escapar, buscando un futuro mejor para ellos y sus familiares, en otras latitudes. Incluso personas que tenían el privilegio de realizar trabajos en establecimientos privados exitosos, como algunos paladares, se dieron cuenta que las opciones de expandirse e independizarse y proporcionarles una mejor educación a sus hijos, eran cada vez más inalcanzables.
Otros, aún aferrados a lo que por desconocimiento llaman cambios, como por el ejemplo, el poder viajar, comprar un auto o un apartamento o vender su casa, ignoran que estos mal llamados cambios no son más que la devolución de algunos derechos usurpados por el propio gobierno, lo que ni tan siquiera es digno de agradecer.

Mientras no se produzca una real apertura y el gobierno siga aferrado e exigencias nada inteligentes, y continúe pagando sueldos de miseria a los profesionales e impidiendo a éstos ejercer por cuenta propia, todo seguirá igual. Esto me hace pensar, que realmente no desean cambios que les hagan tambalear su anciana estructura gubernamental, así como la pérdida irremediable del poder, dejando al descubierto el fracaso de su política. Mientras los máximos dirigentes no tengan el valor de reconocer y admitir sus propios errores, y sigan atrincherándose tras demandas y acusaciones absurdas, dirigidas a nuestro vecino del norte, la estampida migratoria será imparable.

Existe una moda cubana?

Cuba Fashion HAV114

A mi modo de ver, es incorrecto afirmar que existe una moda cubana.  En los últimos 56 años cubanas y cubanos radicados en la isla se han vestido como han podido, o bien   con lo que les han enviado algunos familiares que viven en el exterior, transformando ropas viejas, o con los aportes de aquellos que, durante todos estos últimos años, tuvieron la posibilidad de viajar y traer para su posterior venta ropa de baja calidad. La única referencia fuerte de la mal llamada moda, con la que ha contado la población cubana hasta el momento, han sido los famosos video-clips y algunas novelas extranjeras, mayormente brasileñas, proyectadas con años de atraso en nuestra TV.
Es muy difícil dictaminar una moda, si no se cuenta con una fuerte economía y grandes diseñadores, así como una industria textil y ligera que aseguren todo lo necesario para su creación. Es por ello que la moda siempre ha sido dictada por las grandes capitales del mundo, siendo Francia su mayor exponente. La moda en sí, quien la establece como tal es el público, adoptándola, usándola y extendiendo su arraigo. Todo lo demás que se haga, basándose en las tendencias de la moda, son adecuaciones de acuerdo al clima, al status social y a la infraestructura con que cuenta cada país. Debe señalarse que existen prendas emblemáticas, como la guayabera cubana, el sombrero de paja de Panamá y el reboso mexicano, por sólo nombrar algunas, pero ellas no constituyen una moda.
Algo muy loable e interesante es el haber creado la Semana de la Moda Artesanal, por primera vez en nuestro país, como antesala y orientación a la ya afamada feria FIART que se celebra todos los años. Era ya imprescindible fijar un referente de información al buen y correcto vestir, ya que hace décadas, carecemos de información al respecto, al desaparecer las revistas temáticas y las instituciones orientadoras de la misma, así como la ausencia de información y buenos ejemplos a seguir en los Medios Masivos.
El único atisbo de moda cubana, lo inició La Maison hace algún tiempo, cuando se crearon piezas fabulosas y de muy buen gusto, partiendo de la guayabera y los batones criollos. También, otro momento importante fue cuando aparecieron aquellas famosas telas de Telarte, diseñadas por los mejores artistas plásticos de nuestro patio, pero su vida fue tan efímera como la de una mariposa. En ese entonces, se abrieron algunas tiendas en divisas donde se vendían estas creaciones, pero su acceso a la población cubana estaba prohibido, así como el uso de esta moneda.
Haciendo un poco de historia, debemos decir que los más importantes cambios en la moda femenina, a nivel internacional, han sido marcados justamente por grandes acontecimientos de repercusión mundial.Cuando la Primera Guerra Mundial, las mujeres se vieron obligadas a cubrir los puestos de trabajo, dejados por los hombres que marcharon a combatir. Esto marcó un gran cambio en la vida de las féminas, comenzando por un vestuario más apropiado, acorde a su nuevo rol social. Con ello devino el total abandono de las prendas interiores incómodas, como los corsés, que limitaban sus movimientos, la adopción de faldas más cortas y de blusas más holgadas que llegaban a las caderas, el corte de cabello al estilo garçón, así como el uso de largas boquillas para fumar cigarrillos, pues ya la mujer consideraba que se había ganado el derecho de hacerlo en público. Así, estas fueron ganando en independencia económica y autodeterminación.
Debido a ello, el panorama de la moda se ciñó a ciertos cánones que la marcaron: talle largo, largos collares de perlas, finas boquillas para fumadoras y cortas faldas que dejaban ver las piernas, cubiertas por finas medias de seda color carne. Esta fue la estampa elegante de la mujer en los años 20.

Cuba Fashion HAV112
Dos estilos de vestir conquistaron la moda con verdadero arraigo hasta nuestros días: el traje de sastre y la ropa de sport. El primero, confeccionado con todo tipo de materiales, desde lanas finas y suaves para  el día y preciosas telas de  lamé  para la noche, siendo uno de sus mayores exponentes Mlle. Chanel. Asimismo, el estilo Sport, se debió fundamentalmente al gran auge que tuvieron los deportes y sus magníficas exhibiciones, donde acudían las mujeres para disfrutarlas y a la vez lucirse.
Durante los duros años de la Segunda Guerra Mundial, que conllevaron a múltiples racionamientos, el tejido, material de primerísima necesidad, fue uno de los más afectados. Esto hizo que se acortaran las faldas hasta las rodillas, para un mayor rendimiento de la tela.

El uso constante del uniforme por las mujeres que ocuparon puestos de emergencia, tanto en el  ejército como en las fábricas, afectó el modo de vestir. Sin embargo, los grandes modistos no dejaron por ello de crear nuevos modelos, dando respuestas a las nuevas necesidades.En el año 1947 se produjo un radical y sensacional cambio de aspecto en la mujer: se afinó el talle y se bajaron un tanto las faldas, dándoles una hermosa amplitud, de la que carecían desde hacía muchos años. Uno de los más destacados modistos de esta época fue sin lugar a dudas Christian Dior, hasta entonces prácticamente ignorado.
Cuba fue, hasta finales de la década de los años 50, un referente afamado de la belleza y elegancia de la mujer. Tanta fama de bellas y elegantes tenían las cubanas, que al viajar por el extrajeron o vivir fuera, como la Condesa de Merlin, brillaron por su distinción en todas las cortes europeas. Esto se debió, en gran medida, a la cantidad de modistos y atelieres con que contábamos en la capital del país, siendo uno de los creadores más afamados y reconocidos internacionalmente el cubano Ismael Bernabeu, a quien pretendo rendir homenaje con este artículo.

Si no quieres “embarcarte”, no embarques.

Preparando mi regreso de Miami, un amigo me embulló para que parte de mi equipaje lo enviara por barco, a fin de aligerar mi carga y gastos de aduana. Para ello acudimos a una muy anunciada agencia en la TV local.

El personal que trabaja en la empresa Tu Envío a Cuba, nos trató muy atenta y profesionalmente, lo cual nos hizo muy confiable la opción. Nos aclararon que los paquetes estarían en Cuba en 23 días o menos, cosa esta que me animó mucho a optar por dicha vía. Lo que sí nunca mencionaron fue cómo era el proceso una vez llegada la paquetería al país.

Calculado el tiempo anunciado del arribo, me dispuse a llamar a los teléfonos de las oficinas aquí en la Habana. Después de innumerables intentos durante varios días, logré comunicar con el departamento de información. Entonces obtuve la respuesta tan esperada: Mis paquetes llegaron el día 18 de octubre a las 2:30 de la tarde (en efecto, en el plazo indicado), y hasta me comunicaron el número de manifiesto. Pero cuando insistí preguntando sobre la entrega, me respondieron en un tono tajante, que el contenedor donde viene mi paquetería estaba en el Mariel y tendría que esperar unos tres meses, pues confrontaban muchos problemas de atrasos con los camiones y la mano de obra.

Me dediqué a indagar sobre el tema y averigüé que es Almacenes Universal la empresa que centraliza y controla toda la transportación y distribución de mercancías estatales y particulares. Esta empresa, que dispone de una flota de transporte a tal efecto, nunca la tiene en completo funcionamiento, pues muchos de sus camiones están rotos o en talleres de reparación. De ahí todos los retrasos existentes en el abastecimiento de mercancías, en muchos casos de primerísima necesidad, a establecimientos comerciales y fabriles.

Por tal motivo, como es de esperar, los viajeros que decidimos enviar parte de nuestro equipaje por barco, tenemos que pacientemente sentarnos a esperar, ya que no estamos en las prioridades del gobierno.

Lo peor de todo esto es, que en la empresa a la cual confiamos nuestras pertenencias personales, no somos advertidos de tales problemas, antes de efectuar la contratación y el pago, como la lógica indica

En mi caso particular, puedo esperar, aunque no es la mejor opción ni la esperada, pero esta situación se repite lamentablemente con las medicinas, los refrescos, aguas minerales y otros muchos insumos de primera necesidad para la población, produciéndose cíclicamente baches de desabastecimientos en farmacias y tiendas que afectan a toda la población.

Dos mentiras y una impertinencia.

Al fin

Sigue el gobierno de Cuba, poniendo como condiciones para continuar el restablecimiento y normalización de relaciones con EEUU, la devolución de la base de Guantánamo “ocupada ilegalmente”, el levantamiento del bloqueo y el cese de las transmisiones de radio y TV Martí. He ahí dos mentiras y una impertinencia, que hasta podría considerarse una injerencia.
Ante todo, es bueno aclarar que la base de Guantánamo no ha sido nunca ocupada ilegalmente por Estados Unidos de Norteamérica, sino que es producto de un acuerdo entre gobiernos, que se firmó en 1903 y se ratificó en 1934. El mal llamado bloqueo no es más que un embargo, que se ha venido debilitando desde los tiempos de Carter y que, en estos últimos años del gobierno de Obama, se ha flexibilizado aún más a favor de Cuba, exceptuando algunos acápites del mismo, como el de los créditos bancarios. En cuanto a la exigencia de la desaparición de Radio y TV Martí, ésta es una emisora como otras tantas que existen en diferentes países, incluyendo al nuestro, y que su desaparición o continuidad depende solo de decisiones internas del gobierno de EEUU.
Más bien, estas tontas exigencias parecen frenos impuestos por el propio régimen de la Isla, para ganar tiempo y no tener que responder ante la ciudadanía cubana y el mundo, por las absurdas medidas e imposición de leyes y decretos que sumieron a Cuba en un total desastre político y económico, del cual, el hoy primer mandatario fue también partícipe y responsable.
Sería sano asumir con valentía los aciertos y desaciertos de nosotros mismos, acabar de una vez por todas de pasar esa página y no seguir responsabilizando a terceros, para poder avanzar en el restablecimiento y normalización de relaciones, que favorecerían grandemente al país y sus ciudadanos, evitando el escape en estampida de la juventud cubana.

Ya no hay marcha atrás

Ya no hay marcha atrás.

Soy de las personas que piensan que la brecha abierta por el gobierno de EEUU en el amurallado régimen de los Castro, por ínfima que sea en un principio, nadie podrá evitar que cada vez se ensanche más, hasta que termine por derribar el gran muro ideológico impuesto por el régimen totalitario de la isla durante cincuenta y seis años.

El restablecimiento de relaciones con el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, que quedará oficialmente instituido este 14 de agosto, ha traído un rayito de esperanza al sufrido y sometido pueblo cubano

Comprendo perfectamente a aquellas personas que están muy dolidas y rechazan esta apertura, porque no sólo les arrancaron sus bienes materiales y los separaron de sus familias obligándolos al exilio indeseado; pero también entiendo a esa gran mayoría de la población cubana que ha envejecido o muerto esperando un cambio.

Aunque no lo parezca, de un tiempo a esta parte el pueblo que ha permanecido en la isla, ha comenzado a mostrar su inconformidad de una manera sutil y pacífica, desafiando al gobierno al usar símbolos norteamericanos en sus ropas, accesorios, autos y vehículos de trabajo propio, portando en éstos la bandera de las barras y las estrellas.

En su fuero interno, aunque frente a un micrófono, se les salga el policía que llevan dentro, la inmensa mayoría de la población, viene deseando en silencio este primer contacto con el país vecino del cual le han estado hablando oprobios propagandizando un sentimiento de odio enfermizo.

En cuanto a nosotros, los disidentes y libre pensadores, que hemos puesto rostro a nuestras protestas en la isla, pienso que ha sido un desencanto la forma en que se han llevado a cabo, estos encuentros entre gobiernos. No obstante, entiendo que se ha dado un importante primer paso y que ya no habrá marcha atrás.

El cliente es delincuente

Uno de los problemas más molestos en nuestro país, en lo que a servicios y trato al público se refiere, es la humillación a la que somos sometidos a diario todos los posibles clientes, sobre todo nosotras las mujeres, que nos vemos obligadas diariamente a dejar nuestros bolsos con todas nuestras pertenencias privadas, en unas casillas habilitadas al efecto, ubicadas a la entrada de todas las tiendas y establecimientos, a pesar de que muchas de éstas carecen de seguridad, y se han dado algunos casos de robos, sin indemnización alguna al afectado.

Mi amiga entró hace unos días en un departamento de zapatería, que está situado prácticamente fuera del complejo de tiendas de 5ta y 42, en Miramar, al cual pertenece. Dada esta característica, y que ella solamente estaba en busca de calzado, entró al mismo con su bolso. En cuanto la empleada la detectó, le dijo que tenía que salir y dejarlo en las casillas. Mi amiga le respondió, que no entendía que fuera necesario, pues allí solamente estaban expuestos al público un solo zapato de cada numeración y modelo, y que ella, como saltaba a la vista, tenía dos piernas y dos pies. Ante la insistencia de la empleada, ella solicitó la presencia del jefe del departamento, para exponerle la situación.

Vino el jefe y mi amiga, tratando de hacerlo razonar, le manifestó el mismo razonamiento que a la empleada, contestándole éste, con una lógica “muy a lo socialista”, que ellos estaban conscientes que cualquiera podía robarse un zapato, aunque fuera de un determinado color, modelo y numeración, porque después iban a otras tiendas a buscar otro que coincidiera, que también estaría en exposición, con iguales características pero del otro pie, hasta poder completar un par. ¡Algo totalmente inverosímil!

Mi amiga quedó tan perpleja con dicha explicación, que decidió salir de inmediato de la tienda, por temor a contagiarse con el virus de la idiotez, tan común en estos lugares. Pero antes de hacerlo le dejó dicho, a la empleada y al jefe, que ella, como muchos, sabían que, lamentablemente, la mayoría de los robos y faltantes se producían justamente desde adentro.

Antiguamente, en la etapa capitalista, existía una frase que se hizo famosa, precisamente por su buen ejercicio: “El cliente siempre tiene la razón”. Ahora, en el socialismo, lamentablemente, el cliente es tratado como un posible delincuente.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

El cordón umbilical.

La mayoría de los emigrantes cubanos, de estas últimas tres décadas, parecen marcharse con restos del cordón umbilical pendiéndoles del cuerpo.

Apenas llegan, ya sea como pies secos, mojados, en balsa o avión, y hacen de inmediato las primeras gestiones para asentarse, comienzan a pedir a sus familiares que quedaron en la isla, medicinas, salsa de tomate Vita Nova, vino seco y otras tonterías. No acaban de interiorizar que han llegado a otro país, el cual ellos mismos escogieron para iniciar una nueva vida, y pretenden seguir dependiendo de sus familiares y amigos con escasos recursos, los cuales dejaron atrás.

Tampoco han pensado en aquellos primeros emigrantes de los años sesenta y setenta, que se vieron obligados a meter toda su vida en una maleta, y comenzar de cero a abrirse paso, solos, sin contacto con los que dejaron atrás, época ésta en que estaba absolutamente prohibido tener cualquier tipo de contacto con los que decidían vivir en un país donde se hablaba otro idioma.

Los emigrantes de ahora parecen olvidar que aquí las medicinas son escasas y que además, si las encuentras, tienes que pagarlas en CUC en el mercado negro al que las tenga, o adquirirlas, en moneda dura, en las pocas farmacias que existen en la ciudad, a precios altísimos. Creo que sería muy conveniente para todos, que asumieran con responsabilidad y valentía las decisiones tomadas, y se desprendieran de los restos de ese apéndice al que aún permanecen atados, que les limita el crecimiento.

.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Adiós a Pepe

¡No digas que no me oíste!

¡No digas que no me viste!

¡Aquí estoy yo!

¡Entamálate!

Ver a aquel hombre sexagenario empujando su carrito, por todo este lindo reparto lleno de lomas, desde la Calzada de Boyeros hasta la Calle 23, cubriendo su cabeza con un gran sombrero de guano para protegerse de las inclemencias de nuestro ardiente sol, despertaba mi admiración.

En cierta ocasión, al verlo tan contento en plena faena, lo interrogué, y me respondió con cara de felicidad:” ¡Al fin mis tamales se han hecho internacionales!”

“Vino un cubano de Miami -me dijo- y me compró 50 tamales (uno por cada estrella) para llevárselos congelados”. “Te vas a hacer famoso Pepe, aunque ya eres el mejor del Nuevo Vedado”- le dije. “Soy el único”- me contestó. El sábado temprano supe por un vecino que Pepe acababa de morir, debido a un infarto.

Ya nunca más escucharemos su simpático pregón. Él representaba a una de aquellas estampas callejeras que tanto ilustraron épocas lejanas, y que todavía recordarlas, nos llena de nostalgia a los de aquí y a los de allá.

La salvia, sus cualidades.

Esta planta es originaria de la región Mediterránea. Su nombre proviene del término latín “salvare” que significa curar. En ingles se conoce con el nombre de sage. A pesar de que tiene múltiples usos, su fama le viene dada sobre todo como hierba culinaria. También ha sido utilizada durante miles de años como medicamento.

Es una planta aromática perteneciente a la familia de las labiadas (lamiaceae). Crecen en forma de arbustos de unos 30-40 centímetros de altura y se cultivan en campos, huertos o jardines. Sus hojas son de un aterciopelado gris verdoso, posee unas atractivas flores de color lila, morado o verde. Necesita tierra rica, buen drenaje y sol.

Sus agentes activos están distribuidos por toda la planta, por lo que su hojas, tallos y flores son utilizables. Con sus hojas frescas se pueden hacer tinturas para hacer gárgaras. Los aceites esenciales de la salvia incluyen tuya, alcanfor y eucaliptol. También contiene componentes amargos como el tanino (ácido rosmarínico) , flavonoides y sustancias que producen un efecto antisudoral y estrogénico.

Se utiliza con frecuencia para las infecciones respiratorias, congestión nasal, tos, amigdalitis y como un eficaz anti inflamatorio. Es estimulante del apetito (ingerida como infusión), alivia la indigestión y tiene un efecto beneficioso sobre el hígado, alivia los problemas del tracto urinario (sistitis), y en algunas mujeres alivia los malestares de la menopausia.

Dato curioso:

Cuando se cepille los dientes, añada hojas de salvia molidas al dentífrico. La salvia que es un antiséptico poderoso, ayuda a eliminar la placa bacteriana y actúa como desinfectante y fortalece las encías que sangran.

Tips:

Se le recomienda a todas aquellas personas que les cuesta trabajo conciliar el sueño, confeccionarse una pequeña almohada rellenada con hojas secas de salvia, y colocarla en la base de la cabeza a la hora de dormir, para obtener un sueño reparador.

Si no posee un jardín, donde sería indispensable uno de estos arbustos, se sugiere preparar un gran tiesto o maceta, con piedra de carbón vegetal en la base interior para obtener un buen drenaje y rellenarla con tierra enriquecida para sembrar esta planta, colocándola en un lugar soleado. Por sus características constituye además un buen ornamento.

A Dios rogando y con el mazo dando

Siguen las conversaciones y los acercamientos plagados de enormes pausas, con “nuestro vecino de enfrente”. Para el conocimiento de todos los cubanos, o sea, el pueblo, esto comenzó en una fecha muy significativa en nuestro calendario religioso, el 17 de diciembre del pasado año, día de San Lázaro, pero pienso y creo no equivocarme, en realidad comenzó mucho antes.

