Lo prohibido es lo que gusta

Recorriendo las calles habaneras, resulta curioso observar la profusión de símbolos norteamericanos en ropas, banderas, calcomanías, bolsos, etcétera.

Hace poco, al pasar por la inmediaciones del cine Yara, en El Vedado, observé con cierto asombro un carrito de venta de granizado, a los que por cierto no les permiten estacionarse más de un minuto, tienen que estar en constante movimiento o les ponen una multa, cosa estúpida ésta, pues los clientes tienen que ir detrás del vendedor. El mismo llevaba par de banderas norteamericanas de considerable tamaño, a ambos lados delanteros. Lástima que no llevaba cámara para plasmar esta imagen.

Los jóvenes de ambos sexos usan con frecuencia camisetas, licras y shorts con el diseño de esta bandera, hasta los bebitos son ataviados con ropitas decoradas con la bandera de las barras y las estrellas, que por cierto, goza de un diseño bien atractivo.

Nuestros Medios no se cansan de resaltar puntuales noticias criticando y hasta desinformando para confundir a la población cubana, sobre sucesos ocurridos en EEUU, que muchas veces tienen similitudes con otros protagonizados en nuestro patio y que, sin embargo, callan. No obstante ese “odio inducido” durante todos estos años contra ese país, con el que ahora el gobierno quiere restablecer relaciones, porque está económicamente “con la soga al cuello”, lo único que ha logrado con toda esta negativa propaganda es un resultado totalmente contrario, pues cada vez son más las personas de todas las edades, sobre todo los jóvenes, que prefieren arriesgar su vida, cruzando el estrecho de la Florida en precarias embarcaciones, para abandonar el país. Asimismo cada vez es más creciente el número de médicos cubanos que utilizan las misiones en otros países para usarlos de trampolín hacia Estados Unidos. También siguen este camino los hijos y familiares de altos dirigentes, que realizan el viaje a ese mismo destino, pero en aviones, demostrando una vez más que lo prohibido es lo que más gusta.

.

http://www.eset.com

Échale aire al tubo.

Cuando empezó el llamado período especial, le comenté a mis amigas, una de las tardes en que nos reuníamos en casa, a tomar té de caña santa, porque ya escaseaba el café: “Lo que más lamento no es la miseria material que se nos avecina, sino en lo miserables que nos vamos a convertir”, refiriéndome, en términos generales, claro está.

Desafortunadamente, así ocurrió y se fueron aumentando en escala progresiva los robos, los engaños, las estafas, la doble moral, y otros muchos vicios sociales.

Actualmente los casos de corrupción en la isla son alarmantes, a cualquier nivel: robo y venta de boletas de exámenes, certificados de pase de grado, venta de puestos de trabajo, falsificación de nóminas y otros muchos. Ni qué decir de las empresas mixtas, donde las estafas y sus dividendos alcanzan cifras millonarias.

El que ocupa hoy mi atención es uno bien doloroso, pues se trata de medicinas, lo cual juega sucio con la salud de la población.

En el diario Granma del viernes 29 de mayo del presente, en la página 11 (nacionales), en la sección Cartas a la dirección, sale publicada una queja, del ciudadano Yasser Huete, de Artemisa, quien asegura que los tubos de Tolfnaftato de los laboratorios Roberto Escudero, sito en 20 de Mayo número 540, Cerro, Ciudad de La Habana, vienen llenos de aire en más del 50% de su totalidad.

El alega que hizo la prueba comprando dos tubos y vaciando uno de éstos, pesándolos posteriormente, y el resultado de la diferencia fue de 48.6g, cuando el tubo dice impreso 100g. Fue a la farmacia donde los había comprado a quejarse y la empleada que lo atendió le contestó, que ya habían recibido varias quejas de ese tipo de parte de otros ciudadanos, precisamente de ese laboratorio, lo cual significa, según el paciente crónico afectado que hace la denuncia, se trata de “hacer más con menos”.

http://www.eset.com

Un año y ya camina con paso firme.

Hace poco más de un año, nuestros amigos Reynaldo y Yoani vinieron a visitarnos para decirnos que, finalmente, el acariciado sueño de fundar un periódico independiente, se llevaría a cabo, y que si era de nuestro interés podríamos ser colaboradores.

¿Por qué un nombre tan singular para un diario? He aquí la respuesta: “14” es el piso donde viven sus creadores, “Y” de Yoani, la que gestó la idea y “Medio”, haciendo referencia a los medios de comunicación.

Con gusto comenzamos a brindar nuestro modesto aporte, al igual que otros. Pronto el sueño se hizo realidad y el 21 de mayo del 2014, vio por primera vez la luz, el diario digital 14 Y Medio.

