RV: Un muy buen artículo!, reenvio martes noche

De: Vera Pravdova [mailto:verap@enet.cu]
Enviado el: jueves, 18 de junio de 2015 16:56
Para: abetancourt@cubarte.cult.cu
Asunto: Un muy buen artículo!, reenvio martes noche

Hola amigos:

Les reenvio estos dos articulos (Alpizar, Ravsberg) con el animo de difundirlos a mayor cantidad de gente posible, ya que deberiamos exigir sin demora el cumplimiento de las leyes para la proteccion de PLANTAS y ANIMALES, la urgente creacion de leyes nuevas al respecto y la aplicacion de severos castigos a todos los violadores.

Vera

Colegas, ¿alguien puede no concordar con las ideas expresadas en ese arrículo? Pero es cierto, en nuestro país no existe una ley que proteja a los animales contra el abuso, como existe en otros países.

Pensemos por qué:

En esos países donde existen tales leyes hay parlamentos. Los parlamentos legislan, hacen las leyes. Y los parlamentos están compuestos por diputados.

Esos diputados fueron elegidos en elecciones y TIENEN COMPROMISOS CON QUIENES LOS ELIGIERON. Por eso existen esas leyes, porque los diputados las propusieron y aprobaron y con ello obligaron a los funcionarios a acatarlas. ESAS LEYES EXISTEN PORQUE EN ESOS PAÍSES LOS DIPUTADOS SABEN QUE TIENEN QUE CUMPLIR SUS COMPROMISOS CON LOS ELECTORES.

Tener compromisos con los electores no significa solamente obligación de responder por sus promesas. Los diputados electos tienen, sobre todo, que atender a las preocupaciones y las demandas de los electores, AUNQUE EN EL SISTEMA ELECTORAL NO EXISTAN PROMESAS PREELECTORALES, como en el nuestro.

Como fueron elegidos y tienen compromisos con sus electores, esos diputados no andan esperando a que algún ministro o funcionario proponga una ley para aprobarla, como sucede en el nuestro (digo "aprobarla", tratándose de nosotros, porque no recuerdo ningún caso en que nuestros diputados hayan rechazado alguna disposición del gobierno, lo que sí sucede en otros países).

Esos diputados ejercen la iniciativa de ley que les reconoce la Constitución, ley suprema de una nación que ningún funcionario, ministro, ni siquiera presidente, puede desconocer, so pena de destitución.

Nuestra Constitución también confiere a los diputados, como representantes que son del pueblo, la iniciativa de leyes. Pero no tengo el menor recuerdo de alguna ley surgida por iniciativa de nuestros diputados.

(Tengo, en cambio, infinitos recuerdos de violación de la Constitución por funcionarios de cualquiera de los niveles hacia el que se me ocurra dirigir la mirada, sin que ningún diputado, que jura defenderla, lo haya encarado; pero no quiero salirme del tema).

Es hora ya, sencillamente, de que EXIJAMOS A LOS DIPUTADOS CUBANOS el uso de la iniciativa de ley en la Asamblea Nacional. Ellos están obligados a oírnos y a cumplir nuestro mandato. Como nosotros tenemos derecho a no elegirlos por no cumplir con aquello para lo que fueron elegidos, incluida la iniciativa de leyes.

No tenemos por qué andar detrás de este o aquel funcionario intentando en vano que nos atienda. El funcionario no depende de nosotros, sino de su jefe. El diputado, en cambio, depende de nosotros, que lo elegimos. A él debemos exigirle (lo cual no hacemos).

Para comenzar, localicemos a nuestros diputados, a aquellos que fueron elegidos por nuestros municipios y exijámosles que cumplan aquello para lo que fueron elegidos, so pena de retirarles nuestro apoyo. Sucede que en el municipio muchas veces ni siquiera sabemos quiénes son nuestros diputados ni cómo dirigirnos a ellos de manera directa: son solo tres nombres por los cuales nos dicen que debemos votar (porque todos valen).

Pero nosotros, los miembros de la Uneac, sí tenemos diputados conocidos, pertenecientes a la organización, colegas nuestros, y que REPRESENTAN AL SECTOR INTELECTUAL EN LA ASAMBLEA NACIONAL.

Pues bien, exijámosles a estos diputados, en todas las reuniones, que cumplan con aquello para lo cual fueron elegidos. Y dejemos bien claro: Si no nos representan no tienen por qué presentarse a elección alguna en nuestro nombre.