El gobierno cubano no ha sido nada moderado ni en su lenguaje interno para nosotros y sus acólitos, ni en las exageradas peticiones de indemnizaciones que hace al gobierno de los EEUU, a cambio de prácticamente nada en reciprocidad. ¿Y quién, si no el propio gobierno de la isla, va a indemnizar al pueblo de Cuba de estos 56 años de expropiaciones, intervenciones, ocupaciones de inmuebles, deterioro del país y separación familiar, sin contar la cantidad de muertos que yacen en las profundidades del Estrecho de la Florida, por tratar de escapar de la isla en precarias embarcaciones, durante casi cinco décadas de prohibición de emigrar por las vías seguras?

Mientras el gobierno cubano no se decida a pasar la página en determinadas cuestiones, y dejar de seguir empleando ese lenguaje agresivo contra EEUU en los Medios, la lentitud seguirá marcando el camino de la oficialidad, sin tener en cuenta que el que de verdad tiene prisa y mucha, es el pueblo cubano, que ha aguantado penurias, escaseces de todo tipo y golpizas, como las que le siguen propinando a la disidencia pacífica cubana, siendo el ejemplo más reciente de estas prácticas, el del pasado domingo cuando Antonio Rodiles se dirigía solo y tranquilo hacia la iglesia de Santa Rita, Miramar, para reunirse con las Damas de Blanco y ofrecerles su apoyo moral.

Lo prohibido es lo que gusta

Recorriendo las calles habaneras, resulta curioso observar la profusión de símbolos norteamericanos en ropas, banderas, calcomanías, bolsos, etcétera.

Hace poco, al pasar por la inmediaciones del cine Yara, en El Vedado, observé con cierto asombro un carrito de venta de granizado, a los que por cierto no les permiten estacionarse más de un minuto, tienen que estar en constante movimiento o les ponen una multa, cosa estúpida ésta, pues los clientes tienen que ir detrás del vendedor. El mismo llevaba par de banderas norteamericanas de considerable tamaño, a ambos lados delanteros. Lástima que no llevaba cámara para plasmar esta imagen.

Los jóvenes de ambos sexos usan con frecuencia camisetas, licras y shorts con el diseño de esta bandera, hasta los bebitos son ataviados con ropitas decoradas con la bandera de las barras y las estrellas, que por cierto, goza de un diseño bien atractivo.

Nuestros Medios no se cansan de resaltar puntuales noticias criticando y hasta desinformando para confundir a la población cubana, sobre sucesos ocurridos en EEUU, que muchas veces tienen similitudes con otros protagonizados en nuestro patio y que, sin embargo, callan. No obstante ese “odio inducido” durante todos estos años contra ese país, con el que ahora el gobierno quiere restablecer relaciones, porque está económicamente “con la soga al cuello”, lo único que ha logrado con toda esta negativa propaganda es un resultado totalmente contrario, pues cada vez son más las personas de todas las edades, sobre todo los jóvenes, que prefieren arriesgar su vida, cruzando el estrecho de la Florida en precarias embarcaciones, para abandonar el país. Asimismo cada vez es más creciente el número de médicos cubanos que utilizan las misiones en otros países para usarlos de trampolín hacia Estados Unidos. También siguen este camino los hijos y familiares de altos dirigentes, que realizan el viaje a ese mismo destino, pero en aviones, demostrando una vez más que lo prohibido es lo que más gusta.

.

http://www.eset.com

RV: Un muy buen artículo!, reenvio martes noche

De: Vera Pravdova [mailto:verap@enet.cu]
Enviado el: jueves, 18 de junio de 2015 16:56
Para: abetancourt@cubarte.cult.cu
Asunto: Un muy buen artículo!, reenvio martes noche

Hola amigos:

Les reenvio estos dos articulos (Alpizar, Ravsberg) con el animo de difundirlos a mayor cantidad de gente posible, ya que deberiamos exigir sin demora el cumplimiento de las leyes para la proteccion de PLANTAS y ANIMALES, la urgente creacion de leyes nuevas al respecto y la aplicacion de severos castigos a todos los violadores.

Vera

Colegas, ¿alguien puede no concordar con las ideas expresadas en ese arrículo? Pero es cierto, en nuestro país no existe una ley que proteja a los animales contra el abuso, como existe en otros países.

Pensemos por qué:

En esos países donde existen tales leyes hay parlamentos. Los parlamentos legislan, hacen las leyes. Y los parlamentos están compuestos por diputados.

Esos diputados fueron elegidos en elecciones y TIENEN COMPROMISOS CON QUIENES LOS ELIGIERON. Por eso existen esas leyes, porque los diputados las propusieron y aprobaron y con ello obligaron a los funcionarios a acatarlas. ESAS LEYES EXISTEN PORQUE EN ESOS PAÍSES LOS DIPUTADOS SABEN QUE TIENEN QUE CUMPLIR SUS COMPROMISOS CON LOS ELECTORES.

Tener compromisos con los electores no significa solamente obligación de responder por sus promesas. Los diputados electos tienen, sobre todo, que atender a las preocupaciones y las demandas de los electores, AUNQUE EN EL SISTEMA ELECTORAL NO EXISTAN PROMESAS PREELECTORALES, como en el nuestro.

Como fueron elegidos y tienen compromisos con sus electores, esos diputados no andan esperando a que algún ministro o funcionario proponga una ley para aprobarla, como sucede en el nuestro (digo "aprobarla", tratándose de nosotros, porque no recuerdo ningún caso en que nuestros diputados hayan rechazado alguna disposición del gobierno, lo que sí sucede en otros países).

Esos diputados ejercen la iniciativa de ley que les reconoce la Constitución, ley suprema de una nación que ningún funcionario, ministro, ni siquiera presidente, puede desconocer, so pena de destitución.

Nuestra Constitución también confiere a los diputados, como representantes que son del pueblo, la iniciativa de leyes. Pero no tengo el menor recuerdo de alguna ley surgida por iniciativa de nuestros diputados.

(Tengo, en cambio, infinitos recuerdos de violación de la Constitución por funcionarios de cualquiera de los niveles hacia el que se me ocurra dirigir la mirada, sin que ningún diputado, que jura defenderla, lo haya encarado; pero no quiero salirme del tema).

Es hora ya, sencillamente, de que EXIJAMOS A LOS DIPUTADOS CUBANOS el uso de la iniciativa de ley en la Asamblea Nacional. Ellos están obligados a oírnos y a cumplir nuestro mandato. Como nosotros tenemos derecho a no elegirlos por no cumplir con aquello para lo que fueron elegidos, incluida la iniciativa de leyes.

No tenemos por qué andar detrás de este o aquel funcionario intentando en vano que nos atienda. El funcionario no depende de nosotros, sino de su jefe. El diputado, en cambio, depende de nosotros, que lo elegimos. A él debemos exigirle (lo cual no hacemos).

Para comenzar, localicemos a nuestros diputados, a aquellos que fueron elegidos por nuestros municipios y exijámosles que cumplan aquello para lo que fueron elegidos, so pena de retirarles nuestro apoyo. Sucede que en el municipio muchas veces ni siquiera sabemos quiénes son nuestros diputados ni cómo dirigirnos a ellos de manera directa: son solo tres nombres por los cuales nos dicen que debemos votar (porque todos valen).

Pero nosotros, los miembros de la Uneac, sí tenemos diputados conocidos, pertenecientes a la organización, colegas nuestros, y que REPRESENTAN AL SECTOR INTELECTUAL EN LA ASAMBLEA NACIONAL.

Pues bien, exijámosles a estos diputados, en todas las reuniones, que cumplan con aquello para lo cual fueron elegidos. Y dejemos bien claro: Si no nos representan no tienen por qué presentarse a elección alguna en nuestro nombre.

Exijámosles a los diputados que se presentaron en nombre de la Uneac que propongan en la próxima sesión de la Asamblea Nacional no solo la ley de protección de los animales que tan justamente se solicita.

Exijámosles también que presenten a la próxima Asamblea la Ley de Cine, la Ley de Protección al Consumidor, la modificación a la Ley de Asociaciones… Y tantos otros instrumentos legales que nuestro país necesita crear o revisar con total urgencia.

Y que se reúnan con nosotros (cuando digo nosotros no quiero decir solamente el Consejo Nacional de la Uneac) antes de acudir a la Asamblea Nacional, para que tomen nota de nuestras ideas, como gente de obra y pensamiento que somos, y lleven a la Asamblea nuestras preocupaciones y propuestas sobre el futuro mediato e inmediato de nuetra patria.

Incluida, claro está, la preocupación que tantos hemos expresado por la idea de llenar a Cuba de campos de golf, atentatoria contra nuestra ecología y, a no muy largo plazo, contra nuestra economía.

Otros miembros de otros sectores de la población deberían hacer lo mismo con los diputados que se presentan a elecciones por esos organismos, pero eso es asunto de ellos. Nosotros, en la Uneac, estamos en la obligación, y tenemos condiciones para ello, de poner a trabajar en iniciativas de leyes a los diputados que se presentan a las eleciones en nombre de nuestro sector. O no permitir que vuelvan a hacerlo.

Por lo pronto: ¿por qué no hacemos la lista de los actuales diputados que se propusieron por la Uneac?

Comencemos por ahí, y escribamos ¡(todos!) a sus direcciones electrónicas nuestras propuestas, para que ninguno la desconozca.

Motivemos además una reunión de los diputados del sector artístico con nosotros, para hablar frente a frente de los problemas del país.

Seguramente ya alguno de ustedes sonrió y pensó que esto que he escrito es puro idealismo, pero…, ¿alguien tiene una idea mejor? Probemos con esta. Exijámosles a nuestros diputados que presenten nuestras ideas a la Asamblea Nacional. Que no son ideas sectoriales, pues atañen a todos.

Fraternalmente,

Alpízar

Échale aire al tubo.

Cuando empezó el llamado período especial, le comenté a mis amigas, una de las tardes en que nos reuníamos en casa, a tomar té de caña santa, porque ya escaseaba el café: “Lo que más lamento no es la miseria material que se nos avecina, sino en lo miserables que nos vamos a convertir”, refiriéndome, en términos generales, claro está.

Desafortunadamente, así ocurrió y se fueron aumentando en escala progresiva los robos, los engaños, las estafas, la doble moral, y otros muchos vicios sociales.

Actualmente los casos de corrupción en la isla son alarmantes, a cualquier nivel: robo y venta de boletas de exámenes, certificados de pase de grado, venta de puestos de trabajo, falsificación de nóminas y otros muchos. Ni qué decir de las empresas mixtas, donde las estafas y sus dividendos alcanzan cifras millonarias.

El que ocupa hoy mi atención es uno bien doloroso, pues se trata de medicinas, lo cual juega sucio con la salud de la población.

En el diario Granma del viernes 29 de mayo del presente, en la página 11 (nacionales), en la sección Cartas a la dirección, sale publicada una queja, del ciudadano Yasser Huete, de Artemisa, quien asegura que los tubos de Tolfnaftato de los laboratorios Roberto Escudero, sito en 20 de Mayo número 540, Cerro, Ciudad de La Habana, vienen llenos de aire en más del 50% de su totalidad.

El alega que hizo la prueba comprando dos tubos y vaciando uno de éstos, pesándolos posteriormente, y el resultado de la diferencia fue de 48.6g, cuando el tubo dice impreso 100g. Fue a la farmacia donde los había comprado a quejarse y la empleada que lo atendió le contestó, que ya habían recibido varias quejas de ese tipo de parte de otros ciudadanos, precisamente de ese laboratorio, lo cual significa, según el paciente crónico afectado que hace la denuncia, se trata de “hacer más con menos”.

http://www.eset.com

la miel de abejas

Desde pequeños, nuestros abuelos y nuestros padres nos han hecho tomar cucharadas de miel, para curarnos de un catarro, o nos la han untado sobre un rasponazo, una herida menor o simplemente sobre los labios cuarteados por el frio o por una fiebre alta. Sus propiedades curativas vienen abaladas por nuestros ancestros desde hace cientos de años.

Esta sustancia natural se ha utilizado como endulzante culinario desde la antigüedad en muchos países, siendo apreciada igualmente por sus cualidades curativas. El tratamiento con miel es conocido como apiterapia y produce la reposición de energía, el incremento del vigor físico y el fortalecimiento de personas debilitadas por alguna enfermedad o a causa de un estrés sostenido.

La miel también sirve para propiciar un mejor sueño, además de aliviar la indigestión. Sus principales componentes son los azúcares simples, fructosa y glucosa, agua, polen, ácidos orgánicos, enzimas y varias proteínas. La miel contiene solamente pequeños rastros de las toxinas emitidas por las industrias, gases de automóviles y productos químicos usados en la agricultura. Sus portadores, las abejas, actúan como filtro biológico y mueren si se exponen a toxinas, por lo tanto éstas no llegan vivas a la colmena.

Es un estimulante saludable, pues la glucosa de la misma ha sido pre digerida por las abejas que la produjeron. Estos azúcares simples son absorbidos rápida y fácilmente por el ser humano. Si usa miel en lugar de azúcar para endulzar el té o el café, debe tener cuidado con su alto contenido en calorías: 1 cucharada tiene 64 calorías, mientras que una de azúcar granulada contiene 46.

Existen muchos tipos de miel. Sus características están determinadas por el tipo de abeja y el de la flor que éstas han libado en la recolección del néctar. Siempre es aconsejable buscar aquella miel producida por apicultores que no usen insecticidas dañinos. Es importante leer en las etiquetas sus compuestos

Precaución: la miel sin pasteurizar es peligrosa para menores de un año, pues contiene una bacteria que no es nociva para adolescentes y adultos, pero sí para niños pequeños.

Uso de la miel como apósito para heridas: al aplicarse externamente, la miel cura cortes y abrasiones menores, puesto que extrae el exceso de agua de los tejidos reduciendo así la inflamación. Para ello, deberá untar la miel sobre la herida y cubrirla con un vendaje esterilizado. Es un poderoso remedio casero que se puede combinar con hierbas medicinales.

En estos momentos en el mercado cubano se vende miel con propóleos, al precio de 15.00CUP, o sea, casi un día del salario medio, el frasco de 240 ml. Este producto está muy recomendado para las afecciones de la garganta.

Un año y ya camina con paso firme.

Hace poco más de un año, nuestros amigos Reynaldo y Yoani vinieron a visitarnos para decirnos que, finalmente, el acariciado sueño de fundar un periódico independiente, se llevaría a cabo, y que si era de nuestro interés podríamos ser colaboradores.

¿Por qué un nombre tan singular para un diario? He aquí la respuesta: “14” es el piso donde viven sus creadores, “Y” de Yoani, la que gestó la idea y “Medio”, haciendo referencia a los medios de comunicación.

Con gusto comenzamos a brindar nuestro modesto aporte, al igual que otros. Pronto el sueño se hizo realidad y el 21 de mayo del 2014, vio por primera vez la luz, el diario digital 14 Y Medio.

Ayer nos reunimos todos en la sede del informativo: sus creadores, el staff del diario y los colaboradores. Pasamos una tarde deliciosa, de conversaciones y debates, donde el plato principal fueron nuevas sugerencias e ideas para mejorar aún más a 14Ymedio.com

¡FELIZ PRIMER ANIVERSARIO!

 

Información es poder.

3187207970_7dd7c42426_z

Corría el año 1985, aún yo trabajaba en una dependencia estatal, como todos en nuestro país, y se hablaba en los Medios cubanos de una emisrora radial “enemiga” a la cual habían puesto, indebidamente, el nombre de Radio Martí. Esto generó una encarnizada propaganda gubernamental contra la misma, sobre todo, por haberla bautizado con el nombre del Apöstol, del cual el desgobierno cubano se siente dueño absoluto.

Como es de esperar, a todos los seres humanos nos gusta lo prohibido, más aún tratándose de una fuente de información, cuya censura viene impuesta por un régimen totalitario. Mi curiosidad se incrementó y me dí a la tarea de buscar una fórmula para llegar a ella.

Valiéndome de un viejo radio de onda corta, que me habían regalado (su venta en las tiendas estaba prohibida), logré, recorriendo el dial de un extremo a otro una y otra vez, encontrar la proscripta estación, justo al ladito de la famosa Radio Rebelde, la cual le trasmitía a Radio Martí una insoportable interferencia, pero mi insistencia logró descubrir que, moviendo suavemente el aparato a un lado y otro, lograba capturar con bastante nitidéz la voz de la “manzana prohibida”.

A partir de ese glorioso momento, mi vida cambió, tuve conocimiento de lo que estaba sucediendo dentro y fuera de nuestras fronteras pero, sobre todo, me sentía felíz de dejar atrás la manipuladora retórica oficialista.

Como me era muy difícil no soltar, de vez en cuando, un comentario polémico en mi entonces centro de trabajo, influenciada, claro está, por esta nueva fuente de información, pronto me coloqué en la mira de la administración, por lo que en 1986 decidí renunciar a mi trabajo de oficina y dedicarme por entero a mi trabajo artístico, como modo de vida.

Cual no sería mi sorpresa y emoción, estando un día trabajando en mi taller con mi radio favorita pegada al oído, escuchar en una entrevista que estaban haciendo con relación a un evento de la SIP, la inconfundible voz de un familiar muy querido, con el cual hacía 26 años que no tenía ningún tipo de contacto. A pesar de las dificultades y las insoportables interferencias, me convertí en fiel seguidora de esta emisora radial, que me había abierto una nueva ventana al mundo de la información.

Mis más sinceras felicitaciones por su 30 aniversario a ese gran colectivo de trabajo, que en todos estos años ha hecho una reconocida y meritoria labor, en pos de brindar información a todos los ciudadanos cubanos, pues aunque a muchos no les llega, los que sí logran conectar, se encargan de difundirla, cambiando la visión única brindada por los Medios oficiales de la isla.

Corría el año 1985, aún yo trabajaba en una dependencia estatal, como todos en nuestro país, y se hablaba en los Medios cubanos de una emisrora radial “enemiga” a la cual habían puesto, indebidamente, el nombre de Radio Martí. Esto generó una encarnizada propaganda gubernamental contra la misma, sobre todo, por haberla bautizado con el nombre del Apöstol, del cual el desgobierno cubano se siente dueño absoluto.

Como es de esperar, a todos los seres humanos nos gusta lo prohibido, más aún tratándose de una fuente de información, cuya censura viene impuesta por un régimen totalitario. Mi curiosidad se incrementó y me dí a la tarea de buscar una fórmula para llegar a ella.

Valiéndome de un viejo radio de onda corta, que me habían regalado (su venta en las tiendas estaba prohibida), logré, recorriendo el dial de un extremo a otro una y otra vez, encontrar la proscripta estación, justo al ladito de la famosa Radio Rebelde, la cual le trasmitía a Radio Martí una insoportable interferencia, pero mi insistencia logró descubrir que, moviendo suavemente el aparato a un lado y otro, lograba capturar con bastante nitidéz la voz de la “manzana prohibida”.

A partir de ese glorioso momento, mi vida cambió, tuve conocimiento de lo que estaba sucediendo dentro y fuera de nuestras fronteras pero, sobre todo, me sentía felíz de dejar atrás la manipuladora retórica oficialista.

Como me era muy difícil no soltar, de vez en cuando, un comentario polémico en mi entonces centro de trabajo, influenciada, claro está, por esta nueva fuente de información, pronto me coloqué en la mira de la administración, por lo que en 1986 decidí renunciar a mi trabajo de oficina y dedicarme por entero a mi trabajo artístico, como modo de vida.

Cual no sería mi sorpresa y emoción, estando un día trabajando en mi taller con mi radio favorita pegada al oído, escuchar en una entrevista que estaban haciendo con relación a un evento de la SIP, la inconfundible voz de un familiar muy querido, con el cual hacía 26 años que no tenía ningún tipo de contacto. A pesar de las dificultades y las insoportables interferencias, me convertí en fiel seguidora de esta emisora radial, que me había abierto una nueva ventana al mundo de la información.

Mis más sinceras felicitaciones por su 30 aniversario a ese gran colectivo de trabajo, que en todos estos años ha hecho una reconocida y meritoria labor, en pos de brindar información a todos los ciudadanos cubanos, pues aunque a muchos no les llega, los que sí logran conectar, se encargan de difundirla, cambiando la visión única brindada por los Medios oficiales de la isla.