Ayer nos reunimos todos en la sede del informativo: sus creadores, el staff del diario y los colaboradores. Pasamos una tarde deliciosa, de conversaciones y debates, donde el plato principal fueron nuevas sugerencias e ideas para mejorar aún más a 14Ymedio.com

¡FELIZ PRIMER ANIVERSARIO!

 

Crimen cultural

Desde hace algunos años sigo un programa radial que se transmite los domingos de 6.00 a 9.00 de la mañana, por Radio Rebelde, emisora radial cubana, irónicamente llamado “Memorias”.
Como amo la buena música cubana de todos los tiempos, soy una fiel oyente de este programa, pues además aprovecho para bailar un poco, a modo de ejercicio matinal. Tengo, y lo confieso, que hacer de tripas corazón para obviar los TEQUES: “Viajar miles de kilómetros a comprar las matrices… cuando la isla estaba bloqueada”… y que año tras año trasmiten, como suelen ellos decir, para no olvidar.
Lo que este programa se calla es que ha sido el propio gobierno revolucionario el que ha sometido a su pueblo a un criminal bloqueo cultural, privando a más de tres generaciones de nuestros mejores músicos y cantantes, por el solo hecho de haber emigrado después del año 1959, o aquellos que estando de gira fuera del país, no regresaron, como es el caso de nuestro gran músico y compositor Ernesto Lecuona, cuyo nombre estuvo prohibido mencionar en la radio hasta los años 89-90. Igualmente fueron, y son aún silenciados, un buen número de músicos y cantantes como Celia Cruz y Olga Guillot, a quien, por primera vez se atrevieron a mencionar el mes pasado, y poner una de sus interpretaciones. Tampoco parecen recordar que The Beatles estuvieron no solo prohibidos, sino sus discos perseguidos, y los que poseíamos algunos, teníamos que transportarlos cambiándoles las carátulas, para evitar nos fueran decomisados y ahora, no sólo John Lenon tiene una escultura en un céntrico parque habanero, sino que al antiguo club nocturno Atelier, lo han rebautizado como El Submarino Amarillo. Mi generación no puede olvidar que, para escuchar su música, había que hacerlo a bajo volumen y con la casa cerrada a cal y canto.
Creo que es hora ya, si vamos a estar acorde a los nuevos tiempos que transcurren, y a los tímidos intentos gubernamentales de restablecer negociaciones con el país que siempre nos han pintado como el enemigo número uno, de cambiar ese lenguaje agresivo y despectivo, para dirigirnos a esos grandes artistas cubanos que optaron por las plenas libertades individuales, abandonando el país en busca de amplios horizontes culturales.
Le sugiero al director del programa, a todo el equipo y, en especial, a su guionista, que rompan de una vez por todas con esos atavismos y acaben de poner esas voces silenciadas durante tantísimos años, además dar datos sobre sus intérpretes, en pos de no seguir dañando nuestra cultura musical.

 

Nota: Este artículo fue publicado en el diario digital 14YMedio.com

Grandes logros de la mujer cubana

Trabajo en patchwork de Rebeca

En 1931 fue la primera vez que se celebró en Cuba el Día Internacional de la Mujer.

Ya en 1942 todas las mujeres maestras en nuestro país eran tituladas, sin contar el creciente número de profesionales que todos los años iba en aumento, ocupando muchas de ellas cargos en las universidades y distintos organismos. También ya, muchas se destacaban en las artes, las ciencias y las letras.

Pero no es hasta 1959 en que las féminas cubanas exacerban su creatividad. He aquí algunos de los grandes logros femeninos de estas cinco décadas:

Lograr convertir el viejo vestido en una linda blusita, taparse las canas con los polvos de las baterías de radio ya vencidas, forrar varias veces su único par de zapatos para ir “combinadita”, conseguir, después de tres días de colas, durmiendo en un portal, un tocadiscos soviético, desgastarse el dedo índice marcando en el teléfono para conseguir un turno en un restaurante, sufrir junto a tu hijo el día de Reyes en la juguetería que te tocaba y consolarlo, porque el juguete que el niño deseaba ya se había vendido, lograr lucir “arregladita”, sustituyendo el rímel por betún de zapatos, lograr después de una hora esperando en la parada, treparte en la guagua y bajarte de ella entera, lograr que tu hijo creciera y se desarrollara sin haber probado nunca una fruta, una compota o un cereal, llevar todos los días a la mesa familiar una comida inventada, haber logrado sobrevivir a todas la dificultades y todavía regalar a los demás una sonrisa.

Aprovecho la ocasión para felicitar a aquellas que emigraron, arriesgándolo todo y sorteando innumerables dificultades, y lograron triunfar en tierra extraña, donde ni siquiera hablaban el idioma.

