El paciente inglés (remake)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de haber visto “El paciente inglés”, un magnífico filme dirigido por Anthony Minghella e interpretado magistralmente por el actor Ralph Fiennes, en el papel principal, me parece haber transitado por sus locaciones, en estos días en que he tenido que acudir y permanecer horas en el recinto del hospital América Arias, llamado así en honor a la que fuera primera dama y gran mecenas, esposa del presidente José Miguel Gómez de la etapa republicana.
Todo aquel que tenga un familiar o amiga, ingresada en este hospital, más conocido como ¨Maternidad de Línea¨, si ha visto la película de marras, estará al igual que yo recreando mentalmente, las locaciones de la misma, al moverse entre escombros y apuntalamientos.
Este hospital materno, construido en 1930, es otro gran exponente del estilo art decó, como lo fuera el ya extinto( producto de la desidia y abandono gubernamental), el monumental Pedro Borrás, hoy convertido en escombros, por ¨obra y desgracia¨ de la revolución, ambos de la auditoría de Govantes y Cabarroca, afamados arquitectos cubanos.
Su aspecto interior y exterior da la impresión de un hospital abandonado, y realmente lo está, solo que mantienen en activo un quirófano y dos salas para pacientes en casos de urgencias. En medio de este gran deterioro, un valiente personal médico hace lo imposible, apenas sin condiciones, por salvar vidas. Los familiares angustiados, caminan de un lado a otro mientras esperan noticias, del quirófano, sin tener donde sentarse.
Una amiga me comentó que al ver en uno de los patios solamente a dos trabajadores de la construcción paleando un poco de mezcla, se acercó y les preguntó por qué en un hospital tan grande a reparar había tan pocos trabajadores, ambos le respondieron que era debido a la falta de materiales de construcción asignados.
Cómo es posible que en nuestro país se sigan planificando, remodelando y construyendo hoteles, mientras que la población apenas cuenta con hospitales medianamente decentes y limpios donde acudir a tratarse. El ciudadano de a pie, que es el que sufre el resultado de toda estas carencias y ausencia de condiciones higiénicas, toma como una broma de mal gusto y falta de respeto la propaganda de salud tan replicada en los Medios cubanos.

“Candil de la calle…”

A la luz de la velaDespués  de casi tres meses de asistir a  consulta para que me  señalaran fecha para la intervención quirúrgica (ambulatoria y por mínimo acceso) a la que me debía someter, ¡albricias! finalmente me dieron fecha para un mes después. Me sentí dichosa, ya que aquí en todos los hospitales es cosa normal la poca disponibilidad de salones quirúrgicos, debido a numerosas causas, tales como contaminación, filtraciones, deterioro de techos y paredes, etcétera.

 

 

Ya con todo planeado y en orden para el momento, acudí ayer a la cita con el anestesista que estaba prevista para las 8.00 de la mañana. Me dirigí al buró de Información para que me indicaran dónde ubicar la consulta de éste. Me dijeron fuera al cuarto piso a la Sala G. Una vez allí,  me percaté que en dicha sala no había nadie. Recorrí todo el cuarto piso, de un lado a otro, preguntando a todo aquel personal de bata blanca que se cruzaba en mi camino: nadie sabía darme una indicación correcta. Algunos me sugirieron bajar al tercer piso y preguntar. Todo fue inútil, bajé y subí por las escaleras un par de veces, pues ya había cola en el único ascensor de los seis  que estaba funcionando.

De nuevo en el cuarto piso, decidí esperar por el cirujano que me operaría mañana, para explicarle lo sucedido. Cuando lo vi venir, me adelanté a interceptarlo, pues tenía varios pacientes aguardándole. Fue entonces que me explicó, que no siguiera buscando al anestesista, pues no estaba operando, debido a un accidente en el quirófano, que volviera dentro de 15 días a consulta, a ver qué se podía hacer.

Salí del hospital sorprendida y decepcionada, pues ya me había estado preparando física y mentalmente para el momento. Incluso había tenido que postergar una exposición en el extranjero y aplazar la  añorada visita de mi nieta a Cuba, dos cosas estas muy importantes para mí. Además, ¿entonces, cuando me llenaron el formulario para la operación, para que me  pidieron un número de teléfono para localizarme?