¡Al fin el ferry!

Al finDurante muchos años, en nuestro país el ferry funcionó como medio de comunicación económico y práctico entre La Habana y  Key West (Cayo Hueso). Era muy utilizado por aquellas personas que viajaban con sus autos, para  facilitar su movimiento  hacia otros lugares una vez  llegadas al punto de destino. Esto solamente duró hasta el año 59, en que todo cambió drásticamente.

De nuevo, después de 56 años, se ha restablecido finalmente el intercambio de viajes en ferry con  los Estados Unidos de Norteamérica, pero esta vez con ciertas limitaciones: no se puede venir a nuestra ciudad acompañado de su auto y solamente pueden utilizar este medio de transporte (por el momento), los ciudadanos cubanos residentes en EEUU y los de la isla, así como aquellos norteamericanos que clasifican en los listados de intercambio cultural, deportivo, científico, académicos, y otros.

Al conocerse la noticia, la población cubana se ha mostrado un tanto desconcertada con estas limitaciones, pues no se han dado explicaciones al respecto. Supongo que esto se deba, fundamentalmente, a la falta de infraestructura en nuestros muelles para recibir estas embarcaciones transportando autos, la necesaria legalización del uso de chapas y licencias de conducción norteamericanas y cubanas y  el deficiente suministro de insumos para afrontar las necesidades del rápido incremento de visitantes.

Según me cuenta una amiga que trabaja en turismo,  recientemente llegó a la ciudad un  gran crucero y sus viajeros descendieron para visitar el casco histórico de La Habana Vieja y, en un santiamén, colapsaron los suministros de  agua embotellada y cerveza.  ¿Cómo piensa enfrentarse a este problema, una administración que en estos momentos tiene sumidos en un gran desabastecimiento a las tiendas, mercados y comercios de  nuestra capital?

Como siempre, las medidas de apertura parecen sorprender al propio gobierno que dice estar trabajando en ello “sin prisas pero sin pausas”. Me imagino que, como están los  precios y los salarios en nuestro país, a pesar del ferry,  seguirán saliendo muchas más embarcaciones endebles y clandestinas, cargadas de cubanos “sin visa pero con prisa”.

¿Elecciones para qué?

cuba-portadaTengo una amiga de antaño, que tiene gran corazón, pero una bocaza más grande aún que este órgano vital. Nos conocimos hace un montón de años cuando vine a vivir a este barrio y nos unieron  los buenos sentimientos hacia nuestros semejantes, los animales y la naturaleza, a pesar, de nuestras grandes diferencias en cuanto a los conceptos de patria y libertad.

Ella hace unos días, me envió un mensaje impensado, con una conocida nuestra del barrio: “Dile a Rebeca que si esta vez no va a votar, yo misma la voy a buscar y la traigo de los pelos dándole patadas por…” Craso error, le dije a la mensajera. Ante todo no acepto bajo ningún concepto amenazas de nadie, pero peor aún, ese tipo de mensaje solo me lo tiene que dar ella directamente a mí, si es que se respeta, y que mucho menos acepto groserías. Aprovechando que la intermediaria es miembro del CDR de mi cuadra, le comenté lo siguiente:

Acudí a las urnas por última vez hace ya 30 años, en ese entonces, tomaba la precaución  de ir con un bolígrafo escondido en mi pecho para  sustituir el famoso lápiz y así estar segura de poder anular la   boleta,  hasta que un día me percaté de que votar era un derecho y no un deber.  A partir de entonces me acogí al derecho de no acudir a estos extraños sufragios.

-Además, continué, que el día que uno de esos desconocidos postulados con expediente de zafras en su haber y misiones internacionalistas, presente un plan creíble contra el abuso animal, la tala indiscriminada de árboles,   mejoras de salarios, arreglo de calles y aceras, medidas higiénicas para la ciudad, recogida de basura diaria, limpieza de hospitales y policlínicos, mejoras en los abastecimientos, el transporte, etcétera, entonces ni ella ni nadie va a tener que enviarme  recaditos para que acuda a las urnas, yo sola iré por mis propios pies, llevada por una convicción y una esperanza. Mientras eso no suceda, mi mensaje a ella a ti y al resto de la sociedad es y será: ¿Elecciones para qué?

El reino de la mentira.

CaptureUn magnífico profesor de filosofía, fallecido hace ya algunos años, del cual tuve el honor de ser  alumna, comenzaba invariablemente sus clases con un refrán. El solía aseverar, que toda la sabiduría de la vida estaba compendiada en el refranero popular español.

En un artículo publicado en el diario Granma, del 15 de abril del presente año, cuyo fragmento más abajo expongo,  el vice primer  presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en su visita a la ciudad de Matanzas, instó a solucionar graves problemas en la educación. Señaló: “Existe un déficit de 1 086 profesores, fundamentalmente en el municipio de Cárdenas y la localidad cabecera, y en lo que va de curso 244 solicitaron baja del sector…”. La ministra  de Educación comentó que “una de las causas del éxodo de los maestros y de la inactividad actual, lo constituye la sobrecarga docente que asumen los profesores que permanecen en las escuelas”. El vice primer presidente también se interesó por el estado constructivo de los planteles, en los cuales el 43,4% tiene evaluación de regular o mal,

¿Cómo es posible que tan solo hace seis meses, cuando se anunciaba en la prensa, la radio y la televisión, con bombos y platillos, el inicio del curso escolar 2014-2015, se dijera que todo (profesores, aulas, uniformes y libros) estaba listo y en condiciones para comenzar? Es obvio que entonces se mintió, como se ha venido haciendo en todas las esferas todos estos años.

Como colofón reciente a esta sarta de falsedades, el puntillazo lo ejecutó la delegación oficialista, organizada y preparada por el régimen, para representarnos en el reciente Foro de la Sociedad Civil en la Cumbre de Panamá. Los propios componentes prefabricados de dicha delegación, fueron los encargados de mostrarse al desnudo con el mal proceder y la marginalidad con que actuaron ante la prensa y la opinión pública internacional, poniendo al descubierto otra de las grandes mentiras del régimen.

(foto Internet)

A los oficialistas “se les Salió el barrio”.

Llegó la 7ma. Cumbre de Panamá y, con ella, comenzaron a arribar al país centroamericano invitados y delegaciones participantes.  La delegación oficialista cubana, una de las más numerosas, llevaba un buen tiempo estructurándose y preparándose, bajo la óptica del régimen totalitario,  inventando una  serie de ONG oficialistas, con el objetivo de presentarlas como la única sociedad civil cubana.

Lo inconcebible e inaceptable fue enviar a personajes harto conocidos como incondicionales al régimen, pretendiendo hacerlos pasar como miembros de esta sociedad civil. Entre ellos, por solo mencionar a los más conocidos, se encontraba el Dr. Eusebio Leal, historiador de  La Habana,  Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y Abel Prieto, Asesor del presidente Raúl Castro quienes, junto a otros muchos escogidos, se prestaron para servir como acosadores en los famosos mítines de repudio contra los opositores cubanos, verdaderos miembros de la incipiente sociedad civil, insultándolos y, hasta en ocasiones, golpeándoles e impidiéndoles salir por la puerta principal de donde se encontraban hospedados, teniendo que sacarlos la seguridad del hotel  por la cocina y patio trasero del inmueble.

Estos hechos, absolutamente inadmisibles,  han sentado un nefasto precedente ante gobernantes de otros países y la prensa internacional, quienes han quedado  atónitos ante semejantes actos de marginalidad,  vulgaridad y falta de respeto al país anfitrión. Nada, que como diría mi amiga  Mary: “Se les salió el barrio”, corroborando con su deplorable actitud  lo que los opositores dentro de la isla venimos denunciando hace años.

Como si estos desmanes no fueran suficientes, han tratado hasta de monopolizar a José Martí, como si éste no  nos perteneciera a todos los nacidos en esta maltratada isla por igual.

*(Imagen de oficialistas tomada de Internet)

Crimen cultural

Desde hace algunos años sigo un programa radial que se transmite los domingos de 6.00 a 9.00 de la mañana, por Radio Rebelde, emisora radial cubana, irónicamente llamado “Memorias”.
Como amo la buena música cubana de todos los tiempos, soy una fiel oyente de este programa, pues además aprovecho para bailar un poco, a modo de ejercicio matinal. Tengo, y lo confieso, que hacer de tripas corazón para obviar los TEQUES: “Viajar miles de kilómetros a comprar las matrices… cuando la isla estaba bloqueada”… y que año tras año trasmiten, como suelen ellos decir, para no olvidar.
Lo que este programa se calla es que ha sido el propio gobierno revolucionario el que ha sometido a su pueblo a un criminal bloqueo cultural, privando a más de tres generaciones de nuestros mejores músicos y cantantes, por el solo hecho de haber emigrado después del año 1959, o aquellos que estando de gira fuera del país, no regresaron, como es el caso de nuestro gran músico y compositor Ernesto Lecuona, cuyo nombre estuvo prohibido mencionar en la radio hasta los años 89-90. Igualmente fueron, y son aún silenciados, un buen número de músicos y cantantes como Celia Cruz y Olga Guillot, a quien, por primera vez se atrevieron a mencionar el mes pasado, y poner una de sus interpretaciones. Tampoco parecen recordar que The Beatles estuvieron no solo prohibidos, sino sus discos perseguidos, y los que poseíamos algunos, teníamos que transportarlos cambiándoles las carátulas, para evitar nos fueran decomisados y ahora, no sólo John Lenon tiene una escultura en un céntrico parque habanero, sino que al antiguo club nocturno Atelier, lo han rebautizado como El Submarino Amarillo. Mi generación no puede olvidar que, para escuchar su música, había que hacerlo a bajo volumen y con la casa cerrada a cal y canto.
Creo que es hora ya, si vamos a estar acorde a los nuevos tiempos que transcurren, y a los tímidos intentos gubernamentales de restablecer negociaciones con el país que siempre nos han pintado como el enemigo número uno, de cambiar ese lenguaje agresivo y despectivo, para dirigirnos a esos grandes artistas cubanos que optaron por las plenas libertades individuales, abandonando el país en busca de amplios horizontes culturales.
Le sugiero al director del programa, a todo el equipo y, en especial, a su guionista, que rompan de una vez por todas con esos atavismos y acaben de poner esas voces silenciadas durante tantísimos años, además dar datos sobre sus intérpretes, en pos de no seguir dañando nuestra cultura musical.

 

Nota: Este artículo fue publicado en el diario digital 14YMedio.com

Grandes logros de la mujer cubana

Trabajo en patchwork de Rebeca

En 1931 fue la primera vez que se celebró en Cuba el Día Internacional de la Mujer.

Ya en 1942 todas las mujeres maestras en nuestro país eran tituladas, sin contar el creciente número de profesionales que todos los años iba en aumento, ocupando muchas de ellas cargos en las universidades y distintos organismos. También ya, muchas se destacaban en las artes, las ciencias y las letras.

Pero no es hasta 1959 en que las féminas cubanas exacerban su creatividad. He aquí algunos de los grandes logros femeninos de estas cinco décadas:

Lograr convertir el viejo vestido en una linda blusita, taparse las canas con los polvos de las baterías de radio ya vencidas, forrar varias veces su único par de zapatos para ir “combinadita”, conseguir, después de tres días de colas, durmiendo en un portal, un tocadiscos soviético, desgastarse el dedo índice marcando en el teléfono para conseguir un turno en un restaurante, sufrir junto a tu hijo el día de Reyes en la juguetería que te tocaba y consolarlo, porque el juguete que el niño deseaba ya se había vendido, lograr lucir “arregladita”, sustituyendo el rímel por betún de zapatos, lograr después de una hora esperando en la parada, treparte en la guagua y bajarte de ella entera, lograr que tu hijo creciera y se desarrollara sin haber probado nunca una fruta, una compota o un cereal, llevar todos los días a la mesa familiar una comida inventada, haber logrado sobrevivir a todas la dificultades y todavía regalar a los demás una sonrisa.

Aprovecho la ocasión para felicitar a aquellas que emigraron, arriesgándolo todo y sorteando innumerables dificultades, y lograron triunfar en tierra extraña, donde ni siquiera hablaban el idioma.

Sub empleo, difráz del desempleo

Tiendecita y papas 014 Tiendecita y papas 011 Tienda Vitral Tiendecita y papas 015Observando y analizando la cantidad de  pequeños locales convertidos en tiendas TRD (tiendas recaudadoras de divisa), Caracol, Panamericanas y CIMEX, además de contenedores devenidos en quioscos de estas mismas cadenas, todas pertenecientes al mismo dueño (el Estado), mientras existen inmuebles subutilizados, cabe cuestionarse ¿qué hay detrás de todo esto?  En estos antiguos supermercados de los años cincuenta, deteriorados por falta de mantenimientos y reparaciones, actualmente sólo se despachan los cuatro o cinco productos  que se distribuyen mediante la ya anciana y tristemente famosa  Libreta de Abastecimientos.
Cada una de estas tiendas cuenta en su nómina con  gerentes,   económicos,   administradores, cajeros y porteros como personal mínimo. El abastecimiento es casi igual en todas, además de poco variado. Cuando se acaba en una de ellas algún artículo como papel sanitario, aceite ó detergente, por solo citar algunos, escasean en todas por igual, debido fundamentalmente, a que las compras en el exterior se hacen mediante contenedores. Lo único que se mantiene relativamente estables son los artículos electro domésticos a la venta en estos establecimientos, debido  a sus altos precios.
Muchos ciudadanos se quejan y comentan por qué no se habilitan los antiguos locales de supermercados, agrupando en ellos  todos estos timbiriches  (contenedores) que pululan en los  barrios, sin reunir siquiera las  condiciones adecuadas, dejando sólo uno de esos pequeños locales existentes en cualquier barriada, para esos pocos productos que son  distribuidos por la Libreta.
También se dan casos lamentables de utilizar casas de magnífica arquitectura, para convertirlas en estas tiendecitas, con el consiguiente deterioro y daños causados al inmueble, debido a  las dramáticas adaptaciones y al trato inadecuado a que son sometidas, como es el caso  del inmueble situado en la calle 47, entre Conill y Santa Ana, Nuevo Vedado, de la autoría del arquitecto Carlos Ferrer Nadal, construida en 1956, que constituye una joya de la arquitectura moderna cubana.
En mi opinión muy particular,  esta es una forma de disfrazar el desempleo en un país donde no se produce prácticamente nada,  ya que con  el sub empleo de personal en estas pequeñas tiendas, incrementan una plantilla laboral, donde prácticamente con tres empleados bastaría para ofrecer un buen servicio.

El paciente inglés (remake)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de haber visto “El paciente inglés”, un magnífico filme dirigido por Anthony Minghella e interpretado magistralmente por el actor Ralph Fiennes, en el papel principal, me parece haber transitado por sus locaciones, en estos días en que he tenido que acudir y permanecer horas en el recinto del hospital América Arias, llamado así en honor a la que fuera primera dama y gran mecenas, esposa del presidente José Miguel Gómez de la etapa republicana.
Todo aquel que tenga un familiar o amiga, ingresada en este hospital, más conocido como ¨Maternidad de Línea¨, si ha visto la película de marras, estará al igual que yo recreando mentalmente, las locaciones de la misma, al moverse entre escombros y apuntalamientos.
Este hospital materno, construido en 1930, es otro gran exponente del estilo art decó, como lo fuera el ya extinto( producto de la desidia y abandono gubernamental), el monumental Pedro Borrás, hoy convertido en escombros, por ¨obra y desgracia¨ de la revolución, ambos de la auditoría de Govantes y Cabarroca, afamados arquitectos cubanos.
Su aspecto interior y exterior da la impresión de un hospital abandonado, y realmente lo está, solo que mantienen en activo un quirófano y dos salas para pacientes en casos de urgencias. En medio de este gran deterioro, un valiente personal médico hace lo imposible, apenas sin condiciones, por salvar vidas. Los familiares angustiados, caminan de un lado a otro mientras esperan noticias, del quirófano, sin tener donde sentarse.
Una amiga me comentó que al ver en uno de los patios solamente a dos trabajadores de la construcción paleando un poco de mezcla, se acercó y les preguntó por qué en un hospital tan grande a reparar había tan pocos trabajadores, ambos le respondieron que era debido a la falta de materiales de construcción asignados.
Cómo es posible que en nuestro país se sigan planificando, remodelando y construyendo hoteles, mientras que la población apenas cuenta con hospitales medianamente decentes y limpios donde acudir a tratarse. El ciudadano de a pie, que es el que sufre el resultado de toda estas carencias y ausencia de condiciones higiénicas, toma como una broma de mal gusto y falta de respeto la propaganda de salud tan replicada en los Medios cubanos.

“Candil de la calle…”

A la luz de la velaDespués  de casi tres meses de asistir a  consulta para que me  señalaran fecha para la intervención quirúrgica (ambulatoria y por mínimo acceso) a la que me debía someter, ¡albricias! finalmente me dieron fecha para un mes después. Me sentí dichosa, ya que aquí en todos los hospitales es cosa normal la poca disponibilidad de salones quirúrgicos, debido a numerosas causas, tales como contaminación, filtraciones, deterioro de techos y paredes, etcétera.

 

 

Ya con todo planeado y en orden para el momento, acudí ayer a la cita con el anestesista que estaba prevista para las 8.00 de la mañana. Me dirigí al buró de Información para que me indicaran dónde ubicar la consulta de éste. Me dijeron fuera al cuarto piso a la Sala G. Una vez allí,  me percaté que en dicha sala no había nadie. Recorrí todo el cuarto piso, de un lado a otro, preguntando a todo aquel personal de bata blanca que se cruzaba en mi camino: nadie sabía darme una indicación correcta. Algunos me sugirieron bajar al tercer piso y preguntar. Todo fue inútil, bajé y subí por las escaleras un par de veces, pues ya había cola en el único ascensor de los seis  que estaba funcionando.

De nuevo en el cuarto piso, decidí esperar por el cirujano que me operaría mañana, para explicarle lo sucedido. Cuando lo vi venir, me adelanté a interceptarlo, pues tenía varios pacientes aguardándole. Fue entonces que me explicó, que no siguiera buscando al anestesista, pues no estaba operando, debido a un accidente en el quirófano, que volviera dentro de 15 días a consulta, a ver qué se podía hacer.

Salí del hospital sorprendida y decepcionada, pues ya me había estado preparando física y mentalmente para el momento. Incluso había tenido que postergar una exposición en el extranjero y aplazar la  añorada visita de mi nieta a Cuba, dos cosas estas muy importantes para mí. Además, ¿entonces, cuando me llenaron el formulario para la operación, para que me  pidieron un número de teléfono para localizarme?

Al llegar al parqueo del centro hospitalario, donde afortunadamente me esperaban en auto, supe por el propio “parqueador”, que lleva algunos años trabajando allí, que en el salón de operaciones  en cuestión, había habido un fuego hacía unos días y por eso estaba cerrado, que además había un solo anestesista para todo el hospital porque, normalmente,  las personas que vienen a consultarse pre-operatorio salen de allí a veces a las 3.00 de la tarde, pues es él solo para el salón y las consultas.

Me marché del hospital pensando que, desgraciadamente,  en mi persona se había corroborado una broma que con frecuencia yo utilizaba con mis amistades: si te enfermas  aquí,  entonces saca pasaje y vete a Haití  o Venezuela para que te atienda un buen especialista cubano con todas las condiciones, porque la salud pública en Cuba es  “Candil de la calle, oscuridad de la casa.”

La ceguera marca el camino.

logo-pnud

Al leer un artículo del diario Granma del día 31 de enero del presente año sobre Cuba y el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), titulado “La cooperación marca el camino”, me surgieron un montón de cuestionamientos sobre el tema tratado.

 

 

Han transcurrido 40 años desde que la Oficina del PNUD se estableciera en nuestro país, con el objetivo de colaborar con el gobierno de la isla en la promoción del desarrollo social y bienestar de la población.

A mi modesto entender, la única parte más beneficiada en esto ha sido el propio gobierno, sobre todo en propaganda a su favor, así como una ínfima parte de la población, compuesta  por  trabajadores cubanos que laboran para esta y otras entidades de Naciones Unidas, cuyos salarios  en moneda convertible CUC sobrepasan con creces, los más altos obtenidos por los más calificados profesionales de nuestra sociedad, que además,  los perciben  en CUP.