Exijámosles a los diputados que se presentaron en nombre de la Uneac que propongan en la próxima sesión de la Asamblea Nacional no solo la ley de protección de los animales que tan justamente se solicita.

Exijámosles también que presenten a la próxima Asamblea la Ley de Cine, la Ley de Protección al Consumidor, la modificación a la Ley de Asociaciones… Y tantos otros instrumentos legales que nuestro país necesita crear o revisar con total urgencia.

Y que se reúnan con nosotros (cuando digo nosotros no quiero decir solamente el Consejo Nacional de la Uneac) antes de acudir a la Asamblea Nacional, para que tomen nota de nuestras ideas, como gente de obra y pensamiento que somos, y lleven a la Asamblea nuestras preocupaciones y propuestas sobre el futuro mediato e inmediato de nuetra patria.

Incluida, claro está, la preocupación que tantos hemos expresado por la idea de llenar a Cuba de campos de golf, atentatoria contra nuestra ecología y, a no muy largo plazo, contra nuestra economía.

Otros miembros de otros sectores de la población deberían hacer lo mismo con los diputados que se presentan a elecciones por esos organismos, pero eso es asunto de ellos. Nosotros, en la Uneac, estamos en la obligación, y tenemos condiciones para ello, de poner a trabajar en iniciativas de leyes a los diputados que se presentan a las eleciones en nombre de nuestro sector. O no permitir que vuelvan a hacerlo.

Por lo pronto: ¿por qué no hacemos la lista de los actuales diputados que se propusieron por la Uneac?

Comencemos por ahí, y escribamos ¡(todos!) a sus direcciones electrónicas nuestras propuestas, para que ninguno la desconozca.

Motivemos además una reunión de los diputados del sector artístico con nosotros, para hablar frente a frente de los problemas del país.

Seguramente ya alguno de ustedes sonrió y pensó que esto que he escrito es puro idealismo, pero…, ¿alguien tiene una idea mejor? Probemos con esta. Exijámosles a nuestros diputados que presenten nuestras ideas a la Asamblea Nacional. Que no son ideas sectoriales, pues atañen a todos.

Fraternalmente,

Alpízar

Échale aire al tubo.

Cuando empezó el llamado período especial, le comenté a mis amigas, una de las tardes en que nos reuníamos en casa, a tomar té de caña santa, porque ya escaseaba el café: “Lo que más lamento no es la miseria material que se nos avecina, sino en lo miserables que nos vamos a convertir”, refiriéndome, en términos generales, claro está.

Desafortunadamente, así ocurrió y se fueron aumentando en escala progresiva los robos, los engaños, las estafas, la doble moral, y otros muchos vicios sociales.

Actualmente los casos de corrupción en la isla son alarmantes, a cualquier nivel: robo y venta de boletas de exámenes, certificados de pase de grado, venta de puestos de trabajo, falsificación de nóminas y otros muchos. Ni qué decir de las empresas mixtas, donde las estafas y sus dividendos alcanzan cifras millonarias.

El que ocupa hoy mi atención es uno bien doloroso, pues se trata de medicinas, lo cual juega sucio con la salud de la población.

En el diario Granma del viernes 29 de mayo del presente, en la página 11 (nacionales), en la sección Cartas a la dirección, sale publicada una queja, del ciudadano Yasser Huete, de Artemisa, quien asegura que los tubos de Tolfnaftato de los laboratorios Roberto Escudero, sito en 20 de Mayo número 540, Cerro, Ciudad de La Habana, vienen llenos de aire en más del 50% de su totalidad.

El alega que hizo la prueba comprando dos tubos y vaciando uno de éstos, pesándolos posteriormente, y el resultado de la diferencia fue de 48.6g, cuando el tubo dice impreso 100g. Fue a la farmacia donde los había comprado a quejarse y la empleada que lo atendió le contestó, que ya habían recibido varias quejas de ese tipo de parte de otros ciudadanos, precisamente de ese laboratorio, lo cual significa, según el paciente crónico afectado que hace la denuncia, se trata de “hacer más con menos”.

http://www.eset.com

la miel de abejas

Desde pequeños, nuestros abuelos y nuestros padres nos han hecho tomar cucharadas de miel, para curarnos de un catarro, o nos la han untado sobre un rasponazo, una herida menor o simplemente sobre los labios cuarteados por el frio o por una fiebre alta. Sus propiedades curativas vienen abaladas por nuestros ancestros desde hace cientos de años.