Al llegar al parqueo del centro hospitalario, donde afortunadamente me esperaban en auto, supe por el propio “parqueador”, que lleva algunos años trabajando allí, que en el salón de operaciones  en cuestión, había habido un fuego hacía unos días y por eso estaba cerrado, que además había un solo anestesista para todo el hospital porque, normalmente,  las personas que vienen a consultarse pre-operatorio salen de allí a veces a las 3.00 de la tarde, pues es él solo para el salón y las consultas.

Me marché del hospital pensando que, desgraciadamente,  en mi persona se había corroborado una broma que con frecuencia yo utilizaba con mis amistades: si te enfermas  aquí,  entonces saca pasaje y vete a Haití  o Venezuela para que te atienda un buen especialista cubano con todas las condiciones, porque la salud pública en Cuba es  “Candil de la calle, oscuridad de la casa.”

La ceguera marca el camino.

logo-pnud

Al leer un artículo del diario Granma del día 31 de enero del presente año sobre Cuba y el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), titulado “La cooperación marca el camino”, me surgieron un montón de cuestionamientos sobre el tema tratado.

 

 

Han transcurrido 40 años desde que la Oficina del PNUD se estableciera en nuestro país, con el objetivo de colaborar con el gobierno de la isla en la promoción del desarrollo social y bienestar de la población.

A mi modesto entender, la única parte más beneficiada en esto ha sido el propio gobierno, sobre todo en propaganda a su favor, así como una ínfima parte de la población, compuesta  por  trabajadores cubanos que laboran para esta y otras entidades de Naciones Unidas, cuyos salarios  en moneda convertible CUC sobrepasan con creces, los más altos obtenidos por los más calificados profesionales de nuestra sociedad, que además,  los perciben  en CUP.

Según el artículo de marras, Granma “conversó” con la Sra. Jessica Faieta, directora del PNUD para América latina y el Caribe y Subsecretaria General de la ONU, quien se expresó sobre la mejoría de la calidad de vida de nuestros ciudadanos, reconociendo la labor del gobierno en los temas de seguridad alimentaria y fortalecimiento de las cooperativas agrícolas y no agrícolas, señalando además, que los sistemas de salud cubanos están fortalecidos.

Con todo respeto, me atrevo a pensar que esta funcionaria fue limitada en su recorrido, como hacen con todos los que nos visitan, y llevada solo a aquellas instituciones que están preparadas por el sistema  y funcionan como “vitrina” para extranjeros.

Quizás, si ella tuviera que depender de una libreta de abastecimientos de larga data y acudir a los centros de salud nuestros -los de los ciudadanos a pie- es posible que no pensara así. No entiendo como el PNUD, con sede en nuestro territorio por cuatro décadas, no se haya dado a la tarea de investigar por su cuenta, acercándose más a la población, para constatar las “maravillosas estadísticas” proporcionadas por el oficialismo, que no reflejan para nada, nuestra realidad.

Basta solo un recorrido por barrios como Centro Habana, Habana Vieja (sin limitarse solo al casco histórico), Cerro, 10 de Octubre, Arroyo Naranjo, San Miguel del Padrón, e inclusive El Vedado, por sólo mencionar algunos, para percatarse de la falta de higiene y  hacinamiento en que vive la población cubana, así como de la ausencia de especialistas en nuestro centros de salud, por encontrarse éstos en misiones fuera del país, siendo sustituidos en su mayoría por estudiantes, mucho de ellos extranjeros.

En cuanto al standard de vida de nuestra sociedad, debo aclarar que  al desaparecer la clase media, que es precisamente la que marca la riqueza de un país, para ser sustituida por una clase empobrecida (igualdad para todos), con salarios que no cubren las más perentorias necesidades, se hizo más contrastante la otra clase surgida, la dirigente, con gran nivel de vida, que acentuaron aún más la diferencia.

Sin embargo, en lo que si coincido plenamente con la Sra. Faieta, es en el paso positivo hacia la normalización de relaciones diplomáticas dado por los gobiernos de Estados Unidos de Norteamérica y Cuba, que de llegar a  feliz término redundará, más temprano que tarde, en beneficio de todos los cubanos. Creo que es hora ya de terminar de una vez por todas con la ceguera  que hasta ahora ha marcado el camino.