Según el artículo de marras, Granma “conversó” con la Sra. Jessica Faieta, directora del PNUD para América latina y el Caribe y Subsecretaria General de la ONU, quien se expresó sobre la mejoría de la calidad de vida de nuestros ciudadanos, reconociendo la labor del gobierno en los temas de seguridad alimentaria y fortalecimiento de las cooperativas agrícolas y no agrícolas, señalando además, que los sistemas de salud cubanos están fortalecidos.

Con todo respeto, me atrevo a pensar que esta funcionaria fue limitada en su recorrido, como hacen con todos los que nos visitan, y llevada solo a aquellas instituciones que están preparadas por el sistema  y funcionan como “vitrina” para extranjeros.

Quizás, si ella tuviera que depender de una libreta de abastecimientos de larga data y acudir a los centros de salud nuestros -los de los ciudadanos a pie- es posible que no pensara así. No entiendo como el PNUD, con sede en nuestro territorio por cuatro décadas, no se haya dado a la tarea de investigar por su cuenta, acercándose más a la población, para constatar las “maravillosas estadísticas” proporcionadas por el oficialismo, que no reflejan para nada, nuestra realidad.

Basta solo un recorrido por barrios como Centro Habana, Habana Vieja (sin limitarse solo al casco histórico), Cerro, 10 de Octubre, Arroyo Naranjo, San Miguel del Padrón, e inclusive El Vedado, por sólo mencionar algunos, para percatarse de la falta de higiene y  hacinamiento en que vive la población cubana, así como de la ausencia de especialistas en nuestro centros de salud, por encontrarse éstos en misiones fuera del país, siendo sustituidos en su mayoría por estudiantes, mucho de ellos extranjeros.

En cuanto al standard de vida de nuestra sociedad, debo aclarar que  al desaparecer la clase media, que es precisamente la que marca la riqueza de un país, para ser sustituida por una clase empobrecida (igualdad para todos), con salarios que no cubren las más perentorias necesidades, se hizo más contrastante la otra clase surgida, la dirigente, con gran nivel de vida, que acentuaron aún más la diferencia.

Sin embargo, en lo que si coincido plenamente con la Sra. Faieta, es en el paso positivo hacia la normalización de relaciones diplomáticas dado por los gobiernos de Estados Unidos de Norteamérica y Cuba, que de llegar a  feliz término redundará, más temprano que tarde, en beneficio de todos los cubanos. Creo que es hora ya de terminar de una vez por todas con la ceguera  que hasta ahora ha marcado el camino.

El arte de la tolerancia.

habana Vieja Enero 2015 004 habana Vieja Enero 2015 010 habana Vieja Enero 2015 015El arte de la tolerancia.
En la Plaza de San Francisco, en el Casco Histórico de la Habana Vieja, se encuentra emplazada una gran instalación de arte itinerante, United Buddy Bear, conformada por enormes osos que rodean toda la plaza, representando cada uno a un país del hemisferio, decorados por artistas nacionales. El que nos representa es obra de la pintora Nancy Torres.
La exposición es como un grito, como un canto a la tolerancia, que ha captado la atención del público cubano y turistas que, a veces, hasta hacen fila para fotografiarse delante de sus osos favoritos, sobre todo el de Cuba y el de Estados Unidos, quizá debido al momento histórico que estamos viviendo.
Además de los hermosos exponentes multicolores, existe en dicha plaza una bella escultura en bronce, emplazada recientemente a la entrada de la Lonja del Comercio, con un muy sugerente título: La Conversación, donada por su escultor, el artista Vittorio Perotta.
Llamaron igualmente mi atención las labores de restauración de este entorno y de la zona de los muelles, emprendidas por la oficina del Historiador de la ciudad, así como la siembra en enormes maceteros con iluminación, de palmeras datileras, que añaden al lugar un toque de frescura y elegancia. Al ver esto, no pude evitar que en mi mente se albergara el siguiente pensamiento: “Cuando toda esta pesadilla de cincuenta y seis años de destrucción termine, el único de la estructura gubernamental que habrá que sacar de la lista negra será a Eusebio Leal”.

En peligro de derrumbe.

Edificio Elisa 2

Fotos del techo del pasillo principal y los pretiles de la azotea.

 

Edificio Elisa 5  Edificio Elisa 6En la calle 41 Nro.885, entre Avenida 26 y Conill B, Nuevo Vedado, existe y se mantiene en estática milagrosa, un hermoso edificio construido en la segunda mitad de los años cincuenta, de 6 pisos y 17 apartamentos, habitados todos por familias. En estos momentos el inmueble está en estado de abandono, pese a las innumerables gestiones que han hecho en las distintas instancias del Poder Popular, algunos de sus vecinos más preocupados. Hasta la fecha lo único logrado ha sido una adulterada pintura en la fachada y en pasillos y áreas comunes. Todo esto, por supuesto, es de total conocimiento de la delegada de la circunscripción, quien parece carecer del poder para facilitar la solución de este problema.
Los pretiles de la azotea están en tal mal estado, que ofrecen peligro de derrumbe, lo que hace que los conocedores de esta situación, transiten por la acera de enfrente, por temor a ser víctimas de su inminente caída, pero los que la desconocen caminan confiadamente por dicha acera.
Podemos agregar a éste otros muchos deterioros, debido a la desidia gubernamental, ya que los ocupantes de los apartamentos son propietarios de éstos, pero no así del inmueble, que sigue siendo propiedad estatal. Los vecinos, por supuesto, no cuentan con salarios ni con jubilaciones que les permitan solventar los gastos de mantenimiento, ya que la mayoría de los materiales necesarios para el mismo, solo se pueden adquirir en moneda dura (CUC).
Además, debido a la insuficiente entrada de agua y al incremento de los delitos, los vecinos se han visto obligados a agregar al inmueble un peso no calculado por arquitectos e ingenieros en la época de su construcción, instalando pesados tanques individuales por apartamentos de acero níquel y rejas para protección.
Los cuatro enormes tanques de agua originales del edificio carecen de tapas desde hace unos veinte años, incidiendo esta otra situación en la salud de las familias convivientes. También existe un vecino que, buscando ampliarse, ha construido en los pasillos que son áreas sanitarias del inmueble, sin que ninguna autoridad competente se lo haya impedido.
Todas estas situaciones son del conocimiento, repito, de la delegada de la circunscripción y de la UMIV (Unidad Municipal Inversionista de Vivienda), así como del Poder Popular de Plaza, cuyo presidente es vecino del barrio.

Circo de barrio.

Diciembre siempre ha sido durante décadas mes de circos, pero, en los regímenes fracasados económicamente, el circo siempre está presente: ¨A falta de pan, circo¨, reza un viejo refrán.

Los principales protagonistas, este fin de año, han sido los desabastecidos agromercados que, cerrando sus puertas, han dado paso a improvisadas ferias donde, en vez de viandas, han abundado policías.

Ayer lunes, cuando me dirigía a un turno de Internet, tomé el ómnibus P3, en la parada de 26 y 41, la más cercana a mi casa. Apenas había superado el tramo de dos paradas, todos los pasajeros que viajábamos hacia Playa, tuvimos que abandonar el transporte en 26 y 25, pues esta ruta estaba desviada, debido a una feria agrícola que se estaba efectuando en las calles 24 y 17, al costado del agro sito en ese lugar, que por supuesto estaba vacío y cerrado.

Tres camiones cargados de boniatos, plátanos y tomates eran la fabulosa oferta de feria. Una cola de ingenuos compradores aguardaba turno entre charcos de aguas albañales, escuálidos perros callejeros y más agentes del orden.

Una amiga y yo, debido a este absurdo desvío de la única vía de comunicación, regresábamos en la tarde, caminando desde el recién restaurado puente de hierro, en busca de la parada del P3 para llegar a nuestro barrio. Cuál no sería nuestra sorpresa, al comprobar que todavía estaba vigente el desvío de la mañana, lo cual nos obligó a seguir andando a pie hasta nuestras respectivas casas en el Nuevo Vedado.

Al pasar cerca de los camiones que ofertaban los productos agrícolas, escuché el siguiente comentario: ¡Tanto aspaviento y el tomate está más caro que en el Agro!

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Tergiversaciones vergonzosas.

La gran noticia para todos los cubanos, sin lugar a dudas, ha sido la del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos de Norteamérica, soñada por más de tres generaciones en nuestra isla cautiva, aunque fuera y dentro de ella tenga opositores entre algunos compatriotas. La otra, la de la liberación de los tres espías de la Red Avispa que, por negarse a colaborar con las autoridades norteamericanas, pasaron a ser convertidos por obra y gracia del gobierno cubano en “héroes anti terroristas”, aún después de éstos haber asumido ante los tribunales su condición de espías, resulta una cuestión secundaria, aunque haya tenido un alto costo económico para nuestro país en gastos de abogados, propaganda y viajes de familiares.
Desde luego, la inmensa mayoría de los cubanos, sin acceso a Internet ni a ningún otro medio informativo como no sea la televisión cubana o la Tele Sur venezolana (más de lo mismo), ha asumido sumisamente como verdadero lo que la propaganda gubernamental les ha hecho creer, ya que las prioridades de este sufrido pueblo son la comida y sobrevivir el día a día. Otros, que se desenvuelven en los medios oficiales, lo aceptan, ante el temor de ser cuestionados políticamente.
Lo cierto es que, si te mueves por las calles habaneras (en mi caso), oyes disímiles muestras de alegría jocosa, que dejan entrever el verdadero sentir de los de a pie. Los comentarios, sobre todo los de la juventud (sin un micrófono oficial ante sus narices), son soñar con un futuro mejor: “pronto tendremos Internet, volverán los viajes en ferry, habrá Mac Donald´s donde quiera, ahora podremos ir a la “yuma” sin necesidad de poner en peligro nuestras vidas, y otros más”. Sin embargo, algunos viejos recalcitrantes, pertenecientes a los CDR, solo comentan el regreso de los tres espías, planteándolo como un triunfo de Cuba frente a EEUU, porque ignoran que no fue más que un trueque de tres espías por cincuenta y tres prisioneros de interés norteamericano. Aquí estos detalles se desconocen.
En ello influye que la televisión oficial (la única), evidentemente por órdenes superiores, coloca en un primer plano de importancia el regreso de Gerardo, Ramón y Antonio que, por cierto, se ven saludables, bien alimentados y en magnífico estado físico, algo muy diferente de las terribles historias sobre maltratos, condiciones infrahumanas y otras falsedades propagadas oficialmente durante su estancia en prisión, y al de Alan Gros, quien fue entregado anémico, con pérdida de visión y sin algunos dientes. Recuerden que una imagen vale más que mil palabras. Lo cierto es, que le siguen mintiendo y manipulando información al pueblo cubano inescrupulosamente los medios masivos de comunicación, lo que evidencia que en nuestro país no hay aún libertad de prensa.
Ahora como nunca antes, la sociedad civil y los diferentes grupos opositores debemos priorizar este importante acontecimiento, dejando a un lado nuestras diferencias personales para, juntos, seguir presionando al régimen, a fin de que todos ocupemos un espacio en la nueva etapa que se avecina y nuestras voces sean finalmente escuchadas. Es bueno recordar que siempre que se efectúan negociaciones, de cualquier tipo, hay que ir con dos maletas: una para dar y otra para recibir.

La primera medida inteligente.

Dos banderasEn estos ocho años transcurridos desde que Raúl Castro fuera designado por su hermano como su sucesor, para asumir el gobierno del país, este 17 de diciembre, fecha hasta ahora sólo de trascendencia religiosa para el pueblo cubano, pasará a la historia de nuestra isla como el hecho más trascendental de estos últimos cincuenta años, por el anuncio público del restablecimiento de relaciones diplomáticas con los EEUU.
Las anteriores medidas tomadas por él como presidente, como la apertura para viajar, vender y comprar viviendas y automóviles, establecer pequeños negocios privados y otras, no son más que devoluciones de derechos usurpados a los ciudadanos, por el propio régimen que arribará pronto a cincuenta y seis años en el poder.
Entre otros factores fundamentales que pueden haber influido por la parte cubana, considero que ha estado presente una economía en crisis sin perspectivas reales de mejoramiento, las pocas inversiones extranjeras, el éxodo de los jóvenes profesionales y el desgaste y envejecimiento de la población adulta, más otros que harían interminable la lista. Podemos sumar a ellos el bajo precio actual del petróleo, que nos ha estado llegando “generosamente” de Venezuela, y que pudiera faltar en algún momento.
Dos países que vuelven a unirse en un entendimiento, que necesariamente deberá seguir desarrollándose, para sacar a Cuba del abismo económico y social en que se encuentra.

Disquisiciones sobre “Contigo pan y cebolla”

En el marco del “Festival del nuevo cine latinoamericano” iniciado el día 4 del mes en curso en nuestro país, entre los filmes a presentar, está “Contigo pan y cebolla” del director Juan Carlos Cremata, quien en reciente entrevista en televisión en el programa “De tarde en casa”, expresó, que él había decidido no presentar su película a concurso, porque no cree en este tipo de competencias, como tampoco cree que hay buenos ni malos filmes, ni buenos ni malos actores ni directores.

Si no cree en premios ni en todo eso que expresó, entonces por qué hace cine, o por qué aceptó la “perra residencia” que le dieron en el Nuevo Vedado, que según dicen las “malas lenguas” fue como recompensa por su película Chamaco? Les juro que para terminar de ver esa sórdida y oscura cinta, tuve casi que amarrarme al butacón. No digo butaca, porque no fui al cine, el sacrificio afortunadamente, lo hice en casa alquilando un CD.

De “Contigo pan y cebolla” (aún no la he visto), basada en la obra teatral de Héctor Quintero, no creo que pueda esperarse mucho, el título evoca una vieja frase que se hizo muy popular en nuestro país, cuando la cebolla y el pan costaban apenas unos centavos, entonces esa frase significaba un acto de amor en extrema pobreza.

Hoy día decirla saldría sumamente costosa, pues la libra de pan cuesta 10.00 CUP y una pata (la mitad de una ristra) de cebolla no baja de 70.00 CUP muchísimo más que el salario diario más alto de cualquier trabajador.

Así pues el significado de la frase ha cambiado mucho, tanto como los valores sociales perdidos durante estos cincuenta y cinco años de sobrevivencia.

 

Objetos enroscados no identificados.

Benéfica nuevaObjetos enroscados no identificados.
En la antigua Clínica La Benéfica ( hoy rebautizada gubernamentalmente como Hospital Miguel Enríquez, en honor a un médico chileno muerto durante la dictadura de Pinochet), apareció un día, en el falso techo de una de las salas de recuperación de cirugía, un ente animal o vegetal amarillento enroscado, que crecía y engordaba visiblemente, ante el asombro y temor de los allí ingresados. Días después apareció otro y otro más, colmando ya la copa de la paciencia de los internos en dicha sala.
Ante las reiteradas quejas de pacientes y sus acompañantes, finalmente acudieron dos trabajadores del centro, armados de escalera, brocha y pintura, arrancaron de un tirón aquellos tres objetos enroscados no identificados y, con rapidez, suministraron un par de brochazos de pintura en el área donde éstos habían aparecido, marchándose del lugar.
Nadie más vino a investigar el origen de éstas apariciones, tampoco fumigaron. Todo quedó tapado por la pintura.
Hace solo unos años estaba cuidando a una amiga recién operada, en una sala de recuperación, del Instituto de Nefrología del Hospital Clínico Quirúrgico, cuando de pronto escucho un tropelaje en el falso techo roto. Ante mi asombro, los pacientes habituales de ese centro me dijeron, con la llamativa calma que da un problema ya asumido: ¡no se asuste señora, esos son los gatos corriendo tras los ratones!
Según Naciones Unidas, nuestro país está entre los diez primeros más saludables del planeta. Esto, más todos los incidentes ocurridos diariamente en cuanto a higiene y falta de mantenimiento que existen en nuestras instalaciones hospitalarias, exceptuando a aquellas que son exclusivamente para altos dirigentes, sus familiares y pacientes extranjeros demuestra que, tanto los visitantes como los funcionarios de esta institución de renombre mundial que vienen invitados o laboran permanentemente en nuestro país, se conforman con lo que el gobierno les muestra y no se molestan en averiguar más allá.
Los pacientes del hospital de marras, aún están esperando se les informe la causa y origen de esos objetos enroscados no identificados.

Sospechosos habituales.

Y te lo preguntasEn el Nuevo Vedado, uno de los mejores barrios habaneros según opinión popular, desde hace años están ocurriendo cosas que en otra época fueron inimaginables: asaltos con armas de fuego, armas blancas o a puros golpes. Da lo mismo quien seas, si el día que eres seleccionado por el delincuente llevas un solo CUC encima como todo capital. Así le sucedió a una amiga, que cometió la imprudencia de contestar a una llamada de su celular en plena noche. Fue asaltada, pinchada con un punzón en uno de sus glúteos y despojada de todas sus pertenencias, por unos jovencitos que no sobrepasaban los 16 años.
Hace solo dos semanas, en una casa de La Herradura, una zona del barrio un poco apartada, robaron todos los muebles del portal: sus dueños, un anciano de más de 80 años y su hija, quien trabaja en una oficina, hicieron la denuncia en la estación de policía correspondiente.
Como el anciano permanece durante todo el día solo, cosa esta que conocen todos sus vecinos y amigos, así como los ladrones, recibió una mañana, días después de efectuada la denuncia, la visita de un policía uniformado. Una vez dentro de la casa, el policía le comunicó a la víctima que habían capturado a los ladrones, pero no se pudieron recuperar los objetos hurtados y le presentó un papel para que lo firmara, donde decía hacerle entrega de 3,000 CUP como indemnización. El señor en cuestión, sin más lo firmó y recibió de manos del policía un rollo de billetes, quien de inmediato abandonó el lugar. Cuando el octogenario quedó solo, se dispuso a contar con calma el dinero, comprobando con asombro que solo había 2,000 CUP.
¿Cómo es posible, que sin haberse realizado juicio y no existir sentencia de Juez dictaminando el monto y la forma de pago de la indemnización, se aparezca un agente del orden por su cuenta, a saldar la deuda del ladrón?
¿Será que, ante el temor de ser descubierto él o en su afán de encubrir a algún familiar muy cercano, este uniformado se aventurara a aparecerse por su cuenta y, además, estafara al afectado?
Esta incógnita aún no se ha despejado.

Afortunados accidentes.

Afort.accident.culinariosAlgunas de las más espectaculares recetas de la gastronomía, han surgido producto de accidentes ocurridos durante su preparación.
Recuerdo que en la segunda mitad de los años sesenta, estando yo en funciones diplomáticas en París, visitaba con frecuencia la embajada cubana, allí conocí y establecimos una bonita amistad el Chef Gilberto Smith, su esposa e hijos. Con frecuencia Smith, conociendo mi afición por la culinaria, me invitaba a participar junto a él, en los adornos y presentaciones de sus famosos platos.
En uno de esos intercambios me confesó, cómo surgió su exquisita y famosa receta de Langosta al Café: -“Se me estaban pegando (casi quemando) las langostas y lo único que tenía a mano era un gran jarro de café recién colado, para las visitas, vertí su contenido sobre éstas a modo de bombero y a partir de ahí surgió la famosa receta que después perfeccioné”.
Hace unos días, tuve muy presente esta anécdota, pues yo estaba desde muy temprano metida en la cocina preparando el postre, de un almuerzo al que había invitado a un matrimonio amigo. Mi madre siempre me decía que a ella le gustaba empezar por preparar el postre, por si surgía algún inconveniente.
Había dejado al baño de María un pudín muy suave que yo hago y que muchas personas confunden con flan. Me puse a hacer otras tareas y de pronto siento que sale de la cocina un aroma a panetela. Corrí a ver qué pasaba y me percaté que toda el agua se había evaporado. Saqué rápidamente el molde para que el pudín se refrescara y, al voltearlo, parte de la cubierta quedó pegada al caramelo, afeando la apariencia del mismo.
No debía presentarlo así y tampoco podía desecharlo. De inmediato me dispuse a preparar otro postre. Esta vez hice con la poca maicena que tenía, una especie de natilla muy suave tipo Islas Flotantes. En esta oportunidad no surgieron problemas. Fue entonces que me vino la idea de presentar juntas ambas recetas, como una sola.
Busqué unas copas para agua, de cristal, de boca ancha, y un poco profundas. Coloqué en el fondo de cada una un poco de pudín, las rellené con la suave natilla, coronándolas con un merenguito quemado y una hojita de menta, polvoreé sobre cada una un poquito de canela para darles mejor apariencia.
El postre fue un éxito, gustó y lo celebraron mucho, pero cuando me pidieron la receta y me preguntaron cómo se llamaba, no se me ocurrió otra cosa que decirles Copa Rebeca.