Esta sustancia natural se ha utilizado como endulzante culinario desde la antigüedad en muchos países, siendo apreciada igualmente por sus cualidades curativas. El tratamiento con miel es conocido como apiterapia y produce la reposición de energía, el incremento del vigor físico y el fortalecimiento de personas debilitadas por alguna enfermedad o a causa de un estrés sostenido.

La miel también sirve para propiciar un mejor sueño, además de aliviar la indigestión. Sus principales componentes son los azúcares simples, fructosa y glucosa, agua, polen, ácidos orgánicos, enzimas y varias proteínas. La miel contiene solamente pequeños rastros de las toxinas emitidas por las industrias, gases de automóviles y productos químicos usados en la agricultura. Sus portadores, las abejas, actúan como filtro biológico y mueren si se exponen a toxinas, por lo tanto éstas no llegan vivas a la colmena.

Es un estimulante saludable, pues la glucosa de la misma ha sido pre digerida por las abejas que la produjeron. Estos azúcares simples son absorbidos rápida y fácilmente por el ser humano. Si usa miel en lugar de azúcar para endulzar el té o el café, debe tener cuidado con su alto contenido en calorías: 1 cucharada tiene 64 calorías, mientras que una de azúcar granulada contiene 46.

Existen muchos tipos de miel. Sus características están determinadas por el tipo de abeja y el de la flor que éstas han libado en la recolección del néctar. Siempre es aconsejable buscar aquella miel producida por apicultores que no usen insecticidas dañinos. Es importante leer en las etiquetas sus compuestos

Precaución: la miel sin pasteurizar es peligrosa para menores de un año, pues contiene una bacteria que no es nociva para adolescentes y adultos, pero sí para niños pequeños.

Uso de la miel como apósito para heridas: al aplicarse externamente, la miel cura cortes y abrasiones menores, puesto que extrae el exceso de agua de los tejidos reduciendo así la inflamación. Para ello, deberá untar la miel sobre la herida y cubrirla con un vendaje esterilizado. Es un poderoso remedio casero que se puede combinar con hierbas medicinales.

En estos momentos en el mercado cubano se vende miel con propóleos, al precio de 15.00CUP, o sea, casi un día del salario medio, el frasco de 240 ml. Este producto está muy recomendado para las afecciones de la garganta.

Un año y ya camina con paso firme.

Hace poco más de un año, nuestros amigos Reynaldo y Yoani vinieron a visitarnos para decirnos que, finalmente, el acariciado sueño de fundar un periódico independiente, se llevaría a cabo, y que si era de nuestro interés podríamos ser colaboradores.

¿Por qué un nombre tan singular para un diario? He aquí la respuesta: “14” es el piso donde viven sus creadores, “Y” de Yoani, la que gestó la idea y “Medio”, haciendo referencia a los medios de comunicación.

Con gusto comenzamos a brindar nuestro modesto aporte, al igual que otros. Pronto el sueño se hizo realidad y el 21 de mayo del 2014, vio por primera vez la luz, el diario digital 14 Y Medio.

Ayer nos reunimos todos en la sede del informativo: sus creadores, el staff del diario y los colaboradores. Pasamos una tarde deliciosa, de conversaciones y debates, donde el plato principal fueron nuevas sugerencias e ideas para mejorar aún más a 14Ymedio.com

¡FELIZ PRIMER ANIVERSARIO!

 

Información es poder.

3187207970_7dd7c42426_z

Corría el año 1985, aún yo trabajaba en una dependencia estatal, como todos en nuestro país, y se hablaba en los Medios cubanos de una emisrora radial “enemiga” a la cual habían puesto, indebidamente, el nombre de Radio Martí. Esto generó una encarnizada propaganda gubernamental contra la misma, sobre todo, por haberla bautizado con el nombre del Apöstol, del cual el desgobierno cubano se siente dueño absoluto.

Como es de esperar, a todos los seres humanos nos gusta lo prohibido, más aún tratándose de una fuente de información, cuya censura viene impuesta por un régimen totalitario. Mi curiosidad se incrementó y me dí a la tarea de buscar una fórmula para llegar a ella.