Sub empleo, difráz del desempleo

Tiendecita y papas 014 Tiendecita y papas 011 Tienda Vitral Tiendecita y papas 015Observando y analizando la cantidad de  pequeños locales convertidos en tiendas TRD (tiendas recaudadoras de divisa), Caracol, Panamericanas y CIMEX, además de contenedores devenidos en quioscos de estas mismas cadenas, todas pertenecientes al mismo dueño (el Estado), mientras existen inmuebles subutilizados, cabe cuestionarse ¿qué hay detrás de todo esto?  En estos antiguos supermercados de los años cincuenta, deteriorados por falta de mantenimientos y reparaciones, actualmente sólo se despachan los cuatro o cinco productos  que se distribuyen mediante la ya anciana y tristemente famosa  Libreta de Abastecimientos.
Cada una de estas tiendas cuenta en su nómina con  gerentes,   económicos,   administradores, cajeros y porteros como personal mínimo. El abastecimiento es casi igual en todas, además de poco variado. Cuando se acaba en una de ellas algún artículo como papel sanitario, aceite ó detergente, por solo citar algunos, escasean en todas por igual, debido fundamentalmente, a que las compras en el exterior se hacen mediante contenedores. Lo único que se mantiene relativamente estables son los artículos electro domésticos a la venta en estos establecimientos, debido  a sus altos precios.
Muchos ciudadanos se quejan y comentan por qué no se habilitan los antiguos locales de supermercados, agrupando en ellos  todos estos timbiriches  (contenedores) que pululan en los  barrios, sin reunir siquiera las  condiciones adecuadas, dejando sólo uno de esos pequeños locales existentes en cualquier barriada, para esos pocos productos que son  distribuidos por la Libreta.
También se dan casos lamentables de utilizar casas de magnífica arquitectura, para convertirlas en estas tiendecitas, con el consiguiente deterioro y daños causados al inmueble, debido a  las dramáticas adaptaciones y al trato inadecuado a que son sometidas, como es el caso  del inmueble situado en la calle 47, entre Conill y Santa Ana, Nuevo Vedado, de la autoría del arquitecto Carlos Ferrer Nadal, construida en 1956, que constituye una joya de la arquitectura moderna cubana.
En mi opinión muy particular,  esta es una forma de disfrazar el desempleo en un país donde no se produce prácticamente nada,  ya que con  el sub empleo de personal en estas pequeñas tiendas, incrementan una plantilla laboral, donde prácticamente con tres empleados bastaría para ofrecer un buen servicio.

El paciente inglés (remake)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de haber visto “El paciente inglés”, un magnífico filme dirigido por Anthony Minghella e interpretado magistralmente por el actor Ralph Fiennes, en el papel principal, me parece haber transitado por sus locaciones, en estos días en que he tenido que acudir y permanecer horas en el recinto del hospital América Arias, llamado así en honor a la que fuera primera dama y gran mecenas, esposa del presidente José Miguel Gómez de la etapa republicana.
Todo aquel que tenga un familiar o amiga, ingresada en este hospital, más conocido como ¨Maternidad de Línea¨, si ha visto la película de marras, estará al igual que yo recreando mentalmente, las locaciones de la misma, al moverse entre escombros y apuntalamientos.
Este hospital materno, construido en 1930, es otro gran exponente del estilo art decó, como lo fuera el ya extinto( producto de la desidia y abandono gubernamental), el monumental Pedro Borrás, hoy convertido en escombros, por ¨obra y desgracia¨ de la revolución, ambos de la auditoría de Govantes y Cabarroca, afamados arquitectos cubanos.
Su aspecto interior y exterior da la impresión de un hospital abandonado, y realmente lo está, solo que mantienen en activo un quirófano y dos salas para pacientes en casos de urgencias. En medio de este gran deterioro, un valiente personal médico hace lo imposible, apenas sin condiciones, por salvar vidas. Los familiares angustiados, caminan de un lado a otro mientras esperan noticias, del quirófano, sin tener donde sentarse.
Una amiga me comentó que al ver en uno de los patios solamente a dos trabajadores de la construcción paleando un poco de mezcla, se acercó y les preguntó por qué en un hospital tan grande a reparar había tan pocos trabajadores, ambos le respondieron que era debido a la falta de materiales de construcción asignados.
Cómo es posible que en nuestro país se sigan planificando, remodelando y construyendo hoteles, mientras que la población apenas cuenta con hospitales medianamente decentes y limpios donde acudir a tratarse. El ciudadano de a pie, que es el que sufre el resultado de toda estas carencias y ausencia de condiciones higiénicas, toma como una broma de mal gusto y falta de respeto la propaganda de salud tan replicada en los Medios cubanos.