¿Dónde está la rareza?

Leyendo el artículo publicado en el diario Granma el 7 del presente mes Rarezas no tan raras, escrito por el periodista Pedro de la Hoz, sobre Halloween, las cheerleading y banderitas de barras y estrellas, no pude menos que sentarme ante mi laptop para responderle y refrescarle la memoria a de la Hoz.

Ante todo decirle que, desde hace ya algunos años, un pequeño grupo de jóvenes y otras personas no tan jóvenes, entre las que me encuentro yo, veníamos celebrando, en la medida de nuestras posibilidades, no solo éstas sino muchas otras fechas que sí forman parte sólida de nuestra cultura, como las Navidades, la Nochebuena, el Día de Reyes, los bailes de disfraces por ejemplo, que estuvieron prohibidas o muy mal vistas durante casi 56 años.

Es cierto que formamos parte de una aldea global, donde cada país, a pesar de ello, trata de mantener vivas sus tradiciones sin preocuparles asimilar lo nuevo adquirido de otros continentes. Un buen ejemplo de ello es Japón. Lo bonito, agradable y alegre no hay que imponerlo por decreto: se asimila espontáneamente. No es así el caso del famoso lazo amarillo que nos trataron de imponer a través de los centros de trabajo y estudiantiles, CDR, sindicatos y Partido, y que no tiene que ver con nuestra cultura. Mucho menos viniendo desde ese famoso país enemigo contra el que nuestros Medios azuzan diariamente, a pesar de que nuestros artistas, intelectuales y deportistas acuden a él constantemente en busca de mejorar sus vidas.

Los jóvenes universitarios en la CUJAE y en la propia Universidad de La Habana organizaron sus Halloween. También lo hicieron los músicos en La Tropical, en el 1830, en el Diablo Tun Tún y en el Salón Rojo del Capri, lo cual encuentro muy bien, pues habían opciones donde escoger libremente, según las posibilidades de cada quien, ya que ninguno de estos lugares, a mi modo de ver, es sagrado. ¿Dónde esta la rareza?

Para ilustrar mejor a CNN

A  los directivos de la CNN, he colocado tan solo unas pocas fotos de nuestra ciudad. Son muchas las dificultades que confrontan los vecinos de cualquier barriada, incluyendo Miramar, con la recogida de basura. La empresa Comunales, la encargada de esta tarea alega la carencia de camiones y contenedores.
Barriadas alejadas del centro de la ciudad ni siquiera tienen  contenedores para la basura y esta o se tira al río, a la linea del tren o, en el mejor de los casos, se cuelga con clavos en los arboles.
Seria muy bueno que cuando vayan a emitir una opinion estadistica, lo hagan in situ y no se conformen simplemente con las cifras emitidas por un régimen totalitario.

La miseria que nos unió

Trabajo en patchwork de Rebeca

Cuando en el año 1989 comenzó el mal llamado “período especial”, hacía ya tres años que yo había renunciado a mi trabajo en la Comisión Nacional Cubana de la Unesco (asumiendo todas las consecuencias que ello entrañaba), donde realizaba labores de secretaria y devengaba un salario de 148.00 CUP, cuando una libra de un jamón que parecía sintético y chorreaba una especie de agua, que lo reducía a la mitad de su peso después de comprarlo, costaba 6.00CUP. Yo ganaba 6.20 CUP diarios

Para entonces, gracias a mi gran amigo Poncito, ya fallecido, me enteré qué cosa era la ACAA (Asociación Cubana de Artesanos Artistas) y que había crecimiento. Así pues, presentando tres obras y avales de otros dos artistas miembros, logré ingresar en ésta, cosa que me permitió ser mi propia “jefa inmediata superior”, mejorar mi calidad de vida y trabajar en mi casa, que quedó prácticamente convertida en taller, pues mi hijo mayor estudiaba su carrera de diseño, mi sobrina que vivía conmigo también estaba en la Universidad, y mi hijo más pequeño en la primaria. La casa se llenaba de muchachos los fines de semana y entre semana de amigos, profesionales todos, que trabajaban en los alrededores y venían a mi hogar en busca de un poco de paz, tizana y un ambiente acogedor.

Como realmente todos pensábamos que ése era el fin del Sistema, eché “pálante” (como aquí solemos decir) mis mejores tazas de porcelana, herencia familiar, y las llenábamos con tizanas de té negro soviético o caña santa cultivada en mi terraza. A veces lograba hacer algún sabroso pudín para amenizar nuestras reuniones. Fuera de mis cuatro paredes, el mundo parecía gris y agresivo, la gente en la calle caminaba con la cabeza gacha y los hombros caídos.

Recuerdo de esa etapa un cumpleaños mío, cuando no había nada en las tiendas, solamente unas cuantas viandas en el mercado, que mis amigas arquitectas se aparecieron en casa, cantándome el “Cumpleaños Feliz” y traían en sus manos una hermosa cesta, confeccionada por ellas en cartón, envuelta y adornada con una hermosa moña en papel periódico, donde habían colocado, con delicado buen gusto, unos plátanos verdes, unas cuantas malangas y la mitad de una calabaza pequeña. Mi amigo el pintor se me apareció con un lindo cuadro de girasoles y el dentista, como nunca me pudo empastar ni una muela por falta de materiales, me obsequió cortándome el cabello a lo “garçon”. Era también un máster en estas lides. Fue sin dudas, uno de los cumpleaños más hermosos que he tenido.

Con el devenir del tiempo, cada uno se fue complicando o yéndose del país. Mis hijos también se fueron y esta casa, que siempre estuvo alegre y bulliciosa, fue sumiéndose en el silencio y la soledad. Yo continué trabajando como artesana-artista, y comencé a hacer nuevas relaciones, ingresar a mi vida nuevos amigos (que algunos después se han ido también) y a abrirme un mundo nuevo mediante mi blog. Siguen cruzándose en mi camino personas maravillosas que han vuelto a darle sentido a mi quehacer diario, y me dan aliento y fuerzas para seguir. En estos momentos estoy enfrascada en trabajos para una próxima exposición fuera de “mi planeta”, aprovechando que nos ha sido “devuelto” el derecho de viajar libremente, el cual nos fue usurpado durante casi medio siglo.

Las sazones y sus usos. Publicado en 14YMedio.com

Rebeca Monzó, La Habana | Octubre 14, 2014

cocina, nutrición, alimentación

El alto costo de los productos agrícolas imprescindibles en la cocina, así como su escasa variedad, nos hacen peregrinar de un mercado agrícola a otro, en busca de los ingredientes más esenciales para nuestra cocina.

Hoy día, vegetales tan simples como la cebolla, el ajo y el ají, imprescindibles en la cocina, parecen estar fileteados en oro 18 quilates debido a sus increíbles precios. El mercado en moneda convertible se ha abastecido de variadas especias importadas de buena calidad que a la larga resultan un tanto más económicas.

Así que relacionaré algunos de ellos, sus usos y aplicaciones:

Ajo en polvo. Bien conocido por todos su uso, solo que, al tratarse de un producto concentrado, es necesaria mucha discreción en su utilización, teniendo en cuenta que al aplicarlo debe disminuirse la cantidad de sal en la receta en la cual se usa. Muy apropiado para sopas, salsas de carnes y pescado. Tiene un alto rendimiento.

Cebolla en polvo. Es muy aconsejable para todo tipo de estofados, legumbres, albóndigas y carne picada. Igualmente se recomienda discreción en la cantidad aplicada.

Ajonjolí. Se puede obtener este producto en algunos agros en moneda CUP. Esta semilla oleaginosa está especialmente indicada para pastas y dulces. Por ejemplo, cuando acaramele un molde para pudín o flan, espolvoréelo con esta semilla y le dará mejor aspecto y sabor a la hora de voltearlo.

Apio en polvo. Delicioso y aromático sazonador que presenta gran variedad de usos, especialmente en salsas, vegetales, zumo de tomate, pescados, moluscos y sobre todo en caldos y consomés.

Curry. Es una mezcla de especias que procede de la India, con altas cualidades terapéuticas. Está muy recomendado para carnes, aves, salsas y sopas variadas, magnífica especialmente para el pollo al curry.

Canela. En rama o en polvo, es la más apreciada especia oriental. Se utiliza en repostería como ya todos sabemos, pero también en ensaladas de frutas, bebidas como la sangría, helados, alimentos al horno y pescado hervido.

Jengibre. Su uso está muy generalizado en la cocina internacional. Es muy apropiado en las salsas para carnes, guisos y también en repostería. Este producto, en su forma natural (raíz), se puede encontrar en ocasiones en agro mercados caros, como el de Calle 19 en El Vedado.

Pimentón dulce. Es un magnífico producto vegetal que se utiliza como aderezo para sopas, sofritos, guisos, pescado y arroces, aporta un peculiar color y sabor, sustituye al pimiento rojo natural, a veces tan caro y escaso en nuestros mercados.

Vainilla en rama. Tiene muchas aplicaciones en repostería, especialmente en flanes y natillas, helados, cocteles y licores, a los que aporta su delicado sabor. También se utiliza mucho en la cocina como ingrediente para algunas salsas, por ejemplo en la bechamel, donde es buena sustituta de la canela.

Salvia. A pesar de que esta planta se conoce sobre todo como hierba culinaria, también ha sido utilizada por miles de años como medicina. En la Edad Media se pensaba que promovía la longevidad. Su sabor la hace muy aconsejable para sopas y salsas de carne y albóndigas, así como en todos los entremeses a base de queso. Sus hojas, además tienen la gran propiedad de aplicarse sobre la zona afectada, como un efectivo anti inflamatorio natural. Se reproduce fácilmente por esquejes, en jardines y tiestos. Solo necesita riego y sol.

Nuez moscada. Se presenta generalmente entera o a veces molida. Se utiliza en todo tipo de salsas para carnes, pescados, mariscos y para darle el toque especial a la salsa bechamel, en guisos de pollo y sobre todo en repostería. Es una especia cara y no siempre se encuentra en nuestro mercado.

Pimienta blanca. También tiene dos presentaciones: en grano o molida. Es el grano ideal como adobo para encurtidos y muy indicada también como aderezo para carnes y guisos. Tiene un sabor moderado, suave y aromático. Ideal para sopas, carnes y salsas.

¿La cajita o el hospital?

¿La cajita o el hospital?

Me cuenta un amigo, cuyo nombre me reservo a fin de no perjudicarle, de un vecino “socio” suyo que trabaja en el Ministerio del Interior y que devenga, lo que aquí llamamos un sueldazo, que le confesó haber planteado por escrito en su centro de trabajo la siguiente queja:

“Gano 690.00 CUP, lo que aquí se considera un buen salario. En estos días pasaron por mi oficina tomando nota de los compañeros que estábamos interesados en comprar las cajas decodificadoras para la televisión digital, equipo éste, según nos explicaron, que tiene la función de convertir la señal digital en analógica, para aquellas personas que como yo (la mayoría), no podemos sustituir de forma inmediata los televisores menos modernos que poseemos.

Estas cajitas, según tengo entendido las hay de dos precios: cuestan 30.00 y 38.00 CUC, según sus funciones. Yo, desde luego, optaría por la más económica que, multiplicando su precio por 25.00CUP, como hacen en las tiendas, se convierte en 750.00 CUP y yo gano 690.00 mensuales, por lo que tendría que sacar de mi salario durante 3 meses 250.00 CUP, hasta completar el precio de dicha cajita, y arreglármelas como pueda durante esos 90 días , lo que significa que durante ese período de tiempo no podré comprar leche, carne de puerco ni vegetales y hasta descuidar un poco mi aseo, amén de que con los 440.00 CUP restantes deberé pagar cada mes el gas, la electricidad, el agua, el teléfono y algún que otro artículo de aseo esencial como el jabón de baño, lo cual sería imposible, porque sobrepasaría con creces mi magro presupuesto.

-¿Qué hacer entonces? ¿Conformarme a no ver más televisión, cuando llegue a casa, cansado después de una larga jornada de trabajo, por no poder adquirir la cajita, o en caso contrario, ir después de adquirirla, directo a un hospital?

Tres mentiras en una

Tres en una 2

Tres en una. Hace unos pocos años comenzaron a vender por la libreta de abastecimiento la sal envasada en unas bolsitas plásticas de 1 kilogramo de la cuota, que anteriormente venía a granel, una por núcleo de dos personas, cada 3 meses, lo que provoca que a la mayoría de los consumidores no le alcance . Al principio la sal venía blanca y fina, como si fuera de importación, pero eso, duró poco tiempo, hace ya bastante que está viniendo envasada en las mismas bolsas plásticas, que resaltan tres características del producto: fina, iodada y anti-humectante, pero en realidad es gruesa, sucia y de color gris además de húmeda. Se parece a la que es usada en la industria para curtir cuero.
Ayer justamente escuchaba por la radio, la noticia de que en Cuba se había oficialmente reconocido un laboratorio que actuará como garante de la calidad de los productos de exportación e importación. Esto era dado como un gran logro, ¡un notición! Entonces me acordé que ya en los años cincuenta, todos los productos que se consumían en nuestro país, especialmente aquellos que se importaban ostentaban como garantía dos sellos de calidad reconocidos internacionalmente: El sello de la Good House Kepping y el de la Universidad de Villanueva.
Durante más de tres décadas estuvimos comprando productos desnudos, o sea, sin etiquetas, sobretodo la pasta dental y el papel sanitario que venía sin envolver, por lo que de higiénico tenía muy poco. Espero que de ahora en adelante tomen en serio esta decisión, y optimicen la calidad de los productos garantizados o sencillamente, cambien los envases mentirosos como este de la sal y otros que existen en nuestro mercado y no sigan engañando al consumidor.

Sobredosis de purses.

Ante todo, disculparme por el quasi abandono en que he tenido mi blog, y aclarar que purses, es la palabra con la que internacionalmente son conocidos esos pequeños bolsos que yo confecciono, además de otros artículos de uso personal y ornamentario.
Uno de los motivos que más ha influenciado, ha sido entre otros, el gran cúmulo de trabajo al que me estoy enfrentando, a fin de tener suficientes piezas elaboradas para una exposición personal de patch-work que tengo en proyecto para fin de año, en una galería de Miami, a la que estoy invitada. También he estado un tanto limitada por la falta de acceso a Internet, debido a que uno de nuestros “benefactores” ha estado de vacaciones y mi economía no me permite acceder a los cibercafés, por sus altos precios.
He aquí fotos de algunos de los trabajos ya terminados,que spero les gusten. Más adelante prometo mostrarles otros, así como la información del lugar y fecha en que los mismos serán expuestos.

.
Purses 004

Purses 012

Purses 005

Purses 006

Purses 007

Purses 008

Purses 009

Purses 010

Nuevo robo organizado

El gran problema creado por el propio gobierno de mi planeta con la duplicidad de la moneda, ahora, con la nueva autorización de poder comprar en algunas tiendas TRD (recaudadoras de divisas) con cualquiera de las dos, se vuelto más complejo no solo para los clientes sino también para los empleados, que atienden la caja en estos establecimientos.

El otro día fui a La Mariposa en el Nuevo Vedado a comprar un refresco de cola, de los que cuestan 0.50 CUC, cuyo equivalente en CUP son 12.50. Yo llevaba para pagar 13.00 CUP, por lo que me tenían que dar de vuelto 0.50 CUP, pero como las cajas no tienen fondo en esta moneda sino solamente en CUC, no me podían devolver 0.05CUC, porque eso sería equivalente a 1.00 CUP, y por tanto me estarían dando 0.50 CUP de más. Al no tener moneda fraccionaria de menos valor, es el cliente el que pierde la diferencia. Decidí devolver el refresco.

Hoy vino mi amiga Mirta y me trajo el comprobante de pago de la compra que hiciera de un litro de aceite en esta misma tienda. Ella, indignada me contaba lo mismo que acabo yo de narrarles a ustedes. Nada, le dije: si el famoso personaje Cantinflas viviera hoy día en Cuba sería un ser totalmente anodino.

Estos nuevos dolores de cabeza y de bolsillo, por los que estamos teniendo que pasar los clientes y hasta los propios empleados de estas tiendas, a mi modesto entender, no constituyen más que una nueva modalidad de robo organizado.

Notaria 23 y J, La Habana

Después varios días de gestiones para subsanar omisiones cometidas por distintos funcionarios, a fin de inscribir oficialmente mi apartamento, según exige la nueva ley de la vivienda, he debido peregrinar por innumerables locales y oficinas, no solo a consecuencia de la fragmentación de la oficina central (una enorme y vieja casa subutilizada), sino a demás por la mala información que brindan al público que acude a éstas.

Finalmente hay que pasar por la Notaria a legalizar todos los documentos acreditativos. Acudí a la mejor, la más famosa, cuya ubicación es muy céntrica: La notaría de 23 y J en El Vedado, por donde han pasado casi todos los cubanos, a casarse, divorciarse, testar, hacer poderes, en fin, a todo tipo de trámites legales.

La misma se encuentra ubicada desde hace más de cinco décadas, en un bello edificio de los años cincuenta, cuyas soluciones arquitectónicas aún hoy son referencia de estudio en la carrera de Arquitectura.

He aquí las imágenes más recientes del que otrora fuera un hermoso edificio de oficinas y viviendas:

Cómodos asientos donde deberás esperar horas. Afortunadamente fui atendida por dos magníficas profesionales y una recepcionista agradable y eficiente.

A la Rigola yo no vuelvo más

Hace dos años, después de muchos trámites burocráticos, colas (filas) y esperas inútiles en Inmigración, la Embajada española y el Comité Militar de Plaza, logre´ que liberaran del servicio militar, por reunificación familiar, al hijo de una amiga que vive en el exterior, para lo cual me había dejado un poder legal.

Ahora, hace unos días ella, el esposo y su hijo, decidieron venir de vacaciones para visitar a la familia. Todo parecía transcurrir muy bien, pues la alegría del reencuentro con familiares y amigos paleaba las penurias económicas y el deterioro del país, muy notable para el que regresa después de un tiempo en el exterior.

Llegó finalmente la noche que marcaba el regreso a la “madre patria”, y entonces comenzó una nueva odisea.

Ya con el equipaje despachado y habiendo pagado el impuesto de salida del aeropuerto, 25.00 CUC por persona, el funcionario de Inmigración les comunicó que ellos dos (los padres) podían viajar, pero que el muchacho debía quedarse porque en la computadora aparecía como pendiente del servicio militar. Por supuesto, decidieron quedarse con el hijo, perdiendo los pasajes y el impuesto del aeropuerto, además del tiempo que debieron esperar a que les regresaran sus equipajes. Todo esto, más los nervios y disgustos ocasionados, por la incompetencia del sistema.

Muy temprano, a la mañana siguiente, los tres se encaminaron hacia el Comité Militar para aclarar tamaño error. Allí les dijeron como excusa, que el fallo lo había cometido un “vanguardia nacional” que, afortunadamente, ya no trabajaba con ellos. De ahí fueron para Inmigración para resolver la situación del muchacho.

Finalmente, después de más de cuatro horas de espera, porque el sistema de computación estaba fallido, salieron del lugar con el problema resuelto. Les ofrecieron disculpas, pero sin ningún tipo de indemnización.

Todo esto les ha traído como consecuencia perder los pasajes, no poder reincorporarse a sus trabajos en la fecha prevista y, al muchacho, la imposibilidad de realizar unos exámenes pendientes en su escuela para el 1 de septiembre, pues él y la madre solo consiguieron pasajes para el día 8 de ese mismo mes. Ante esta nueva situación, los padres regresaron al Comité Militar para que allí les dieran un documento justificativo de la situación por la que habían tenido que pasar, a fin de presentarlo en la escuela del hijo en España, a lo cual dieron respuesta negativa, aludiendo que ellos no estaban autorizados para emitir ningún tipo de documento como el requerido.

Finalmente, el esposo de mi amiga, que consiguió un pasaje, deberá viajar mañana para presentarse en su trabajo y tratar de explicar lo sucedido en la escuela del hijo, a fin de que le permitan examinarse a su llegada.