Valiéndome de un viejo radio de onda corta, que me habían regalado (su venta en las tiendas estaba prohibida), logré, recorriendo el dial de un extremo a otro una y otra vez, encontrar la proscripta estación, justo al ladito de la famosa Radio Rebelde, la cual le trasmitía a Radio Martí una insoportable interferencia, pero mi insistencia logró descubrir que, moviendo suavemente el aparato a un lado y otro, lograba capturar con bastante nitidéz la voz de la “manzana prohibida”.

A partir de ese glorioso momento, mi vida cambió, tuve conocimiento de lo que estaba sucediendo dentro y fuera de nuestras fronteras pero, sobre todo, me sentía felíz de dejar atrás la manipuladora retórica oficialista.

Como me era muy difícil no soltar, de vez en cuando, un comentario polémico en mi entonces centro de trabajo, influenciada, claro está, por esta nueva fuente de información, pronto me coloqué en la mira de la administración, por lo que en 1986 decidí renunciar a mi trabajo de oficina y dedicarme por entero a mi trabajo artístico, como modo de vida.

Cual no sería mi sorpresa y emoción, estando un día trabajando en mi taller con mi radio favorita pegada al oído, escuchar en una entrevista que estaban haciendo con relación a un evento de la SIP, la inconfundible voz de un familiar muy querido, con el cual hacía 26 años que no tenía ningún tipo de contacto. A pesar de las dificultades y las insoportables interferencias, me convertí en fiel seguidora de esta emisora radial, que me había abierto una nueva ventana al mundo de la información.

Mis más sinceras felicitaciones por su 30 aniversario a ese gran colectivo de trabajo, que en todos estos años ha hecho una reconocida y meritoria labor, en pos de brindar información a todos los ciudadanos cubanos, pues aunque a muchos no les llega, los que sí logran conectar, se encargan de difundirla, cambiando la visión única brindada por los Medios oficiales de la isla.

Corría el año 1985, aún yo trabajaba en una dependencia estatal, como todos en nuestro país, y se hablaba en los Medios cubanos de una emisrora radial “enemiga” a la cual habían puesto, indebidamente, el nombre de Radio Martí. Esto generó una encarnizada propaganda gubernamental contra la misma, sobre todo, por haberla bautizado con el nombre del Apöstol, del cual el desgobierno cubano se siente dueño absoluto.

Como es de esperar, a todos los seres humanos nos gusta lo prohibido, más aún tratándose de una fuente de información, cuya censura viene impuesta por un régimen totalitario. Mi curiosidad se incrementó y me dí a la tarea de buscar una fórmula para llegar a ella.

Valiéndome de un viejo radio de onda corta, que me habían regalado (su venta en las tiendas estaba prohibida), logré, recorriendo el dial de un extremo a otro una y otra vez, encontrar la proscripta estación, justo al ladito de la famosa Radio Rebelde, la cual le trasmitía a Radio Martí una insoportable interferencia, pero mi insistencia logró descubrir que, moviendo suavemente el aparato a un lado y otro, lograba capturar con bastante nitidéz la voz de la “manzana prohibida”.

A partir de ese glorioso momento, mi vida cambió, tuve conocimiento de lo que estaba sucediendo dentro y fuera de nuestras fronteras pero, sobre todo, me sentía felíz de dejar atrás la manipuladora retórica oficialista.

Como me era muy difícil no soltar, de vez en cuando, un comentario polémico en mi entonces centro de trabajo, influenciada, claro está, por esta nueva fuente de información, pronto me coloqué en la mira de la administración, por lo que en 1986 decidí renunciar a mi trabajo de oficina y dedicarme por entero a mi trabajo artístico, como modo de vida.

Cual no sería mi sorpresa y emoción, estando un día trabajando en mi taller con mi radio favorita pegada al oído, escuchar en una entrevista que estaban haciendo con relación a un evento de la SIP, la inconfundible voz de un familiar muy querido, con el cual hacía 26 años que no tenía ningún tipo de contacto. A pesar de las dificultades y las insoportables interferencias, me convertí en fiel seguidora de esta emisora radial, que me había abierto una nueva ventana al mundo de la información.

Mis más sinceras felicitaciones por su 30 aniversario a ese gran colectivo de trabajo, que en todos estos años ha hecho una reconocida y meritoria labor, en pos de brindar información a todos los ciudadanos cubanos, pues aunque a muchos no les llega, los que sí logran conectar, se encargan de difundirla, cambiando la visión única brindada por los Medios oficiales de la isla.