El arte de la tolerancia.

habana Vieja Enero 2015 004 habana Vieja Enero 2015 010 habana Vieja Enero 2015 015El arte de la tolerancia.
En la Plaza de San Francisco, en el Casco Histórico de la Habana Vieja, se encuentra emplazada una gran instalación de arte itinerante, United Buddy Bear, conformada por enormes osos que rodean toda la plaza, representando cada uno a un país del hemisferio, decorados por artistas nacionales. El que nos representa es obra de la pintora Nancy Torres.
La exposición es como un grito, como un canto a la tolerancia, que ha captado la atención del público cubano y turistas que, a veces, hasta hacen fila para fotografiarse delante de sus osos favoritos, sobre todo el de Cuba y el de Estados Unidos, quizá debido al momento histórico que estamos viviendo.
Además de los hermosos exponentes multicolores, existe en dicha plaza una bella escultura en bronce, emplazada recientemente a la entrada de la Lonja del Comercio, con un muy sugerente título: La Conversación, donada por su escultor, el artista Vittorio Perotta.
Llamaron igualmente mi atención las labores de restauración de este entorno y de la zona de los muelles, emprendidas por la oficina del Historiador de la ciudad, así como la siembra en enormes maceteros con iluminación, de palmeras datileras, que añaden al lugar un toque de frescura y elegancia. Al ver esto, no pude evitar que en mi mente se albergara el siguiente pensamiento: “Cuando toda esta pesadilla de cincuenta y seis años de destrucción termine, el único de la estructura gubernamental que habrá que sacar de la lista negra será a Eusebio Leal”.

En peligro de derrumbe.

Edificio Elisa 2

Fotos del techo del pasillo principal y los pretiles de la azotea.

 

Edificio Elisa 5  Edificio Elisa 6En la calle 41 Nro.885, entre Avenida 26 y Conill B, Nuevo Vedado, existe y se mantiene en estática milagrosa, un hermoso edificio construido en la segunda mitad de los años cincuenta, de 6 pisos y 17 apartamentos, habitados todos por familias. En estos momentos el inmueble está en estado de abandono, pese a las innumerables gestiones que han hecho en las distintas instancias del Poder Popular, algunos de sus vecinos más preocupados. Hasta la fecha lo único logrado ha sido una adulterada pintura en la fachada y en pasillos y áreas comunes. Todo esto, por supuesto, es de total conocimiento de la delegada de la circunscripción, quien parece carecer del poder para facilitar la solución de este problema.
Los pretiles de la azotea están en tal mal estado, que ofrecen peligro de derrumbe, lo que hace que los conocedores de esta situación, transiten por la acera de enfrente, por temor a ser víctimas de su inminente caída, pero los que la desconocen caminan confiadamente por dicha acera.
Podemos agregar a éste otros muchos deterioros, debido a la desidia gubernamental, ya que los ocupantes de los apartamentos son propietarios de éstos, pero no así del inmueble, que sigue siendo propiedad estatal. Los vecinos, por supuesto, no cuentan con salarios ni con jubilaciones que les permitan solventar los gastos de mantenimiento, ya que la mayoría de los materiales necesarios para el mismo, solo se pueden adquirir en moneda dura (CUC).
Además, debido a la insuficiente entrada de agua y al incremento de los delitos, los vecinos se han visto obligados a agregar al inmueble un peso no calculado por arquitectos e ingenieros en la época de su construcción, instalando pesados tanques individuales por apartamentos de acero níquel y rejas para protección.
Los cuatro enormes tanques de agua originales del edificio carecen de tapas desde hace unos veinte años, incidiendo esta otra situación en la salud de las familias convivientes. También existe un vecino que, buscando ampliarse, ha construido en los pasillos que son áreas sanitarias del inmueble, sin que ninguna autoridad competente se lo haya impedido.
Todas estas situaciones son del conocimiento, repito, de la delegada de la circunscripción y de la UMIV (Unidad Municipal Inversionista de Vivienda), así como del Poder Popular de Plaza, cuyo presidente es vecino del barrio.

Circo de barrio.

Diciembre siempre ha sido durante décadas mes de circos, pero, en los regímenes fracasados económicamente, el circo siempre está presente: ¨A falta de pan, circo¨, reza un viejo refrán.

Los principales protagonistas, este fin de año, han sido los desabastecidos agromercados que, cerrando sus puertas, han dado paso a improvisadas ferias donde, en vez de viandas, han abundado policías.