Hoy, cuando estuvieron de visita en casa, nos dijeron que esta experiencia les había hecho entender que, desafortunadamente, no tienen intenciones de volver a viajar a Cuba por mucho tiempo, al menos hasta que no se les olvide todo lo que han pasado.

Esto, contado así, a grosso modo, no parece gran cosa, porque para saberlo hay que experimentarlo en carne propia pasando por toda esta pesadilla. Es por ello que muchos cubanos, cuando finalmente vencen todos los obstáculos y absurdos y logran salir del país, se juran a sí mismos no regresar jamás, por temor a repetir las malas experiencias.

Mi amiga hoy, cuando se despedía nos dijo, recordando una vieja canción: “A la Rigola yo no vuelvo más”.

http://www.eset.com

¡Lo que cuesta comer!

Esta semana invité a un matrimonio amigo a almorzar. Yo tengo una jubilación de las más “respetables” de éste país: 340.00 pesos (CUP), de esos corrientes en que se pagan también los salarios.

Fui temprano en busca de los elementos e ingredientes necesarios para hacerles un menú criollo, pues ellos viven en el exterior y quería agasajarles con una “comidita típica”. Como éramos cuatro compré lo siguiente:

Cuatro plátanos vianda para hacer tostones, pagué 10.00 pesos por los cuatro, una libra de cebollas 30.00, una de pimientos 20.00, una de tomates 20.00, dos cabecitas de ajo 6.00, un aguacate 10.00, dos libras de arroz 10.00, una de frijoles negros 14.00, tres libras de bisté de puerco 120.00, tres libras de mango (uno grandote) 7.50. Después hice mi cola para comprar una libra de pan de flauta, que cuesta 10.00

Como podrán apreciar, un sencillo almuerzo para cuatro personas me costó solamente 257.50 pesos. Los invitados trajeron una botella de vino.

La comida quedó muy buena y pasamos un magnífico rato, pero como podrán apreciar, mis bolsillos se quedaron tambaleándose hasta el próximo cobro. ¡Ya ven lo que cuesta una sencilla comida en mi planeta

Indigna manipulación

Ayer lunes 28 de julio, leyendo en el periódico Trabajadores la intervención que hiciera Wendy Ferrer, pionera de sexto grado, en el acto central por la celebración del aniversario 61 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, celebrado en Artemisa, no pude menos que sentir vergüenza ajena e indignación, por la vil manipulación que evidenciaba el discurso leído por esta menor.

A mi entender, esas palabras y frases empleadas no eran características de una alumna de esa edad, y si así lo fueran, era aún más lamentable comprobar la terrible tergiversación brindada a nuestros educandos, donde se manifiesta una manipulación política, primando sobre la verdadera historia de nuestro país y lo que significa educar. Esto es realmente lamentable. Entiendo es un deber ciudadano aclararle a esta muchachita, o más bien a sus educadores, algunos de los aspectos muy sensibles, por cierto, manifestados en su intervención:

Yo estudié toda la primaria desde un maravilloso e inolvidable Kindergarten, como le llamábamos entonces a los actuales círculos infantiles, hasta sexto grado en una escuela pública, la Nro. 31 del Reparto Los Pinos. Nunca, en nuestra humilde escuela, faltó el desayuno escolar, como lo había en todas las escuelas públicas de entonces. Tampoco faltaron las libretas, que no olvido traían impresas en el dorso las tablas de multiplicar, sumar, restar y dividir, ni los lápices que nos eran entregados a todos los alumnos a inicios y mediados del curso. Por entonces se dedicaba a la educación pública el 22,3% del presupuesto de la Nación. Existía también la educación privada, con magníficas escuelas fundadas y dirigidas por grandes pedagogos.

El sistema educacional cubano contaba en la década de los años cincuenta con 20,000 maestros, todos titulados, y 500 000 alumnos. Esto consta en el censo y las estadísticas de la época, avalados internacionalmente. Jamás en la educación pública se discriminó a ningún educando por raza o religión. Si llama la atención hoy día la poca visibilidad de alumnos de la raza negra o mestiza en las escuelas públicas de entonces, se debía única y exclusivamente a que en los años cincuenta, según el censo poblacional realizado en el año 1953 (después estuvimos casi treinta años sin realizar otro), el 72,8 de la población cubana era de la raza blanca, el 12,4 negra y el 14,5 mestiza. Por entonces conformábamos una población de seis millones de habitantes. Las escuelas privadas eran las únicas que tenían el derecho de realizar matrícula selectiva.

Según mi tía, quien fuera una gran y respetada educadora, directora de Escuela Pública, los mejores maestros eran los que impartían clases en estas escuelas, debido a que el Estado pagaba mejores salarios que las particulares. También muchos de estos profesores, sobre todo los de especialidades como música, artes manuales e idiomas, igualmente impartían clases en escuelas privadas. Todo el amor que hoy día siento por la música, además de a mi familia, se lo debo a esos maravillosos profesores, que tuve en esta asignatura durante todos mis estudios primarios.

Obviar todo esto implicaría ofender no sólo a la educación cubana de entonces, que estaba considerada una de las mejor de Iberoamérica junto a las de Argentina, Uruguay y México, sino a todos esos grandes educadores cubanos que dieron lustre y prestigio a nuestro país, entre ellos, por solo mencionar algunos, pues la lista sería interminable, podemos nombrar a:

José de la Luz y Caballero, Rafael María Mendive, Enrique José Varona (maestro de juventudes), Max Figueroa, Camila Enrique Ureña, Mirta Aguirre, Gaspar Jorge García Galló, Raúl Ferrer, Carlos Rafael Rodríguez, Vicentina Antuña Tavío, Aurelio Baldor (cuyos libros aún son utilizados en escuelas de América Latina), Ana María Rodríguez, Añorga, Valmaña y muchísimos más que fueron formadores de nuestros más reconocidos profesionales.

Por esto no puedo dejar pasar por alto el señalar que, después de 1959, se establecieron decretos leyes que presionaron al magisterio cubano de manera tal, que provocaron el cierre de las escuelas privadas y el éxodo masivo de profesores, dañando a tal punto la educación, que se vieron obligados a improvisar maestros para educar a “los nuevos hijos de la patria”, dando como resultado el deterioro y decadencia de la educación en nuestro país, al primar la política sobre ésta. Muchos de nuestros profesionales, hoy en el exilio, no pueden olvidar las discriminaciones sufridas, debido a sus creencias religiosas o apetencias sexuales, en las universidades al triunfo de la revolución.

Por esta y otras muchas razones, es que sugeriría a esta pionera y a todos los niños de nuestro país, que no teman preguntar a personas capacitadas y aclarar sus dudas, buscando mucha información y siendo un poco más autodidactas. Lamentablemente, hoy día en nuestras escuelas priman la política y las consignas por encima del conocimiento.

Una mañana en el Tribunal

Una mañana en el Tribunal.

Después de haber tenido que averiguar por mi cuenta, gastando mucha suela de zapatos, cuál era y dónde estaba ubicada la oficina de registros correspondiente a mí área, para solicitar una certificación que, entre otros tantos documentos, exigían para inscribir mi casa en el Registro de la Propiedad, llegué finalmente a ella. El local, ubicado en una de las más intricadas y desbaratadas calles de La Habana Vieja, estaba oscuro y sin ventilación, el mobiliario muy precario llamando mucho mi atención, un único teléfono, con un candado de esos que se usan en las maletas, evidentemente para evitar que las empleadas del lugar hicieran llamadas.

Suerte la mía que yo conservaba una vieja copia del documento en cuestión, de lo contrario, dicho por la misma empleada que me atendió muy amablemente, por cierto, me hubiera tenido que dedicar yo misma, bajo la mirada vigilante de ellas, a buscar en aquellos grandes libros desencolados y amarrados con un cordel, cosa ésta que me podía haber llevado todo un día encontrarlo. Libros estos que no eran tan viejos, pero que evidenciaban las huellas del maltrato acumulado.

Una vez, realizada mi solicitud, debía esperar quince días para ir a recoger el documento al Tribunal. Cuando finalmente llegó la fecha señalada, me fui temprano a buscarlo y cuál sería mi sorpresa después de lograr subir a la oficina correspondiente, no sin antes haber pasado el disgusto de tener que dejar en la planta baja del edificio en una casilla, mi bolso con todas mis pertenencias. Lo hice bajo protesta claro está, pues nunca he entendido ni acabo de entender el por qué uno tiene que dejar en manos desconocidas nuestras intimidades. Les manifesté mi descontento y les dije que la misma desconfianza que ellos sentían por nosotros los clientes o usuarios, como quieran llamarnos, al hacernos dejar nuestros bolsos, yo la profesaba por ellos y que lo más justo sería si estamos obligados a hacerlo, confeccionar un inventario de las pertenencias contenidas dentro del mismo y después al recogerlo comprobar que no nos faltaba nada. Evidentemente no les gustó.

Finalmente subí a la oficina que me indicaron y resultó que la persona que debía entregarme el documento no había llegado aún, pues tenía problemas personales, me sugirieron que me diera “una vueltecita” y que regresara más tarde. Dediqué ese tiempo de espera en tomar algunas fotos sobre las destrucciones de los edificios colindantes al Tribunal.

Finalmente regresé y la empleada en cuestión ya había llegado, pero el documento que debía entregarme según indicaba la fecha de recogida, no estaba aún, por lo que tuve que esperar allí en la oficina casi dos horas a que lo confeccionara. Durante ese tiempo fui testigo de situaciones que como persona ajena a la entidad, no debieron ser dilucidadas en mi presencia. Una nota muy simpática fue cuando entró un trabajador de otro departamento citando para trabajo voluntario al día siguiente, y ninguna de las cinco empleadas allí presentes se anotó. Asimismo también presencié la desagradable protesta en voz alta de una señora que reclamaba haber pagado hacía dos días la fianza de su hijo y a éste aún lo mantenían preso. Esa señora lanzó en voz alta amenazas a los funcionarios allí presentes y ausentes, y dijo que si no le resolvían su problema de inmediato, ella se lanzaría desde la ventana de ese quinto piso y que ellos serían los responsables de su muerte.

Una vez que me entregaron mi documento debidamente revisado con sus sellos y cuños correspondientes, bajé para irme lo antes posible, y cuál no sería la sorpresa que me encontré abajo en la Recepción, al ver a la señora del problema con el hijo, tendida en el suelo, con muy mal color y apenas sin respirar, mientras el custodio y otros empleados trataban de revivirla aplicándole los primeros auxilios. Evidentemente a esta señora le había subido la presión.

Frida Kahlo

Frida Kahlo nació en Coyoacán, México DF, el 7 de julio de 1910. Hija de madre mexicana y padre alemán.

Cursó estudios en la Escuela Normal de Maestros y también de bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria, donde soñó con hacerse médico, hasta que un fatal accidente, destrozó su cuerpo, viéndose obligada a postrarse durante largos meses en cama así como recibir dolorosos tratamientos, situación ésta que la hizo interrumpir sus estudios de medicina.

En medio de su dramática convalecencia, su férrea voluntad y apego a la vida hicieron que se adentrara autodidácticamente, en las artes y misterios de la pintura, llegando a convertirse en artista y, posteriormente, valiéndose de sus conocimientos docentes impartir clases en la Escuela de Artes Plásticas, a pesar de sus grandes limitaciones físicas.

Desde sus primeras exposiciones se acusó su talento que siguió desarrollándose hasta culminar en una grandiosa obra plástica, que la convirtió en una de las pintoras mundialmente más famosas en su género.

Ella imprimió en su obra todo el dolor, el sentimiento y la sensibilidad que caracterizó su vida. El recuerdo de Frida va unido inexorablemente al del gran pintor muralista Diego Rivera, quien fuera su esposo, amante, confidente y mayor crítico y admirador. A pesar de una relación matrimonial un tanto controvertida, el arte los unió hasta el fin de los días de ella, quien falleció el 13 de Julio de 1954,

México rinde en este mes homenaje a quien ha ocupado un sitial de honor en las artes plásticas del Siglo XX. Yo también me sumo a esta conmemoración ya que ella es fuente inspiradora y presencia en mi obra de patchwork.

Frida Kahlo narró a través de sus pinceles estampas de su propia vida. La pintura de esta gran artista no se parece a la de nadie más. Ella, como bien señalara un día Diego Rivera, su esposo, “es el único ejemplo de la historia del arte, de alguien que se desgarró el seno y el corazón para decir la verdad biológica de lo que siente en ellos”.

La mayor parte de su obra es desconocida, pues se atesora en colecciones privadas y de amigos y el precio de sus cuadros es cada día mayor.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9982 (20140622) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Desde hace varios días no publico ningún post, pese a mis deseos de hacerlo y la preocupación por no llevarlo a vías de hecho.

Es cierto que el mundial de futbol robó parte de mi atención, pero no fue eso lo que me impidió escribir, sino el cúmulo de trabajo a realizar, ya que tengo en perspectiva una exposición de mis obras y eso conlleva mucho esfuerzo y dedicación, amén de las dificultades a sortear para poder conseguir los materiales adecuados.

No obstante, con todo respeto, no quiero dejar de comentar sobre la reciente visita y sus declaraciones en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en la mal llamada conferencia magistral, de la Sra. Margaret Chan, Directora General de la OMS (Organización Mundial de la Salud), donde expresó que, gracias al gobierno cubano, nuestro pueblo no consumía comida chatarra. También halagó la labor de la salud pública.

Yo, realmente, no comprendo cómo estas personas, que ocupan cargos tan relevantes en las Naciones Unidas (ONU), aceptan cómodamente, sin cuestionar, los informes dados por regímenes totalitarios, sin tomarse el trabajo de averiguar por otras vías y confrontar otras respuestas.

La mayoría sabemos que estas personas son atendidas en nuestro país por altos representantes y autoridades y son llevados a visitar siempre los mismos lugares, que obviamente están preparados para estos fines: un piso determinado del hospital Almejeiras, Biotecnología y La Castellana (Escuela Especial de enseñanza diferenciada), por solo mencionar algunos, además de que los llevan habitualmente por la 5ta Avenida de Miramar y nunca hacen paradas en lugares que no estén preparados para estos fines políticos.

¿Cómo es posible que el organismo máximo que rige a todas estas instituciones, la ONU, aún no se haya tomado la molestia de investigar más a fondo?

God Bless América

Mi tía es una de tantos miles de cubanos que no se cansa de dar gracias a esa Nación que la acogió y permitió salvaguardar la seguridad de su hijo adolescente, dándole a ella la oportunidad de trabajar y forjarse un futuro mejor y más seguro.

Aún así, ella no deja un solo día, desde su prolongado exilio que comenzó en 1961, de pensar en esa tierra maravillosa en la que nació, estudió y tuvo una linda familia, y la que nunca tuvo intenciones de abandonar, hasta que se vio obligada a hacerlo.

Dentro de unos días ella cumplirá 99 años y aún sigue soñando con regresar a una Cuba libre, aunque está consciente de que ese momento ya próximo quienes lo van a disfrutar serán sus nietos.

Feliz 4 de de julio a la Nación y pueblo de Estados Unidos de Norteamérica.

Ruta 27:¿ reses u ovejas?

El calor estaba de muerte, la parada de la ruta 27 colmada de público, por lo que se podía concluir que hacía mucho no pasaba una sola guagua. Preguntando a uno de los allí presentes, me comentó que llevaba esperando más de una hora.

No habían transcurrido cinco minutos de llegar a la parada, cuando de lejos vi asomar la anhelada “guagua fantasma”. Todos corrimos hacia ella, pues adivinamos las intenciones del chofer de no parar donde debía, cosa ésta ya habitual. Entre empujones, protestas y frases groseras logré subirme en el estribo, justo en ese momento me quedé desconcertada, porque la dificultad para entrar en ella era superior a la que ya conocía. Segura estoy que no he engordado -me dije a mi misma, entonces cogí mi bolso, que llevaba como de costumbre colgado en mi hombro, y lo coloqué delante de mí. En ese instante me percaté, que la estrechez para acceder se debía a que habían colocado a ambos lados de los dos escalones de entrada, que te dan acceso a las “entrañas del monstruo”, unos tubos de hierro, como los que se ponen en los corrales para guiar las reses hacia el matadero.

Dirigiéndome al chofer, que en esos momentos dejó el volante y, parado al lado de la alcancía, intentaba cobrar, protesté en voz alta para que me escuchara, ya que los de atrás me empujaban groseramente, temiendo quedarse: El que diseñó este artefacto -dije, pensó que los pasajeros éramos reses que íbamos al matadero, sin darse cuenta que ya aquí no hay reses, sino solo ovejas. Nadie ripostó, todos siguieron empujando y dando codazos, hasta que finalmente, apretujándose, lograron subir. Entonces el chofer cerró las puertas y partió a toda velocidad, para dar un espantoso frenazo dos cuadras después, ante la luz roja del semáforo de la calle Paseo que nos sacudió a todos, nos revolvió y cuando arrancó de nuevo, nos repartimos dentro del bus como fichas de dominó.

El “cerebro” que diseñó estos horrendos artefactos ortopédicos, que no son más que barreras tecnológicas, no tuvo en cuenta para nada la seguridad de los pasajeros, pues de haber un accidente o un fuego, los mismos tendrían gran dificultad para ser evacuados. Tampoco consideraron la incomodidad de las personas minusválidas que tienen que usar muletas, o las muy gruesas que apenas logran, sin lastimarse, intentar subir al ómnibus, o las que viajan con niños en brazos. Si el objetivo es asegurar que el ciudadano pague el pasaje, la solución debiera ser la venta previa de tickets, lo que además evitaría que el chofer se apropiara del (vuelto) cambio correspondiente. Esta es otra dificultad sin resolverse, pues cuando usted paga con un peso (escasea el menudo), el viaje que cuesta cuarenta centavos, el chofer se queda siempre con el resto.

Cada día que pasa recibimos el peor de los tratos en los servicios públicos, pero como la mayoría lo aceptamos dócil y calladamente, las autoridades se han llegado a creer, que realmente somos animales y como tal nos tratan.

No es lo que parece.

En mi planeta lo más anormal, es normal. Por eso, cuando salimos de compras ya bien sea en las tiendas esas que están oscuras, poco ventiladas y con apenas unos productos en oferta en pesos cubanos CUP (los otros también lo son), o en esas otras recaudadoras de divisas CUC, iluminadas, con aire acondicionado y un poco más de productos, nos encontramos a cada rato con algunas sorpresas.

Hace unas semanas, un amigo que nos visitó nos trajo de regalo unos exquisitos palitroques, que comprados en una de las tiendas Silvain. Éstos venían envasados en un enorme sobre plástico que sobrepasaba con creces el tamaño del producto. Cuando me detengo a observar el sobre donde venían, era de Caribean Queen, donde normalmente son envasados mariscos.

La semana pasada tocó a mi puerta un conocido vendedor de “bolsa prieta”, para ofrecerme colas de langosta. Éstas venían dentro de un sobre plástico idéntico al de los palitroques.

Nada de esto es de extrañar, pues son “detalles” que nos vienen sucediendo desde hace un montón de años, a los que al parecer estamos habituados y asumimos como algo normal.

En los años ochenta algunas recetas médicas venían escritas en el reverso de una etiqueta de leche condensada soviética. También por esos años era muy normal que el shampoo Fiesta (el único que había), viniera en los mismos pomos color ámbar donde se envasaba el salfumán. También por entonces existían los llamados productos convoyados (esos que no tenían fácil salida), es decir, si necesitabas un desodorante éste venía acompañado de un machete y una latica de betún de zapatos, tenías que comprar los tres pues estaban “convoyados”. Esta etapa afortunadamente se superó a mediados de los años noventa cuando se despenalizó el dólar y se abrieron las tiendas recaudadoras de divisas.

Pero aún seguimos padeciendo de los envases inapropiados para algunos productos que están a la venta en ambas monedas. ¡Qué le vamos a hacer, ya sabemos que el socialismo no es perfecto! En lo que sí estamos claros, aunque el compañero Murillo insista en decir lo contrario, es que en manera alguna, ésta opción no es la que nos guste a los cubanos y si lo duda, entonces, cuando pase en su flamante auto por delante de las embajadas de los distintos países, que disminuya la velocidad y baje los cristales oscuros de las ventanillas para que observe las grandes colas de ciudadanos que se agolpan frente a los consulados, pidiendo visa para “escapar”, muchos de los cuales acuden también a llenar las plazas al “llamado de la revolución”. Como podrán concluir: No todo es lo que parece.

