Dirigencia y Disidencia.

La dirigencia y la disidencia cada vez se me parecen más. ¿Será coincidencia o falta de experiencia?
En estos mismos instantes, si de pronto se convocara a elecciones libres en mi planeta Cuba, supervisadas por la ONU u otros países, yo no sabría por quién votar.
Últimamente, lo que más veo y oigo entre los disidentes es de viajes al extranjero y compra de pacotilla y de que si Fulano “se quedó”. No oigo hablar mucho de organizarse y reunirse para ir haciendo conciencia entre vecinos y amistades, con el objetivo de ganar adeptos.
La población cubana, en general, no conoce a ninguno de los líderes de los múltiples grupos existentes. Ni siquiera sus vecinos saben en realidad quienes son y a qué se dedican, a menos que la Seguridad del Estado los visite para alertarlos contra ellos y les dé una falsa panorámica sobre los mismos. Desde luego, el gobierno se aprovecha ampliamente de la falta de Internet que, intencionalmente, nos ha impuesto.
Cada vez, lamentablemente, la disidencia se divide más. Todos aspiran a ser “cabeza de ratón”, pues no se resignan a ser “cola de león”. Los jefes de grupo son los que reciben la ayuda económica del exterior y la distribuyen a su manera, así como también los cursos y viajes a diferentes eventos en distintos países, cuyos contenidos no transmiten a nadie. Esto sin contar con aquellos que se han fabricado un expediente de peligrosidad y, después, en la primera oportunidad, se marchan definitivamente del país. Al parecer, sin darse cuenta, le están dando por la vena del gusto al gobierno.
¿Cómo es posible cambiar los destinos de un país, si los grupos opositores de dentro de la isla están distanciados unos de otros y, por ello, les es tan difícil dedicarse con más efectividad a divulgar las ideas democráticas entre la población?
Es hora ya de recapacitar y limar todo tipo de asperezas y tratar de unirse, obviando las diferencias, para denunciar los problemas más acuciantes que sufre la población cubana, tratando de buscar solución a los mismos. Estar divididos es complacer al gobierno, cuya política desde un principio ha sido precisamente: divide y vencerás.

Anuncios

Festival del viejo cine latinoamericano

 

4 Cine Acapulco

De todos es sabido que en estos días se está celebrando en nuestro país, el Festival del nuevo cine latinoamericano, que ya de nuevo no tiene nada. Yo particularmente no he podido ir a ver ninguna de las películas exhibidas, por tener en casa a mi esposo, convalesciente de una operación.

Pero eso no ha sido impedimento, para que me trajeran el cine a casa, el gran inconveniente ha sido, que no he podido escoger el día, ni la hora y mucho menos los títulos de las películas, en este caso impuestas: “Extraños factores” y “Visitas no deseadas”

La primera fue la peor, muy burda y poco original, esa hice que la exhibieran en el rellano de la escalera que accede a mi apartamento. La otra, sorpresiva también, fue por demás previsible, ya que desde mi balcón pude observar la vestimenta de los actores, así como su vehículo de transporte: camisas a cuadros y moto Suzuki.

En ambas, reinó el estado policial, aunque la segunda se rodó en la sala de nuestra casa. El lenguaje fue respetuoso, sobretodo en ésta última. El objetivo de ambos filmes era transmitir el mismo mensaje: No esgrimir el derecho a reunión y asociación, sobretodo los días 10 y 11 del presente mes, derechos a los que estamos amparados por la Carta Magna de Naciones Unidas, de la que nuestro país es signatario.

De estas sorpresivas exhibiciones de poder, algo dejamos bien claro a todos: Somos personas que amamos y defendemos la libertad y como tales vamos a seguir ejerciendo nuestros derechos como espectadores respetuosos y consientes que somos, sin abandonar este viejo cine por grotescas, burdas y pasadas de moda que estén las películas exhibidas, hasta que no veamos en la gran pantalla la palabra FIN.

Cumpleaños bloger.

El viernes pasado, en el piso catorce del sencillo pero muy acogedor apartamento de la famosa blogera  Yoani Sánchez y su esposo, el periodista Reinaldo Escobar, celebramos el quinto aniversario del blog Generación Y.

A puertas abiertas, con agradable música y olor a incienso, fueron recibiendo a sus muchos amigos y admiradores, que acudimos a felicitarla y acompañarla en tan importante  aniversario.

Una simpática tarde de reencuentros y  un “ponernos al día”, sobre los últimos acontecimientos y peripecias, donde la blogosfera alternativa ha sido protagonista. Padres, familiares, perra, gato y blogers ocupamos cada centímetro cúbico del hospitalario hogar.

Subir esos catorce pisos se ha hecho ya una agradable costumbre. Aún cuando ha faltado la electricidad, hemos accedido por las escaleras a sabiendas, además, que todo aquel que cruce el umbral está transitando, según expresó nuestro amigo W. “por el filo de una navaja”. Es que todos estamos conscientes de que en cualquier momento, puede llegar la visita no deseada. Aún así, aquí estamos y estaremos siempre que tengamos algo que decir o celebrar.