Ayer lunes, cuando me dirigía a un turno de Internet, tomé el ómnibus P3, en la parada de 26 y 41, la más cercana a mi casa. Apenas había superado el tramo de dos paradas, todos los pasajeros que viajábamos hacia Playa, tuvimos que abandonar el transporte en 26 y 25, pues esta ruta estaba desviada, debido a una feria agrícola que se estaba efectuando en las calles 24 y 17, al costado del agro sito en ese lugar, que por supuesto estaba vacío y cerrado.

Tres camiones cargados de boniatos, plátanos y tomates eran la fabulosa oferta de feria. Una cola de ingenuos compradores aguardaba turno entre charcos de aguas albañales, escuálidos perros callejeros y más agentes del orden.

Una amiga y yo, debido a este absurdo desvío de la única vía de comunicación, regresábamos en la tarde, caminando desde el recién restaurado puente de hierro, en busca de la parada del P3 para llegar a nuestro barrio. Cuál no sería nuestra sorpresa, al comprobar que todavía estaba vigente el desvío de la mañana, lo cual nos obligó a seguir andando a pie hasta nuestras respectivas casas en el Nuevo Vedado.

Al pasar cerca de los camiones que ofertaban los productos agrícolas, escuché el siguiente comentario: ¡Tanto aspaviento y el tomate está más caro que en el Agro!

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Tergiversaciones vergonzosas.

La gran noticia para todos los cubanos, sin lugar a dudas, ha sido la del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos de Norteamérica, soñada por más de tres generaciones en nuestra isla cautiva, aunque fuera y dentro de ella tenga opositores entre algunos compatriotas. La otra, la de la liberación de los tres espías de la Red Avispa que, por negarse a colaborar con las autoridades norteamericanas, pasaron a ser convertidos por obra y gracia del gobierno cubano en “héroes anti terroristas”, aún después de éstos haber asumido ante los tribunales su condición de espías, resulta una cuestión secundaria, aunque haya tenido un alto costo económico para nuestro país en gastos de abogados, propaganda y viajes de familiares.
Desde luego, la inmensa mayoría de los cubanos, sin acceso a Internet ni a ningún otro medio informativo como no sea la televisión cubana o la Tele Sur venezolana (más de lo mismo), ha asumido sumisamente como verdadero lo que la propaganda gubernamental les ha hecho creer, ya que las prioridades de este sufrido pueblo son la comida y sobrevivir el día a día. Otros, que se desenvuelven en los medios oficiales, lo aceptan, ante el temor de ser cuestionados políticamente.
Lo cierto es que, si te mueves por las calles habaneras (en mi caso), oyes disímiles muestras de alegría jocosa, que dejan entrever el verdadero sentir de los de a pie. Los comentarios, sobre todo los de la juventud (sin un micrófono oficial ante sus narices), son soñar con un futuro mejor: “pronto tendremos Internet, volverán los viajes en ferry, habrá Mac Donald´s donde quiera, ahora podremos ir a la “yuma” sin necesidad de poner en peligro nuestras vidas, y otros más”. Sin embargo, algunos viejos recalcitrantes, pertenecientes a los CDR, solo comentan el regreso de los tres espías, planteándolo como un triunfo de Cuba frente a EEUU, porque ignoran que no fue más que un trueque de tres espías por cincuenta y tres prisioneros de interés norteamericano. Aquí estos detalles se desconocen.
En ello influye que la televisión oficial (la única), evidentemente por órdenes superiores, coloca en un primer plano de importancia el regreso de Gerardo, Ramón y Antonio que, por cierto, se ven saludables, bien alimentados y en magnífico estado físico, algo muy diferente de las terribles historias sobre maltratos, condiciones infrahumanas y otras falsedades propagadas oficialmente durante su estancia en prisión, y al de Alan Gros, quien fue entregado anémico, con pérdida de visión y sin algunos dientes. Recuerden que una imagen vale más que mil palabras. Lo cierto es, que le siguen mintiendo y manipulando información al pueblo cubano inescrupulosamente los medios masivos de comunicación, lo que evidencia que en nuestro país no hay aún libertad de prensa.
Ahora como nunca antes, la sociedad civil y los diferentes grupos opositores debemos priorizar este importante acontecimiento, dejando a un lado nuestras diferencias personales para, juntos, seguir presionando al régimen, a fin de que todos ocupemos un espacio en la nueva etapa que se avecina y nuestras voces sean finalmente escuchadas. Es bueno recordar que siempre que se efectúan negociaciones, de cualquier tipo, hay que ir con dos maletas: una para dar y otra para recibir.