¡Al fin el ferry!

Al finDurante muchos años, en nuestro país el ferry funcionó como medio de comunicación económico y práctico entre La Habana y  Key West (Cayo Hueso). Era muy utilizado por aquellas personas que viajaban con sus autos, para  facilitar su movimiento  hacia otros lugares una vez  llegadas al punto de destino. Esto solamente duró hasta el año 59, en que todo cambió drásticamente.

De nuevo, después de 56 años, se ha restablecido finalmente el intercambio de viajes en ferry con  los Estados Unidos de Norteamérica, pero esta vez con ciertas limitaciones: no se puede venir a nuestra ciudad acompañado de su auto y solamente pueden utilizar este medio de transporte (por el momento), los ciudadanos cubanos residentes en EEUU y los de la isla, así como aquellos norteamericanos que clasifican en los listados de intercambio cultural, deportivo, científico, académicos, y otros.

Al conocerse la noticia, la población cubana se ha mostrado un tanto desconcertada con estas limitaciones, pues no se han dado explicaciones al respecto. Supongo que esto se deba, fundamentalmente, a la falta de infraestructura en nuestros muelles para recibir estas embarcaciones transportando autos, la necesaria legalización del uso de chapas y licencias de conducción norteamericanas y cubanas y  el deficiente suministro de insumos para afrontar las necesidades del rápido incremento de visitantes.

Según me cuenta una amiga que trabaja en turismo,  recientemente llegó a la ciudad un  gran crucero y sus viajeros descendieron para visitar el casco histórico de La Habana Vieja y, en un santiamén, colapsaron los suministros de  agua embotellada y cerveza.  ¿Cómo piensa enfrentarse a este problema, una administración que en estos momentos tiene sumidos en un gran desabastecimiento a las tiendas, mercados y comercios de  nuestra capital?

Como siempre, las medidas de apertura parecen sorprender al propio gobierno que dice estar trabajando en ello “sin prisas pero sin pausas”. Me imagino que, como están los  precios y los salarios en nuestro país, a pesar del ferry,  seguirán saliendo muchas más embarcaciones endebles y clandestinas, cargadas de cubanos “sin visa pero con prisa”.

¿Elecciones para qué?

cuba-portadaTengo una amiga de antaño, que tiene gran corazón, pero una bocaza más grande aún que este órgano vital. Nos conocimos hace un montón de años cuando vine a vivir a este barrio y nos unieron  los buenos sentimientos hacia nuestros semejantes, los animales y la naturaleza, a pesar, de nuestras grandes diferencias en cuanto a los conceptos de patria y libertad.

Ella hace unos días, me envió un mensaje impensado, con una conocida nuestra del barrio: “Dile a Rebeca que si esta vez no va a votar, yo misma la voy a buscar y la traigo de los pelos dándole patadas por…” Craso error, le dije a la mensajera. Ante todo no acepto bajo ningún concepto amenazas de nadie, pero peor aún, ese tipo de mensaje solo me lo tiene que dar ella directamente a mí, si es que se respeta, y que mucho menos acepto groserías. Aprovechando que la intermediaria es miembro del CDR de mi cuadra, le comenté lo siguiente:

Acudí a las urnas por última vez hace ya 30 años, en ese entonces, tomaba la precaución  de ir con un bolígrafo escondido en mi pecho para  sustituir el famoso lápiz y así estar segura de poder anular la   boleta,  hasta que un día me percaté de que votar era un derecho y no un deber.  A partir de entonces me acogí al derecho de no acudir a estos extraños sufragios.

-Además, continué, que el día que uno de esos desconocidos postulados con expediente de zafras en su haber y misiones internacionalistas, presente un plan creíble contra el abuso animal, la tala indiscriminada de árboles,   mejoras de salarios, arreglo de calles y aceras, medidas higiénicas para la ciudad, recogida de basura diaria, limpieza de hospitales y policlínicos, mejoras en los abastecimientos, el transporte, etcétera, entonces ni ella ni nadie va a tener que enviarme  recaditos para que acuda a las urnas, yo sola iré por mis propios pies, llevada por una convicción y una esperanza. Mientras eso no suceda, mi mensaje a ella a ti y al resto de la sociedad es y será: ¿Elecciones para qué?