¿Qué extraña más un cubano?

Según el diccionario Larousse, extrañar es: sorprenderse, encontrar algo extraño por ser nuevo, echar de menos, maravillarse…

El cubano de la isla extraña los cines con aire acondicionado y sus estrenos semanales que nos llegaban “bien fresquitos” de todas partes, sobretodo de “allá enfrente”, las cafeterías con su popular y tan habanero café con leche, con tostadas de pan en tiras alargadas con mantequilla, los bares y bodegas, donde por un módico precio adquirías un sandwich bien surtido o una rica galletica preparada, aquellos exquisitos cafés de a 3 centavos, a la venta en casi todas las paradas de ómnibus, la famosa frita cubana, igualmente barata y deliciosa, hecha de carne de res y de cerdo molida, y servida en pan suave, redondo, con anillos de cebolla y abundantes papitas a la juliana, los tamales (pican-no pican) calentitos, acabaditos de hacer, los batidos de frutas naturales en los puestos de chinos, la Navidad, el Malecón, donde acudías a refrescar en las noches de verano, o a ”cazar olas” en cuanto entraban los primeros nortes, ir Rampa arriba-Rampa abajo charlando con los amigos, pero sobre todo añoramos aquel rico arroz con pollo dominical adornado con pimientos morrones y aceitunas, compartido en familia. También el guarapo con hielo picadito, de venta en kioscos diseminados por toda la ciudad, los puestecitos de ostiones con limón, que ingerías al pasar, los buñuelos con “melao de caña” en casa de la abuela, aquellos clubes de barrio con sus fiestas para niños y adultos, los de la playa con sus té bailables todas las tardes a las seis, casi siempre con orquesta o grupo en vivo, en fin, tantas y tantas opciones que fueron quedando atrás a partir de los abruptos cambios políticos del 59.

Ahora bien, ¿qué echa de menos, según he podido indagar, el cubano que se ha visto obligado a emigrar en estas últimas cinco décadas? El Malecón, la Rampa, las comidas familiares, el sabor de la guayaba y el mango (dicen que no es igual al de aquí), el barrio, los chiflidos (silbidos) utilizados para llamar a los amigos, sin necesidad de tocar el timbre en sus puertas y otras más que, aunque reemplazables fuera de Cuba, por buenas que éstas sean, no tienen el mismo “sabor”.

Quiero señalar con esto, que la nostalgia y la añoranza no son patrimonio exclusivo de la diáspora cubana, también es además frustración por los “buenos tiempos” que nos afecta a todos los que, por diversas razones o motivaciones, hemos decidido quedarnos en esta isla cautiva.

El haber dividido en dos el corazón de la nacionalidad cubana, nos mantiene en un constante vagar por aquí y por allá, en busca de una buena “cola loca” que nos permita pegar de una vez por todas, estas piezas de nuestro “corazón partío”, a lo Alejandro Sanz. Hoy nos corresponde a todos unir nuestros esfuerzos y seguir luchando hasta conseguirlo.

El fantasma de una muerte evitable

Da dolor y vergüenza ajena transitar por la Avenida de los Presidentes, más popularmente conocida como Calle G, y al llegar al enorme monumento erigido al presidente José Miguel Gómez, que afortunadamente se mantiene firme y erguido, tornar la mirada hacia la derecha, y observar con estupor, ese enorme esqueleto cual fantasma, que fuera el Hospital Pedro Borrás, el más grande exponente en estilo art decó en América, destinado a la salud, obra de los arquitectos Govantes y Cobarroca, cuyo similar en estilo y uso, no tan grande, se encuentra en la ciudad de Chicago, Estados Unidos, en perfectas condiciones y brindando servicios médicos, víctima el nuestro del abandono y la desidia gubernamental, quien provocara su penoso estado actual.

Los medios oficialistas achacan su deterioro a deficiencias estructurales que jamás existieron, pero no hablan de las detonaciones hechas en la acera de enfrente, en las faldas del Hospital Calixto García, cuando la fiebre de explosiones para construir túneles, ordenadas por la nomenclatura dirigente, contagió a toda la ciudad, las que muy posiblemente hayan provocado algunas lesiones en su estructura. Tampoco nunca se le dio mantenimiento adecuado ni se resanaron los daños ocasionados al mismo, a pesar que hace más de treinta años un grupo de arquitectos, preocupados por la conservación de este patrimonio, presentaran proyectos ( que yacen engavetados) para la restauración y salvación del mismo.

Este coloso de la salud se mantuvo cerrado y en total abandono, siendo víctima de la desidia burocrática, ocupantes ilegales, depredaciones y robos en sus instalaciones. Ahora levita manteniéndose en pie, en estática milagrosa, presto en cualquier momento a desplomarse y caer finalmente, convirtiéndose en un fantasma cuya muerte pudo evitarse. Un valor patrimonial más perdido, al igual que la del emblemático edificio Alaska, en esta misma barriada, cuya responsabilidad recaerá históricamente sobre las mismas autoridades que nos han estado gobernando durante estos cincuenta y cinco años.

Si no se toman medidas urgentes para la restauración de estos grandes exponentes de nuestra arquitectura, también tendremos con dolor que presenciar la muerte del edificio de apartamentos López Serrano, así como del Hospital de Maternidad América Arias, ambos ejemplos también del más refinado art decó que se encuentran en precarias condiciones.

Mediante este medio estoy haciendo un llamado urgente a la sensibilidad de aquéllos en cuyas manos está poder encaminar y solucionar esta situación, que afecta a todos los cubanos en general y a nuestro patrimonio arquitectónico e histórico en particular.

la otra cara de la moneda

Ella es una bella mujer, menuda, simpática, muy inteligente, con gran sentido del humor y hasta con cierta ingenuidad, que la hace aparecer aún más joven de lo que es. Además, Licenciada y Máster en ciencias, con muchos méritos científicos acumulados en su larga carrera.

Vive en el corazón de El Vedado, en un edificio desde donde en otra época se observaba una bella vista del que otrora fuera uno de los parques deportivos arquitectónicamente más importantes y hermosos de nuestra ciudad, con un mar azul degradée casi siempre sereno, como telón de fondo.

Este parque, como toda la ciudad, incluyendo, claro está, el edificio donde ella reside, se han ido deteriorando con el paso del tiempo y la desidia gubernamental, al punto de convertirse en fantasmas de una reluciente época que ya pasó. Como quiera que el mismo fue remodelado y completado en 1960, hasta conformar sus cinco zonas: parqueo, estadio, gimnasio, piscina, área infantil y tabloncillo de baloncesto y volibol, con gradas para 1 020 espectadores, donde el arquitecto Octavio Buigas se lució con la solución de las espectaculares gradas que albergaban 3 150 personas, cubiertas con una ligera estructura de “cáscaras abovedadas” de hormigón de 125 metros de longitud, “emparentadas” con las del famoso hipódromo de la Zarzuela en Madrid.

El balcón de ella queda justo enfrente de este hoy lastimoso panorama. Vive sola y trabaja en un hospital, por lo que durante más de ocho horas diarias se ve obligada a abandonar su hogar, temiendo a los delincuentes que se refugian en dichas gradas. Ella, cuando está en casa, suele asomarse al balcón en diferentes ocasiones disfrazada, unas veces de bombero, otras con gorra y traje deportivo o con sombrero y gafas, pensando de esta manera despistar a ese elemento que tanto teme, con el objetivo de que éstos crean que en su apartamento viven varias personas y no se les ocurra planear nada torcido contra ella. Según me explica, allí, debajo de las gradas que están cayéndose a pedazos, viven “homeless”, drogadictos y todo tipo de “personajes”, que hasta realizan peleas de perros clandestinas, sin que la policía trate de impedir estos actos delictivos, puesto que, por lo que ella y los vecinos han podido observar, no sólo son cómplices, sino también partícipes. Mientras que en nuestro país los Medios “ensalzan” la disciplina, el orden y la honradez socialista, esto no muestra más que la otra cara de la moneda.

La verdadera liberación de la mujer cubana

Estudiantes universitarias en los años 30.

Mucho se habla y divulga por los Medios en nuestro país, sobre los “logros” obtenidos por la mujer cubana después de la revolución. Pero de lo que no se dice ni una sola palabra al respecto, es sobre las ventajas sociales, políticas y económicas alcanzadas por nuestra población femenina antes del año mil novecientos cincuenta y nueve del pasado siglo.

Para ello vamos a remitirnos a algunos datos muy reveladores del “Censo de Población y Electoral de 1953”, último realizado durante la República, publicado y editado por P. Fernández y Cía. Estos censos se realizaban aproximadamente cada diez años.

Población total del país: 5, 829,029 (2, 985,156 varones y 2, 843,874 hembras).

Asistencia a la escuela de 5 a 24 años: (428, 334 varones y 411, 861 hembras).

Ultimo grado aprobado: Bachilleres 88,562 (54,121 varones y 34,441 hembras). Universitarios 53, 464 (35,967 varones y 17,497 hembras). Existía un promedio de 3,8 universitarios por cada 1000 habitantes. Cuba ocupaba los primeros en lugares en Iberoamérica junto con Argentina, México y Uruguay.

Como dato interesante podemos decir que, en el año mil novecientos cuarenta todos los que ejercían el magisterio eran titulados, condición única entre todos los países de América Latina.

Nuestro país contaba entonces con uno de los índices más bajos de analfabetismo en nuestro continente: 23,6% (41,7% rural y 11,8 urbano).

Asimismo, podemos señalar que Cuba pasó a ser en el año mil novecientos dieciocho, el primer país en Latinoamérica en reconocer el derecho al divorcio de parejas en conflicto. También debemos agregar que en la Constitución de mil novecientos cuarenta, se reconoce por primera vez en Iberoamérica, el derecho al voto de la mujer, la igualdad entre ambos sexos, el derecho de la mujer al trabajo, el derecho a abrirse cuenta bancaria y a hacerse pasaporte, además de otorgársele la potestad sobre sus hijos.

De la población económicamente activa, en mil novecientos cincuenta y tres el 22% lo integraban féminas, además de contar con una fuerza de trabajo en labores profesionales, donde el 16% eran mujeres y el 3% varones.

Como se puede observar claramente en estas estadísticas, la participación de la mujer se hacía cada vez más presente.

Para ello, es bueno destacar que en la misma medida que se hacía más activa esta participación del “sexo débil” en la vida del país, se fueron implementando servicios de mensajería a domicilio, tales como la entrega de leche, pan, agua mineral, facturas de alimentos, productos farmacéuticos, tintorería, lavandería, etcétera, que aliviaban extraordinariamente a la mujer en sus labores domésticas, pudiendo dedicar más tiempo a la atención del hogar y a la educación de sus hijos.

Creo, sin temor a equivocarme, que podemos asegurar que ya la mujer cubana había sido liberada en la etapa republicana, y su igualdad de derechos cívicos, sociales, políticos y laborales estaban en pleno ascenso.

Matrimoniarse pa´emigrar

La bodaMe cuenta una amiga, que ha tenido que servir de testigo en los respectivos matrimonios de dos hermanos cubanos amigos suyos con dos desconocidos extranjeros, “recomendados” por otras personas, que ya han utilizado esta tortuosa vía para viajar, la siguiente historia:

El primer enlace se realizó entre la cubana y el extranjero, el segundo entre el hermano de ésta y una extrajera, incluso de más edad que él. Mi amiga, que ha sido testigo y partícipe en ambas ocasiones, también, por cuestiones de solidaridad se ha visto involucrada en los preparativos “escenográficos” de ambos himeneos: la presentación de más de cincuenta fotos, donde aparezcan las de los festejos de las nupcias, para lo cual se vieron en la necesidad de armar tremenda “escenografía y atrezo”, ya que la novia y el novio pertenecen a una religión que les prohíbe beber alcohol (aunque, al parecer, no mentir), por lo que tuvieron que darse a la tarea de conseguir latas de cerveza vacías y rellenarlas con agua, así como comprar dos panetelas, unirlas con un poco de merengue casero y ponerle la “parejita de muñequitos” encima, a fin de decorar la mesa para las fotografías que presentarán como pruebas.

También ella me cuenta que, como estos hermanos no disponían de dos casas para realizar las fotos familiares, cuando escenificaron la segunda boda, se vieron obligados a pedir prestados a los vecinos algunos de sus muebles a fin de redecorar la sala, además de cambiar adornos y cuadros del dormitorio para ésta, con el objetivo de que parecieran dos casas diferentes.

Además de todo este teatro (estamos en Mayo Teatral), me platica sobre el dineral que ambos hermanos han tenido que soltar en la Notaria Internacional, donde conocen perfectamente de estos trucos y hasta les ofrecen algunas “sugerencias” a los clientes. Además del “platal” (todo en CUC y dólares) que tienen que seguir soltando al respectivo dúo de extranjeros que se han prestado para este negocio, corren el riesgo que la Embajada del país en cuestión no “se trague” todo este embrollo y les niegue la tan anhelada visa.

Este no es más que uno de los tantos sainetes, en que se ven envueltos la mayoría de los cubanos que aspiran a “escapar” por un tercer país, arriesgando una enorme cantidad de dinero, producto casi siempre de la venta de sus hogares y, en el peor de los casos, hasta la vida, con la meta final de pisar, a cualquier precio, el “territorio enemigo”, antes que quiten la Ley de Ajuste Cubano, comentario éste que se ha convertido ya en un rumor nacional.

La Isal del Encanto

Conocer a alguien a través de las redes sociales puede acarrearnos sorpresas muy agradables o, en ocasiones, todo lo contrario. Yo he tenido la fortuna de establecer muy buenas relaciones y contactos mediante mi blog, twitter y facebook, muy a pesar del restringido acceso que tengo a la Internet.

Una de mis más fieles seguidoras durante estos casi cinco años de haber abierto “porelojodelaaguja”, es una maravillosa cubana radicada desde principios de los años sesenta en Puerto Rico, quien no sólo me ha brindado apoyo, además ha confiado en mí, al cursarme una invitación para conocernos personalmente, alojándome en su casa.

Durante estos años de contacto mediante las redes sociales, nos fuimos identificando, coincidiendo grandemente en nuestros criterios, cuestión ésta que nos hizo compenetrarnos profundamente.

Mi breve estancia en la hermosa “Isla del Encanto”, así como mi convivencia con ella y su encantadora familia en Palmas del Mar, donde residen, me propició el placer de contactar muchas personalidades relacionadas con las artes y la literatura, en este paradisíaco lugar, y participar como artista invitada a una gran subasta “Meet the Chefs” Forest Fundraising Auction, que se realiza todos los años para promover y financiar el cuidado de la foresta endémica de este bendecido lugar. Para dicho evento tuve el honor de donar una de mis obras en patch work, titulada casualmente “Foresta”.

El tiempo, “cruel enemigo”, transcurrió demasiado rápido, como suele suceder cuando estamos disfrutando algo a plenitud. Tuve que dejar a mis nuevos amigos de esa maravillosa isla y marcharme llena de lindas imágenes, mucho cariño, agradecimiento y grandes ansias de regresar, aún sintiendo sonar en mis oídos el lindo canto de sus “coquís”.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9805 (20140515) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9805 (20140515) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Sarasota

Mapa del complejo Ringling.

Aún recuerdo con mucha alegría los circos de mi infancia, pero sobre todo al maravilloso y espectacular Ringling, que solía llegar a nuestro país en diciembre con una gran representación del mismo, acampando primeramente en el antiguo Palacio de los Deportes, ubicado en las calles Paseo y Primera, frente al mar, y posteriormente, a finales de los años cincuenta en la entonces flamante Ciudad Deportiva.

Carmen, puntual como es costumbre en ella, vino a buscarme a las 5 am. para ir juntas hasta el punto de reunión, desde donde saldría el ómnibus que nos llevaría desde Miami a Sarasota. Fuimos las primeras en llegar, incluso antes que el transporte asignado, porque ambas somos así, súper cuidadosas con los compromisos. Poco a poco fueron acudiendo todos los demás excursionistas, hasta completar el cupo.

La encargada de organizar dicha excursión es una “cubanaza” muy simpática y activa, con gran amor por las artes, que se especializa en programar este tipo de viajes, todos con un fin cultural. Así, entre anécdotas, risas y cantos, incluyendo interesantes rifas de libros y pequeñas pinturas realizadas por algunos de los participantes de este paseo, donde había escritores, una poetisa y hasta una pintora, realizamos este largo viaje que se hizo muy ameno.

Llegando a Sarasota, procedieron a colocarnos las manillas identificadoras y entregarnos mapas del hermoso lugar, para que cada persona eligiera libremente la compañía deseada y el punto por donde comenzar el recorrido, a través de todo este grandioso complejo cultural, mayor atractivo y orgullo de esta ciudad, en que han devenido la mansión, la pinacoteca, el teatro y demás predios que pertenecieron a la familia John y Mable Ringling, que éstos dejaran como legado patrimonial, y que desde el año 2000 se encuentra bajo la tutela de la Universidad Estatal de la Florida.

Todo, absolutamente todo, me impactó por su grandeza y esplendor, pero lo que más me asombró por su enormidad y nivel de detalles, fue la impresionante maqueta de la gran industria circense que dio vida a este imperio familiar, cuyos espectáculos disfruté cada invierno en mi querida Habana, hasta el año cincuenta y nueve.

La mansión familiar, llamada “Cad ´Zan” por sus dueños, que en dialecto veneciano quiere decir “la casa de John”, fue construida por el arquitecto Dwight James Baum en 1924, al estilo barroco veneciano, impresionante por su lujo y excelente estado de conservación.

Otra de las grandes atracciones es el Museo Pinacoteca, donde se exhiben colecciones de los más afamados pintores europeos: El Greco, Rubens, Velázquez, Veronese, Gainsborough y otros importantes maestros. El edificio está rodeado de espléndidos jardines, donde las esculturas parecen estar disfrutando del maravilloso entorno. También visitamos el teatro Asolo, construido en 1798, desmontado y traído desde Italia para ser añadido al complejo Ringling en 1948, convirtiéndose en el único teatro el Siglo XVIII que existe en Estados Unidos de Norteamérica.

Regresamos ya bien entrada la noche, satisfechas y exhaustas de tanto caminar y disfrutar de este bien organizado y ameno viaje, a uno de los rincones más interesantes de este hermoso Estado de La Florida.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9690 (20140417) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Un reencuentro con Carlos III

A pesar de este título, no se trata esta vez de un tema histórico, sino más bien “histérico”.

En la Avenida de Carlos III, cuyo nombre trataron inútilmente de cambiar por el de Salvador Allende, aún retirando de ésta, la figura escultórica del Rey de España que daba nombre a esta importante arteria de la capital habanera, que comienza en la calle Belascoaín y termina en la Avenida de la Independencia (Rancho Boyeros), se encuentra ubicado un importante mercado que lleva el nombre de la famosa avenida, construido en los años cincuenta, devenido posteriormente en mall (complejo de pequeñas tiendas).

Estando de regreso a “mi planeta”, fui en busca de algunos artículos que ya empiezan a dificultarse en las tiendas recaudadoras de divisas, que probablemente encontraría en ese lugar. Estando en esta faena, de pronto oigo a un matrimonio hablando en voz alta, con la consabida intención de ser escuchados. Debatían entre ellos el tema de la escasez de alimentos. Pronto comenzaron a rodearles las personas que allí se encontraban, haciéndole grupo. De pronto, la señora, entrada ya en años, dirigiéndose al improvisado auditorio, comenzó a señalar a algunos de los más jóvenes allí presentes, haciéndoles la siguiente pregunta: ¿Tiene usted prótesis­ dental?, a lo que todos los interrogados contestaron positivamente. Entonces, dirigiéndose nuevamente al improvisado público, la señora afirmó: “Me lo imaginaba, pues a todos ustedes, por la edad que aparentan tener, les quitaron la leche a los siete años y posiblemente ninguno nunca masticó un buen bisté”.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 9690 (20140417) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Rampeando por el Design District de Miami.

