El Patio de María.

Fotos Alfredo Betancourt

Corrían los difíciles años ochenta, y la quietud de la Casa Comunal de Cultura de Plaza se resquebrajaba ante el embate de la oficialidad, por tratar de abortar un lindo proyecto que, contra viento y marea Mireya Felipe y María Gatorno, Directora y Sub Directora respectivamente de dicha institución, trataban denodadamente de hacer progresar: un espacio para el rock.

Era un hecho que esta manifestación cultural, a pesar del aislamiento y las duras prohibiciones, logró traspasar la muralla de bagazo de caña impuesta por los altos representantes de la cultura en nuestro país.

¡Rock no, es extranjerizante, y heavy metal mucho menos! Esas eran las voces oficialistas, que se dejaban escuchar y contra las que tenían que enfrentarse estas dos valerosas mujeres, buscando un lugar para los jóvenes amantes de esta manifestación cultural, donde la misma pudiera ser practicada.

Pronto Mireya fue trasladada a otra institución y María quedó sola, enfrentándose con toda valentía contra los viejos conceptos e ingeniándosela, con su suave y modulada voz, más propia de una fiel representante de la música clásica que del rock, para hacerle comprender a la nomenclatura oficial de Cultura, los beneficios de agrupar a estos inquietos jóvenes, y crearles allí, en el patio de la Comunal, un espacio para ellos.

Poco a poco se horadó la intolerante muralla, y cada pequeña grieta de la misma fue inteligentemente aprovechada por María, quien paso a paso fue ganando terreno. Así, con valentía, esfuerzo y denodada abnegación, se transformó ese espacio en lo que todos conocimos como El Patio de María. Ella fue sin dudas, el Alma Mater que cobijó en sus brazos a todos esos muchachos marcados y rechazados, por el miedo y la intolerancia oficial.

Hoy, a muchos años de aquellos inicios, cuando ya el Patio despareció como tal y María no está allí, un entonces joven-debutante-del-lente-y-el-obturador, introduciéndose en ese mundo de frikis, rock y policías, se convirtió de hecho en testigo ocular del acontecimiento. Así, Alfredo fue llenando cajones y cajones de rollos y pruebas de contacto, donde se plasmaron los rostros y momentos de aquel hecho ya histórico. Nunca nadie se quiso comprometer a publicar aquí esas fotografías. Ahora, desde Francia, donde vive hace ya algunos años con su esposa e hijas, trabaja en el proyecto de un libro que pronto saldrá a la luz, rindiendo así un merecido homenaje a María, al Patio y a todos aquellos jóvenes dispersos hoy por el mundo, que conforman una parte muy importante de la diáspora cultural cubana.

Anuncios

6 pensamientos en “El Patio de María.

    • No solo es nostalgia, es que mi hijo vivio todo aquello en tecnicolor y ahora esta haciendo ese libro con muchas ilusiones, pronto saldra en venta por internet, gracias por comentar

  1. Rebeca, soy ton, la amiga de Landy y Alfredo, de nuevo vedado. Q descubrimiento tu blog y la historia q cuentas! Y q bueno saber q Alfredo tiene hijas, en plural, pues cdoq deje de verlo solo tenia una, en camino. Me encantaría contactar lo. Si puedes pasale mi correo tonantonieta@gmail.com
    Recién comencé un blog sobre cultura material cubana y el ynte tienen ambos mucho q aportar. Los invito a colaborar. Por favor, visita lo y participa como quieras. También te pido autorización para poner algún link a tu blog si tienes algún post relacionado con el tema, pero hasta ahora no he encontrado el archivo del blog!!!
    Un abrazo desde new jersey, ton
    La dirección del blog es cubamaterial.blogspot.com

    • Hola, que bueno, le dare tu correo a Alfred, el esta entusiasmadisimo con el libro, va a estar bien interesante, saludos y gracias por contactarme, Rebeca

  2. Hola a todos,

    Hay un problema que está sucediendo en Cuba-desde hace muchoooos años- y que no he visto a ningún bloguero tocar. No sé si hay alguno que se dedique al “periodismo investigativo”; pero si lo hay, me gustaría que le dedicaran atención a este viejo asunto. Ya que ustedes tienen tantos lectores internacionales; sería bueno que ellos conocieran esta faceta también de la revolución cubana. Se trata del acoso y maltrato físico y/o sicológico a los niños en las escuelas y/o barrios por ser hijos de disidentes, opositores, presos políticos o personas simplemente “desafectas” al gobierno cubano. Y también por enfermedades X o desfiguraciones físicas; esta última sucede en todos los países del mundo, porque sabido es que los niños suelen ser crueles con otros niños; la diferencia es que hay países que hacen algo al respecto; y otros, no. Justo ayer conocí de un caso en la provincia de Cienfuegos, lamentablemente no tengo en este momento el nombre de la niña; ni el nombre de la escuela, maestra y directora; pero esta niña está siendo acosada por una enfermedad que padece; y al parecer nadie hace nada porque sus padres NO son simpatizantes de la revolución. La niña está muy deprimida; y no quiere salir de la casa siquiera. En cuanto sepa más detalles se los enviare por si alguien puede hacer algo al respecto.
    Saludos, Milan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s