Haciendo caso omiso a la propaganda anti USA en mi planeta, llegue a Miami con mi mente abierta, gracias a mis esporadicos contactos con las redes sociales y a mi misma. Ayer tuve un maravilloso encuentro con alguien con quien comparti unas pocas veces en nuestra Cuba de adolescentes, y a quien no veia desde 1959, pero con  quien he mantenido comunicacion a traves de mi blog y de FaceBook.Fue como si los sentimientos mutuos hubieran hecho un zurcido invisible sobre aquella rasgadura hecha en nuestro tejido sentimental.

Pasamos toda una jornada maravillosa visitando lugares nuevos para mi y, gracias a la destreza de su esposo como improvisado cicerone al timon,nos permitio a ambas incluso, descubrir juntas ciertos recodos miamenses.

El Design District me impacto, no solo por la belleza de sus graffitis, sino por la genialidad de convertir un sector venido a menos, en maravillosas galerias de arte, tiendas, studios, todos decorados con hermosos exponentes de tan popular arte.

No pude menos que evocar con tristeza comparativa aquellos lugares otrora deslumbrantes por su arquitectura y funciones, convertidos ya en ruinas, “por obra y desgracia” del desgobierno de mi pais.

Aquella verdad sobre el “milagro economico cubano”que nos ocultaron por tantos años, debido a la falta de informacion y a la imposibilidad de viajar fuera de nuestras fronteras, gracias a la Internet, ha ido saliendo de la oscuridad totalitaria para imponerse.

Asi como reencontre a mi amiga, halle finalmente la eñe, en esta tecnologia prestada, pero sigo aun buscando los acentos. Excuse me.

Otro sueño realizado

Salimos muy temprano de Miami, que en lengua Tequesta, la de sus primitivos habitantes significa “Lugar de muchas aguas”,mi amiga, su hija y yo, rumbo a Key West. Todo el trayecto fue sorprendentemente rápido, gracias al magnífico estado de sus carreteras.

Hicimos nuestra primera parada en Isla Morada para almorzar en Wahoo’s, un típico restaurante de madera, anclado en la costa, donde decenas de pelícanos dormían una apacible siesta sobre los yates allí fondeados.

Después de disfrutar de un sabroso y frugal almuerzo marino, a base de ostiones y pescado, continuamos hacia nuestro destino.

El paisaje de aguas azules a ambos lados de los puentes, salpicado de  pequeños islotes verde esmeralda, trajeron a mi memoria aquellos famosos cuadros del pintor cubano Tomás Sánchez, donde el agua juega un papel protagónico.

En el auto, mientras hacíamos coros y palmas a la música de Arrebato y la canción “Puentes” de Ricardo Arjona http://www.youtube.com/watch?v=jMJMxtySmm8 nos sacaba las lágrimas, llegamos al impresionante Puente de las 7 millas a cuyos lados subsisten en milagrosa estática las viejas estructuras de hierro y madera, por donde transitaba antaño el viejo ferrocarril que conectaba el sur  de la Florida con Cayo Hueso.

Así, embriagadas por nuestra propia alegría, llegamos finalmente, cargadas de mucha energía, a Key West.

Después de disfrutar a nuestro aire, de  sus antiguas edificaciones, hoy casi todas museos, sus cuidados parques y bellos y lujosos hoteles, nos encaminamos hacia la calle Duval, arteria principal de la ciudad.

Hicimos un rápido recorrido por los sitios de mayor interés turístico y cultural: el Club San Carlos, en cuyo recinto aún se respira la impronta martiana, la casa de Ernest Hemingway donde todavia habitan los descendientes de sus gatos de seis dedos. En el Margaritaville, lugar donde degustamos su famoso coctel escuchando la música de Jimmy Buffet, galerias de arte, tiendas de souvenirs, hasta que hicimos un alto para tomarnos un exquisito café en  Croissants de France, una pasteleria familiar desde 18…

Después nos tomamos la típica foto en el lugar que marca las 90 millas a Cuba, mientras fantaseábamos con futuros puentes que acorten de una vez por todas esta distancia que cruelmente separa nuestras dos orillas.

Ya de regreso pasamos a buscar nuestro auto, aparcado en frente de la Hermosa y ecléptica masión de la familia López Ramos, la “southernmost house” (la casa más al sur de EEUU), como se la conoce, para decirle un hasta luego a este maravilloso lugar.

Puentes de amor

Desde mi llegada  hace dos semanas, a este otro pedazo de Cuba llamado Miami, no he tenido practicamente un momento libre, tratando de llenar con alegres reunionesy largas conversaciones, el vacio dejado por las  dos decadas transcurridas desde mi anterior visita.

He tenido el honor y el gustazo de haber sido invitada a prestigiosos programas de radio y TV, asi como poder ponerle rostro a todas aquellas voces, ya para mi tan familiares, recibidas a traves de la radio, desde  el grato “insilio voluntario” en mi apartamento del Nuevo Vedado. Sobretodo, volver a ver a aquellas personas tan queridas, que de pronto desaparecieron de nuestro paisaje cotidiano.

Mi reencuentro con parte de nuestra cultura importada por nuestros compatriotas a esta otra orilla, ha renovado mi espiritu. Es cierto que, muy a pesar mio, tengo un poco abandonado mi blog, pero mi viaje “ligera de equipaje”, me ha hecho que dependa de la tecnologia ajena (moviendome entre virus y faltas de signos de puntuacion), cosa esta que me limita un tanto, y por lo que ofrezco disculpas a mis lectores .Me siento muy bien acogida donde quiera que voy, y en mis “fantasias romanticas”,  imagino un archipielago de puentes tolerantes  y reconciliatorios, uniendo nuestras dos orillas por siempre: Puentes de amor, tan necesarios para todos los cubanos.

Desconexión.

Los últimos días últimos del pasado año y primeros del presente, he estado como en un limbo sin noticias del exterior, excepto alguna que otra vez que, pegando bien mi oído a la radio y haciendo abstracción del “taca taca” de la interferencia, he logrado escuchar fragmentos de programas de la emisora Radio Martí, así como algún que otro correo recibido del exterior, como ese que me enviaron con la loca lista de autos y precios, que el gobierno cubano pretender vendernos, a una población que se le dificulta enormemente poder comprar un litro de aceite de oliva por el alto precio del mismo.

¿Por qué no dedicar recursos a resolver el gran problema de la vivienda en vez de traer autos que por sus marcas y precios, hacen sospechar de ciertos turbios negocios ocultos detrás de los mismos , ante la locura que significa pretender venderlos en nuestro país? ¿Dónde están los talleres y las piezas, así como el personal capacitado para darle mantenimiento a éstos, en caso de que algún loco se decidiera a comprar un auto en vez de un apartamento por el mismo precio?

Estoy desesperada porque nuestros amigos que solidariamente nos regalan unas horas de Internet a la semana, terminen sus bien merecidas vacaciones y podamos volver a conectarnos con el mundo real.

Matiné y tanda de fin de año.

Mi amiga emigró hace 20 años, “se fue sin decir adiós” como dice la letra de la popular canción, pero yo la comprendí. Ella solía comentarme: Este país está siendo tragado por la desidia.

Para sorpresa mía, la noche del 25 sonó el teléfono. Era su hermana que me decía: “Adivina a quien tengo aquí que quiere hablar contigo”. Inmediatamente su nombre afloró a mis labios. Fue un verdadero impacto.

Ayer 31 de diciembre quedamos en encontrarnos en un restaurante privado del Vedado, uno de los pocos abiertos este día. Mi amiga es muy despistada y estuve esperándola durante más de dos horas. En ese tiempo me cayó encima tremendo aguacero presagio de un norte, no el que yo quisiera, pero en fin, un norte. Mucho calor, lluvia y después una brisa maravillosa.

Al encaminarnos hacia el restaurante pasamos por las ruinas de lo que fuera el histórico y emblemático Hotel Trotcha, donde estuvo hospedado el Generalísimo Máximo Gómez, antes de instalarse en la Quinta de los Molinos. Allí le tomé fotos a mi amiga y le dije: Ya ves, por el mismo precio de un pasaje a La Habana, puedes hacerte a la idea de que en tu itinerario hiciste un alto en Grecia para visitar sus antiguas ruinas.

Almorzamos muy frugalmente, pues el único Paladar que encontramos abierto era precioso, pero sus precios muy altos, cuidando del dinero de mi amiga, porque ella no es “millonaria”, como creen muchas personas de aquí de los que están allá. Sólo pedí un entrante, un refresco y un helado, ella me siguió y ordenó lo mismo.

La añoranza de los buenos tiempos encaminó nuestros pasos hacia el Hotel Riviera. Ambas quedamos bien impresionadas al ver su estado actual. La emoción no nos permitió ver detalles que después al irnos observamos: goteras, manchas y algún que otro descascaro en los muebles. No había nadie en el lobby, tampoco en las cafeterías. Parecía un hermoso desierto y sólo unas pocas personas disfrutaban en la piscina. Este hotel es administrado por la Empresa cubana Gran Caribe.

De allí fuimos al Melía Cohiba. Fue entonces que le comenté: Este hotel se construyó para que se realzara la belleza arquitectónica del Riviera. El Melía estaba concurrido y alegre, las fuentes de agua del lobby todas funcionaban, un buen número de turistas hacían su entrada, un enorme árbol de Navidad te daba la bienvenida. Se notaba la diferencia, propiciada por un buen mantenimiento: el mismo está administrado por la cadena hotelera española, quien se preocupa de tenerlo en óptimas condiciones.

Seguimos nuestra caminata hacia la Calle Línea a fin de que mi amiga capturara un taxi, cosa ésta que fue bien difícil, pues todos los “tarecones” venían llenos desde Playa. Finalmente uno paró: Te llevo, le dijo, pero si me das un “fula” (normalmente son 10 pesos). Ok, dijo ella, y ahí nos separamos y nos dimos un último abrazo. Yo crucé la calle rauda y veloz y pude tomar el ómnibus de la ruta 27 (que casi nunca pasa) y venía prácticamente vacío. Llegué a casa con los pies ardiendo, pero feliz de haberla vuelto a ver en esta extraña pero maravillosa matiné y tanda de fin de año.

 

A todos mis amigos y lectores.

Este año que se va cumplo cuatro de haberme abierto un blog, casi sin saber realmente administrarlo. Con la ayuda y asesoramiento de Yoani, “Por el ojo de la aguja”, título basado en una frase bíblica que además, fue el nombre que di a mi primera exposición importante fuera de “mi planeta”, como yo me refiero a Cuba en mis post, salió al ciberespacio para describir nuestra realidad cotidiana.

Quería compartir esta satisfacción con ustedes, y desearles de todo corazón un 2014 de recuperación de nuestra libertad y soberanía, así como la reconciliación, el perdón sin olvido, y la unión de todos los cubanos en una futura patria, sin líderes carismáticos pero sí muy eficientes, donde reine la democracia para todos sin excepción alguna.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Fin de año inodoro, incoloro e insípido.

CENA FRUGALLas calles vacías y sin adornos, las vidrieras apenas insinúan con una pálida moña de regalos, unas fechas otrora tan coloridas. Ausencia de adornos pero también de productos y recursos, vaticinan un 2014 de penurias y dificultades. Para los Medios no parecen existir La Noche Buena y la Navidad, lo único a que hacen referencia como “celebración” es al 55 aniversario de un hecho que sembró de dolor a la nación cubana.
En horas tempranas del señalado día, no pudimos observar esa vieja imagen de las personas felices y cargadas de productos circulando por el barrio. En la noche las calles estaban y están oscuras, solamente algunos vecinos, muy pocos como nosotros, se animaron a adornar con guirnaldas de luces sus balcones y portales, no solo porque ya se ha ido perdiendo la costumbre, sino también porque los precios de éstas son exagerados y son escasas las tiendas donde las venden.
El 24 estuvo ausente de ricos olores, nada nos hacía rememorar aquellas veladas, maravillosas en que compartíamos con familiares y amigos allegados, nuestros sueños y fantasías para el año venidero, en una mesa bien prolija de manjares. Entonces, hasta los más humildes tenían al menos una piernita o un buen pedazo de puerco, moros, yuca y ensalada para compartir esa mágica noche.
Como me niego a que me arranquen una de las pocas tradiciones que nos quedan, aunque nuestras familias están dispersas por esos mundos, preparé una pequeña cena temprana para mi esposo convaleciente de una operación y yo, motivo éste por el que no fuimos como otros años a casa del único familiar que nos queda en Cuba, o del algún amigo.
Confeccioné unos moros, yuca con mojo y unos filetitos de puerco e hice una rica ensalada. Una amiga nos regaló un exquisito turrón de Jijona y me di “el lujo” de comprar una botella de vino español, que cuesta casi como el nacional, pero es mucho mejor. Así solo los dos, cenamos, brindamos por nuestros familiares y amigos y después nos fuimos a ver una serie inglesa muy buena que alquilamos, llamada Spooks, de la BBC que se las recomiendo.

Perspectivas y deseos para el año venidero.

En un país como el nuestro, en total bancarrota, donde han sido quebrantadas todas las promesas futuras, donde sus ciudadanos han sido engañados una y otra vez, solo quedan muy pocas expectativas.

La mayoría de los jóvenes con los que he conversado desean vivir en un país donde sus anhelos y perspectivas sean ilimitadas. Tristemente para ello, sueñan con emigrar porque saben que aquí y ahora no existe otra opción.

Los más viejos desearían que su jubilación, producto de tantos años de trabajo acumulados, les alcanzara para vivir decorosamente y darse algún que otro gustito de vez en cuando, sin tener que depender de la ayuda de sus familiares en el exterior, porque eso, además de humillarles les recuerda constantemente el fracaso de sus vidas y la separación familiar, ambos sentimientos muy dolorosos y difíciles de sobrellevar. Otros, menos afortunados aún, se ven en la necesidad a pesar de su avanzada edad, de vender clandestinamente “jabitas”, caramelos caseros y cigarrillos sueltos, a la salida de los agro-mercados, huyendo siempre del policía que los acosa.

Y los que ya no somos tan jóvenes, pero tampoco tan viejos, deseamos la libertad de Cuba y la instauración de la democracia perdida hace ya más de medio siglo. Anhelamos un país, donde los sueños y aspiraciones de todos los cubanos se puedan cumplir, sin tener que dejar atrás la tierra donde nacimos. Pero esto no se consigue solo soñando, hay que hacer algo para lograrlo y hay que hacerlo desde dentro fundamentalmente.

No obstante este oscuro presente, les deseo a todos los cubanos, especialmente a mis lectores, donde quieran que estén, un futuro luminoso, en un patria libre, donde compartamos dichas y penas unidos en un abrazo. ¡Feliz Navidad!

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

La”re-involución” eléctrica.

En el año 2005, el entonces presidente y primer ministro de nuestro planeta, compareció ante las cámaras de TV, para explicar a la población los beneficios de los hasta entonces tan menospreciados efectos electrodomésticos, que a partir de ese momentos se distribuirían en todo el país por núcleo familiar, a través de la tan famosa Libreta de Abastecimientos.

Refrigeradores, aires acondicionados, ollas “Reina”, ollas arroceras, calentadores personales de agua, bombillos ahorradores, hornillitas eléctricas, en fin, una serie de artículos electrodomésticos fabricados e importados de la República Popular China.

Recuerdo que, cuando en los años 70 me mudé para el Nuevo Vedado, tenía una cocina eléctrica de tres hornillas y horno, adquirida en París en mis años de diplomática, y cada vez que me presentaba a comprar los productos de la Libreta en el mercado que me correspondía, me echaban un responso por estar consumiendo demasiada electricidad.

Tres décadas después, los mismos que me reprendían vinieron a ofrecerme cambiar mi viejo, pero magnífico refrigerador Admiral de 1949, por uno chino, que según ellos consumía menos. Por supuesto que me negué, pues había que entregar el que uno poseía, en perfecto funcionamiento, sin que te amortizaran un centavo de su valor, como si fuera chatarra, y pagar un precio exagerado por el nuevo. Afortunadamente mantuve dicha negativa en reiteradas ocasiones, hasta que se cansaron y no insistieron más. Todas aquellas personas que cayeron en la trampa de los nuevos aparatos están lamentándose, pues ya hace rato se les rompieron, y no hay piezas para arreglarlos, pero tienen que seguir pagándolos. Así ha ido sucediendo con todos esos equipos chinos de tan baja calidad: montañas de aluminio y cables retorcidos llenan las estanterías y almacenes de los famosos talleres consolidados, sin que éstos puedan ser reparados por falta de piezas de repuestos.

Es vergonzoso que alguna comisión de la Asamblea Nacional tenga que gastar tanto tiempo y saliva, hablando de ollas “Reina” y de quipos rotos, en un país donde existen tantos problemas acuciantes, como el mal estado de escuelas y hospitales, la casi inexistente producción azucarera, la falta de productos de primera necesidad en las tiendas, problemas con la producción de leche, con la de papas, en fin, con todo lo que es vital para la población. Señores, ciertamente da vergüenza ajena que en la Asamblea Nacional se tengan que ventilar cuestiones tan ridículas como las roturas de las ollas eléctricas, ya obsoletas.

Creo que la decisión que tomé hace tres décadas, de no deslumbrarme con la “re-involución eléctrica” y no endeudarme comprando esos artículos chinos, fue la más sabia. Mi viejo refrigerador Admiral, decorado por mí sigue enfriando a las mil maravillas y no le debo ni un centavo al Estado.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 8999 (20131103) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

El peor homenaje.

stas derechosMientras el presidente Raúl Castro rendía tributo al difunto líder  Nelson Mandela, con un discurso sobre la unidad, tolerancia y reconciliación, en Cuba los actos de represión a todo lo largo y ancho de la isla, mostraban otro lenguaje.

La casa de Antonio Rodiles, sede del proyecto SATS, está literalmente sitiada desde la noche del día 9, víspera del Día de los Derechos Humanos, por la seguridad del Estado para impedir el acceso a ella. No conformes con esto, movilizaron en el día de hoy a  vecinos y pioneros de las escuelas cercanas, para amenizar con gritos, música  y consignas políticas, los alrededores de la propiedad  a fin de intimidar y propiciar el desconcierto, para en medio de esta confusión, ejecutar detenciones a todas aquellas personas que trataran de acercarse a SATS.

Cierto es que muchos no pudieron llegar, pero otros,  inventaron diferentes estrategias para poder burlar el cerco y acudir al acto, donde se celebraba el tan temido día, por las autoridades cubanas. Pero lo más vergonzoso de todo ello sin dudas, es el haber utilizado, posiblemente sin el conocimiento de sus respectivos padres, a niños de escuela con fines políticos. Cosa esta que debía ocupar la atención de la UNICEF. Pienso que esto de hoy ha sido posiblemente, el peor homenaje rendido al Día de los Derechos Humanos y al fallecido líder africano.

Festival del viejo cine latinoamericano

 

4 Cine Acapulco

De todos es sabido que en estos días se está celebrando en nuestro país, el Festival del nuevo cine latinoamericano, que ya de nuevo no tiene nada. Yo particularmente no he podido ir a ver ninguna de las películas exhibidas, por tener en casa a mi esposo, convalesciente de una operación.

Pero eso no ha sido impedimento, para que me trajeran el cine a casa, el gran inconveniente ha sido, que no he podido escoger el día, ni la hora y mucho menos los títulos de las películas, en este caso impuestas: “Extraños factores” y “Visitas no deseadas”

La primera fue la peor, muy burda y poco original, esa hice que la exhibieran en el rellano de la escalera que accede a mi apartamento. La otra, sorpresiva también, fue por demás previsible, ya que desde mi balcón pude observar la vestimenta de los actores, así como su vehículo de transporte: camisas a cuadros y moto Suzuki.

En ambas, reinó el estado policial, aunque la segunda se rodó en la sala de nuestra casa. El lenguaje fue respetuoso, sobretodo en ésta última. El objetivo de ambos filmes era transmitir el mismo mensaje: No esgrimir el derecho a reunión y asociación, sobretodo los días 10 y 11 del presente mes, derechos a los que estamos amparados por la Carta Magna de Naciones Unidas, de la que nuestro país es signatario.

De estas sorpresivas exhibiciones de poder, algo dejamos bien claro a todos: Somos personas que amamos y defendemos la libertad y como tales vamos a seguir ejerciendo nuestros derechos como espectadores respetuosos y consientes que somos, sin abandonar este viejo cine por grotescas, burdas y pasadas de moda que estén las películas exhibidas, hasta que no veamos en la gran pantalla la palabra FIN.